Se los tra­gó la sel­va

Tres pe­rio­dis­tas ru­sos mu­rie­ron ase­si­na­dos en Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na por in­ves­ti­gar un ejér­ci­to de mer­ce­na­rios de Vla­di­mir Pu­tin, quien los uti­li­zó en ope­ra­cio­nes en­cu­bier­tas en Ucra­nia y Si­ria.

Semana (Colombia) - - Sumario -

LOS PE­RIO­DIS­TAS ORJÁN Dz­he­mal yA­le­xandr Ras­tor­gú­yev y el ca­ma­ró­gra­fo Ki­rill Rád­chen­ko ha­bían lle­ga­do a la re­gión de Ban­gui, la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, con una mi­sión muy es­pe­cí­fi­ca, pe­ro apa­re­cie­ron muer­tos en un he­cho que ha pues­to el fo­co en la ma­ne­ra vio­len­ta co­mo el pre­si­den­te ru­so in­flu­ye en ese con­ti­nen­te. Mien­tras que Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos ofre­cen in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra y prés­ta­mos a lar­go pla­zo, Ru­sia se arries­ga con su sec­tor más com­pe­ti­ti­vo: el mi­li­tar.

Esos co­mu­ni­ca­do­res in­ves­ti­ga­ban las ac­ti­vi­da­des del Gru­po Wag­ner, una em­pre­sa mi­li­tar pri­va­da que ofre­ce sus ser­vi­cios en va­rias re­gio­nes del mun­do. Pe­ro que­rían des­ve­lar el enig­ma de su par­ti­ci­pa­ción en los pro­yec­tos geo­po­lí­ti­cos del go­bierno de Vla­di­mir Pu­tin. A pe­sar de que el pre­si­den­te ase­gu­ró que su go­bierno no te­nía que ver con el gru­po, ha­ce unos años Pu­tin en per­so­na con­de­co­ró a su fun­da­dor, Dmi­tri Ur­kin, por su ser­vi­cio a la pa­tria.

Sus efec­ti­vos en­tre­nan en la ba­se de la Dé­ci­ma Bri­ga­da de las Fuer­zas Es­pe­cia­les del Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia Mi­li­tar (GRU) de Ru­sia en Kras­no­dar. Pa­ra Rus­lán Le­víev, di­rec­tor del Con­flict In­te­lli­gen­ce Team (CIT), quien in­ves­ti­ga al gru­po des­de su crea­ción en 2014, Pu­tin no so­lo los fi­nan­cia, sino que el gru­po pla­nea sus ac­cio­nes mi­li­ta­res en for­ma coor­di­na­da con el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa ru­so.Hay tan­ta cer­ca­nía que al­gu­nos sos­pe­chan que el pro­pio Pu­tin es ac­cio­nis­ta de la em­pre­sa.

Al fin y al ca­bo,la com­pa­ñía sue­le ob­te­ner con­tra­tos pa­ra ope­rar en los lu­ga­res en los que Ru­sia tie­ne ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos. Wag­ner na­ció en la gue­rra de Cri­mea, en la que Pu­tin uti­li­zó abier­ta­men­te com­ba­tien­tes irre­gu­la­res o pa­ra­mi­li­ta­res. En Si­ria, el gru­po lu­chó al la­do de las tro­pas ofi­cia­les en las vic­to­rio­sas ope­ra­cio­nes en Pal­mi­ra y Ale­po que per­fi­lan el triun­fo del go­bierno sirio, alia­do de Ru­sia. Pa­ra Le­víev, “aun­que lo lla­man com­pa­ñía mi­li­tar pri­va­da, en reali­dad se tra­ta de una uni­dad crea­da y fi­nan­cia­da por el go­bierno ru­so”. Tie­ne una mi­sión si­mi­lar a la del gru­po Black­wa­ter pa­ra el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se en Irak: rea­li­zar las ac­cio­nes mi­li­ta­res que los go­bier­nos no tie­nen per­mi­ti­do.

En Áfri­ca, la com­pa­ñía jue­ga un pa­pel es­tra­té­gi­co de­ter­mi­nan­te pa­ra po­si­cio­nar los in­tere­ses ru­sos en la re­gión. En la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na la com­pa­ñía ha­ce par­te de un plan del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa que cons­ta de dos par­tes: una le­gal y una ile­gal. En cuan­to a la pri­me­ra, el go­bierno ru­so ven­de ar­mas al país afri­cano y ofre­ce ins­truc­ción mi­li­tar a sus tro­pas. En la se­gun­da, por ór­de­nes del Krem­lin, los mer­ce­na­rios vi­gi­lan las zo­nas ri­cas en dia­man­tes, oro y pla­tino.

To­do pa­re­ce in­di­car que los pe­rio­dis­tas no mu­rie­ron, co­mo di­jo el mi­nis­tro del In­te­rior ru­so, por­que “no iban pre­pa­ra­dos pa­ra un en­torno tan pe­li­gro­so”. O tal vez lo era, de he­cho, por la pre­sen­cia del Gru­po Wag­ner. En to­do ca­so, es­te par­ti­ci­pa en el plan de Pu­tin pa­ra ga­nar in­fluen­cia en la re­gión y ase­gu­rar el con­trol de las ma­te­rias pri­mas del con­ti­nen­te afri­cano. Si por las buenas no pue­de com­pe­tir, su os­cu­ro mi­ni­ejér­ci­to pri­va­do ha­rá el tra­ba­jo su­cio.

tpPu­tin apro­ve­cha la de­bi­li­dad del go­bierno del pre­si­den­te Faus­tin-Ar­chan­ge Toua­dé­ra pa­ra ofre­cer­le ser­vi­cios de se­gu­ri­dad a cam­bio de ma­te­rias pri­mas. Los mer­ce­na­rios del gru­po Wag­ner, quie­nes no usan em­ble­mas ru­sos y no tie­nen las limitaciones re­gla­men­ta­rias que tie­ne el Ejér­ci­to ofi­cial, for­man par­te de esos ser­vi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.