Jo­sé Ma­nuel Ace­ve­do:

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Al­fon­so Cué­llar

#Dis­ci­pli­na Pa­raLaJus­ti­cia

SE­GÚN LA TER­CE­RA LEY DE ISAAC NEWTON, TO­DA ac­ción des­en­ca­de­na­rá siem­pre una reac­ción igual y con­tra­ria. Apli­ca tam­bién a la di­plo­ma­cia en la que ca­da ges­to vie­ne acom­pa­ña­do de con­se­cuen­cias no so­lo pa­ra la con­tra­par­te más vi­si­ble, sino pa­ra ter­ce­ros in­tere­sa­dos. Así aca­ba de ocu­rrir con la de­ci­sión del pre­si­den­te Juan Ma­nuel

San­tos de re­co­no­cer a Pa­les­ti­na co­mo Es­ta­do “li­bre, in­de­pen­dien­te y so­be­rano”. Pa­ra al­gu­nos, es una de­ter­mi­na­ción tar­día; Co­lom­bia era el úni­co país de Su­ra­mé­ri­ca que se ha­bía abs­te­ni­do de dar ese pa­so. Pa­ra Is­rael es una “bo­fe­ta­da a un alia­do” co­mo di­jo en un co­mu­ni­ca­do su em­ba­ja­da en Bogotá y cu­yas fuer­tes pa­la­bras re­fle­jan el dis­gus­to que les pro­du­jo.

Pa­ra el vo­ce­ro del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res en Je­ru­sa­lén fue una “sor­pre­sa”. El pri­mer mi­nis­tro Ben­ja­min Ne­tan­yahu ha­bía pla­nea­do asis­tir a la po­se­sión de Iván Du­que (se­ría la se­gun­da vi­si­ta en la his­to­ria de un lí­der is­rae­lí a Co­lom­bia, la pri­me­ra fue en sep­tiem­bre de 2017) y can­ce­ló en el úl­ti­mo mo­men­to su vi­si­ta por la si­tua­ción en Gaza. Se­gún el in­flu­yen­te por­tal Axios.com (el me­dio más con­sul­ta­do por los to­ma­do­res de de­ci­sión en Washington DC), los is­rae­líes es­ta­ban con­ver­san­do con el equi­po de Du­que so­bre la po­si­bi­li­dad de que Co­lom­bia tras­la­da­ra su em­ba­ja­da de Tel Aviv a Je­ru­sa­lén.

En me­dio de la ce­le­bra­ción pa­les­ti­na y el ma­les­tar is­rae­lí, de la dis­cu­sión en el país so­bre cuán­do y có­mo se con­sul­tó al nue­vo go­bierno de Du­que acer­ca del re­co­no­ci­mien­to, se ha ha­bla­do po­co del ter­ce­ro en la dis­cor­dia. De un ac­tor cla­ve pa­ra Co­lom­bia. Me re­fie­ro, ob­via­men­te, a Es­ta­dos Uni­dos. Aún no se co­no­ce un pro­nun­cia­mien­to pú­bli­co (por lo me­nos al mo­men­to de es­cri­bir es­ta co­lum­na), pe­ro no de­ben es­tar na­da con­ten­tos. El apo­yo a Is­rael es de los po­cos te­mas en los que to­da­vía per­sis­te un con­sen­so ma­yo­ri­ta­rio en­tre re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas en el Con­gre­so. Ni ha­blar de la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Do­nald Trump quien se va­na­glo­ria de ser el me­jor ami­go de Is­rael en la his­to­ria. Par­te de la po­pu­la­ri­dad de Trump en­tre sus vo­tan­tes evan­gé­li­cos se de­be a su com­pro­mi­so con la cau­sa is­rae­lí.

Pa­ra el ac­tual go­bierno es­ta­dou­ni­den­se, no hay di­fe­ren­cia de in­tere­ses en­tre los dos paí­ses y ha con­ver­ti­do el vo­to a fa­vor o en con­tra de Is­rael en las Na­cio­nes Uni­das co­mo una prue­ba de­fi­ni­ti­va so­bre el gra­do de amis­tad con Es­ta­dos Uni­dos. En di­ciem­bre pa­sa­do, cuan­do se vo­ta­ba so­bre una re­so­lu­ción que con­de­na­ba el tras­la­do de la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se a Je­ru­sa­lén, la em­ba­ja­do­ra Nik­ki Ha­ley fue ex­plí­ci­ta: “El pre­si­den­te es­tá mi­ran­do es­te vo­to cui­da­do­sa­men­te y me ha pe­di­do que le in­for­me qué paí­ses vo­ta­ron con­tra no­so­tros. To­ma­re­mos no­ta de ca­da vo­to so­bre es­te asun­to”. Co­lom­bia se abs­tu­vo.

Iró­ni­ca­men­te, Ha­ley fue la re­pre­sen­tan­te de Trump en la po­se­sión del pre­si­den­te Du­que. No quie­ro ima­gi­nar­me qué es­ta­rá pen­san­do hoy.

Du­ran­te dé­ca­das el con­flic­to ára­be-is­rae­lí ha si­do par­te in­te­gral de la agen­da bi­la­te­ral y mul­ti­la­te­ral en­tre Co­lom­bia y Es­ta­dos Uni­dos. La po­si­ción co­lom­bia­na de rehusarse, has­ta aho­ra, a re­co­no­cer a Pa­les­ti­na, le dio réditos en Washington, tan­to pa­ra la apro­ba­ción del TLC co­mo pa­ra el Plan Co­lom­bia. Ser­vía de ta­lan­que­ra a pre­sio­nes del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se en otros asun­tos.

Tam­bién le da­ba mar­gen de ma­nio­bra en fo­ros mul­ti­la­te­ra­les, en los que vo­ta­ba fre­cuen­te­men­te en con­tra de Es­ta­dos Uni­dos, in­clu­so en te­mas crí­ti­cos a Is­rael. Era de los po­cos paí­ses con cre­di­bi­li­dad y buenas re­la­cio­nes en­tre los dos ban­dos de Orien­te Me­dio.

En sín­te­sis, el sta­tu quo le fun­cio­na­ba a Co­lom­bia. Por eso sor­pren­dió tan­to la ju­ga­da de San­tos. Más aún da­da la al­ta sen­si­bi­li­dad que re­pre­sen­ta el te­ma pa­ra el go­bierno de Trump. Una fuen­te pa­les­ti­na es­pe­cu­ló a The Ti­mes of Is­rael que era por “su le­ga­do co­mo no­bel de paz”. En reali­dad, ya no im­por­ta el ra­zo­na­mien­to. Si bien el canciller Car­los Hol­mes Tru­ji­llo con­vo­có a la Co­mi­sión Ase­so­ra de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res pa­ra re­vi­sar las “im­pli­ca­cio­nes” del re­co­no­ci­mien­to, es muy po­co pro­ba­ble y po­co con­ve­nien­te que se re­con­si­de­re. Mi­na­ría la cre­di­bi­li­dad co­lom­bia­na an­te la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

Cu­rio­sa­men­te, tam­po­co ayu­da­ría al nue­vo go­bierno con sus re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos. Un reversazo se­ría in­ter­pre­ta­do co­mo una se­ñal de de­bi­li­dad por la Ca­sa Blan­ca y no co­mo un ges­to de amis­tad. No hay que dar pa­pa­ya con Trump. Bo­ni­to re­ga­lo que le de­jó San­tos a Du­que.

LA PO­SI­CIÓN CO­LOM­BIA­NA DE REHUSARSE, HAS­TA AHO­RA, A RE­CO­NO­CER PA­LES­TI­NA, LE DIO RÉDITOS EN WASHINGTON, TAN­TO PA­RA LA APRO­BA­CIÓN DEL TLC CO­MO PA­RA EL PLAN CO­LOM­BIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.