Con Do­ris Sal­ce­do

Do­ris Sal­ce­do preinau­gu­ró es­ta se­ma­na su obra ‘Frag­men­tos’, he­cha en ho­nor de las víc­ti­mas con el me­tal de las ar­mas en­tre­ga­das por las Farc. Ma­ría Ji­me­na Du­zán ha­bló con ella.

Semana (Colombia) - - Sumario -

MA­RÍA JI­ME­NA DU­ZÁN: ¿Por qué lo lla­ma con­tra­mo­nu­men­to y no mo­nu­men­to? DO­RIS SAL­CE­DO: Por­que era ab­so­lu­ta­men­te inapro­pia­do in­ten­tar cons­truir un mo­nu­men­to en Co­lom­bia, en el mo­men­to y en las con­di­cio­nes de hoy. Un mo­nu­men­to, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, es mo­nu­men­tal e in­ten­ta em­pe­que­ñe­cer­nos an­te una mi­ra­da úni­ca, una ver­dad gran­dio­sa del pa­sa­do de una na­ción. El mo­nu­men­to es ver­ti­cal, por lo tan­to, je­rar­qui­za. Lo ideal en es­te mo­men­to es cons­truir al­go mu­cho más de­mo­crá­ti­co. Un lu­gar en el que to­dos nos po­da­mos pa­rar de ma­ne­ra equi­ta­ti­va y re­fle­xio­nar acer­ca de lo que nos ocu­rrió. El mo­nu­men­to es co­mo una oda a los triun­fos bé­li­cos y el con­tra­mo­nu­men­to una pa­rá­bo­la que nos cuen­ta el do­lor de las víc­ti­mas.

M.J.D.: Ten­go en­ten­di­do que fue muy di­fí­cil ha­cer en­ten­der a la Farc que es­te no era un mo­nu­men­to bé­li­co, sino a las víc­ti­mas. ¿Có­mo fue ese pro­ce­so?

D.S.: Yo tu­ve una pri­me­ra con­ver­sa­ción con Iván Már­quez fran­ca, du­ra, di­rec­ta y don­de hubo un en­ten­di­mien­to de lo que sig­ni­fi­ca­ba es­te con­tra­mo­nu­men­to. En reali­dad, es­ta­mos to­man­do unas ar­mas que cau­sa­ron des­truc­ción y muer­te y trans­for­mán­do­las en la ba­se de un mu­seo que los co­lom­bia­nos va­mos a vi­si­tar pa­ra cons­truir fu­tu­ro. Es trans­for­mar con una es­pe­cie de al­qui­mia las ar­mas en al­go po­si­ti­vo; yo creo que es­te es el ele­men­to que a las Farc les fal­ta com­pren­der. M.J.D.: ¿Qué fue lo que les cos­tó más tra­ba­jo en­ten­der? Us­ted pro­pu­so que mar­ti­lla­ran las ar­mas va­rias víc­ti­mas de violencia se­xual.

D.S.: Lo pri­me­ro es que las ar­mas son el fun­da­men­to fí­si­co y con­cep­tual so­bre el cual se eri­ge es­te lu­gar de me­mo­ria. En se­gun­do lu­gar, yo creo que la di­fi­cul­tad en en­con­trar las mi­ra­das ra­di­ca en que los gue­rre­ros na­rran sus his­to­rias co­mo un mi­to he­roi­co, mien­tras que los que he­mos es­ta­do pen­dien­tes de las víc­ti­mas ve­mos la pa­rá­bo­la del do­lor de ca­da día. Son dos na­rra­cio­nes opues­tas. En­ton­ces la ex­pe­rien­cia de las víc­ti­mas de violencia se­xual las co­lo­ca en un pun­to fue­ra de ese uni­ver­so sim­bó­li­co y, por eso, las ex­clu­yen, las de­va­lúan y las ol­vi­dan. Es­ta­mos tra­tan­do de in­cluir­las, co­lo­car­las en el cen­tro, ellas re­cu­pe­ran po­der, ca­pa­ci­dad de ac­ción en el mo­men­to en el que es­tán for­jan­do las ar­mas. Hay que re­cor­dar que a es­tas mu­je­res las vio­la­ron hom­bres ar­ma­dos y, en mu­chos ca­sos, las hi­cie­ron es­cla­vas. M.J.D.: ¿Có­mo las es­co­gió?

D.S.: La in­ten­ción pri­me­ra era tra­tar de mo­ver la idea acer­ca de lo que es una víc­ti­ma, pa­ra mo­ver­la a una vi­sión real. En Co­lom­bia en zo­nas de ex­tre­ma po­bre­za, de con­flic­to, ol­vi­da­das por el Es­ta­do, ve­mos que la re­la­ción en­tre res­pon­sa­ble de crí­me­nes y sus víc­ti­mas es flui­da. Víc­ti­mas de ac­to­res ar­ma­dos, del Es­ta­do, de las Farc, de las AUC. Pe­ro tam­bién que­ría in­cluir un gru­po de ex­gue­rri­lle­ras que hu­bie­ran su­fri­do violencia se­xual. Que­re­mos bus­car la re­con­ci­lia­ción, ne­ce­si­ta­mos bus­car­la a par­tir de re­co­no­cer que to­dos so­mos víc­ti­mas. Esa re­con­ci­lia­ción hubiera si­do muy be­lla si hubiera po­di­do dar­se en ese mo­men­to, en que las víc­ti­mas, res­pon­sa­bles o no, hu­bie­ran mar­ti­lla­do jun­tas es­te me­tal. De­sa­for­tu­na­da­men­te, las Farc no aten­die­ron mi in­vi­ta­ción.

M.J.D.: ¿Por qué no?

D.S.: Yo creo que las Farc sin­tie­ron que yo

las se­ña­la­ba so­lo co­mo vic­ti­ma­rios y no tam­bién co­mo víc­ti­mas. Esa era to­da la in­ten­ción, bus­car la re­con­ci­lia­ción por­que Frag­men­tos es­tá ahí pa­ra con­ti­nuar los diá­lo­gos de La Ha­ba­na. Va­mos a ne­ce­si­tar otros cin­cuen­ta y tan­tos años pa­ra tra­mi­tar el trau­ma de la gue­rra.

M.J.D.: Us­ted en­tre­vis­tó a las víc­ti­mas y las pu­so bajo el nom­bre de ‘Frag­men­tos’. ¿Có­mo las hi­zo? ¿Qué im­pac­to tu­vie­ron en us­ted? D.S.: Sí, yo creo que la ex­pe­rien­cia de la violencia se­xual, da­do que es­tá nor­ma­li­za­da y acep­ta­da en nues­tra so­cie­dad, es gro­tes­ca. Nos co­rres­pon­de abrir un es­pa­cio pa­ra com­par­tir es­tas ex­pe­rien­cias, y yo creo que en es­to el arte cum­ple un pa­pel fun­da­men­tal. Las víc­ti­mas fue­ron in­vi­ta­das al cen­tro de es­ta obra por­que tu­vie­ron un pa­pel cla­ve en el acuer­do de paz, y es el úni­co del mun­do que las to­ma en cuen­ta. La his­to­ria que se quie­re na­rrar des­de Frag­men­tos no es úni­ca, to­tal ni co­lec­ti­va, sino frag­men­tos: la que cuen­tan las víc­ti­mas de las AUC es dis­tin­ta a la de las víc­ti­mas de las Farc o las del Es­ta­do. M.J.D.: ¿En esas sí es­tán los tes­ti­mo­nios de las mu­je­res de las Farc?

D.S.: Sí, hay un do­cu­men­tal en pro­ce­so de ela­bo­ra­ción. Frag­men­tos, en sí mis­mo, va a ser un pro­ce­so de 53 años. Lo inau­gu­ra­mos en pro­ce­so, inau­gu­ra­mos una cuar­ta par­te del edi­fi­cio y es­ta­mos ha­cien­do un do­cu­men­tal tam­bién en pro­ce­so. Ese do­cu­men­tal mues­tra la en­tre­ga de las ar­mas a la so­cie­dad co­lom­bia­na, a la que le ha cos­ta­do mu­cho com­pren­der que las Farc en­tre­ga­ron la to­ta­li­dad. Las Farc no acep­ta­ron que se pre­sen­ta­ran imá­ge­nes de su en­tre­ga de las ar­mas por­que lo con­si­de­ra­ban una de­rro­ta. Yo lo creo un error his­tó­ri­co por­que la so­cie­dad no vio lo que ocu­rrió. El do­cu­men­tal mues­tra mi­les de ar­mas, en­tre ellas 5.000 ame­tra­lla­do­ras úl­ti­mo mo­de­lo, pro­du­ci­das en Es­ta­dos Uni­dos, con un se­rial con­se­cu­ti­vo. De­be­mos cues­tio­nar­nos có­mo llegan esas ar­mas y con qué fa­ci­li­dad en­tran. En es­te mo­men­to ten­go las pie­zas en el pri­mer pi­so y al fren­te hay una cantidad de po­li­cías cus­to­dián­do­las por­que yo ten­go que ase­gu­rar­les a los co­lom­bia­nos que son las que es­tán fun­dién­do­se. Por eso, la ca­de­na de cus­to­dia ha si­do tan es­tric­ta.

M.J.D.: ¿Có­mo fue ese pro­ce­so de so­ma­ti­za­ción?, por­que a pe­sar de que ha tra­ba­ja­do 30 años ese do­lor de las víc­ti­mas, la gen­te no sa­be que Do­ris es­ta vez so­ma­ti­zó has­ta en­fer­mar­se. D.S.: Sí, creo que no lo­gré di­ge­rir es­ta ex­pe­rien­cia y pues me hi­ce un cán­cer en el co­lon. Por­que es im­po­si­ble com­pren­der por qué un hom­bre ar­ma­do vio­la un ni­ño de 6 años o por qué se es­cla­vi­za una ni­ña de 13 años du­ran­te 5 o 6 años. Lle­gué a la con­clu­sión de que el mal es in­com­pren­si­ble. Co­mo no lo­gré com­pren­der me en­fer­mé, pe­ro a par­tir de esa ex­pe­rien­cia, he es­ta­do cons­tru­yen­do otras obras que mues­tran ese do­lor y esa ci­ca­triz enor­me que se ha­ce en las víc­ti­mas.

M.J.D.: Yo vi esa nue­va obra que us­ted es­tá ha­cien­do, que va a ex­po­ner pró­xi­ma­men­te en Lon­dres y es im­pre­sio­nan­te. Es pro­duc­to, tam­bién, de es­te tra­ba­jo, es ya Do­ris Sal­ce­do vi­sua­li­zan­do es­té­ti­ca­men­te a las víc­ti­mas, lo que les pro­du­ce la gue­rra y la con­mo­ción in­ter­na que des­tro­za el cuer­po. Uno ve una me­sa atra­ve­sa­da por fi­su­ras vio­len­tas, pe­ro si­gue sien­do una me­sa. ¿Us­ted ve así a las víc­ti­mas? D.S.: Creo que un ac­to de violencia se­xual equi­va­le, en cier­ta for­ma, a un ho­mi­ci­dio. A pe­sar de que el cuer­po que­da con vida, el ser mue­re, con sus re­la­cio­nes con­si­go mis­mo, con el mun­do y con los otros. Sí, sus me­mo­rias se ol­vi­dan, sus de­seos de fu­tu­ro tam­bién, y ese ser tie­ne que reha­cer­se. Yo tra­to, con mi obra, de pres­tar aten­ción a las pa­la­bras, a los tes­ti­mo­nios, a lo que las víc­ti­mas di­cen. Hoy se es­tá usan­do en fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca un con­cep­to que di­ce que re­co­no­ce­mos injusticia po­lí­ti­ca, económica y so­cial, pe­ro no la tes­ti­mo­nial. Eso quie­re de­cir que no es­ta­mos es­cu­chan­do a las víc­ti­mas, que no nos im­por­ta lo que las víc­ti­mas di­cen ni que son so­me­ti­das, ex­clui­das, ol­vi­da­das, in­vi­si­bi­li­za­das y si­len­cia­das.

M.J.D.: Us­ted tie­ne la ob­se­sión de que la gen­te com­pren­da, a tra­vés de la es­té­ti­ca, lo que ocu­rre en una gue­rra. Mu­cha gen­te pien­sa que eso es un arte de­ma­sia­do com­pro­me­ti­do y po­lí­ti­co. ¿Qué les di­ce?

D.S.: Que sí, que es com­pro­me­ti­do y que es po­lí­ti­co. Es be­li­ge­ran­te, abier­ta­men­te lo es. Yo quie­ro un arte que cuente y que narre, más allá de si es comprendido o no en el mo­men­to ac­tual. A mí lo que me in­tere­sa es que que­de ese re­gis­tro. El re­to pa­ra mí es­tá en ha­cer­lo de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble pa­ra lo­grar que esa obra que­de en mu­seos, que la cui­den y que pre­ser­ve la me­mo­ria. M.J.D.: Us­ted ha di­cho que es­te con­tra­mo­nu­men­to, que ter­mi­na­rá en oc­tu­bre, es una obra co­lec­ti­va y que us­ted va a in­vi­si­bi­li­zar­se. Es­ta obra es dis­tin­ta a las de­más, ¿por qué?

D.S.: Por­que es un con­tra­mo­nu­men­to y un con­tra­mo­nu­men­to de­be ser po­li­fó­ni­co. No hay una ver­sión úni­ca, yo no soy una can­tan­te so­lis­ta en es­te ca­so, sino par­te de un co­ro. El edi­fi­cio que cons­tru­ye el ar­qui­tec­to Car­los Gra­na­da jue­ga un pa­pel im­por­tan­te, co­mo el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y las víc­ti­mas. Ellas mar­ti­lla­ron, ellas for­ja­ron, en­ton­ces con es­ta for­ma que ellas dan, lo úni­co que ha­go yo es co­lo­car­lo en el pi­so, en la ba­se de es­te edi­fi­cio.Y so­bre es­te edi­fi­cio ca­da año va a ser in­vi­ta­do un ar­tis­ta pa­ra que pre­sen­te su obra, des­de su pers­pec­ti­va par­cial o no, del con­flic­to.Va­mos a te­ner múl­ti­ples vo­ces, es un mo­nu­men­to vi­vo, cam­bian­te, va a es­tar siem­pre en con­ti­nuo es­ta­do de cam­bio y, por lo tan­to, per­ma­ne­ce­rá in­con­clu­so. No se­rá un es­pa­cio so­lo pa­ra los ar­tis­tas. Yo es­pe­ro que tam­bién co­lec­ti­vos de víc­ti­mas de­ci­dan in­ter­ve­nir el es­pa­cio, es­tá abierto pa­ra quien lo quie­ra in­ter­ve­nir.

“MI ARTE ES BE­LI­GE­RAN­TE, ABIER­TA­MEN­TE

LO ES. YO QUIE­RO UN ARTE QUE CUENTE Y QUE NARRE, MÁS ALLÁ DE SI ES COMPRENDIDO O NO EN EL MO­MEN­TO

AC­TUAL”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.