Daniel Sam­per Os­pi­na:

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Daniel Sam­per Os­pi­na

Pa­dre Chu­cho: exor­ci­ce a Er­nes­to Ma­cías

–DE­JA A ESE CUER­PO EN PAZ, MALDITO DE­MO­NIO –EXCLAMARÍA CHU­CHO, CO­MO SI EXIGIERA A URI­BE QUE NO LE HA­GA MÁS SOM­BRA AL GO­BIERNO DE DU­QUE

SÉ QUE CO­LOM­BIA ES UNA NA­CIÓN SERIAY SOBERANA en la que, en una mis­ma se­ma­na, el al­cal­de de una ciu­dad con­de­co­ra a una ro­bot; un ex­ge­ne­ral con­de­co­ra al pa­dre de la Cien­cio­lo­gía; el se­na­dor más vo­ta­do re­nun­cia a su cu­rul, y ac­to se­gui­do re­nun­cia a su re­nun­cia; y cae una ma­da­me a la que apo­dan con el ori­gi­nal alias, adi­vi­nen cuál, sí, de la Ma­da­me.

Ya na­die se es­fuer­za.Al me­nos a Ál­va­ro Uri­be uno de los tes­ti­gos lo lla­ma­ba el Ca­pa­rru­do, que ya es al­go. Por­que en un país de­cen­te, los alias de­ben ser alias, pre­ci­sa­men­te: apo­dos judiciales. No se­ñas ni des­crip­cio­nes. Ha­bía un pa­ra­mi­li­tar al que lla­ma­ban el Ca­no­so. Po­dría ser cual­quier per­so­na: el pro­pio Uri­be, aún el pre­si­den­te Du­que. Y exis­te otro más, de mo­da por es­tos días, al que lla­man el Tuso, se­ña que le cae a cual­quie­ra, des­de Ómar Pé­rez has­ta Ma­ta­dor. Es muy uri­bis­ta el uso de alias con re­fe­ren­cias a la si­tua­ción ca­pi­lar: el Ca­no­so, el Tuso, alias la Me­chu­da. Se año­ran los tiem­pos de la Mo­ni­ta Re­tre­che­ra. Pe­ro lla­mar ma­da­me a una ma­da­me mues­tra los ex­tre­mos de des­com­po­si­ción crea­ti­va a los que he­mos lle­ga­do.

Den­tro de las no­ti­cias ru­ti­na­rias que ex­pe­le Co­lom­bia en una mis­ma se­ma­na, di­go, cu­po otra más: que alias el Pa­dre Chu­cho ha­ría un exor­cis­mo en el Pa­la­cio de Na­ri­ño.

En un pri­mer co­mien­zo, la no­ti­cia me pa­re­ció in­ne­ce­sa­ria: pa­ra evi­tar que en Pa­la­cio ha­ya ma­las ener­gías, bas­ta­ría con im­pe­dir que lo ads­cri­ban a Elec­tri­ca­ri­be. ¿Se­ría, aca­so, el jo­ven pres­bí­te­ro Je­sús Her­nán Or­jue­la nue­vo al­to co­mi­sio­na­do pa­ra asun­tos del más allá, la re­no­va­ción ge­ne­ra­cio­nal de alias el Cu­ri­ta?

La ima­gen de ese Ma­lu­ma de la fe, de ese Cha­yan­ne ecle­siás­ti­co que, cru­ci­fi­jo en mano, y se­gui­do de cer­ca por Jor­ge Ma­rio East­man, es­pan­ta el fan­tas­ma del cas­tro­cha­vis­mo de­ja­do por San­tos, po­dría ser par­te del nue­vo es­cu­do na­cio­nal: –¡Afue­ra, pre­sen­cia ma­lig­na! –or­de­na­ría. –Pri­me­ro que to­do, no es una pre­sen­cia ma­lig­na– ter­cia­ría el doc­tor Jor­ge Ma­rio–: es Pa­lo­ma Va­len­cia. Y se­gun­do, no es­tá po­seí­da: ella siem­pre ha­bla así.

Pe­ro el pro­pio Chu­cho se encargó de des­men­tir el ti­tu­lar que él mis­mo ha­bía pu­bli­ci­ta­do: era fal­so que se­ría el pro­ta­go­nis­ta de la po­se­sión, ya no pre­si­den­cial, sino de­mo­nia­ca. Y la no­ti­cia de la se­ma­na, des­pués de to­do, fue el as­cen­so pre­si­den­cial del has­ta ha­ce po­co des­co­no­ci­do Iván Du­que, y la for­ma en que lo opa­có el desa­ti­na­do dis­cur­so del pre­si­den­te del Con­gre­so, el ba­chi­ller Er­nes­to Ma­cías, quien por po­co ter­mi­na aren­gan­do co­mo si no es­tu­vie­ra en un even­to so­lem­ne.

Den­tro de los in­vi­ta­dos al ac­to, bri­lla­ron por su au­sen­cia los pro­ta­go­nis­tas de la se­ma­na: la ro­bot Sop­hia, el pre­si­den­te de los cien­ció­lo­gos y alias la Ma­da­me, aun­que de agu­na ma­ne­ra es­tu­vo pre­sen­te, por­que ha­bía tan­tos in­vi­ta­dos pro­ve­nien­tes de la de­re­cha ran­cia y ca­tó­li­ca, que su­po­nía uno que la lis­ta de in­vi­ta­dos, y la de sus clien­tes, era la mis­ma. Siem­pre su­ce­de de ese mo­do. Mien­tras más mo­ra­lis­ta el per­so­na­je, más asi­duo clien­te de la ma­da­me.

–Ajá, doc­to ,pon­ga las cal­zo­na­rias y el cor­ba­tín allá, y si­ga al fon­do… Pe­se al tris­te de­ta­lle de esas au­sen­cias, el even­to es­tu­vo mar­ca­do por la pre­sen­cia de per­so­na­jes in­ter­na­cio­na­les tan im­por­tan­tes co­mo el pri­mer mi­nis­tro de Cu­ra­zao, an­te los cua­les el se­na­dor Ma­cías no so­lo la­vó nues­tros cal­zon­ci­llos sin pu­dor al­guno, sino que les in­ven­tó va­rias man­chas. Dios mío, qué dis­cur­so. Creía que es­ta­ba en el es­ta­blo del Ubé­rri­mo. Con­vir­tió la más so­lem­ne ce­re­mo­nia de la de­mo­cra­cia en un vol­cá­ni­co vó­mi­to de odios. Por for­tu­na, no re­cor­dó he­chos de 2010 ha­cia atrás: el DAS, Agro In­gre­so Se­gu­ro y tan­tos otros ex­ce­sos que ha­brían obli­ga­do a re­ti­rar­se al man­da­ta­rio de Cu­ra­zao, ate­rra­do de per­ma­ne­cer más tiem­po en se­me­jan­te re­pu­bli­que­ta.

Su in­ter­ven­ción opa­có la del pre­si­den­te quien, si bien no apro­ve­chó la oca­sión pa­ra man­dar sa­lu­dos de Uri­be y de Pas­tra­na a los con­cu­rren­tes, co­mo era la ex­pec­ta­ti­va, ni uti­li­zó la flo­ri­da ta­ri­ma pa­ra ha­cer­se ad­mi­rar dur­mien­do una pe­lo­ta en la fren­te, to­can­do una gui­ta­rra y eje­cu­tan­do con su mu­jer una vol­te­re­ta ex­tra­or­di­na­ria en me­dio de un me­ren­gue, pro­nun­ció unas pa­la­bras cen­tra­das que pro­po­nían la uni­dad que el li­cen­cia­do Ma­cías aca­ba de vol­ver tri­zas.

No ten­go na­da con­tra el se­ñor Ma­cías. Va­lo­ro su ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, su sen­ti­do de la opor­tu­ni­dad, sus mé­ri­tos ru­ti­lan­tes pa­ra ser pre­si­den­te del Con­gre­so. Pe­ro ur­ge in­vi­tar al pa­dre Chu­cho a que lo exor­ci­ce de una vez, y a que, de pa­so, exor­ci­ce tam­bién al ala ra­di­cal del uri­bis­mo, en­ca­be­za­da por el pro­pio Uri­be: no en vano, to­dos ellos re­pre­sen­tan el prin­ci­pal ries­go pa­ra que el go­bierno de Du­que ten­ga éxi­to.

– De­ja a ese cuer­po en paz, maldito de­mo­nio –exclamaría Chu­cho, co­mo si aque­lla fue­ra ma­ne­ra de exi­gir al ex­pre­si­den­te Uri­be que no ha­ga más som­bra al go­bierno de Du­que.

–Me sien­to mo­ral­men­te im­pe­di­do pa­ra ha­cer­lo –res­pon­de­ría el es­pec­tro.

Po­bre el pre­si­den­te: los del Cen­tro De­mo­crá­ti­co con­ti­núan in­cen­dian­do el bar­co co­mo si quien es­tu­vie­ra en el ti­món no fue­ra un miem­bro de su par­ti­do. Oja­lá con­si­ga apro­bar su pa­que­te le­gis­la­ti­vo, que a es­tas al­tu­ras no sa­be uno si es un con­jun­to de pro­pues­tas o el nue­vo alias del se­na­dor Ma­cías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.