¡So­mos Pa­cí­fi­co!

El Fes­ti­val Pe­tro­nio Ál­va­rez, que co­mien­za el 15 de es­te mes, ha vi­si­bi­li­za­do la cos­ta del Pa­cí­fi­co y ha pro­pi­cia­do el éxi­to de mu­chos ar­tis­tas na­cio­na­les en el exterior.

Semana (Colombia) - - Sumario -

El Fes­ti­val Pe­tro­nio Ál­va­rez, que co­mien­za el 15 de es­te mes, ha vi­si­bi­li­za­do la cos­ta del Pa­cí­fi­co y ha pro­pi­cia­do el éxi­to de mu­chos ar­tis­tas na­cio­na­les en el exterior.

EN2006CHOCQUIBTown par­ti­ci­pó en el Fes­ti­val Pe­tro­nio Ál­va­rez en la ca­te­go­ría ver­sión li­bre. No ga­nó, pe­ro po­cos me­ses des­pués se con­vir­tió en uno de los gru­pos más re­nom­bra­dos de Co­lom­bia en el mun­do. Lo ven­ció He­ren­cia de Tim­bi­quí, que tu­vo que aguar­dar un po­co más tiem­po pa­ra lo­grar el mis­mo éxi­to.

Mu­chas his­to­rias si­mi­la­res guar­da es­te cer­ta­men na­ci­do en Ca­li en 1997 por ini­cia­ti­va del an­tro­pó­lo­go Germán Pa­ti­ño. Des­de en­ton­ces, ese gran even­to ha bus­ca­do pro­yec­tar la mú­si­ca del Pa­cí­fi­co y du­ran­te sus cin­co días aco­ge la mú­si­ca pro­ve­nien­te de la re­gión o ins­pi­ra­da en ella. De es­ta ma­ne­ra, Co­lom­bia y el mun­do em­pe­za­ron a acer­car­se al Pa­cí­fi­co y su cul­tu­ra.

El pe­rio­dis­ta y an­tro­pó­lo­go Ángel Pe­rea di­ce que de es­ta re­gión so­lo se co­no­cían al­gu­nas ex­pre­sio­nes y po­co de la cul­tu­ra so­bre la que se sus­ten­ta la mú­si­ca, pe­ro la es­té­ti­ca afro se ga­nó un lu­gar por be­lla ,ge­nui­na y pro­fun­da. El fes­ti­val ade­más per­mi­te un in­ter­cam­bio in­ter­cul­tu­ral en­tre las cul­tu­ras ne­gras de la re­gión. En efec­to, el Pa­cí­fi­co no es ho­mo­gé­neo, no es lo mis­mo el sur del li­to­ral que el nor­te. Y el Pe­tro­nio, por ejem­plo, dio a co­no­cer gé­ne­ros mu­si­ca­les tra­di­cio­na­les, co­mo los in­vo­ca­dos en la ce­le­bra­ción de ri­tos fu­ne­ra­rios o de san­tos y los que acom­pa­ñan las jor­na­das de tra­ba­jo.

Ma­nuel Se­vi­lla, coor­di­na­dor aca­dé­mi­co del cer­ta­men, re­cuer­da que gra­cias al fes­ti­val se co­no­cen y pre­ser­van di­fe­ren­tes ri­tua­les (mu­chos ame­na­za­dos por el con­flic­to y la mo­der­ni­dad), co­mo la mú­si­ca de bal­sa­das, in­ter­pre­ta­da en la pro­ce­sión acuá­ti­ca a la Vir­gen de la Asun­ción por el río Cau­ca, es­pe­cial­men­te en mu­ni­ci­pios co­mo Gua­pi y Tim­bi­quí (en Ca­li lo ha­cen en pis­ci­nas) . Y, no me­nos importante, los agua­ba­jo (acom­pa­ña­dos de per­cu­sión) y los can­tos de co­se­cha ,en re­co­rri­dos de tra­ba­jo por los afluen­tes. Tam­bién se oye el bun­de pa­ra los ri­tos fú­ne­bres y ala­ban­zas a los san­tos, lo mis­mo que los ala­baos en Cho­có.

To­das es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes an­ces­tra­les com­pi­ten, pe­ro tam­bién las que fu­sio­nan lo tra­di­cio­nal con lo mo­derno, pro­pues­tas de so­ni­dos in­no­va­do­res co­mo los de He­ren­cia de Tim­bi­quí y Choc Quib Town, que tie­nen le­tras y es­té­ti­cas ur­ba­nas que evo­can al Pa­cí­fi­co. Te­mas que go­zan de gran po­pu­la­ri­dad en re­des so­cia­les co­mo YouTu­be.

No en vano mu­chos ex­tran­je­ros asis­ten ha­bi­tual­men­te, en buen nú­me­ro, a es­te en­cuen­tro. Juan Car­los Ga­ray, crí­ti­co mu­si­cal de SE­MA­NA, ex­pli­ca que el Pe­tro­nio brin­da un vis­ta­zo a los as­pec­tos me­nos co­no­ci­dos de lo que, ge­ne­ra­li­zan­do, los ex­tran­je­ros lla­man “la cul­tu­ra la­ti­na”. “La vi­sión de lo la­tino fue­ra de nues­tro país –di­ce Ga­ray- tie­ne mu­cho que ver con la cul­tu­ra Ca­ri­be y no tan­to con la del Pa­cí­fi­co, más ol­vi­da­da.

Un ins­tru­men­to co­mo la ma­rim­ba de chon­ta, por ejem­plo, no tie­ne pre­sen­cia en la Cos­ta Atlán­ti­ca y eso im­pac­ta mu­cho al ex­tran­je­ro cuan­do la des­cu­bre”.

Otras ra­zo­nes ex­pli­can es­te fe­nó­meno .Ca­si al tiem­po que na­cía el con­cur­so ,to­ma­ba vue­lo un fe­nó­meno glo­bal: la mú­si­ca del mun­do (World Mu­sic) que, co­mo re­cuer­da Pe­rea, bus­có ex­pre­sio­nes por fue­ra de la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca oc­ci­den­tal. Y alla­na­ron el ca­mino fes­ti­va­les co­mo el Green Moon de San An­drés ,otro even­to de esen­cia afro, mien­tras la Cons­ti­tu­ción de 1991 re­co­no­cía la di­ver­si­dad ét­ni­ca y cul­tu­ral del país.

Hoy un pú­bli­co jo­ven aco­ge con sen­si­bi­li­dad otros so­ni­dos, aun­que no sean po­pu­la­res, y los iden­ti­fi­ca, co­mo la ma­rim­ba del Pa­cí­fi­co sur, el cla­ri­ne­te y las ban­das de vien­to del Cho­có (en gru­pos co­mo Sa­bo­reo, La Con­tun­den­cia y Ran­cho Apar­te) o los vio­li­nes de cam­pe­si­nos ne­gros del Cau­ca.

Pe­ro la­plu­ri cul­tu­ra lid ad y el Pe­tro­nio no so­lo ge­ne­ran afec­to por la mú­si­ca. Ma­nuel Se­vi­lla di­ce que el fes­ti­val tam­bién en­se­ñó geo­gra­fía, pues pu­so en el ma­pa nom­bres des­co­no­ci­dos que aho­ra mu­chos quie­ren ex­plo­rar, co­mo Gua­pi o Nu­quí. Y tam­bién acer­có al país a la cocina tra­di­cio­nal del Pa­cí­fi­co, en­co­ca­dos, arro­ces y ma­ris­cos, y a be­bi­das sin­gu­la­res co­mo el vi­che, el cu­ra­do y la to­ma­se­ca, ex­traí­das de las hier­bas de la re­gión. Ha in­flui­do has­ta en la apa­rien­cia per­so­nal: los afros hoy reivin­di­can su pe­lo en­sor­ti­ja­do, al que en una épo­ca le de­cían pe­lo ma­lo. To­do lo vi­si­bi­li­za el Pe­tro­nio Ál­va­rez.

La Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de Ca­li, que li­de­ra su or­ga­ni­za­ción, con­si­de­ra al Pe­tro­nio un ejem­plo de po­lí­ti­ca pú­bli­ca cul­tu­ral por­que en­la­za a to­da una re­gión al co­men­zar con prue­bas cla­si­fi­ca­to­rias en Quib­dó, Tu­ma­co, Gua­pi y mu­ni­ci­pios re­cón­di­tos de la zo­na. “Pa­ra los me­dios y la in­dus­tria –di­ce Se­vi­lla- no era ren­ta­ble lle­gar a es­tas ex­pre­sio­nes por­que se ori­gi­na­ban en lu­ga­res re­mo­tos a los que, en al­gu­nos ca­sos, se lle­ga­ba con via­jes en lan­cha de tres días. Pe­ro aho­ra un so­lo even­to los aglu­ti­na”.

Sin em­bar­go, el Pe­tro­nio ge­ne­ra una pre­gun­ta: ¿se de­be pre­ser­var la mú­si­ca del Pa­cí­fi­co y evi­tar in­fluen­cias que la pue­dan lle­var a per­der su na­tu­ra­le­za? Se­vi­lla cree, co­mo otros, que la mú­si­ca no se de­be guar­dar pa­ra que no cam­bie, si su eje­cu­ción man­tie­ne su con­tex­to, así lo ha­ga gen­te ex­ter­na al Pa­cí­fi­co que la fu­sio­na con otros rit­mos. Y po­ne el ejem­plo de Ni­dia Gón­go­ra, que a la vez ha­ce mú­si­ca elec­tró­ni­ca y en­ca­be­za Ca­na­lón de Tim­bi­quí, un aban­de­ra­do de la mú­si­ca tra­di­cio­nal.

Pe­ro Ángel Pe­rea, por el con­tra­rio, con­si­de­ra que fal­ta ofre­cer me­jo­res pla­ta­for­mas a los mú­si­cos ge­nui­nos de las re­gio­nes, que no pa­sen por la apro­pia­ción. Y que no sea ne­ce­sa­rio que ter­ce­ros in­ter­pre­ten la mú­si­ca pa­ra que el pú­bli­co la apre­cie oque se con­vier­ta en otras co­sas. “El pro­ble­ma de la di­fu­sión es un pro­ble­ma com­ple­jo -di­ce Pe rea -, las mú­si­cas del Pa­cí­fi­co sue­nan en el Pe­tro­nio ,pe­ro no pa­sa na­da más. Al­gu­nos gru­pos es­tán en los mer­ca­dos con­tem­po­rá­neos y pue­den ha­cer gi­ras en Nor­tea­mé­ri­ca o en Eu­ro­pa, pe­ro en tér­mi­nos lo­ca­les la mú­si­ca del Pa­cí­fi­co no se trans­mi­te. Hay un tu­ris­mo cul­tu­ral que no es­tá im­pac­tan­do las pro­ble­má­ti­cas so­cia­les. Sí, es­tá bien amar a la cul­tu­ra, pe­ro sin des­co­no­cer a la gen­te que la pro­du­ce”.

Juan Car­los Ga­ray tie­ne una po­si­ción si­mi­lar: pa­ra con­so­li­dar aún más el Pe­tro­nio y su ri­que­za mu­si­cal ,fal­ta­ría con­cien­ti­zar al país so­bre la ne­ce­si­dad de me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de los ha­bi­tan­tes de la re­gión.

He­ren­cia de Tim­bi­quí y ChoQui­bTown, dos de las ban­das más im­por­tan­tes de Co­lom­bia hoy, se en­fren­ta­ron en 2006 en el fes­ti­val. Ese día ga­na­ron los de Tim­bi­quí.

qu

p Gru­pos lo­ca­les, co­mo Ta­ma­fri (arri­ba), de Bue­na­ven­tu­ra, y Ba­ru­le Chi­ri­mía (de­re­cha), de Cho­có, han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en el Pe­tro­nio. Una vi­tri­na que, en al­gu­nas oca­sio­nes, im­pul­sa sus ca­rre­ras.

q El Gol­pe Cho­coano, una agru­pa­ción de chi­ri­mía que vie­ne de Ba­ga­dó, so­bre la ta­ri­ma del fes­ti­val, en la Ciu­da­de­la Pe­tro­nio. Con sus tra­jes mues­tran las tra­di­cio­nes y cos­tum­bres de su re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.