Da­niel Sam­per Os­pi­na: El úl­ti­mo con­se­jo de mi­nis­tros

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Da­niel Sam­per Os­pi­na

BAJO UNA SALVA DE APLAU­SOS DE SU GA­BI­NE­TE, el pre­si­den­te San­tos se sien­ta en el lu­gar des­de el que pre­si­di­rá su úl­ti­mo con­se­jo de mi­nis­tros. Llo­ra. Se sue­na. Se aco­mo­da. Pren­de el mi­cró­fono. Y da ini­cio a la jor­na­da.

–Bueno, ¿qué te­ne­mos pen­dien­te?

–Yo creo que es­to ya se fue así,pre­si­den­te… –¿Y tú eres?

–El mi­nis­tro de Mi­nas…

–¿Me re­cuer­das tu nom­bre, por fa­vor? –Ar­ce, pre­si­den­te…

–Bien, gra­cias: acá anoto. Siem­pre es que le fui­mos ba­jan­do el per­fil a ese mi­nis­te­rio… ¿No nos que­dan te­mas pen­dien­tes, en­ton­ces? ¿Es­tán se­gu­ros? Por­que yo ten­go ano­ta­da la deu­da más im­por­tan­te de mi go­gó…

–Pre­si­den­te: de te­mas pen­dien­tes nos que­dan cam­biar las cor­ti­nas, com­prar al­men­dras, la­var los pan­ta­lo­nes ama­ri­lli­to po­lli­to que nun­ca más se vol­vió a po­ner…

–Pa­ra la fin­ca me pon­go en­ton­ces los de fa­ke news de Tu­ti­na…

–Le to­ca, sí: los que di­se­ñó el mo­dis­to Gus­ta­vo Ru­ge­les… Y lo del ELN tam­bién es­tá pen­dien­te.

–¿Que­dó pen­dien­te lo del ELN tam­bién? –Sí, pre­si­den­te.

–¿Y us­ted quién es?

–Soy Mi­nTic, pre­si­den­te: Ro­zo. –En­can­ta­do, mu­cho gus­to… –Pre­si­den­te:otra co­sa que que­dó pen­dien­te fue el te­ma del azú­car y el ca­fé…

–¿Y us­ted es el mi­nis­tro de Agricultura, asu­mo?

–No, yo soy el me­se­ro. Pe­ro no me di­jo cuán­tas de azú­car… Ni si quie­re ca­fé.

–Bueno: dé­me­lo bien car­ga­do. Y aga­rre el Mi­nis­te­rio de Agricultura por lo que fal­ta de go­bierno, si quie­re…

–Pre­si­den­te, pe­ro en ese mi­nis­te­rio es­toy yo…

–¿Y el se­ñor es…?

–Zu­lua­ga. Juan Gui­ller­mo Zu­lua­ga. –Bien: en­ton­ces si­ga ahí, has­ta nue­va or­den… Y co­mo sea: quie­ro dar­les las gra­cias a to­dos y pe­dir­les per­dón si los mal­tra­té… –Gra­cias, pre­si­den­te.

–Gra­cias, pre­si­den­te.

–Gra­cias, Juan Ma­nuel.

–Sin us­te­des, no hu­bié­ra­mos al­can­za­do to­dos los lo­gros de mi go­gó… –Pre­si­den­te…

–...bierno… Dí­ga­me, mi­nis­tro Cár­de­nas… –Que­dan cin­co días: al­can­za­mos a ha­cer otra re­for­ma tri­bu­ta­ria…

–Mmm,no sé,Mauricio… Re­ci­bo más ideas: de gol­pe to­da­vía al­can­za­mos a ha­cer chi­llar a los ri­cos, ser trai­do­res de nues­tra cla­se y esas co­sas que de­cía…

–¿Y si fir­ma en már­mol al­go, pre­si­den­te? –Pe­ro qué po­dría ser?

–¿Y si ar­ma­mos un pa­ro y us­ted di­ce que no exis­te?

–No nos re­pi­ta­mos, po­pó, po­por fa­vor: es­te go­bierno sí tie­ne una de-deu­da, y de­be­ría­mos al me­nos con­cen­trar­nos en pa­gar­la en lo que nos fal­ta…

–¿Cuál es, se­ñor pre­si­den­te?

–En­tre­gar el país a las Farc,ge­ne­ral Na­ran­jo. –¿Pe­ro aca­so qué han he­cho de ma­lo ellos, pre­si­den­te?

–No sé; pe­ro el ex­pre­si­den­te Uri­be lle­va ocho años di­cien­do que yo le voy a en­tre­gar el país a las Farc, y, en­tién­dan­me: no lo pue­do ha­cer que­dar mal… Yo ya me re­ti­ro de la po­lí­ti­ca, pe­ro que­da él y su pa-pa­la­bra no pue­de es­tar en en­tre­di­cho: él se de­be a su pa­la­bra, se de­be a su ho­nor, al me­nos la pri-pri­me­ra me­dia ho­ra…

–¿Us­ted se re­ti­ra, pre­si­den­te? Pe­ro us­ted to­da­vía pue­de lan­zar­se al Con­gre­so,mon­tar una ban­ca­da, man­dar tri­nos, ¡ha­cer más pre­gun­tas que le den la ga­na!

–No. Me de-de­di­ca­ré a mis nie­tos: apli­ca­ré to­das mis fór­mu­las de buen go­bierno a su cu-cú…

–¡Per­dón?

–A su cu-cui­da­do… De he­cho, crea­ré la Con­se­je­ría pa­ra Mi Nie­ta, que ten­drá un al­to co­mi­sio­na­do pa­ra chu­pos y otro pa­ra ga­ses… –Yo me ofrez­co, pre­si­den­te…

–Gra­cias, mi­nis­tro Vi­lle­gas: y nom­bra­ré un su­per­mi­nis­tro de las pa­ña­le­ras, y otro pa­ra te­te­ros y com­po­tas.

–Me apun­to.

–Gra­cias, Ma­ría Lo­re­na: pe­ro no le pue­des dar al­men­dras ni nin­gún ti­po de dul­ce… –¿Mer­me­la­da?

–Tam­po­co, Pra­da… Los ni­ños de hoy co­men mu­cho dul­ce.

–Pre­si­den­te, pe­ro us­ted to­da­vía tie­ne mu­cho por en­tre­gar…

–Má­xi­mo po­dría en­tre­gar a un par de fun­cio­na­rios.Y a las au­to­ri­da­des. De res­to, so­lo me que­da ayu­dar a que el pre­si­den­te Uri­be no que­de mal… tú, mi­nis­tro: re­cuér­da­me tu nom­bre…

–Ro­zo.

–Eso, llá­ma­me a Ti­mo­chen­ko… Y Ma­ría Án­ge­la, in­ten­te­mos con­ver­tir­nos en otra Venezuela, co­mo tam­bién lo di­jo Uri­be: ¿al­can­za­mos?

–¡Po­de­mos! ¡Es per­mi­tir que Elec­tri­ca­ri­be no so­lo es­té en la cos­ta, pre­si­den­te!

–Y en La Gua­ji­ra ya hay avan­ces con los te­mas de nutrición, pre­si­den­te…

–Pre­si­den­te: en la lí­nea es­tá Ti­mo­chen­ko, pe­ro tie­ne una do­len­cia car­dia­ca…

–A lo me­jor sea un gas: dón­de es­tá el al­to co­mi­sio­na­do pa­ra ga­ses…

–Aún no lo ha nom­bra­do, pre­si­den­te, por­que es pa­ra su nie­ta…

–Dia­blos, es ver­dad… Bien, que ven­ga cua-cuá…

–¿Ah?

–Cua-cuan­to an­tes Ti­mo­chen­ko o el que sea y, mi­nis­tro Cár­de­nas, trai­gan las es­cri­tu­ras del país pa­ra en­tre­gár­se­las…

–Las es­cri­tu­ras las es­tá le­yen­do Si­món Gaviria, pre­si­den­te…

–Pues que le apu­re: no me iré sin en­tre­gar el país a las Farc: es lo mí­ni­mo pa­ra que Uri­be no que­de mal…

–Pre­si­den­te, créa­me: ya no al­can­za­mos… –¡Mal­di­ta sea!: ¿o sea que la lle­ga­da del cas­tro­cha­vis­mo la de­be ha­cer el pró­xi­mo go­bierno?

–No hay de otra, pre­si­den­te…

–Pe­ro tran­qui­lo, ya es­tán prohi­bien­do la pro­tes­ta de las mi­no­rías y Uri­be ya es­tá ata­can­do a la pren­sa…

–Bueno: en­ton­ces has­ta acá lle­ga­mos, se­ño­res: gra-gra­cias a to­dos… Y que va­yan en pa-paz.

–¿Otro ca­fé, pre­si­den­te?

–No, gra­cias, mi­nis­tro.

–Soy el me­se­ro, pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.