¿Inocen­te?

El fa­mo­so pro­duc­tor de ci­ne Har­vey Weins­tein, acu­sa­do de dos ca­sos de vio­la­ción y cua­tro de abu­so se­xual, pre­sen­tó en las cor­tes de Nue­va York cien­tos de co­rreos elec­tró­ni­cos que de­jan ver que su de­fen­sa va en se­rio y que pue­de ga­nar.

Semana (Colombia) - - Sumario -

ERA CUES­TIÓN de tiem­po. El vi­li­pen­dia­do Har­vey Weins­tein y sus abo­ga­dos em­pe­za­ron ofi­cial­men­te su cam­pa­ña pa­ra de­fen­der­lo de los de­li­tos por los que vol­ve­rá a res­pon­der en la cor­te de Nue­va York el 20 de sep­tiem­bre. Al mag­na­te de Holly­wood lo in­quie­tan dos ca­sos por vio­la­ción que tie­ne pen­dien­tes en Nue­va York y con­tra los que, a juz­gar por los nue­vos desa­rro­llos, plan­tea una de­fen­sa só­li­da. Con­si­de­ran­do lo di­fí­cil que ha si­do con­de­nar a un de­pre­da­dor co­mo Bill Cosby, to­do in­di­ca que Weins­tein da­rá la pe­lea co­mo ga­to pa­tas arri­ba y la Fis­ca­lía no la ten­drá fácil.

En efec­to, el do­min­go pa­sa­do los abo­ga­dos del otro­ra pro­duc­tor más po­de­ro­so de la in­dus­tria del ci­ne en­tre­ga­ron documentos en la cor­te neo­yor­qui­na que per­mi­ten pen­sar que es­te no se­rá un ‘jui­cio ex­prés’ co­mo se creía. ¿La cau­sa? Una de las mu­je­res que lo acu­sa de ha­ber­la vio­la­do en mar­zo de 2013 le es­cri­bía co­rreos elec­tró­ni­cos que bien pue­den po­ner en en­tre­di­cho to­do el ca­so. Ben­ja­min Braf­man, abo­ga­do prin­ci­pal del hom­bre de 66 años, es­ta­ble­ció que, al me­nos en es­te ca­so, el pro­duc­tor “es­ta­ba en una re­la­ción con­sen­sua­da e ín­ti­ma” con la de­nun­cian­te.

Pa­ra es­ta­ble­cer­lo mos­tró las pro­pias pa­la­bras de la acu­sa­do­ra ha­cia Weins­tein, que es­co­gió tras ex­plo­rar a pro­fun­di­dad los más de 400 co­rreos de co­mu­ni­ca­ción en­tre am­bas par­tes. En úl­ti­mas re­sul­ta di­cien­te que la mu­jer le es­cri­bió va­rias ve­ces “Te amo”. En un co­rreo de fe­bre­ro de 2017, po­co an­tes de que es­ta­lla­ra el es­cán­da­lo que sa­có al pro­duc­tor de su pe­des­tal in­to­ca­ble, ella le es­cri­bió: “I lo­ve you, I al­ways do, but I ha­te fee­ling li­ke a booty call :)”, lo que tra­du­ce “Te amo, siem­pre lo ha­go, pe­ro odio sen­tir­me co­mo so­lo una lla­ma­da se­xual”.

Pe­ro hay más. En 2013, ca­si un mes an­tes del su­pues­to in­ci­den­te de vio­la­ción, la mu­jer le es­cri­bió: “Es­pe­ro ver­te más pron­to que tar­de”, y al día si­guien­te aña­dió: “Apre­cio to­do lo que ha­ces por mí. Se no­ta”. Peor aún, des­pués del men­cio­na­do ata­que se­xual, la mu­jer le es­cri­bió en agos­to de 2013 com­par­tién­do­le su nue­vo nú­me­ro ce­lu­lar: “Que­ría que lo tu­vie­ras. Es­pe­ro es­tés bien y bueno, me pue­des lla­mar cuan­do quie­ras. Siem­pre es bueno es­cu­char tu voz”, un có­di­go que di­fí­cil­men­te usa­ría con al­guien que abu­só se­xual­men­te de ella.

Des­de que ca­yó en el ojo del hu­ra­cán, Weins­tein pi­dió in­ves­ti­gar sus co­rreos, pe­ro por cuen­ta de la ban­ca­rro­ta de su com­pa­ñía, The Weins­tein Com­pany, no ha­bía po­di­do ac­ce­der a es­tos. So­lo en ma­yo la Jus­ti­cia le dio per­mi­so pa­ra re­vi­sar los e-mails y ya se em­pie­za a ver por qué te­nía tan­to in­te­rés en ana­li­zar­los al mi­lí­me­tro.

El 25 de ma­yo la cor­te de Nue­va York le im­pu­tó a Weins­tein cua­tro car­gos de ata­que se­xual y dos más de vio­la­ción. Se­gún in­for­ma el dia­rio The Te­le­graph, cin­co días des­pués su juez dio vía li­bre al jui­cio tras el con­cep­to fa­vo­ra­ble el gran ju­ra­do fe­de­ral. Sin em­bar­go, a pe­sar de es­tas ac­cio­nes, Braf­man ase­gu­ra que ese ju­ra­do des­co­no­cía pre­via­men­te es­ta evi­den­cia en fa­vor del ex­pro­duc­tor y, ade­más, ata­có al fis­cal Cy­rus Van­ce por lo que con­si­de­ró un “afán de con­de­nar” pro­duc­to de una enor­me pre­sión me­diá­ti­ca y so­cial pa­ra ver caer a Weins­tein tan pron­to fue­ra po­si­ble.

Braf­man, de pa­so, des­car­tó de ta­jo otras dos acu­sa­cio­nes con­tra su clien­te, pues ar­gu­men­ta que “nin­guno mues­tra evi­den­cia fí­si­ca o fo­ren­se co­rro­bo­ra­do los ca­sos”. Si bien más de 80 mu­je­res han uni­do sus vo­ces con­tra Weins­tein, ya sea por aco­so, ata­que se­xual o vio­la­ción, es­te ad­mi­te que se por­tó mal, pe­ro nie­ga ha­ber abu­sa­do de ellas. La pe­lea es­tá ser­vi­da y en la cor­te las prue­bas pu­ras y du­ras de­fi­ni­rán su des­tino.

tp Ben­ja­min Braf­man, abo­ga­do de­fen­sor del ex­mag­na­te de 66 años, es­ta­ble­ció que al me­nos en uno de los ca­sos de vio­la­ción el ex­pro­duc­tor “es­ta­ba en una re­la­ción con­sen­sua­da e ín­ti­ma” con la acu­sa­do­ra, y lo prue­ba conba­se en ‘e-mails’ de es­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.