Ma­du­ro aprie­ta el pu­ño

Lue­go del su­pues­to “mag­ni­ci­dio en gra­do de frus­tra­ción”, el pre­si­den­te ve­cino desató ac­cio­nes re­pre­si­vas que pre­sa­gian al­go más gran­de, mien­tras acu­sa a Bogotá de ur­dir su muer­te. En los cuar­te­les lo to­man en se­rio, aun­que mu­chos cues­tio­nan las con­se­cuenc

Semana (Colombia) - - Sumario -

UNA FUEN­TE CON AC­CE­SO A los cuar­te­les mi­li­ta­res, don­de fi­nal­men­te se de­ci­de o se ava­la bue­na par­te de las ac­cio­nes de go­bierno de Ve­ne­zue­la, afir­mó a SE­MA­NA que el aten­ta­do a Ni­co­lás Ma­du­ro real­men­te se pro­du­jo. “Allí no hu­bo ‘show’ ni lo pla­neó el go­bierno. La ex­pre­sión de Ci­lia (Flo­res, la pri­me­ra da­ma) lo di­ce to­do, demuestra mie­do y sor­pre­sa”.

Se­gún la te­sis ofi­cial, res­pal­da­da por su­pues­tas con­fe­sio­nes de 3 de­te­ni­dos, al me­nos 11 si­ca­rios con­tra­ta­dos eje­cu­ta­ron el aten­ta­do, con la com­pli­ci­dad de un fun­cio­na­rio co­lom­biano que ha­bría fa­ci­li­ta­do el pa­so de uno de los su­je­tos ha­cia Ve­ne­zue­la. Se­gún Re­so­lu­ción 0877 del 10 de abril de 2018, Mi­gra­ción Co­lom­bia ha­bría nom­bra­do a esa per­so­na, Mauricio Jiménez Pin­zón, ofi­cial “en pe­rio­do de prue­ba” en Cú­cu­ta. El ré­gi­men pre­ci­sa­men­te vin­cu­la al dipu­tado opo­si­tor Juan Re­que­sens con los sos­pe­cho­sos por una lla­ma­da en la cual le pi­die­ron ayu­da mi­gra­to­ria pa­ra pa­sar la fron­te­ra e ir­se del país. “Creo que no los ayudó, pe­ro que­dó ese re­gis­tro ahí”, co­men­ta un dipu­tado opo­si­tor que pi­de re­ser­var su iden­ti­dad.

Se­gún la ver­sión ofi­cial, en el aten­ta­do tam­bién par­ti­ci­pó co­mo au­tor in­te­lec­tual el dipu­tado Ju­lio Bor­ges, quien per­ma­ne­ce fue­ra de Ve­ne­zue­la tras ame­na­zas que re­ci­bió en pleno pro­ce­so de ne­go­cia­ción con el go­bierno en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Des­de en­ton­ces ha he­cho vi­da en Co­lom­bia jun­to con su fa­mi­lia. Allá tam­bién es­tu­vo es­ta se­ma­na un ex­pre­so po­lí­ti­co ve­ne­zo­lano, el ex­po­licía Sal­va­to­re Luc­che­se, quien ase­gu­ró en Bogotá ha­ber for­ma­do par­te del plan. “Te­nía­mos un ob­je­ti­vo y al mo­men­to no se pu­do ma­te­ria­li­zar”, di­jo du­ran­te la to­ma de po­se­sión de Iván Du­que, aun­que lue­go ma­ti­zó sus pa­la­bras.

Las di­fe­ren­cias son no­ta­bles en ca­da ca­so. El go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos tu­vo re­la­cio­nes es­tre­chas con la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na en los úl­ti­mos tiem­pos, es­pe­cial­men­te des­de que se cons­ti­tu­yó el Gru­po de Li­ma. El en­ton­ces man­da­ta­rio re­ci­bió a Bor­ges cuan­do tu­vo que bus­car dón­de ubi­car a su es­po­sa y sus cua­tro hi­jos pe­que­ños en fe­bre­ro pa­sa­do. Y to­do in­di­ca que Iván Du­que con­ser­va­rá esa re­la­ción. Es­te jue­ves, el dipu­tado afir­mó que el canciller Car­los H. Tru­ji­llo le ha­bía ex­pre­sa­do “to­do el apo­yo y la so­li­da­ri­dad” an­te las acu­sa­cio­nes de Ma­du­ro y tam­bién con­si­guió el res­pal­do de va­rios se­na­do­res. En su par­ti­do Pri­me­ro Jus­ti­cia con­fían en que Bor­ges es­tá pro­te­gi­do y se­gu­ro. “Ma­du­ro no po­drá lle­gar­le”, afir­man.

El ca­so de Luc­che­se es muy dis­tin­to. Ni Ca­sa de Na­ri­ño ni nin­gún ac­tor de la opo­si­ción ha ex­pli­ca­do su pre­sen­cia en Co­lom­bia. “Es el gran misterio”, di­ce una dipu­tada de Vo­lun­tad Po­pu­lar, par­ti­do en el que mi­li­tó el ex­po­licía has­ta enero. “Él se apa­re­ció allí y más na­da. No fue re­pre­sen­tan­do a na­die. Una se­ma­na an­tes es­tu­vo en Ve­ne­zue­la en una bo­da, en­ton­ces sa­có a su fa­mi­lia ha­cia Mia­mi y él via­jó a Bogotá”, agre­ga una fuen­te cer­ca­na a su fa­mi­lia.

El canciller ve­ne­zo­lano, Jor­ge Arrea­za, pi­dió a Es­ta­dos Uni­dos co­la­bo­rar con la ex­tra­di­ción de un su­pues­to fi­nan­cis­ta re­si­den­te en Mia­mi. “Con Co­lom­bia pi­die­ron

tam­bién una reunión, pe­ro no han te­ni­do res­pues­ta de la em­ba­ja­da.Ve­re­mos qué pos­tu­ra asu­mi­rá Du­que cuan­do le em­pie­cen a pe­dir de­por­ta­cio­nes”, le di­jo un in­te­gran­te de la Cons­ti­tu­yen­te cha­vis­ta a SE­MA­NA.

Ma­du­ro tam­bién acu­só a San­tos de ser cóm­pli­ce y di­jo no te­ner du­das de su par­ti­ci­pa­ción. Pe­ro el fis­cal ge­ne­ral Ta­rek Wi­lliam Saab no lo ha men­cio­na­do y el res­to de la vo­ce­ría ofi­cial lo ex­clu­yó de los se­ña­la­mien­tos. Su nom­bre no fue ci­ta­do en la ‘con­fe­sión’ de uno de los de­te­ni­dos.

Aún exis­ten mu­chas du­das so­bre la ve­ra­ci­dad del su­pues­to aten­ta­do. Bue­na par­te de la so­cie­dad, así co­mo los po­lí­ti­cos de opo­si­ción ha­blan de mon­ta­je, de au­to­aten­ta­do. Se ba­san en que, por ejem­plo, la pa­ra­da mi­li­tar de ese día tu­vo lu­gar en una lo­ca­ción iné­di­ta, in­clu­so las prác­ti­cas ha­bían si­do cua­tro días an­tes en otra par­te. ¿Có­mo po­dían los cons­pi­ra­do­res sa­ber dón­de se­ría la ac­ti­vi­dad? Se­gún esa hi­pó­te­sis, un victimizado Ma­du­ro po­dría beneficiarse de una mi­li­tan­cia que cie­rra fi­las, jus­ta­men­te, an­te la inminencia de me­di­das eco­nó­mi­cas impopulares,mien­tras cre­ce la con­fron­ta­ción in­ter­na en el cha­vis­mo.

Pe­ro no tan­to en los cuar­te­les co­mo en el go­bierno al­gu­nos dan ab­so­lu­ta cre­di­bi­li­dad al su­ce­so.“No es lo mis­mo lla­mar al dia­blo que ver­lo lle­gar”, cuen­ta el in­te­gran­te de la Cons­ti­tu­yen­te cuan­do le re­cuer­dan las 17 ve­ces que Ma­du­ro afir­mó que que­rían ma­tar­lo. “El su­ce­so fue real. Muy mal pla­nea­do y eje­cu­ta­do, pe­ro real. Otra co­sa es lo que ha he­cho el go­bierno des­pués”, in­sis­te el in­for­man­te mi­li­tar a SE­MA­NA. Se re­fie­re, por ejem­plo, a las en­de­bles prue­bas que sos­tie­nen el en­car­ce­la­mien­to de Juan Re­que­sens o la acu­sa­ción a Ray­der Rus­so y Os­man Del­ga­do, in­cul­pa­dos de ser “in­fil­tra­dos del go­bierno” en el gru­po Re­sis­ten­cia por Ós­car Pé­rez, el po­li­cía su­ble­va­do en ju­nio de 2017 y ase­si­na­do en enero de 2018.

Ha ha­bi­do alla­na­mien­tos sin ór­de­nes judiciales, por ejem­plo, al ho­tel Pes­ta­na de Caracas, per­te­ne­cien­te a una ca­de­na por­tu­gue­sa. Ha ha­bi­do pre­ca­li­fi­ca­ción de de­li­tos por el pro­pio fis­cal y has­ta por el pre­si­den­te de­lT­ri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia,quien ha­bló de “ac­ción te­rro­ris­ta mo­ti­va­da por el odio y con el pro­pó­si­to de crear caos”. En un so­lo tuit ya se ade­lan­tó a to­da una in­ves­ti­ga­ción, ape­nas dos ho­ras des­pués del he­cho.

Ha ha­bi­do de­ten­cio­nes eje­cu­ta­das por la po­li­cía po­lí­ti­ca, co­mo la de Re­que­sens que ade­más vio­ló la in­mu­ni­dad par­la­men­ta­ria.Una pro­tec­ción cons­ti­tu­cio­nal que so­lo pue­de ser le­van­ta­da por la pro­pia Asam­blea Na­cio­nal, pe­ro que la Cons­ti­tu­yen­te cha­vis­ta igual des­co­no­ció. Ade­más, al­te­ra­ron los lu­ga­res don­de ocu­rrie­ron los he­chos, pues des­de el miér­co­les co­men­za­ron a re­pa­rar el edi­fi­cio don­de ex­plo­tó uno de los dro­nes. Y por si fue­ra po­co una hu­mil­de mu­jer, Lim­ba­nia Ra­mí­rez, fue des­alo­ja­da con su fa­mi­lia de una vi­vien­da de pro­tec­ción ofi­cial en Caracas por­que su­pues­ta­men­te su es­po­so se bur­ló del aten­ta­do a Ma­du­ro en un chat ve­ci­nal de What­sApp.

“Ver­dad o men­ti­ra, Ma­du­ro ha en­con­tra­do un con­ve­nien­te ‘leit­mo­tiv’ pa­ra vic­ti­mi­zar­se y pa­ra em­pren­der una nue­va ola de re­pre­sión ma­si­va”. Lo di­jo In­ti Ro­drí­guez, de­fen­sor de de­re­chos hu­ma­nos de la ONG Pro­vea, el mis­mo sá­ba­do 4. Fue una pre­mo­ni­ción.Ya el fin de se­ma­na el mi­nis­tro de In­te­rior, Nés­tor Re­ve­rol, ha­bla­ba de seis de­te­ni­dos. El go­bierno ex­pu­so nom­bres, ros­tros, documentos de iden­ti­dad y apo­dos. La ave­ri­gua­ción “en tiem­po récord” aca­bó con la pre­sun­ción de ino­cen­cia, en­tre otras irre­gu­la­ri­da­des.

La fuen­te mi­li­tar con­sul­ta­da por SE­MA­NA afir­ma, ade­más, que en el Ejér­ci­to hay mu­chas bur­las y ver­güen­za por lo ocu­rri­do, es­pe­cial­men­te por­que siem­pre han vis­to a la Guar­dia Na­cio­nal, pro­ta­go­nis­tas de los even­tos de ese sá­ba­do, co­mo un cuer­po me­nor. Cuan­do es­ta­lló el pri­mer dron, los uni­for­ma­dos co­rrie­ron en es­tam­pi­da. Trans­mi­ti­do en te­le­vi­sión, el po­bre es­pec­tácu­lo hi­rió el or­gu­llo del res­to de ofi­cia­les, pues el có­di­go de ho­nor de la Fuer­za Ar­ma­da Na­cio­nal re­za que los sol­da­dos guar­da­rán “cul­to al va­lor” y “ce­lo­sa­men­te el pres­ti­gio”. La ley or­gá­ni­ca de la Fuer­za Ar­ma­da Na­cio­nal es­ta­ble­ce que “no pue­de ser mi­li­tar el co­bar­de”. Fue la úl­ti­ma ima­gen re­gis­tra­da en la trans­mi­sión ofi­cial. Una es­tam­pi­da que de­jó en ri­dícu­lo al cuer­po cas­tren­se.

UN VICTIMIZADO MA­DU­RO PO­DRÍA BENEFICIARSE AN­TE LA INMINENCIA DE ME­DI­DAS ECO­NÓ­MI­CAS IMPOPULARES

tuDu­ran­te un des­fi­le mi­li­tar en Caracas, Ni­co­lás Ma­du­ro pa­só mo­men­tos de pá­ni­co. El pre­si­den­te ve­no­zo­lano no de­mo­ró en de­cir que to­do fue una cons­pi­ra­ción des­de Co­lom­bia pa­ra ase­si­nar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.