Nar­co­mer­ce­na­rios

Mien­tras co­lom­bia­nos en­tre­nan en téc­ni­cas de com­ba­te, se­cues­tro y tor­tu­ra a los car­te­les en Mé­xi­co, nar­cos de ese país vie­nen a com­prar y con­tro­lar la ca­li­dad de la co­ca.

Semana (Colombia) - - Sumario -

PA­RA NA­DIE ES UN SE­CRE­TO que los nar­cos co­lom­bia­nos y me­xi­ca­nos tie­nen ne­go­cios de trá­fi­co de dro­gas des­de ha­ce dé­ca­das. Esa alian­za que co­men­zó ha­ce más de 30 años hoy tie­ne nue­vas ca­rac­te­rís­ti­cas. Aun­que en los úl­ti­mos años es re­la­ti­va­men­te co­no­ci­do que los di­fe­ren­tes car­te­les de Mé­xi­co en­vían de­ce­nas de sus lu­gar­te­nien­tes a com­prar dro­ga en Co­lom­bia, se ig­no­ra­ba la otra ca­ra de esa mo­ne­da: co­lom­bia­nos que via­jan a ese país pa­ra en­tre­nar a los in­te­gran­tes de esos car­te­les en téc­ni­cas de com­ba­te, se­cues­tros y tor­tu­ras. En el ba­jo mun­do al­gu­nos los co­no­cen co­mo nar­co­mer­ce­na­rios.

El an­te­ce­den­te co­no­ci­do ocu­rrió a me­dia­dos de los años ochen­ta cuan­do el ca­po Jo­sé Gon­za­lo Ro­drí­guez Ga­cha,alias el Me­xi­cano, en­vió a 15 de sus me­jo­res si­ca­rios, li­de­ra­dos por un ca­pi­tán re­ti­ra­do del Ejér­ci­to, pa­ra en­se­ñar a sus so­cios cen­troa­me­ri­ca­nos téc­ni­cas si­ca­ria­les. Ha­ce tres años la re­vis­ta Pro­ce­so de Mé­xi­co pu­bli­có un in­for­me, ba­sa­do en documentos de agencias de in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se, se­gún el cual in­te­gran­tes del car­tel Ja­lis­co Nue­va Ge­ne­ra­ción (CJNG) re­ci­bie­ron en­tre­na­mien­to de las Farc en las sel­vas co­lom­bia­nas. Hoy hay mu­chas más prue­bas y el asun­to se ha vuel­to mu­cho más com­ple­jo.

En los úl­ti­mos cin­co años la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca de Mé­xi­co (PGR),el equi­va­len­te a la Fis­ca­lía co­lom­bia­na, jun­to con la Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa Na­cio­nal (Se­de­na) en­con­tra­ron en va­rios lu­ga­res de ese país 17 em­pla­za­mien­tos acon­di­cio­na­do s pa­ran ar­co en­tre­na­mien­to s li­de­ra­dos por co­lom­bia­nos. La ma­yo­ría de es­tos lu­ga­res per­te­ne­cían al CJNG y es­ta­ban lo­ca­li­za­dos cer­ca de va­rias po­bla­cio­nes de Ja­lis­co, Mi­cho acán­yV era cruz. A co­mien­zos de 2018 en es­te úl­ti­mo es­ta­do,en el mu­ni­ci­pio Je­sús Ca­rran­za, las au­to­ri­da­des en­con­tra­ron un cam­pa­men­to con ca­pa­ci­dad pa­ra 120 per­so­nas. Unos me­ses des­pués la Fis­ca­lía y la Po­li­cía del es­ta­do de Ve­ra­cruz ha­lla­ron otros tres cam­pa­men­tos, uno de los cua­les es­ta­ba equi­pa­do pa­ra en­se­ñar téc­ni­cas de ex­plo­si­vos.

En una fin caen el mu­ni­ci­pio d eT la­lix coy an, Ve­ra­cruz, des­man­te­la­ron otra ins­ta­la­ción de­di­ca­da ex­clu­si­va­men­te a pre­pa­rar a los si­ca­rios en téc­ni­cas de tor­tu­ra. Ha­ce un año cer­ca del tu­rís­ti­co mu­ni­ci­pio de T ala, Ja­lis­co, la Fis­ca­lía de ese es­ta­do alla­nó un lu­gar en don­de jó­ve­nes en­tre los 25 y 35 años se adies­tra­ban co­mo si­ca­rios y tor­tu­ra­do­res. Al­gu­nos de los cap­tu­ra­dos con­ta­ron que co­mo par­te de su pre­pa­ra­ción sus ‘en­tre­na­do­res’ los obli­ga­ban a ase­si­nar a sus ri­va­les cor­tan­do par­tes del cuer­po y, una vez ter­mi­na­ba su ago­nía ho­ras des­pués,de­bían des­cuar­ti­zar­los y co­mer tro­zos.

“Los di­fe­ren­tes car­te­les me­xi­ca­nos, es­pe­cial­men­te el CJNG, uno de los más vio­len­tos, va­lo­ran la ex­pe­rien­cia de los co­lom­bia­nos. He­mos en­con­tra­do en al­gu­nos de los cam­pa­men­tos ins­ta­la­cio­nes si­mi­la­res a las que uti­li­za la gue­rri­lla, con zan­jas de arras­tres, trin­che­ras, et­cé­te­ra”, di­jo a SE­MA­NA un fun­cio­na­rio de la Se­de­na. “En otros nar­co­cam­pa­men­tos en­se­ñan pa­ra las tor­tu­ras téc­ni­cas si­mi­la­res a las em­plea­das por los gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res co­lom­bia­nos. He­mos de­tec­ta­do que los ins­truc­to­res son an­ti­guos in­te­gran­tes de gue­rri­llas, au­to­de­fen­sas y ex­je­fes de si­ca­rios de car­te­les des­man­te­la­dos en Co­lom­bia, co­mo los Ras­tro­jos, con­tra­ta­dos no so­lo pa­ra en­se­ñar, sino tam­bién pa­ra en­trar en com­ba­te con­tra otros car­te­les o las fuer­zas del go­bierno.A los co­lom­bia­nos los apre­cian en ese mun­do por­que com­ba­ten muy bien”, con­clu­ye.

Ese ni­vel de vio­len­cia de los de­lin­cuen­tes co­lom­bia­nos los ha lle­va­do in­clu­so a es­ca­lar im­por­tan­tes po­si­cio­nes den­tro de los car­te­les me­xi­ca­nos,al­go que mu­chos ex­per­tos en te­mas de nar­co­trá­fi­co en el país no veían po­si­ble.

El ca­so más re­cien­te ocu­rrió en fe­bre­ro de es­te año. Dos in­ves­ti­ga­do­res de la Agen­cia de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (AIC) lle­ga­ron a Puer­to Va­llar­ta, Ja­lis­co, pa­ra rea­li­zar una mi­sión de re­co­no­ci­mien­to. Po­cas ho­ras des­pués des­apa­re­cie­ron. Cin­co días más tar­de al­guien di­fun­dió un video en el que apa­re­cían con evi­den­tes sig­nos de tor­tu­ra, ata­dos de ma­nos y arro­di­lla­dos jun­to a un gru­po de en­ca­pu­cha­dos que les apun­ta­ban con fu­si­les. Unas se­ma­nas más tar­de apa­re­cie­ron sus cuer­pos des­cuar­ti­za­dos. Más de 40 agen­tes de la PGR des­cu­brie­ron que un co­lom­biano or­de­nó el cri­men: Mauricio Varela, co­no­ci­do co­mo Ma­no­tas, de­sig­na­do por el CJNG co­mo el je­fe de esa or­ga­ni­za­ción en Puer­to Va­llar­ta. Cuan­do lo fue­ron a arres­tar, se en­fren­tó a ti­ros con me­dio cen­te­nar de uni­for­ma­dos. Que­dó he­ri­do, pe­ro so­bre­vi­vió. Varela fue

si­ca­rio del car­tel de Medellín y pos­te­rior­men­te pa­só a la te­mi­da Ofi­ci­na de En­vi­ga­do an­tes de ser con­tra­ta­do por el CJNG.

No se tra­ta de un ca­so ais­la­do. De he­cho, es uno más de los lla­ma­dos nar­co­mer­ce­na­rios que ha­cen par­te de un ne­go­cio en el que la pre­sen­cia de los me­xi­ca­nos en te­rri­to­rio co­lom­biano ca­da vez es más evi­den­te.

LA OTRA CA­RA

To­das las au­to­ri­da­des co­lom­bia­nas es­tán de acuer­do con que el ne­go­cio del nar­co­trá­fi­co se me­xi­ca­ni­zó y que por cuen­ta de ese fe­nó­meno el país vie­ne pre­sen­cian­do una diás­po­ra cri­mi­nal que ya re­gis­tran las agencias de in­te­li­gen­cia y las es­ta­dís­ti­cas de­lin­cuen­cia­les.

De ese pro­ble­ma se vie­ne ha­blan­do des­de ha­ce cin­co años y en 2013 el pro­pio pre­si­den­te San­tos du­ran­te una vi­si­ta a Tu­ma­co se re­fi­rió al asun­to: “Ha ha­bi­do ru­mo­res en torno a que miem­bros de car­te­les me­xi­ca­nos es­tán en el de­par­ta­men­to de Na­ri­ño.Ya les di instrucciones al di­rec­tor de la Po­li­cía, ge­ne­ral Jo­sé Roberto León Ria­ño, pa­ra que en coor­di­na­ción con la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Na­ción in­ves­ti­guen bien si esos ru­mo­res son cier­tos”, di­jo el en­ton­ces man­da­ta­rio.

En la ac­tua­li­dad nin­gún or­ga­nis­mo ofi­cial des­co­no­ce el pro­ble­ma. Ejér­ci­to, Po­li­cía, Fis­ca­lía y has­ta la De­fen­so­ría del Pue­blo han de­nun­cia­do con lu­jo de de­ta­lles la pre­sen­cia de nar­co­tra­fi­can­tes me­xi­ca­nos en sue­lo co­lom­biano. A co­mien­zos de es­te año el de­fen­sor del Pue­blo, Car­los Ne­gret, lan­zó la pri­me­ra es­to­ca­da por me­dio de una aler­ta tem­pra­na en la que ase­gu­ró que el car­tel de Si­na­loa es­ta­ría fi­nan­cian­do a las ban­das cri­mi­na­les en Cór­do­ba. Una se­ma­na des­pués el fis­cal ge­ne­ral, Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez, re­ve­ló que los car­te­les me­xi­ca­nos tie­nen pre­sen­cia en diez de­par­ta­men­tos y ma­ne­jan sus pro­pios cul­ti­vos de co­ca.

Y si que­da­ban du­das, un ba­lan­ce ope­ra­cio­nal de la Fuer­za Na­val del Pa­cí­fi­co (FNP) ad­vier­te que en esa re­gión del país so­lo en el pri­mer se­mes­tre de es­te año ya in­cau­ta­ron 50 to­ne­la­das de clor­hi­dra­to de co­caí­na y cap­tu­ra­ron a 133 nar­co­tra­fi­can­tes; más de la mi­tad eran ex­tran­je­ros.

Los aná­li­sis de Mi­gra­ción Co­lom­bia evi­den­cia­ron que en los úl­ti­mos cin­co años el trán­si­to mi­gra­to­rio de me­xi­ca­nos se du­pli­có, al pa­sar de 85.492 en­tra­das en 2012 a 175.997 en 2017.Ade­más, otro in­for­me de esa en­ti­dad aler­ta que los cen­troa­me­ri­ca­nos cam­bia­ron las ciu­da­des tu­rís­ti­cas por pue­blos re­mo­tos, cu­rio­sa­men­te ubi­ca­dos en zo­nas co­ca­le­ras co­mo Na ri­ño, C au­ca, Pu tu ma­yo, Nor­te de San­tan­der y otras co­mo Me­ta, Gua­via­re y Ri­sa­ral­da. “El 28 por cien­to de las ju­di­cia­li­za­cio­nes a ciu­da­da­nos me­xi­ca­nos co­rres­pon­den a de­li­tos re­la­cio­na­dos con nar­co­trá­fi­co”, con­clu­ye el in­for­me. “Jun­to con la Fis­ca­lía es­ta­mos in­ter­cam­bian­do in­for­ma­ción con las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas con el fin de se­guir ata­can­do a las or­ga­ni­za­cio­nes y sus in­te­gran­tes en los dos paí­ses co­mo lo he­mos ve­ni­do ha­cien­do”, di­jo a SE­MA­NA el ge­ne­ral Jor­ge Vargas, di­rec­tor de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal e In­ter­pol (Di­jín).

La in­te­li­gen­cia mi­li­tar y po­li­cial al­re­de­dor de ese fe­nó­meno es tan nu­tri­da que hoy las au­to­ri­da­des cuen­tan con un com­ple­to aná­li­sis pa­ra re­sol­ver a fon­do pre­gun­tas co­mo ¿por qué lle­ga­ron a Co­lom­bia esos ca­pos? ¿Có­mo ope­ran? ¿Cuál es la nue­va je­rar­quía del ne­go­cio? ¿Dón­de es­tán? SE­MA­NA tu­vo ac­ce­so a va­rios de esos in­for­mes que re­ve­lan de­ta­lles iné­di­tos so­bre la nue­va me­cá­ni­ca de uno de los ne­go­cios ile­ga­les más san­grien­tos del pla­ne­ta y su im­pac­to en el país.

Esas agencias ad­vier­ten, en pri­mer lu­gar, que to­do em­pe­zó a cam­biar con el es­pa­cio te­rri­to­rial que de­ja­ron las Farc tras aco­ger­se al acuer­do de paz con el go­bierno. Ese de­ta­lle, su­ma­do a que los gran­des ca­pos sa­lie­ron del jue­go, cap­tu­ra­dos, ex­tra­di­ta­dos o ase­si­na­dos, de­jó un va­cío de po­der. Y la es­truc­tu­ra del ne­go­cio pa­só de te­ner una je­rar­quía pi­ra­midal a una trans­ver­sal.

“Eso per­mi­tió una in­de­pen­den­cia de las or­ga­ni­za­cio­nes lo­ca­les, con ca­pa­ci­dad lo­gís­ti­ca y de pro­duc­ción pa­ra ne­go­ciar di­rec­ta­men­te con or­ga­ni­za­cio­nes de cri­men trans­na­cio­nal, co­mo los car­te­les me­xi­ca­nos”, di­ce el do­cu­men­to con­fi­den­cial, tras pre­ci­sar que exis­ten ne­xos evi­den­tes con los car­te­les de Si­na­loa, CJNG y los Ze­tas.

So­lo en los úl­ti­mos 11 me­ses las au­to­ri­da­des cap­tu­ra­ron a 15 me­xi­ca­nos en fla­gran­cia mien­tras trans­por­ta­ban en to­tal 7,6 to­ne­la­das de co­caí­na por el Pa­cí­fi­co co­lom­biano. La ma­yo­ría de esas ope­ra­cio­nes en Na­ri­ño y la fron­te­ra con Ecua­dor con­ta­ron con la ayu­da de agencias in­ter­na­cio­na­les.

Una de ellas tu­vo lu­gar cuan­do se es­tre­lló una avio­ne­ta car­ga­da con co­ca que in­ten­ta­ba des­pe­gar de una pis­ta clan­des­ti­na en la fron­te­ra del sur. Su­ce­dió en mar­zo pa­sa­do y allí las au­to­ri­da­des cap­tu­ra­ron al me­xi­cano Eze­quiel Cór­do­ba Pa­di­lla.

En otra agen­cia de in­te­li­gen­cia do­cu­men­ta­ron es­te año al me­nos cua­tro en­cuen­tros de ma­fio­sos me­xi­ca­nos en te­rri­to­rio co­lom­biano, pun­tual­men­te en el par­que na­tu­ral San quian­ga, Na­ri­ño. Des­de allí coor­di­na­rían el en­vío de co­caí­na ha­cia Gua­te­ma­la y Mé­xi­co. In­clu­so, en otro de los se­gui­mien­tos se pu­do con­fir­mar que el pro­pó­si­to de los me­xi­ca­nos era vi­si­tar la­bo­ra­to­rios en Llo­ren­te, Na­ri­ño.

Pa­ra las au­to­ri­da­des es­tá cla­ro que la lle­ga­da de los nar­cos me­xi­ca­nos a Co­lom­bia en un prin­ci­pio se de­bió a la di­fi­cul­tad de los gru­pos lo­ca­les pa­ra cu­brir la de­man­da de co­caí­na. “Una vez aquí des­cu­brie­ron dos co­sas fun­da­men­ta­les pa­ra el ne­go­cio: me­jor pre­cio an­te la au­sen­cia de in­ter­me­dia­rios y con­trol de ca­li­dad”, ex­pli­có una fuen­te mi­li­tar.

Da­tos de in­te­li­gen­cia re­ve­lan que “con­si­guen un ki­lo de co­caí­na en las cos­tas co­lom­bia­nas a 2.200 dó­la­res, mien­tras que ese mis­mo ki­lo en te­rri­to­rio cen­troa­me­ri­cano pue­de va­ler 8.000 dó­la­res”. Por un ki­lo de co­caí­na pa­gan 30.000 dó­la­res en Es­ta­dos Uni­dos, 50.000 dó­la­res en Eu­ro­pa y 100.000 dó­la­res en Aus­tra­lia.

Ade­más, es­tá do­cu­men­ta­do que a ma­yor pu­re­za de la co­caí­na, ma­yor mez­cla al con­su­mi­dor fi­nal, lo que ge­ne­ra me­jo­res ren­tas a las ma­fias. “Son tan me­ticu­losos que aho­ra, pa­ra tra­fi­car un car­ga­men­to, un me­xi­cano si­gue el pro­ce­so de trans­por­te des­de el la­bo­ra­to­rio y se em­bar­ca en las lan­chas o se­mi­su­mer­gi­bles con la dro­ga, mien­tras un co­lom­biano es­pe­ra con su par me­xi­cano en el des­tino fi­nal”, afir­ma el ofi­cial.

Otras de las ope­ra­cio­nes con re­sul­ta­dos in­só­li­tos se desa­rro­lla­ron a fi­na­les de ju­nio pa­sa­do en El Char­co,

Na­ri­ño. Allí la Po­li­cía An­ti­nar­có­ti­cos jun­to con la DEA cap­tu­ra­ron a 16 me­xi­ca­nos y un ecua­to­riano que se ha­cían pa­sar por tu­ris­tas y me­ro­dea­ban por la re­gión to­man­do fo­tos, pe­ro en reali­dad in­ten­ta­ban tra­fi­car 1.300 ki­los de co­caí­na.

Y aún son un misterio los tres jets pri­va­dos que ate­rri­za­ron a fi­na­les del año pa­sa­do en el ae­ro­puer­to Ma­te­ca­ña de Pe­rei­ra, con 35 me­xi­ca­nos que su­pues­ta­men­te asis­ti­rían a fies­tas. Si bien en Co­lom­bia las au­to­ri­da­des no de­tec­ta­ron al­go ile­gal, lla­mó la aten­ción que dos de los vue­los ve­nían de la ciu­dad de Ta­pa­chu­la, con­si­de­ra­da uno de los for­ti­nes ma­fio­sos en Mé­xi­co.

Esas cap­tu­ras tam­bién se han re­pe­ti­do en el cen­tro del país. Por ejem­plo, jus­ta­men­te ha­ce un año ca­yó en Bogotá Mar­ce­la Flo­res To­rru­co,alias­la Da­ma de Hie­rro, con­si­de­ra­da fi­cha del car­tel de Si­na­loa y so­li­ci­ta­da por Es­ta­dos Uni­dos. Ese mis­mo año, las au­to­ri­da­des de Medellín se aler­ta­ron por la cap­tu­ra de los me­xi­ca­nos Iri­neo Sán­chez y Ho­ra­cio Zú­ñi­ga, am­bos con cir­cu­lar ro­ja de In­ter­pol. Y a fi­na­les de 2016 en Si­ba­té, Cun­di­na­mar­ca, las au­to­ri­da­des de­tu­vie­ron a cin­co ciu­da­da­nos de ese país jun­to a 2 to­ne­la­das de co­ca que es­con­dían en las bo­yas de atra­que que usan los bu­ques car­gue­ros.

Pa­ra el fis­cal ge­ne­ral, Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez, no hay du­da de que esos car­te­les vie­ron en Cen­troa­mé­ri­ca y en la cuen­ca del Pa­cí­fi­co una zo­na pa­ra crear nue­vos cir­cui­tos pa­ra el trá­fi­co de dro­gas.“No ex­tra­ña en­ton­ces que Na­ri­ño y Cau­ca, de­par­ta­men­tos co­lom­bia­nos con cos­ta so­bre el Pa­cí­fi­co, apa­rez­can jun­to a Pu­tu­ma­yo y Nor­te de San­tan­der, a la ca­be­za de los ín­di­ces de cul­ti­vos de ho­ja de co­ca”, sos­tu­vo du­ran­te un con­gre­so en Car­ta­ge­na, tras in­for­mar que hay 103 me­xi­ca­nos in­ves­ti­ga­dos por nar­co­trá­fi­co.

En to­do ese en­tra­ma­do cri­mi­nal jue­gan un pa­pel importante los di­si­den­tes de las Farc, el Clan del Gol­fo y el ELN, con quie­nes ha­cen alian­zas pa­ra au­men­tar el ren­di­mien­to de la­bo­ra­to­rios co­mo su­ce­de en el Ca­ta­tum­bo, te­rri­to­rio de los Pe­lu­sos. O los cul­ti­vos ilí­ci­tos que con­tro­lan en el nu­do de Pa­ra­mi­llo, an­ti­guo bas­tión pa­ra­mi­li­tar por tra­tar­se de un co­rre­dor es­tra­té­gi­co que co­nec­ta el Ba­jo Cau­ca con Ura­bá y Cór­do­ba.

Daniel Ri­co, eco­no­mis­ta y po­li­tó­lo­go in­ves­ti­ga­dor de eco­no­mías cri­mi­na­les, ad­vir­tió so­bre la ex­pan­sión de los car­te­les me­xi­ca­nos y des­car­ta que esa ten­den­cia ten­ga éxi­to en Co­lom­bia co­mo lo tu­vo en Cen­troa­mé­ri­ca. Aquí no fun­cio­na­ría “una cam­pa­ña mi­li­tar

UN CO­LOM­BIANO ERA JE­FE EN PUER­TO VA­LLAR­TA Y OR­DE­NÓ TORTURAR A DOS AGEN­TES ANTIDROGAS

co­mo la que pro­ta­go­ni­za­ron los Ze­tas ha­ce diez años en el nor­te de Gua­te­ma­la, cuan­do de­ci­die­ron ajus­ti­ciar al ca­po lo­cal Juan­cho León en re­pre­sa­lia por el ro­bo de un car­ga­men­to, y una vez ca­za­do el blan­co, pre­fi­rie­ron no re­gre­sar a Mé­xi­co con sus cien­tos de hom­bres, sino que de­ci­die­ron aso­ciar­se con de­lin­cuen­tes lo­ca­les”, es­cri­bió re­cien­te­men­te en Aná­li­sis.

Si bien es cier­to que, co­mo afir­ma Ri­co, es po­co pro­ba­ble que los car­te­les me­xi­ca­nos es­tén in­tere­sa­dos en ins­ta­lar­se y bus­car con­trol te­rri­to­rial en Co­lom­bia, la reali­dad es que la pre­sen­cia de de­ce­nas de nar­co­mer­ce­na­rios co­lom­bia­nos en Mé­xi­co po­ne en evi­den­cia que la unión en­tre or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les de los dos paí­ses tie­ne una nue­va di­ná­mi­ca y es­tá más fuer­te que nun­ca.

Es­tos son al­gu­nos de los 17 cam­pa­men­tos en­con­tra­dos por las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas en los cua­les de­lin­cuen­tes co­lom­bia­nos sir­ven de ‘ins­truc­to­res’ pa­ra ca­pa­ci­tar a los si­ca­rios de los car­te­les me­xi­ca­nos.

tu

Los car­te­les me­xi­ca­nos en­vían a Co­lom­bia a al­gu­nos de sus lu­gar­te­nien­tes pa­ra com­prar la dro­ga y con­tro­lar la pu­re­zade los car­ga­men­tos. Va­rios ciu­da­da­nos de ese país han si­do arres­ta­dos en el Pa­cí­fi­co con los ali­jos de co­caí­na. Ha­ce po­casse­ma­nas una avio­ne­ta se es­tre­lló en las cos­tas de Na­ri­ño.

tp

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.