Los ge­nios del va­lle tec­no­ló­gi­co.

Ste­ve Jobs, Mark Zuc­ker­berg, Ser­gey Brin y un pu­ña­do de ge­nios crea­ron el fe­nó­meno lla­ma­do Si­li­con Va­lley. ¿Có­mo lo­gró un gru­po de mo­chi­le­ros cam­biar el mun­do? El li­bro ‘Va­lley of Ge­nius’ cuen­ta la his­to­ria.

Semana (Colombia) - - Sumario -

Ste­ve Jobs, Mark Zuc­ker­berg, Ser­gey Brin y un pu­ña­do de ge­nios crea­ron el fe­nó­meno lla­ma­do Si­li­con Va­lley. ¿Có­mo lo­gró un gru­po de mo­chi­le­ros cam­biar el mun­do? El li­bro ‘Va­lley of Ge­nius’ cuen­ta la his­to­ria.

SO­LO EN SI­LI­CON Va­lley (SV) al­guien pue­de atre­ver­se a pu­bli­car es­te avi­so: “Que­re­mos 10 millones de dó­la­res. A cam­bio ofre­ce­mos una par­te de nues­tra com­pa­ñía teó­ri­ca, que al­gún día pue­de lo­grar gran­des uti­li­da­des. Y si per­de­mos el di­ne­ro no te­ne­mos que de­vol­ver­lo, pe­ro qui­zás se nos ocu­rra otra idea”.

En un co­mien­zo, la zo­na com­pren­día ape­nas al­gu­nos pue­blos cer­ca­nos a San Fran­cis­co, Ca­li­for­nia. Allí na­cie­ron hi­tos de la compu­tación co­mo el mou­se, los jue­gos deA­ta­ri, el compu­tador Ap­ple II, el na­ve­ga­dor Nets­ca­pe, así co­mo Goo­gle y Fa­ce­book (que hoy su­ma 2.300 millones de usua­rios). Hoy abar­ca las ciu­da­des que an­tes la ro­dea­ban, con­ver­ti­do en un tor­be­llino de in­ver­sio­nes bi­llo­na­rias que in­cum­plió su pro­me­sa de apor­tar a un mun­do me­jor.

En efec­to, mu­chos de esos jó­ve­nes vi­sio­na­rios que, pa­ra bien y pa­ra mal, co­nec­ta­ron al mun­do a tra­vés de sus tec­no­lo­gías, ahora pa­gan mul­tas mul­ti­mi­llo­na­rias por abu­sar de la po­si­ción do­mi­nan­te de sus em­pre­sas. Tam­bién han te­ni­do que res­pon­der pre­gun­tas de par­la­men­ta­rios en Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea por des­cui­dar los da­tos per­so­na­les de cien­tos de millones de per­so­nas que,a ojo ce­rra­do, se los con­fia­ron pa­ra ac­ce­der a sus pla­ta­for­mas.

Adam Fis­her, el au­tor de Va­lley of Ge­nius, la pri­me­ra his­to­ria oral de Si­li­con Va­lley, na­ció en la zo­na y la vi­vió tan­to de cer­ca y co­mo de le­jos, cuan­do es­cri­bió en Nue­va York pa­ra va­rias pu­bli­ca­cio­nes. “En to­das las gran­des em­pre­sas que hoy nos son fa­mi­lia­res, los desa­rro­llos cla­ves fue­ron im­pul­sa­dos por gen­te muy jo­ven, cua­si ado­les­cen­tes que lo hi­cie­ron por di­ver­sión y por idea­lis­mo. Hoy la reali­dad es más os­cu­ra. Y si va­mos a na­ve­gar con éxi­to el fu­tu­ro te­ne­mos que re­cor­dar que ese pa­sa­do idea­lis­ta exis­tió pa­ra traer­lo de vuel­ta”, di­jo a SE­MA­NA.

Le­jos de su te­rru­ño, Fis­her en­ten­dió que pa­ra quie­nes no lo han vi­vi­do SV se reduce a un fe­nó­meno eco­nó­mi­co y em­pre­sa­rial. Pe­ro sa­bía que se ha­bía con­so­li­da­do gra­cias a al­go dis­tin­to al di­ne­ro: una con­tra­cul­tu­ra psi­co­dé­li ca, artística y li­bre que, su­ma­da al fo­men­to a la em­pre­sa que ca­rac­te­ri­zó a Ca­li­for­nia des­de la fie­bre del oro, per­mi­tió que bro­ta­ran em­pren­di­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios. Por eso, Fis­her asu­mió la tarea de com­pi­lar la his­to­ria cul­tu­ral y con­tar­la me­dian­te las vo­ces de los pro­ta­go­nis­tas. Va­lley of Ge­nius, con 500 pá­gi­nas que vue­lan, re­qui­rió más de 200 en­tre­vis­tas y tra­ba­jo do­cu­men­tal ex­haus­ti­vo. Con un for­ma­to na­rra­ti­vo más pro­pio de in­ter­net que de un li­bro im­pre­so, Fis­her in­tro­du­ce los te­mas de ca­da ca­pí­tu­lo, e hil­va­na el cuen­to con las vo­ces de sus en­tre­vis­ta­dos. Ad­mi­ra­ble­men­te lo lo­gró con 10 millones de pa­la­bras, 10.000 fra­ses, y una ca­sa em­pe­ña­da pa­ra fi­nan­ciar su pu­bli­ca­ción.

El au­tor es op­ti­mis­ta. Cree que a pe­sar de to­do, el idea­lis­mo si­gue vi­vo. Mu­chos jó­ve­nes tra­ba­jan pa­ra man­te­ner el es­pí­ri­tu de la red in­tac­to, en lu­cha di­rec­ta con­tra los gi­gan­tes. Cree tam­bién que su li­bro, al re­cor­dar que Jobs, Zuc­ker­berg, Brin, Pa­ge y mu­chos otros fue­ron jó­ve­nes pue­de ins­pi­ra­ra los nue­vos. Pe­ro su tra­ba­jo tam­bién de­mues­tra que esa ju­ven­tud brio­sa igual­men­te dio pie a com­por­ta­mien­tos cues­tio­na­bles no aje­nos a mu­cha­chos pri­vi­le­gia­dos de 20 años.

LA IMPERTINENCIA

Las his­to­rias fun­da­cio­na­les de las em­pre­sas más po­de­ro­sas ge­ne­ran in­tri­ga. Fis­her ano­ta que“ca­da una tie­ne su ‘sa­bor’. En Goo­gle pre­do­mi­nó siem­pre una cul­tu­ra más ‘nerdy’ ,dep os gra­dua­dos. Fa ce­bo ok vi­ve un am­bien­te de fra­ter­ni­dad uni­ver­si­ta­rio en fies­ta cer­ve­ce­ra”. Las anéc­do­tas en el li­bro lo re­fle­jan y, a pe­sar de que mu­chas co­sas han

cam­bia­do, cier­tos as­pec­tos de es­tas cul­tu­ras ma­cho-ju­ve­ni­les per­sis­ten.

Acer­ca de la pe­lí­cu­la The So­cial Net­work, Fis­her cree que tie­ne vi­sos de reali­dad y fan­ta­sía. “Lo más in­tere­san­te de esa his­to­ria es que Fa­ce­book ape­nas pa­só un se­mes­tre en Har­vard, por­que pron­to Zuc­ker­berg se mu­dó a Si­li­con Va­lley, don­de to­do se pu­so muy in­tere­san­te. En eso me en­fo­qué”. Sur­gen en­ton­ces de­ta­lles cu­rio­sos, co­mo que el com­bo de Fa­ce­book te­nía una es­pe­cie de dis­pen­sa­dor de ba­rril ro­bó­ti­co que anun­cia­ba que la fies­ta ha­bía em­pe­za­do. Y que la tec­no­lo­gía de re­co­no­ci­mien­to fa­cial que desa­rro­lla­ron pa­ra ese ro­bot sir­vió de ba­se pa­ra la que hoy per­fec­cio­nan.

Des­de 2004 Mark Zuc­ker­berg fo­men­tó en su na­cien­te em­pre­sa reunio­nes ve­ra­nie­gas de­di­ca­das a ju­gar ‘Beer Pong’, un jue­go de to­mar cer­ve­za, o a re­tos de ve­lo­ci­dad al pro­gra­mar. Y ha­cían las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo con tra­go en mano. En esa épo­ca, cuan­do no se to­ma­ba tan en se­rio, su tar­je­ta de pre­sen­ta­ción de­cía “Soy CEO, Pe­rra”. Más tar­de Yahoo le ofre­ció 1.200 millones de dó­la­res por Fa­ce­book, una ci­fra di­fí­cil de re­sis­tir en una épo­ca en la que Naps­ter, Friends­ter y My Spa­ce se ha­bían que­ma­do. Aun así la re­cha­zó. Co­mo cuen­ta Max Kelly, uno de sus co­la­bo­ra­do­res cer­ca­nos ,“li­te­ral­men­te hi­ci­mos la ofer­ta pe­da­zos y to­dos la pi­sa­mos. Pen­sá­ba­mos ‘A la mier­da es­tos ti­pos, un día van a ser nues­tros’ ”. En­ton­ces Zuc­ker­berg pro­nun­ció su me­mo­ra­ble “¡ Do­mi­na­ción !”. Al res­pec­to, Ez­ra Ca­llahan, co­la­bo­ra­dor de Sean Par­ker (Naps­ter/ Fa­ce­book) ase­gu­ra: “¿Qué tan­to in­fluen­ció la pers­pec­ti­va de chi­cos blan­cos de 19, 20 y 21 años la di­rec­ción que to­mó in­ter­net? Los so­ció­lo­gos es­tu­dia­rán esa pre­gun­ta por años”. El ca­pí­tu­lo cie­rra con la voz de Ste­ve Jobs, quien ase­gu­ra: “Lo co­noz­co po­co pe­ro ad­mi­ro a Zuc­ker­berg, no se ven­dió, ad­mi­ro que qui­sie­ra ha­cer su com­pa­ñía”.

No sor­pren­de que es­te gru­po de nerds re­pri­mi­dos fue­ran ma­chis­tas. En las pa­re­des de la com­pa­ñía po­nían imá­ge­nes de mu­je­res vo­lup­tuo­sas es­ti­lo Mad Max, y en los ba­ños es­ce­nas lés­bi­cas fuer­tes. En Goo­gle las co­sas no eran muy dis­tin­tas, con el agra­van­te de que uno de sus crea­do­res, Ser­gey Brin, se pa­sea­ba co­mo un play­boy to­can­do a sus em­plea­das. Heat­her Cairns, una de las pri­me­ras 200 per­so­nas re­clu­ta­das, no ocul­tó que el am­bien­te era se­xual­men­te ten­so. “Ex­cep­to por mí, que te­nía 35 años, eran un mon­tón de vein­tea­ñe­ros con las hor­mo­nas al­bo­ro­ta­das”. Cuan­do re­cur­sos hu­ma­nos le pu­so de pre­sen­te a Brin que de­bía abs­te­ner­se, es­te res­pon­dió que po­día in­ter­ac­tuar con sus em­plea­das co­mo se le die­ra la ga­na, es­pe­cial­men­te con las que tra­ba­ja­ban en la sa­la de ma­sa­jes. “Es­ta es una de­man­da por aco­so se­xual es­pe­ran­do a pa­sar”, pen­sa­ba Cairns. Nun­ca su­ce­dió, o si su­ce­dió, no sa­lió a la luz.

Con res­pec­to a Jobs, de una ge­ne­ra­ción an­te­rior a la de Fa­ce­book y Goo­gle, es­te re­ve­la otros ma­ti­ces de Si­li­con Va­ley. Ex­pli­ca có­mo el arte y las dro­gas fue­ron par­te esen­cial del mo­vi­mien­to. El LSD sa­lía de San Fran­cis­co, ali­men­ta­ba ma­ni­fes­ta­cio­nes y la crea­ti­vi­dad y su­mó a la ex­plo­sión del fe­nó­meno. “En los se­ten­tas y ochen­tas los me­jo­res en la compu­tación fá­cil­men­te hu­bie­ran po­di­do ser poe­tas, es­cri­to­res y mú­si­cos. En­tra­ron a ella por lo emo­cio­nan­te que re­sul­ta­ba, por­que era al­go fres­co y nue­vo, un nue­vo me­dio de ex­pre­sión”. Tam­bién ase­gu­ró que el rock en Es­ta­dos Uni­dos es­ta­lló ver­da­de­ra­men­te allí. “Apar­te de Bob Dy­lan... Joan Báez, Jef­fer­son Air­pla­ne y The Gra­te­ful Dead… to­do sur­gió aquí. Ji­mi Hen­drix, Ja­nis Jo­plin, y ¿por qué? Es ex­tra­ño. Ade­más le su­mas las uni­ver­si­da­des Stan­ford y Ber­ke­ley, que atraían gen­te in­te­li­gen­te de to­das par­tes a es­te am­bien­te lim­pio, so­lea­do, lleno de ce­re­bros y bue­na co­mi­da. Y en cier­tos mo­men­tos, mu­chas dro­gas y co­sas di­ver­ti­das pa­ra ha­cer. Por eso se que­da­ban”.

Más allá de es­tos nombres, el li­bro exal­ta vi­sio­na­rios co­mo Doug En­gel­bart, cu­ya pre­sen­ta­ción (La ma­dre de to­das las de­mos) en 1968 de su compu­tador en­cen­dió la chis­pa en otros; No­lan Bush­nell, CEO de Ata­ri, quien es­ta­ble­ció el pa­trón de com­por­ta­mien­to do­mi­nan­te, jo­ven y arries­ga­do de un lí­der en SV, y quien du­ran­te lar­go tiem­po fue un men­tor pa­ra Ste­ve Jobs. Y de­ce­nas más en una jun­gla hu­ma­na bri­llan­te y re­vol­to­sa que bien va­le la pe­na des­cu­brir.

SI­LI­CON VA­LLEY PA­RE­CE SO­LO UN FE­NÓ­MENO ECO­NÓ­MI­CO, PE­RO GERMINÓ GRA­CIAS A UNA CUL­TU­RA PSICODÉLICA Y ARTÍSTICA

Ste­ve Woz­niak y Ste­ve Jobs crea­ron Ap­ple en 1976. Tras más éxi­tos que fra­ca­sos, Ap­ple se con­vir­tió es­ta se­ma­na en la pri­me­ra em­pre­sa pri­va­da en al­can­zar un ca­pi­tal bur­sá­til su­pe­rior a 1 bi­llón de dó­la­res.

FO­TOS: AP

Larry Pa­ge y Ser­gey Brin crea­ron Goo­gle en 1998. Se­gún una de las pri­me­ras 200 em­plea­das, Brin era de­ma­sia­do ma­ni­lar­go con las mu­je­res de la em­pre­sa, “una de­man­da por aco­so se­xual es­pe­ran­do a su­ce­der”.

Adam Fis­her se pro­pu­so re­la­tar la his­to­ria de Si­li­con Va­lley des­de su cul­tu­ra, y les da la voz a las per­so­nas que pro­ta­go­ni­za­ron sus his­to­rias.

Mark Zuc­ker­berg lan­zó Fa­ce­book en 2004. En Si­li­con Va­lley, con mu­cha cer­ve­za de por me­dio, pa­só de es­cri­bir en su tar­je­ta “Soy CEO, Pe­rra” a in­fluir en la vida de 2.300 millones de per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.