La eter­na go­za­de­ra

Due­ños de dis­co­te­cas y pro­xe­ne­tas atraen a de­ce­nas de ex­tran­je­ros a Medellín y sus al­re­de­do­res con el gan­cho de sus ‘web­cams’, con las que ofre­cen co­lom­bia­nas y ve­ne­zo­la­nas.

Semana (Colombia) - - Sumario -

MEDELLÍN SE HA CON­VER­TI­DO en el des­tino pre­fe­ri­do de tu­ris­tas que bus­can pa­sar unos días de de­sen­freno se­xual y alu­ci­nó­ge­nos. No por na­da va­rias can­cio­nes de re­gue­tón ha­blan de la Ciu­dad de la Eter­na Pri­ma­ve­ra co­mo un pa­raí­so de li­ber­ti­na­je. Por es­to, las au­to­ri­da­des lo­ca­les han de­ci­di­do crear pro­gra­mas cul­tu­ra­les que in­te­gran la ofer­ta ar­tís­ti­ca y pa­tri­mo­nial de la ca­pi­tal pai­sa pa­ra sus vi­si­tan­tes. Sin em­bar­go, es­ta es una ta­rea cues­ta arri­ba.

Bas­ta con dar­se un pa­seo por la ave­ni­da El Po­bla­do o por el par­que Lle­ras pa­ra ver ex­tran­je­ros acom­pa­ña­dos de jo­ven­ci­tas que po­drían ser sus hi­jas, con las que en­tran a ho­te­les co­mo Pe­dro por su ca­sa.Y es muy di­fí­cil con­tro­lar a los tu­ris­tas en una ciu­dad a la que lle­ga­ron en 2017 más de 735.000 per­so­nas, de las cua­les el 33 por cien­to vino de otros paí­ses, la ci­fra más ele­va­da de Co­lom­bia, y don­de se arrai­gó la cul­tu­ra del di­ne­ro fácil por cuen­ta de la ma­fia en los años ochen­ta.

En el ca­so de la ca­pi­tal pai­sa, las pre­pa­go pre­fie­ren a los clien­tes ex­tran­je­ros, a quie­nes tra­tan co­mo reyes, pues pa­gan en dó­la­res. Les gus­tan los is­rae­líes por­que, una vez dro­ga­dos, pue­den sol­tar mu­cho di­ne­ro. Los es­ta­dou­ni­den­ses­ya­ma­yo­res­por­que­sue­len­ser­ca­ri­ño­sosy con­des­cen­dien­tes.Los ita­lia­nos por­que quie­ren com­pa­ñía: al­guien con quién co­mer y sa­lir de com­pras. Los asiá­ti­cos por­que sue­len ser rá­pi­dos. Pe­ro hay una ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún: nin­guno es­ca­ti­ma a la ho­ra de gas­tar. Pue­den pa­gar por una ho­ra de se­xo has­ta 200 dó­la­res. “No es un mal ne­go­cio”, di­ce Jaz­mín, sen­ta­da en el cuar­to don­de duer­me,quien tra­ba­ja co­mo mo­de­lo web; es­te ne­go­cio en Medellín tie­ne de­ce­nas de ca­sas con ha­bi­ta­cio­nes des­de don­de mu­je­res des­nu­das com­pla­cen con sus web­cams la ne­ce­si­dad vo­ye­ris­ta de mi­les.Co­lom­bia,des­pués de Ru­ma­nia, tie­ne el ma­yor nú­me­ro de mo­de­los web del mun­do: más de 30.000.

Jaz­mín es mo­re­na, tie­ne pó­mu­los al­tos, 28 años, ca­de­ras am­plias, el pe­lo ce­pi­lla­do, las ma­nos im­pe­ca­bles.“Me hi­ce mo­de­lo web ha­ce dos años. Tra­ba­ja­ba de pro­mo­to­ra de ven­tas en una em­pre­sa y una ami­ga me di­jo que con es­to me po­día ir bien. Me pue­do ga­nar has­ta 8 mi­llo­nes de pe­sos al mes, pe­ro tam­bién hay que gas­tar mu­cho en ju­gue­tes se­xua­les,len­ce­ría, uñas, pe­lo”. Se dio cuen­ta muy pron­to de que los usua­rios de la pá­gi­na web lle­ga­ban an­sio­sos a los chats en bus­ca de mu­je­res de Medellín y des­pués de al­gu­nos me­ses ella se vol­vió el per­so­na­je del de­seo.“Mu­chas mu­je­res ha­cen es­to por obli­ga­ción,y yo tam­bién mu­chas ve­ces, pe­ro me gus­ta, me ca­lien­to”.

Al­gu­nos de esos usua­rios, ona­nis­tas com­pul­si­vos,via­ja­ron a Medellín con un so­lo de­seo: co­no­cer­la. “Ha­ce más o me­nos un año que soy ‘es­cort’”. Usa –co­mo to­das– la pa­la­bra en in­glés, que le pa­re­ce que trae un po­co más de en­can­to.“Pa­ra mí, los tu­ris­tas hom­bres vie­nen aquí a bus­car se­xo y fies­ta; de pa­so ya co­no­cen la ciu­dad, pe­ro Medellín es la antesala del se­xo en Co­lom­bia”. Su mo­dus ope­ran­di es bá­si­co, los usua­rios de la web que ya la co­no­cie­ron y pa­sa­ron por su cuer­po en Medellín la re­fe­ren­cian con otros amigos que, des­pués de al­gu­nas con­ver­sa­cio­nes por What­sApp, via­jan y de­jan su di­ne­ro en la ca­pi­tal an­tio­que­ña.

Jaz­mín se hi­zo pron­to una vi­sión del ne­go­cio: la ven­ta del cuer­po co­mo alu­ci­na­ción di­gi­tal, la ven­ta del cuer­po en una ca­ma, la ven­ta del cuer­po ajeno. Con dos ami­gas bus­ca­ron más mu­je­res dis­pues­tas a acos­tar­se con hom­bres ex­tran­je­ros.“Ten­go más de 200 chi­cas, to­das ma­yo­res de edad. Nos con­tac­ta­mos vía What­sApp y por eso yo gano una co­mi­sión. Si a ella el clien­te le pa­ga 400.000 pe­sos, a mí me to­can 50.000”. Su What­sApp tie­ne tres gru­pos y en to­dos hay es­pe­ci­fi­ca­cio­nes:“Ni­ñas, ne­ce­si­to una pe­li­ne­gra na­tu­ral,dis­pues­ta a es­tar dos ho­ras con un chino, pa­gan 500.000 pe­sos”,

Medellín

“Cuan­do un clien­te ex­tran­je­ro quie­re una vir­gi­ni­dad yo me voy pa­ra don­de la chi­ca y le ex­pli­co. Eso va­le más o me­nos 800.000 pe­sos y yo me

gano unos 100.000 pe­sos”

“Prin­ce­sas, una ru­bia, con se­nos gran­des, pa­gan 200.000 pe­sos por una ho­ra”. Rá­pi­da­men­te, las co­le­gas en­vían fo­tos mos­tran­do los se­nos, la ca­ra de ac­triz y de esa ma­ne­ra el ne­go­cio se con­cre­ta con ra­pi­dez.

Tam­bién tra­fi­can con la ino­cen­cia, y a ve­ces con la de los clien­tes. “Cuan­do un clien­te ex­tran­je­ro quie­re una vir­gi­ni­dad, yo me voy pa­ra don­de la chi­ca y le ex­pli­co que tie­ne que echar­se pie­dra de alum­bre en la va­gi­na con un po­co de agua; ella es­pe­ra un ra­to y eso la cie­rra. Tam­bién le doy una agu­ja pa­ra que cuan­do lle­gue el mo­men­to se chu­ce un de­do pa­ra si­mu­lar la san­gre.Eso va­le más o me­nos 800.000 pe­sos y yo me gano unos 100.000”. Jaz­mín se cui­da de co­me­ter un de­li­to y di­ce que nun­ca se ha me­ti­do con me­no­res de edad, y mu­chos clien­tes pre­gun­tan por ni­ñas de 14 y 15 años. “La ma­yo­ría de los pro­xe­ne­tas que tie­nen ni­ñas de esa edad son hom­bres o mu­je­res ma­yo­res: en­trar en ese mun­do es muy arries­ga­do”, di­ce.

Jaz­mín tie­ne his­to­rias, co­mo aque­lla vez que unos nar­co­tra­fi­can­tes se lle­va­ron a va­rias mu­je­res pa­ra una fies­ta y to­das te­mie­ron por su vi­da cuan­do los hom­bres sa­ca­ron sus ar­mas pa­ra de­mos­trar su po­der. O la del co­reano que lle­ga a Medellín ca­da tres me­ses, pi­de cin­co mu­je­res a las que les re­ga­la un iPho­ne 6, se las lle­va a una fin­ca, las po­ne a ju­gar gue­rra con pis­to­las de agua y lue­go tie­ne se­xo con ellas una so­la vez pa­ra sa­ciar en su ima­gi­na­ción el fe­ti­che por las vir­gi­ni­da­des. O cuan­do al­gu­nos can­tan­tes de re­gue­tón lle­ga­ron a la ciu­dad y pi­die­ron más de diez mu­je­res pa­ra ha­cer una or­gía. “Aquí pi­den de to­do y re­ci­ben de to­do”.

Jaz­mín a ve­ces sa­le a la ca­lle a bus­car clien­tes. Los bus­ca en las dis­co­te­cas, don­de el ad­mi­nis­tra­dor sa­be qué es­tá ha­cien­do y has­ta le brin­da tra­gos de cor­te­sía. Otras ve­ces ca­mi­na por la zo­na ho­te­le­ra de la ave­ni­da El Po­bla­do y es­pe­ra a que un ex­tran­je­ro se le acer­que, pac­tan un pre­cio y lue­go en­tran tran­qui­la­men­te al ho­tel, ella mues­tra su cé­du­la y sube a la ha­bi­ta­ción pa­ra en­tre­gar su room ser­vi­ce. “Los bo­to­nes de los ho­te­les tie­nen nues­tros nú­me­ros y nos lla­man cuan­do el hués­ped les pi­de al­go de com­pa­ñía”.

Ka­ren tie­ne his­to­rias pa­re­ci­das aun­que ha­ce seis me­ses lle­gó des­de Caracas, Ve­ne­zue­la. Allá tra­ba­ja­ba en un me­dio de co­mu­ni­ca­ción re­gio­nal­yaho­rae­su­naes­cort.“Yo­lle­gué­pri­me­ro a Car­ta­ge­na y te­nía una fa­mi­liar allá que ya se ha­bía vuel­to pre­pa­go. Es­tu­ve unos días y me iba pa­ra la To­rre del Re­loj, pe­ro fue muy di­fí­cil has­ta que co­no­cí a una mu­jer de Medellín que me tra­jo y me en­se­ñó a tra­ba­jar”. Al­gu­nas ve­ces se pa­ra en el par­que Lle­ras don­de, es­par­ci­das por ba­res y dis­co­te­cas, pue­de ha­ber más de 200 pre­pa­gos. “En los ba­res nos brin­dan tra­gos de cor­te­sía y mu­chas ve­ces nos dan co­mi­sión del 10 por cien­to por lo que con­su­me el clien­te. Cuan­do uno es­tá en el par­que y se le arri­ma un grin­go, uno lo lle­va a ese lu­gar y pues ga­na di­ne­ro por am­bos la­dos”.

Tie­ne una hi­ja y tra­ba­ja pa­ra man­dar­le di­ne­ro: “Hay mu­chas ve­ne­zo­la­nas co­mo yo, pre­pa­ra­das, que no en­cuen­tran tra­ba­jo.Yo aguanté en Caracas el ma­yor tiem­po que pu­de, pe­ro ya to­do se vol­vió in­sos­te­ni­ble ”. Tam­bién con­si­gue clien­tes por me­dio de Tin­der, la apli­ca­ción pa­ra en­con­trar amo­res: “Mu­chos ex­tran­je­ros quie­ren se­xo. Prohi­bi­dos los co­lom­bia­nos por­que son muy in­ten­sos y no pa­gan lo que uno co­bra”.

K ar en no pa­ra de cha­tear. Mien­tras con­tes­ta la en­tre­vis­ta, un ex­tran­je­ro le pro­po­ne que se vean en San­ta Ele­na, el co­rre­gi­mien­to de Medellín don­de por es­te mes los cam­pe­si­nos ar­man las si­lle­tas de la Feria de las Flo­res: “He apren­di­do que es­te mes es muy bueno, y so­bre to­do es­ta se­ma­na, por­que es­ta­mos en fies­tas. Yo sal­go to­dos los días más o me­nos has­ta las cua­tro de la ma­ña­na y pue­do con­se­guir clien­te to­dos los días, siem­pre ex­tran­je­ros”.

Pa­ra to­das son un mi­to los is­rae­líes, y una ami­ga de Ka­ren, que in­te­rrum­pe a ve­ces la en­tre­vis­ta, di­ce que ha es­ta­do en al­gu­nas ca­sas que ellos tie­nen en Medellín y Car­ta­ge­na:“Ha­cen un so­lo pa­seo cuan­do sa­len del Ejér­ci­to, se los pa­ga el Es­ta­do, y vie­nen aquí por­que son en­fer­mos por las dro­gas, so­bre to­do co­caí­na y tu­si, y ha­cen unas fies­tas enor­mes.Yo he es­ta­do

“HAY MU­CHAS VE­NE­ZO­LA­NAS CO­MO YO QUE NO EN­CUEN­TRAN TRA­BA­JO. YO AGUANTÉ EN CARACAS EL MA­YOR TIEM­PO QUE PU­DE, PE­RO YA TO­DO SE VOL­VIÓ IN­SOS­TE­NI­BLE”

en al­gu­nas, du­ran días y a uno le pa­gan por ade­lan­ta­do. Se ga­na muy bien, pe­ro son muy ago­ta­do­ras”.

Aun­que mu­chas mu­je­res se de­di­can a “acom­pa­ñar ex­tran­je­ros”, Jaz­mín y Ka­ren di­cen que pa­ra to­das hay tra­ba­jo. “Es­tos ex­tran­je­ros vie­nen pri­me­ro a Car­ta­ge­na y lue­go vie­nen a Medellín,a bus­car mu­je­res pai­sas,que ya son fa­mo­sas por to­do el que bus­ca se­xo, y a pa­sar bueno”.

Ne­gar el tu­ris­mo se­xual es co­mo ta­par el sol con un de­do. Es ver­dad que Medellín no es mu­cho más que es­te ne­go­cio tó­xi­co, sin em­bar­go, gran par­te de los tu­ris­tas que lle­gan so­los o en gru­po de hom­bres a la ciu­dad bus­can rum­ba du­ra. Ha­ce unos me­ses, la Al­cal­día fir­mó con la Pro­cu­ra­du­ría un pac­to pa­ra pro­te­ger a los ni­ños de la ex­plo­ta­ción se­xual, que se­gún di­jo el al­cal­de, Fe de ri­coGu­tié­rrez, pro ve­nía mu­chas ve­ces de la pro­pia fa­mi­lia. Aun­que loa­ble, es ne­ce­sa­rio ce­le­brar mu­chos más pac­tos pa­ra sa­car a cien­tos de mu­je­res de la pros­ti­tu­ción, úni­ca ac­ti­vi­dad en la que en­cuen­tran un sus­ten­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.