Al­fon­so Cué­llar: La jo­ya que he­re­da Du­que

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Al­fon­so Cué­llar

SIEM­PRE ME HE PREGUNTADO EN QUÉ MO­MEN­TO Co­lom­bia que­dó mar­ca­da con la le­tra es­car­la­ta de país de nar­co­tra­fi­can­tes. No me re­fie­ro a cuán­do em­pe­zó la pro­duc­ción y ex­por­ta­ción de dro­gas ilí­ci­tas (ma­rihua­na, co­caí­na), sino más bien cuán­do se con­vir­tió en nues­tra iden­ti­dad in­ter­na­cio­nal, en nues­tra ima­gen afue­ra. ¿Cuál fue el

um­bral que se pa­só pa­ra que el pri­mer re­fe­ren­te fue­ra ne­ga­ti­vo? ¿Qué ocu­rrió pa­ra que la so­la men­ción de la pa­la­bra ‘Co­lom­bia’ ge­ne­ra­ra una aso­cia­ción con lo cri­mi­nal y lo des­ho­nes­to?

Di­cen que to­da per­cep­ción por ter­gi­ver­sa­da que sea se nu­tre de una ver­dad ini­cial. Y los co­lom­bia­nos no po­de­mos ne­gar que en las dé­ca­das de los se­ten­ta y ochen­ta se es­ta­ble­cie­ron unas or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les trans­na­cio­na­les, que se hi­cie­ron tris­te­men­te cé­le­bres por sus os­ten­ta­cio­nes y uso de la violencia in­dis­cri­mi­na­da. Tam­bién se vol­vie­ron fre­cuen­tes los ca­bles de las agen­cias de no­ti­cias: “Cap­tu­ran a co­lom­biano con ki­los de co­caí­na”.

En Es­ta­dos Uni­dos,en par­ti­cu­lar,tres cir­cuns­tan­cias se ali­nea­ron pa­ra afec­tar nues­tro buen nom­bre:la ex­plo­sión del con­su­mo de crack que tra­jo con ella un in­cre­men­to en los ho­mi­ci­dios, la agre­si­va y mo­ra­lis­ta gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co de la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan que in­clu­yó el nom­bra­mien­to del pri­mer zar an­ti­dro­ga y Holly­wood con pro­duc­cio­nes co­mo Mia­mi Vi­ce y Scar­fa­ce (Ca­ra­cor­ta­da).A ese coc­tel se le in­cor­po­ró una cam­pa­ña me­diá­ti­ca de con­ver­tir en enemi­go pú­bli­co de los es­ta­dou­ni­den­ses a ca­pos co­mo Pa­blo Es­co­bar, a quien se le com­pa­ró con Alp­hon­se Ca­po­ne,el le­gen­da­rio gáns­ter de la era de la Prohi­bi­ción.

Fue muy efi­caz. Lo­gró per­mear tan­to a la opi­nión pú­bli­ca grin­ga que has­ta fue re­cur­so pa­ra el hu­mor: unos días des­pués de la muer­te de Es­co­bar en di­ciem­bre de 1993, el co­me­dian­te Da­vid Let­ter­man co­men­zó su monólogo dia­rio con el si­guien­te co­men­ta­rio: “Co­lom­bia es un país tan pe­li­gro­so que has­ta ase­si­na­ron a Pa­blo Es­co­bar”. Y el pú­bli­co se re­ven­tó de la ri­sa.

Eran épo­cas en las cua­les el co­lom­biano es­con­día su pa­sa­por­te ver­de por ver­güen­za (sí mi­lle­nials, an­tes era ver­de), don­de era nor­mal co­no­cer el “cuar­ti­to” de in­mi­gra­ción de los ae­ro­puer­tos y don­de Co­lom­bia for­ma­ba par­te de los “paí­ses pro­ble­ma”.

Unos años des­pués, a la dro­ga se le su­mó la per­cep­ción de una na­ción en­vuel­ta en una gue­rra ci­vil. Co­lom­bia pa­re­cía con­de­na­da a se­guir los pa­sos de Af­ga­nis­tán y Su­dán co­mo Es­ta­dos fa­lli­dos.

LA CON­FIAN­ZA EN LA NUE­VA CO­LOM­BIA NO APA­RE­CIÓ POR COMBUSTIÓN ESPONTÁNEA. FUE UN CAM­BIO CONS­TRUI­DO SO­BRE LA DIS­MI­NU­CIÓN DE LA VIOLENCIA OR­GA­NI­ZA­DA, EL ACUER­DO CON LAS FARC Y LA INSERCIÓN DEL PAÍS AL MUN­DO

GLO­BA­LI­ZA­DO

Dos dé­ca­das des­pués la pa­la­bra que más se uti­li­za pa­ra des­cri­bir a Co­lom­bia es “co­me­back” (la reapa­ri­ción o el re­gre­so). El país en­ca­be­za los lu­ga­res pa­ra vi­si­tar, los co­lom­bia­nos via­ja­mos por el mun­do más or­gu­llo­sos y so­mos vis­tos co­mo un pue­blo con más fu­tu­ro que pa­sa­do.

No es que ha­ya des­apa­re­ci­do el es­tig­ma del to­do (se­gui­rán los ti­tu­la­res chim­bos co­mo el del ta­bloi­de The Sun y las se­ries co­mo Nar­cos que re­vi­ven tra­ge­dias), pe­ro ya que­dó re­du­ci­do a sus jus­tas pro­por­cio­nes. Si­mi­lar a lo que pa­de­cen los ita­lia­nos con la Ma­fia.

La con­fian­za en la nue­va Co­lom­bia no apa­re­ció por combustión espontánea. Fue un cam­bio cons­trui­do so­bre la dis­mi­nu­ción de la violencia or­ga­ni­za­da, el acuer­do con las Farc y la inserción del país al mun­do glo­ba­li­za­do. Sin una re­duc­ción sus­tan­cial en las ta­sas de ho­mi­ci­dios y se­cues­tros –el lo­gro más vi­si­ble de la Se­gu­ri­dad De­mo­crá­ti­ca–, no era po­si­ble rom­per el pa­ra­dig­ma, mas por sí so­lo no era su­fi­cien­te. Mien­tras exis­tie­ra la gue­rri­lla de las Farc, por de­bi­li­ta­da que es­tu­vie­ra, no iba ser po­si­ble sa­lir del lis­ta­do de paí­ses de al­to ries­go ni ge­ne­rar el in­te­rés de in­ver­sio­nis­tas. Pre­ci­sa­men­te, ese fue el ra­cio­nal que mo­ti­vó al go­bierno bri­tá­ni­co a ne­go­ciar un acuer­do con el IRA, que en 1998 es­ta­ba le­jos de ser la amenaza te­rro­ris­ta de los años se­ten­ta y ochen­ta. Por el prin­ci­pio de su­per­vi­ven­cia (y del sen­ti­do co­mún), la gran ma­yo­ría de las per­so­nas evi­tan ir a lu­ga­res don­de ha­ya gue­rras, aun­que sean de ba­ja in­ten­si­dad.

A la per­cep­ción de una Co­lom­bia me­nos ries­go­sa, se agre­ga­ron he­chos tan­gi­bles co­mo la fir­ma de tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio (ne­go­cia­dos por el go­bierno de Ál­va­ro Uri­be y ra­ti­fi­ca­dos por el de Juan Ma­nuel San­tos), la in­clu­sión del país en la Oc­de y la Otan y el po­si­cio­na­mien­to de Co­lom­bia co­mo lí­der en asun­tos de se­gu­ri­dad re­gio­nal y glo­bal. To­dos es­tos hi­tos con­flu­yen en un se­llo de ca­li­dad, un Icon­tec 9001 de le­gi­ti­mi­dad y res­pe­to, del cual Co­lom­bia ca­re­ció por tan­to tiem­po.

Es­ta repu­tación, sin em­bar­go, es frá­gil. Si­gue en cons­truc­ción. Qui­zás no ha­ya una ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra el na­cien­te go­bierno del pre­si­den­te Iván Du­que que el cui­da­do del pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal. ¿Qué se ne­ce­si­ta pa­ra con­ser­var­lo? Que nuestras di­fe­ren­cias in­ter­nas no pa­sen las fron­te­ras. Hay que apli­car al de­di­llo la sa­bi­du­ría po­pu­lar: la ro­pa su­cia se la­va en ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.