Ma­ría Ji­me­na Du­zán: Po­bre Du­que

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Ma­ría Ji­me­na Du­zán

NO VOTÉ POR IVÁN DU­QUE, PE­RO QUIE­RO QUE la va­ya bien en su go­bierno. Por eso me afa­na que su fi­gu­ra pre­si­den­cial ha­ya si­do eclip­sa­da por la del “pre­si­den­te eterno” de for­ma tan pre­ma­tu­ra.

La se­ma­na an­te­rior a su posesión, que ge­ne­ral­men­te es el mo­men­to es­te­lar en que el pre­si­den­te elec­to con­cen­tra to­das las mi­ra­das, fue opa­ca­da por el pro­ta­go­nis­mo del ex­pre­si­den­te Uri­be, so­bre to­do lue­go de que la CSJ de­ci­dió abrir­le una in­ves­ti­ga­ción for­mal en su con­tra.

Su posesión pa­só ca­si a un se­gun­do plano, lo mis­mo que sus pro­pues­tas y su agen­da. Su nue­vo ga­bi­ne­te fue no­ti­cia de un día y sus po­cas pro­pues­tas co­mo la que hi­zo ha­ce po­co an­te los al­cal­des –la de que va a con­vo­car un re­fe­ren­do pa­ra pro­po­ner ca­de­na per­pe­tua a vio­la­do­res y a los ase­si­nos de ni­ños– fue­ron rá­pi­da­men­te des­pla­za­das por los tri­nos del pre­si­den­te eterno y su cor­te, que ahora se pa­vo­nean por las re­des y por la es­ce­na pú­bli­ca ame­na­zan­tes, ma­to­nean­do y agre­dien­do a los crí­ti­cos de su “pre­si­den­te eterno” y a los par­ti­da­rios del acuer­do de paz co­mo si fue­ran la nue­va pla­ga.

A po­cas ho­ras de su posesión, la pro­pues­ta de Du­que de plan­tear un acuer­do na­cio­nal pa­ra ce­sar la po­la­ri­za­ción ha que­da­do prác­ti­ca­men­te aplas­ta­da por el dis­cur­so ra­di­cal e in­cen­dia­rio del uri­bis­mo ra­di­cal que an­da ha­cien­do exac­ta­men­te lo con­tra­rio: re­cru­de­cien­do los odios, afi­lan­do ven­gan­zas e im­po­nien­do a sus al­fi­les en los pues­tos cla­ves del Es­ta­do, sin que Du­que pue­da te­ner ma­yor mar­gen de ma­nio­bra. (La prue­ba áci­da se­rá la elec­ción de con­tra­lor en la que el uri­bis­mo ra­di­cal quie­re im­po­ner al cues­tio­na­do dirigente de Fe­de­gán José Fé­lix La­fau­rie).

Pa­ra col­mo, des­de que la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de­ci­dió abrir­le una in­da­ga­ción al ex­pre­si­den­te Uri­be su fi­gu­ra se ha ido in­vi­si­bi­li­zan­do aún más, al ex­tre­mo de que su más im­por­tan­te de­cla­ra­ción no ha si­do pa­ra se­ña­lar los nue­vos de­rro­te­ros de su go­bierno, sino pa­ra sa­lir a de­cir que su “pre­si­den­te eterno” es inocen­te de los de­li­tos por los cua­les lo in­ves­ti­ga la cor­te; una sa­li­da no muy afor­tu­na­da pa­ra un pre­si­den­te elec­to que siem­pre se pre­sen­tó en su

NO EXAGERO EN DE­CIR QUE ES­TA

ES LA PRI­ME­RA VEZ QUE UN PRE­SI­DEN­TE ELEC­TO ASUME EL PO­DER SIN SER EL CEN­TRO GRAVITACIONAL DE SU

FU­TU­RO GO­BIERNO

cam­pa­ña co­mo el gran de­fen­sor de las ins­ti­tu­cio­nes. Fue más im­por­tan­te la no­ti­cia en torno a si Uri­be re­nun­cia­ba o no al Se­na­do que los anun­cios de su nue­vo ga­bi­ne­te y las reunio­nes y gui­ños que hi­zo días an­tes de su posesión.

No ha asu­mi­do sus funciones y ya Uri­be lo pu­so a te­ner que es­co­ger en­tre él y la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. ¿Qué va a ha­cer el pre­si­den­te Du­que an­te es­te di­le­ma? Si op­ta por de­fen­der a Uri­be, pue­de ter­mi­nar co­mo Ma­du­ro aca­ban­do con la in­de­pen­den­cia de la ra­ma ju­di­cial; y si op­ta por de­fen­der la jus­ti­cia y la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, pue­de ser vis­to co­mo un trai­dor por par­te del uri­bis­mo ra­di­cal. ¿Has­ta dón­de va a lle­gar su fi­de­li­dad con Uri­be si es­ta va en con­tra del in­te­rés na­cio­nal y del Es­ta­do de de­re­cho?

Si es­to le su­ce­dió sin ha­ber­se po­se­sio­na­do, no me ima­gino qué le pue­de ocu­rrir cuan­do lle­gue a ocu­par el so­lio de Bo­lí­var y cons­ta­te que el pro­ta­go­nis­ta de su go­bierno no es él, sino su “pre­si­den­te eterno”.

No exagero en de­cir que es­ta es la pri­me­ra vez en mu­chos años que un pre­si­den­te elec­to asume el po­der sin ser el cen­tro gravitacional de su fu­tu­ro go­bierno. Y tam­bién es cla­ro que el desafío que va a en­fren­tar Du­que no lo ha vi­vi­do ni el pro­pio Juan Ma­nuel San­tos. El Uri­be que su­pues­ta­men­te San­tos “trai­cio­nó” era mu­cho me­nos po­de­ro­so. Hoy el ex­pre­si­den­te es un se­na­dor de la re­pú­bli­ca, je­fe y fun­da­dor del Cen­tro De­mo­crá­ti­co, la nue­va de­re­cha co­lom­bia­na que ade­más tie­ne el 30 por cien­to de los es­ca­ños en el Con­gre­so, es de­cir, es el “pre­si­den­te eterno”. Es­te Uri­be, re­car­ga­do, que tie­ne sed de ven­gan­za y que ade­más en­fren­ta hoy una in­ves­ti­ga­ción en la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, es el que le va a res­pi­rar en la nu­ca al pre­si­den­te Du­que to­das las ma­ña­nas.

Por el bien del país y de to­do lo que es­tá en jue­go, es­pe­ro que Iván Du­que re­en­cuen­tre su voz y su luz. Ne­ce­si­ta de to­do eso y más pa­ra re­sis­tir lo que se le vie­ne en­ci­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.