Da­niel Co­ro­nell: En­tre la ru­bia y la morena

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Da­niel Co­ro­nell

TEN­GO DOS AMIGAS A LAS QUE RES­PE­TO Y QUIE­RO mu­cho. Las dos son pe­rio­dis­tas y las dos ejer­cen con bri­llo su pro­fe­sión. Ca­si siem­pre es­toy de acuer­do con ellas en los asun­tos fun­da­men­ta­les de nues­tro ofi­cio, aun­que a ve­ces es­ta­mos en las an­tí­po­das po­lí­ti­cas. Las úl­ti­mas se­ma­nas he­mos te­ni­do edi­fi­can­tes dis­cu­sio­nes, por se­pa­ra­do, a raíz de la pu­bli­ca­ción de una se­rie de seis columnas en las que he mos­tra­do una par­te –por cier­to mí­ni­ma– de las evidencias que lle­va­ron a la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia a ci­tar a in­da­ga­to­ria al se­ñor ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be por los even­tua­les de­li­tos de so­borno y frau­de pro­ce­sal. Las dos pien­san que es­toy equi­vo­ca­do por mo­ti­vos di­fe­ren­tes. Una de ellas cree que es­tu­vo mal bus­car,con­tex­tua­li­zar y pu­bli­car las prue­bas. Sien­te que esas columnas pue­de afec­tar el de­sa­rro­llo de la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial y per­mi­tir que es­te ca­so se con­vier­ta en otro de los mu­chos con­tra el se­na­dor Uri­be o sus alle­ga­dos que ha que­da­do en la to­tal im­pu­ni­dad.

La otra ami­ga y co­le­ga tam­bién es­tá en desacuer­do con­mi­go, pe­ro por ra­zo­nes bien dis­tin­tas. Ella pien­sa que un go­bierno que em­pie­za ne­ce­si­ta una pau­sa y que la la­bor del pe­rio­dis­ta con­sis­te, en bue­na me­di­da, en res­pal­dar la de­mo­cra­cia.Cree fir­me­men­te que es­ta in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial de­be desa­rro­llar­se le­jos del re­flec­tor pú­bli­co y que re­sul­ta es­pe­cial­men­te in­con­ve­nien­te que sea pre­ci­sa­men­te yo quien ha­ya pu­bli­ca­do esas prue­bas.

Nun­ca se­rá fá­cil pa­ra un pe­rio­dis­ta re­sol­ver di­le­mas co­mo es­tos.

Mis amigas tie­nen ar­gu­men­tos vá­li­dos pa­ra la dis­cu­sión. Sin em­bar­go, dis­cre­po de las dos por­que pien­so que la mi­sión so­cial del pe­rio­dis­mo es bus­car las ver­da­des que los po­de­ro­sos quieren ocul­tar y po­ner­las a la vis­ta de los ciu­da­da­nos. Y tam­bién por­que creo que el pe­rio­dis­mo no pue­de bus­car adap­tar­se a los tiem­pos de la po­lí­ti­ca o de la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia.

Va­mos por par­tes. La fun­ción del pe­rio­dis­ta no es la apli­ca­ción de jus­ti­cia, sino la di­fu­sión y el aná­li­sis de los he­chos de in­te­rés pú­bli­co. En pro­ce­sos ju­di­cia­les no es po­si­ble que la in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca ten­ga que es­pe­rar a la de­ci­sión de un juez, o de la Cor­te Su­pre­ma, an­tes de in­for­mar.

Así co­mo el pe­rio­dis­ta no tie­ne el po­der o la dis­cre­cio­na­li­dad de en­viar a al­guien a la cár­cel, los jue­ces no pue­den de­ter­mi­nar qué es lo que tie­nen de­re­cho a sa­ber los ciu­da­da­nos. La re­ser­va del su­ma­rio obli­ga a los su­je­tos pro­ce­sa­les, pe­ro no pue­de li­mi­tar el ejer­ci­cio pe­rio­dís­ti­co. Lo con­tra­rio se­ría un gol­pe le­tal a las li­ber­ta­des de ex­pre­sión, de pren­sa y de opi­nión.

Por ejem­plo,el ca­soWa­ter­ga­te,que ter­mi­nó con la re­nun­cia del pre­si­den­te Ri­chard Nixon, muy po­si­ble­men­te no hubiera lo­gra­do ese desen­la­ce si los pe­rio­dis­tas no hu­bie­ran pu­bli­ca­do las evidencias que la jus­ti­cia se demoraba en ver.

El pe­rio­dis­mo no pue­de ser una ra­ma au­xi­liar de la jus­ti­cia. Su pa­pel en la so­cie­dad es más mo­des­to, qui­zás, que el de la ad­mi­nis­tra­ción ju­di­cial, pe­ro de­be ga­ran­ti­zar el de­re­cho de la gen­te a co­no­cer. La jus­ti­cia en su sa­bi­du­ría dic­ta sen­ten­cias, pe­ro los ciu­da­da­nos no re­nun­cian a te­ner su pro­pio con­cep­to so­bre lo que pa­sa.

Ahora bien, es cier­to que sin de­mo­cra­cia no hay ni jus­ti­cia in­de­pen­dien­te, ni pe­rio­dis­mo li­bre. Por eso mi otra ami­ga cree que los pe­rio­dis­tas de­be­mos ser ins­ti­tu­cio­na­lis­tas.

Aquí vie­ne una cla­ri­dad im­por­tan­te.El pe­rio­dis­mo pa­ra de­fen­der­la­de­mo­cra­cia­de­be­se­run con­tra­pe­so del po­der, de to­dos los po­de­res: del Eje­cu­ti­vo, del Le­gis­la­ti­vo, in­clu­so del Ju­di­cial. Tam­bién del po­der em­pre­sa­rial, del ecle­siás­ti­co, pa­san­do por el po­der­de­los­me­dios­quee­nal­gún mo­men­to pien­san que tie­nen la au­to­ri­dad de de­ci­dir lo que la gen­te pue­de sa­ber o no.

Una de las obli­ga­cio­nes esen­cia­les que te­ne­mos co­mo ciu­da­da­nos y co­mo pe­rio­dis­tas es de­fen­der el im­pe­rio de la ley, que sig­ni­fi­ca que na­die por im­por­tan­te, po­pu­lar, in­flu­yen­te o po­de­ro­so que sea es­té por en­ci­ma de la Cons­ti­tu­ción y de las le­yes.

Vol­vien­do al Watergate, una de las lec­cio­nes más im­por­tan­tes de ins­ti­tu­cio­na­li­dad que tra­jo fue que ni el pre­si­den­te del país más po­de­ro­so del mun­do es­ta­ba exen­to de res­pon­der por sus ac­cio­nes.

La po­pu­la­ri­dad o el res­pal­do ma­yo­ri­ta­rio no pue­den con­ver­tir­se en un bur­la­de­ro fren­te al es­cru­ti­nio pú­bli­co y a la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia.

El te­ma po­dría se­guir, pe­ro to­do es­to es so­lo pa­ra de­cir­les a mis dos amigas y a us­te­des que se­gui­ré in­ves­ti­gan­do el ca­so y pu­bli­can­do to­do aque­llo que con­si­de­re ve­ri­fi­ca­do, re­le­van­te y de in­te­rés pú­bli­co.

P.D.: El pró­xi­mo mar­tes el nue­vo pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, Iván Du­que, to­ma­rá posesión di­cien­do “Ju­ro a Dios y pro­me­to al pue­blo cum­plir fiel­men­te la Cons­ti­tu­ción y las le­yes de Co­lom­bia”.

POR EJEM­PLO, EL CA­SO WATERGATE, QUE TER­MI­NÓ CON LA RE­NUN­CIA DEL PRE­SI­DEN­TE NIXON, MUY PO­SI­BLE­MEN­TE NO HUBIERA LO­GRA­DO ESE DESEN­LA­CE SI LOS PE­RIO­DIS­TAS NO HU­BIE­RAN PU­BLI­CA­DO LAS EVIDENCIAS QUE LA JUS­TI­CIA SE DEMORABA EN VER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.