Lo que de­jó el ‘dia­blo’ de Ta­gan­ga

Si bien se des­co­no­ce el pa­ra­de­ro de As­si Moosh y sus lu­cra­ti­vos ne­go­cios en Ta­gan­ga ya no ope­ran, en­tre sus ha­bi­tan­tes que­da la in­cer­ti­dum­bre de su re­gre­so.

Semana (Colombia) - - Sumario -

HAS­TA NO­VIEM­BRE DE 2017 du­ró el em­po­rio que mon­tó As­si Moosh en pla­yas del Ca­ri­be co­lom­biano. El 24 de aquel mes, cuan­do lle­gó a la ofi­ci­na de Mi­gra­ción Co­lom­bia pa­ra rea­li­zar un trá­mi­te a fin de ob­te­ner la ciu­da­da­nía co­lom­bia­na, las au­to­ri­da­des lo de­tu­vie­ron mien­tras el pe­que­ño ejér­ci­to que siem­pre lo acom­pa­ña­ba es­pe­ra­ba en la ca­lle. Sa­lió ex­pul­sa­do del país y por diez años no po­drá vol­ver, pe­ro pro­me­tió re­gre­sar.

A fi­nes de ju­lio pa­sa­do la Fis­ca­lía or­de­nó su cap­tu­ra lue­go de alla­nar una de sus pro­pie­da­des en Car­ta­ge­na, Ca­sa Ben­ja­mín, en el mar­co de la Ope­ra­ción Ves­ta I. Tam­bién pi­dió a la In­ter­pol una cir­cu­lar azul pa­ra lo­grar su de­ten­ción. Na­die co­no­ce el pa­ra­de­ro de Moosh des­de que, ha­ce ocho me­ses, las au­to­ri­da­des lo ex­pul­sa­ron y lo en­tre­ga­ron a sus pa­res de Is­rael en Tel Aviv.

De esa ma­ne­ra, ter­mi­nó un ci­clo de una dé­ca­da de ne­go­cios tur­bios pa­ra el is­rae­lí de 44 años, se­ña­la­do por las au­to­ri­da­des de di­ri­gir una red de tu­ris­mo se­xual con ba­se en el Hos­tal Ben­ja­mín, en Ta­gan­ga, un idí­li­co co­rre­gi­mien­to de pes­ca­do­res a so­lo 10 mi­nu­tos de San­ta Marta.Te­nía ra­mi­fi­ca­cio­nes en Pa­lo­mino ( La Gua­ji­ra), Car­ta­ge­na, Medellín, Bogotá e, in­clu­so, en Pla­ya del Car­men, en la Ri­vie­ra Ma­ya me­xi­ca­na. El ne­go­cio ha­bría des­apa­re­ci­do, aun­que hay ves­ti­gios de te­mor e in­cer­ti­dum­bre en­tre sus víc­ti­mas.

Mu­je­res jó­ve­nes y me­no­res de edad ha­brían si­do las per­ju­di­ca­das por la ope­ra­ción del is­rae­lí en Mag­da­le­na, que en el pa­pel fun­cio­na­ba co­mo un cen­tro tu­rís­ti­co con sus per­mi­sos e im­pues­tos al día. Sus clien­tes, prin­ci­pal­men­te, eran jó­ve­nes is­rae­líes que, tras pres­tar el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio en su país, go­za­ban de una tem­po­ra­da de va­ca­cio­nes y de una re­tri­bu­ción en efec­ti­vo.

A ellos, Moosh les ofre­cía una ofer­ta de atrac­ti­vos pla­nes y alo­ja­mien­to eco­nó­mi­co jun­to con pa­que­tes que in­cluían dro­gas y se­xo. En­tre tan­to, los ta­gan­gue­ros eran obli­ga­dos a vi­vir en­tre sal­va­jes ba­ca­na­les, con­su­mo in­dis­cri­mi­na­do de dro­ga y el des­fi­le de hom­bres sos­pe­cho­sos.

“Ellos se la pa­sa­ban ar­ma­dos en las ca­mio­ne­tas y de­ci­dían has­ta dón­de se po­dían pa­rar los ven­de­do­res am­bu­lan­tes. Eran agre­si­vos y pe­li­gro­sos y la gen­te del co­mún les co­gió mie­do”, na­rró en­ton­ces a SE­MA­NA un ate­mo­ri­za­do ha­bi­tan­te que pi­dió omi­tir su nom­bre.

Sin em­bar­go, las au­to­ri­da­des le se­guían la pis­ta a Moosh ade­más por otros mo­ti­vos. Des­de 2010 bus­ca­ban sa­ber más acer­ca de la fuen­te de su cuan­tio­so pa­tri­mo­nio y lo te­nían en el ra­dar por su po­si­ble re­la­ción con el trá­fi­co de es­tu­pe­fa­cien­tes.

No se­ría una ac­ti­vi­dad des­co­no­ci­da pa­ra ese ex­tran­je­ro. El dia­rio Haa­retz re­ve­ló que a fi­na­les del 2003 ca­yó en Ho­lan­da ba­jo sos­pe­cha de en­ca­be­zar el en­vío de éx­ta­sis des­de allí ha­cia Le­jano Orien­te. Lue­go, se­gún ese mis­mo me­dio, ope­ró con ba­se en Ja­pón has­ta “te­ner pro­ble­mas con la Ya­ku­za, la ma­fia ja­po­ne­sa” y ter­mi­nó en Es­pa­ña. Así mis­mo, se ha­bría di­ver­si­fi­ca­do al en­viar es­tu­pe­fa­cien­tes des­de Co­lom­bia, Mé­xi­co, Bra­sil y Pe­rú ha­cia el Vie­jo Con­ti­nen­te.

En Ta­gan­ga, las au­to­ri­da­des es­tán a la es­pe­ra de con­cre­tar las ope­ra­cio­nes de ex­tin­ción de do­mi­nio del Hos­tal Ben­ja­mín, que en prin­ci­pio ce­rra­ron en ma­yo pa­sa­do du­ran­te diez días por te­mas de do­cu­men­ta­ción. Y la ade­lan­tan un pro­ce­di­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo pa­ra clau­su­rar­lo, así co­mo el pre­dio Nir­va­na, tam­bién de pro­pie­dad de Moosh.

“Ha ba­ja­do con­si­de­ra­ble­men­te la vi­si­ta de is­rae­líes al te­rri­to­rio”, se­ña­ló la se­cre­ta­ria de Se­gu­ri­dad y Con­vi­ven­cia Dis­tri­tal de San­ta Marta, Pris­ci­lla Zú­ñi­ga, quien ma­ni­fies­ta que tam­po­co se no­ta el im­pac­to eco­nó­mi­co en la re­gión, da­do que los clien­tes de Moosh le com­pra­ban a él to­do lo que re­que­rían.

Los ne­go­cios del is­rae­lí ha­brían que­da­do a car­go de un par de hom­bres, tam­bién is­rae­líes, de su en­te­ra con­fian­za. Con­tra ellos tam­bién Mi­gra­ción Co­lom­bia hi­zo uso de la fa­cul­tad dis­cre­cio­nal de ex­pul­sar­los del país, sin con­tar con que va­rios in­di­vi­duos tra­ba­ja­ban en el país con vi­sa de tu­ris­mo.

Pa­ra ese en­ton­ces se su­po que Moosh ha­bía pro­me­ti­do re­gre­sar a Ta­gan­ga, a lo que el en­ton­ces mi­nis­tro de De­fen­sa, Luis Car­los Vi­lle­gas, con­tes­tó que “aquí lo es­ta­re­mos es­pe­ran­do”. Los ha­bi­tan­tes de es­te lu­gar pa­ra­di­sia­co tie­nen la es­pe­ran­za de que las au­to­ri­da­des no los aban­do­nen y sue­ñan con que es­te ‘dia­blo’ por fin los de­je en paz.

tu El is­rae­lí As­si Moosh sa­lióex­pul­sa­do de Co­lom­bia en no­viem­bre­de2007.Hoy,ape­di­do de la jus­ti­cia co­lom­bia­na, la In­ter­pol lo bus­ca con otros de sus com­pa­trio­tas, que mon­ta­ron un em­po­rio de ex­plo­ta­ción se­xual en Ta­gan­ga. Otros cua­tro ex­tran­je­ros tam­biénes­tán en esa lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.