En el nom­bre del pa­dre

Pa­ra mi­les de co­lom­bia­nos que per­die­ron a su pa­dre por el con­flic­to ar­ma­do no ha si­do fá­cil pa­sar la pá­gi­na. Así lo de­mues­tran los tes­ti­mo­nios de un gru­po de fi­gu­ras pú­bli­cas que vi­vie­ron esa du­ra ex­pe­rien­cia y hoy cuen­tan có­mo han tra­mi­ta­do su due­lo.

Semana (Colombia) - - Sumario -

Pa­ra mi­les de co­lom­bia­nos que per­die­ron a su pa­dre por el con­flic­to ar­ma­do no ha si­do fá­cil pa­sar la pá­gi­na. Así lo de­mues­tran los tes­ti­mo­nios de un gru­po de fi­gu­ras pú­bli­cas que vi­vie­ron esa du­ra ex­pe­rien­cia y hoy cuen­tan có­mo han tra­mi­ta­do su due­lo.

LOS SE­RES HU­ma­nos siem­pre es­pe­ran que el pa­dre mue­ra en la ve­jez. Aun en di­cha cir­cuns­tan­cia la par­ti­da ge­ne­ra­rá tris­te­za y los hi­jos ten­drán que tra­se­gar por las eta­pas de shock, ne­ga­ción, acep­ta­ción y asi­mi­la­ción que la psi­co­lo­gía ha des­cri­to an­te la muer­te de un ser que­ri­do. Pe­ro en Co­lom­bia la gue­rra le ro­bó a mu­chos ese de­re­cho. Los ex­pu­so no so­lo a en­fren­tar­se muy pron­to a la muer­te del pa­dre, sino a for­mas bru­ta­les de mo­rir que les ge­ne­ra­ron un impacto tan gran­de que los ma­nua­les de au­to­ayu­da pa­ra ha­cer el lu­to se que­da­ron cor­tos. Por­que el due­lo no so­lo afec­ta por la muer­te, sino por la for­ma de mo­rir. Y a ve­ces es­to úl­ti­mo re­sul­ta más di­fí­cil de tra­mi­tar.En el con­flic­to co­lom­biano, se­gún la psi­có­lo­ga Li­na Ron­dón, esas for­mas de mo­rir co­mo el ase­si­na­to, la des­apa­ri­ción for­za­da o la tor­tu­ra “cam­bia­ron to­tal­men­te la ma­ne­ra de tra­mi­tar el do­lor”. Los hi­jos, en­ton­ces, su­frie­ron por par­ti­da do­ble: por la muer­te del pa­dre y la con­di­ción en que fa­lle­cie­ron.

El con­flic­to de­jó más de 8 mi­llo­nes de co­lom­bia­nos afec­ta­dos. Por 60 años Co­lom­bia vi­vió en un es­ta­do de due­lo sus­pen­di­do. La au­sen­cia de la ver­dad en las ma­sa­cres,los ase­si­na­tos y las des­apa­ri­cio­nes for­za­das han pro­vo­ca­do que mu­chos no lo­gren sa­nar sus he­ri­das.Pe­ro eso es­tá cambiando con la fir­ma del acuer­do de paz. Es­ta se­ma­na lo de­mos­tra­ron al­gu­nas víc­ti­mas del se­cues­tro al des­fi­lar an­te ma­gis­tra­dos de la JEP pa­ra re­la­tar los ho­rro­res que vi­vie­ron en cau­ti­ve­rio. Aun­que mu­chos ya ha­bían con­ta­do su his­to­ria, lo que di­je­ron tie­ne un va­lor enor­me por­que lo hi­cie­ron con la re­fle­xión que per­mi­te el pa­so del tiem­po y por­que su­ce­de en un es­pa­cio en el que pue­den ha­cer oír sus vo­ces sin te­mor a ser aca­lla­das. Son los pri­me­ros pa­sos pa­ra ha­cer el due­lo y po­der pa­sar la pá­gi­na de uno de los ca­pí­tu­los más do­lo­ro­sos de la his­to­ria del país.

Pa­ra co­no­cer esa ex­pe­rien­cia con el due­lo in­di­vi­dual, SEMANAha­bló­co­nun­gru­po­de se­na­do­res, ex­mi­nis­tros y per­so­na­jes de la vi­da pú­bli­ca que tie­nen en co­mún la tra­ge­dia de ha­ber per­di­do de ni­ños o de jó­ve­nes a sus pa­dres a ma­nos de al­guno de los ac­to­res de la gue­rra. To­dos ellos han tra­mi­ta­do el do­lor en una ma­ne­ra sin­gu­lar.Ye­sid Re­yes, hi­jo deAl­fon­so Re­yes Echan­día, muer­to en la re­to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia en 1985, acep­ta que tu­vo una ra­bia adi­cio­nal an­te las cir­cuns­tan­cias vio­len­tas de la muer­te de su pa­dre, “pe­ro re­sol­ví ese te­ma ha­ce mu­chí­si­mos años, lo que no sig­ni­fi­ca que no me acuer­de de él. Ten­go cla­ros

en mi ca­be­za los he­chos bá­si­cos que ex­pli­can por qué mu­rió mi pa­dre, así que nun­ca he te­ni­do ese afán por sa­ber los de­ta­lles”, di­ce. Qui­zás lo ayu­dó a ha­cer ese pro­ce­so más rá­pi­do que su pa­dre no mu­rió de­bi­do a una cir­cuns­tan­cia in­di­vi­dual,sino a un he­cho más com­ple­jo y co­lec­ti­vo. “Es mu­cho me­nos pun­tual que aque­llos que mu­rie­ron a ma­nos de un si­ca­rio”, ex­pli­ca.

DUE­LOS SUS­PEN­DI­DOS

Otros, sin em­bar­go, no sa­nan sus he­ri­das tan pron­to. Vi­ven due­los inaca­ba­dos por­que, se­gún los ex­per­tos, las he­ri­das de la gue­rra sa­nan len­ta­men­te. Lo que des­tru­ye la vio­len­cia no se re­cons­tru­ye tan fá­cil ni tan rá­pi­da­men­te, di­cen. Esos pro­ce­sos no tie­nen tiem­po lí­mi­te de tra­mi­ta­ción, son tris­te­zas que vi­ven ba­jo la piel y sa­len a flo­te en for­ma de llanto o me­lan­co­lía an­te cual­quier re­cuer­do. Ce­rrar esas he­ri­das abier­tas de­pen­de del con­tex­to de la tra­ge­dia y de los re­cur­sos men­ta­les de ca­da víc­ti­ma pa­ra so­bre­po­ner­se.

De las eta­pas tí­pi­cas des­cri­tas por los ma­nua­les qui­zás es­te gru­po so­lo vi­vió las del shock y la ne­ga­ción. El ex­se­na­dor Car­los Fer­nan­do Ga­lán, que te­nía 12 años cuan­do su pa­dre,Luis Car­los Sar­mien­to, mu­rió ase­si­na­do en Soa­cha, se­ña­la que a pe­sar del am­bien­te de vio­len­cia que vi­vía el país en 1987,en el que ase­si­na­ban ca­si a dia­rio lí­de­res po­lí­ti­cos, él pen­sa­ba que eso no le iba a su­ce­der a su pa­pá. “En­fren­tar la no­che del 18 de agos­to y sa­ber que sí ocu­rrió fue co­mo lle­gar a un abis­mo. Es co­mo si fue­ra tran­si­tan­do por un ca­mino y de pron­to ya no hay na­da en­fren­te”, re­la­ta. Pa­ra el se­na­dor Iván Ce­pe­da, la muer­te de su pa­dre, el lí­der de la Unión Pa­trió­ti­ca Ma­nuel Ce­pe­da, es­ta­ba tan anun­cia­da que se des­pe­dían ca­da día co­mo si fue­ra el úl­ti­mo. Cuan­do fi­nal­men­te su­ce­dió la tra­ge­dia, sin em­bar­go, sin­tió que pe­se a tan­ta pre­pa­ra­ción “uno nun­ca es­tá lo su­fi­cien­te lis­to”, re­cuer­da.

En su ca­so, so­lo ce­rró una pri­me­ra eta­pa del due­lo 16 años des­pués. Es­to su­ce­dió cuan­do el Es­ta­do pi­dió per­dón por la muer­te de su pa­dre pa­ra cum­plir una de­ci­sión his­tó­ri­ca de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos que lo con­de­nó en el con­tex­to del ge­no­ci­dio con­tra la Unión Pa­trió­ti­ca. “Sig­ni­fi­có lle­gar a un pun­to en el cual ese gol­pe que ha­bía­mos su­fri­do co­mo fa­mi­lia, co­mo hi­jos, se veía de al­gu­na ma­ne­ra com­pen­sa­do de ca­ra a la so­cie­dad. Eso pa­ra no­so­tros tu­vo un gran sig­ni­fi­ca­do sim­bó­li­co, po­lí­ti­co”.

Mi­guel Gó­mez, ex­re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra, di­ce que el tiem­po es el me­jor alia­do pa­ra acep­tar la muer­te y la au­sen­cia del ser que­ri­do. Aun­que no es hi­jo sino so­brino de Ál­va­ro Gó­mez Hur­ta­do, él ha si­do el he­re­de­ro de las ban­de­ras po­lí­ti­cas de es­te lí­der con­ser­va­dor ase­si­na­do en no­viem­bre de 1995. Mi­guel no ha po­di­do su­pe­rar la sen­sa­ción de in­jus­ti­cia, que re­gre­sa no so­lo en los aniver­sa­rios, sino en cual­quier mo­men­to.“El sis­te­ma ju­di­cial co­lom­biano y la alian­za de po­lí­ti­cos co­rrup­tos de es­te país se han en­car­ga­do de que no se se­pa quién ni por qué lo ma­ta­ron. Y eso sí es du­ro de lle­var, es una car­ga pe­sa­dí­si­ma por­que la muer­te es la muer­te, pe­ro la in­jus­ti­cia es al­go que se le me­te a uno en el co­ra­zón y es di­fí­cil li­be­rar­se de ella”.

PA­RA AL­GU­NOS LA IN­JUS­TI­CIA ES UNA DE LAS CAR­GAS MÁS DU­RAS

DE LLE­VAR. SIN VER­DAD, DI­CEN, “A QUIÉN VA­MOS A PER­DO­NAR”

RA­BIA, IN­JUS­TI­CIA Y ODIO

Pa­ra la ma­yo­ría lo más di­fí­cil ha si­do con­tro­lar la ra­bia, en­cau­zar­la y no de­jar que el odio to­me las rien­das de sus vi­das. El se­na­dor

Ro­dri­go La­ra Res­tre­po te­nía 8 años cuan­do en 1985 ma­ta­ron a su pa­dre, el mi­nis­tro de Jus­ti­cia Ro­dri­go La­ra Bo­ni­lla. El pun­to de par­ti­da,lue­go de que ce­die­ron el do­lor y el trau­ma­tis­mo ini­cial, fue em­pren­der un pro­ce­so de ra­cio­na­li­za­ción de esas emo­cio­nes que, se­gún él, pa­ra­li­zan, sub­yu­gan y so­me­ten. “Ese fue mi pri­mer ejer­ci­cio: pro­ce­sar y tra­tar ra­cio­nal­men­te el odio.De lo con­tra­rio,no ha­bría po­di­do vi­vir”, ad­mi­te. Juan Fer­nan­do Cris­to ocu­pa­ba el car­go de em­ba­ja­dor enA­te­nas y es­ta­ba de va­ca­cio­nes en el ca­nal de Co­rin­to con su fa­mi­lia cuan­do se en­te­ró del ase­si­na­to en Cú­cu­ta de su pa­dre, el se­na­dor Jor­ge Cris­to Sahium.“En ese lar­go vue­lo de vuel­ta des­de Ate­nas ha­cia Cú­cu­ta, un via­je que nun­ca ol­vi­da­ré, de­ci­dí no odiar a na­die ni de­di­car mi vi­da a la ven­gan­za ni a des­ti­lar ra­bia por lo que ha­bía pa­sa­do”, di­ce.

No es fá­cil. Por eso Cris­to ha lle­ga­do a la con­vic­ción pro­fun­da de que ca­da víc­ti­ma tra­mi­ta su due­lo de ma­ne­ra dis­tin­ta y res­pe­ta­ble. “Res­pe­to a la víc­ti­ma que de­di­ca el res­to de su vi­da a bus­car ven­gan­za, a la que no des­can­sa has­ta que en­cuen­tra a los res­pon­sa­bles, y has­ta a la que de­ci­dió do­blar la pá­gi­na y se­guir ade­lan­te”, di­ce.Aun­que Ce­pe­da coin­ci­de con él en que es di­fí­cil do­mi­nar los sen­ti­mien­tos de ra­bia y do­lor, di­ce que “hay que lo­grar que eso no lo con­tro­le a uno ni de­fi­na su for­ma de ac­tuar por­que el odio es in­sa­cia­ble”.

Pa­ra mu­chos la ver­dad es la cla­ve pa­ra la jus­ti­cia y la re­con­ci­lia­ción.Pe­ro pa­ra al­gu­nos es­ta ha si­do es­qui­va.“El ca­so de Ál­va­ro Gó­mez ha es­ta­do con­tro­la­do por per­so­nas que no quie­ren que se es­cla­rez­can los he­chos,asesinan a los tes­ti­gos, las prue­bas des­apa­re­cen y lo úni­co de im­por­tan­cia que ha he­cho la Jus­ti­cia co­lom­bia­na es de­cla­rar­lo de le­sa hu­ma­ni­dad”, di­ce Gó­mez. Eso, se­gún él, crea una sen­sa­ción de desbalance que di­fi­cul­ta la re­con­ci­lia­ción.“Uno sien­te que hay dos me­di­das, que hay muer­tos bue­nos y otros en los que sí in­tere­sa sa­ber la ver­dad.A mí la ver­dad me ayu­da­ría,por­que si no sa­be­mos quién lo hi­zo, a quién va­mos a per­do­nar”.

La re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra Ma­ría José Pi­za­rro na­ció cuan­do Car­los Pi­za­rro Leon­gó­mez ya es­ta­ba en la clan­des­ti­ni­dad.El re­cuer­do de su pa­dre es­tá mar­ca­do por una re­la­ción in­ter­mi­ten­te por­que en­con­trar­se con él era di­fí­cil.A sus 12 años, jus­to cuan­do el M-19 fir­mó la paz sin­tió que por fin ten­dría un ho­gar co­mo cual­quier ni­ño.Esa paz du­ró so­lo 45 días y fue do­lo­ro­sa por­que sig­ni­fi­có que su pa­dre per­die­ra la vi­da. Ma­ría José sien­te que al prin­ci­pio lle­va­ba una ma­le­ta de­ma­sia­do pe­sa­da,pe­ro el tra­ba­jo de me­mo­ria del gru­po M-19 y de su pa­dre,que em­pren­dió ha­ce 15 años, la ayu­dó a ha­cer ca­tar­sis. Aho­ra esa ma­le­ta la acom­pa­ña, pe­ro ya no se sien­te tan pe­sa­da. “Que­dan al­gu­nos pen­dien­tes,pe­ro no míos, sino los que otros tie­nen con­mi­go. Nun­ca ha ha­bi­do un ac­to de per­dón,de re­co­no­ci­mien­to, de res­pon­sa­bi­li­dad, no sa­be­mos na­da”. En su ca­so es la ver­dad lo que es­tá pen­dien­te.“Yo creo que me­rez­co sa­ber­la”, di­ce.

LA HE­REN­CIA PO­LÍ­TI­CA

El 8 de agos­to de 1997 par­tió la vi­da de Cris­to en dos.“Yo te­nía 31 años, y si bien ha­bía si­do fun­cio­na­rio pú­bli­co, nun­ca pen­sé en la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca elec­to­ral. Pe­ro cuan­do lle­gué a Cú­cu­ta, me sen­tí obli­ga­do,ca­si em­pu­ja­do a as­pi­rar al Con­gre­so”. Ce­pe­da, que te­nía 32 años y ade­lan­ta­ba su pos­gra­do cuan­do mu­rió su pa­dre, pen­sa­ba que no era su­fi­cien­te con ha­ber re­co­gi­do prue­bas, en­ta­bla­do ac­cio­nes ju­di­cia­les y lu­cha­do por los de­re­chos hu­ma­nos, sino que sin­tió ne­ce­sa­rio as­pi­rar a un es­ca­ño en el Con­gre­so. En 2010 ob­tu­vo 35.000 vo­tos en Bo­go­tá, sin ma­qui­na­ria ni re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Su lle­ga­da a la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes mar­có otro mo­men­to im­por­tan­te en el pro­ce­so de due­lo.“Sen­tí que la pre­sen­cia de mi pa­dre ha­bía si­do fun­da­men­tal

“EL ODIO Y LA RA­BIA NO PUE­DEN DE­FI­NIR LA MA­NE­RA DE AC­TUAR POR­QUE SON SEN­TI­MIEN­TOS INSACIABLES”

en to­do es­to. Era co­mo si con el es­ca­ño que ocu­pa­ba se lle­na­ba ese va­cío que ha­bía ge­ne­ra­do su ase­si­na­to”, di­ce.

Pi­za­rro in­cur­sio­nó en la po­lí­ti­ca por­que em­pe­zó a sen­tir por el país el mis­mo amor que te­nía ha­cia su pa­dre y por­que fue reparador le­van­tar esas ban­de­ras, re­cu­pe­rar idea­les que ha­bían que­da­do per­di­dos y sen­tir que ocu­pa­ba el es­pa­cio que él ha de­bi­do ha­ber ocu­pa­do. “Cuan­do ha­go las in­ter­ven­cio­nes, siem­pre acu­do a él y le di­go: ‘Acom­pá­ña­me, ayú­da­me

a ha­cer­lo de la ma­ne­ra co­rrec­ta, pe­ro con mi iden­ti­dad’”.

Se­gún Ron­dón, to­mar las ban­de­ras del pa­dre es un fe­nó­meno más co­mún de lo que se cree y ocu­rrió en la gue­rra co­lom­bia­na en to­dos los ni­ve­les, tan­to con los hi­jos de lí­de­res po­lí­ti­cos na­cio­na­les co­mo con los de lí­de­res re­gio­na­les y ve­re­da­les.“Los lí­de­res cam­pe­si­nos que sur­gie­ron ca­si siem­pre eran hi­jos de cam­pe­si­nos ase­si­na­dos”,di­ce la ex­per­ta. Es­to se de­be a una atri­bu­ción que la so­cie­dad le ha­ce al hi­jo hom­bre del lí­der ase­si­na­do pa­ra que con­ti­núe con ese pro­yec­to po­lí­ti­co.“Ellos acep­tan por­que la me­jor ma­ne­ra de vin­cu­lar­se con el pa­dre y per­pe­tuar el víncu­lo más allá de la muer­te es con­ti­nuar con sus ideas y su pro­yec­to de vi­da”, ex­pli­ca. En al­gu­nos ca­sos, sin em­bar­go, es­to re­pre­sen­ta pa­ra los hi­jos un di­le­ma: de­ba­tir­se en­tre se­guir su pro­pio des­tino o el del pro­ge­ni­tor. “Yo op­té por un ca­mino de cier­ta ma­ne­ra pro­pio, que no es fá­cil por­que esa fi­gu­ra de él es om­ni­pre­sen­te, se la re­cuer­dan a uno cons­tan­te­men­te, más cuan­do yo lle­vo su mis­mo nom­bre”,di­ce La­ra Res­tre­po.En el ca­so de Ga­lán Pa­chón,de­ci­dió par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca más por los va­lo­res que re­ci­bie­ron en el ho­gar so­bre la im­por­tan­cia del ser­vi­cio pú­bli­co. Se­guir una ca­rre­ra po­lí­ti­ca “tu­vo que ver mu­cho con el do­lor que vi­vi­mos pe­ro no con una sen­sa­ción de obli­ga­to­rie­dad sino más de vo­ca­ción”.

Mu­chos evo­can a su pa­dre en los mo­men­tos di­fí­ci­les.“La po­lí­ti­ca es un ar­te de to­mar de­ci­sio­nes y hay mo­men­tos en que uno de­be es­co­ger en­tre lo peor y lo ma­lo.En me­dio de esas dis­yun­ti­vas éti­cas mi­ro a mi pa­dre y diá­lo­go con él de ma­ne­ra ima­gi­na­ria y pien­so qué ha­bría he­cho él, có­mo se hu­bie­ra com­por­ta­do y eso me sir­ve de re­fe­ren­te”,se­ña­la Ce­pe­da.Lo mis­mo ha­ce Ga­lán des­de que co­men­zó su ca­rre­ra po­lí­ti­ca. En mu­chas oca­sio­nes en que ha te­ni­do que to­mar una de­ci­sión im­por­tan­te en su ca­rre­ra evo­ca a su pa­dre en bus­ca de una luz. “Siem­pre tra­to de ser cohe­ren­te y pen­sar qué ha­ría él si es­tu­vie­ra en mis za­pa­tos”.

Ellos son cons­cien­tes de te­ner el pri­vi­le­gio de ha­ber si­do víc­ti­mas vi­si­bles. Por eso han en­via­do men­sa­jes de re­con­ci­lia­ción que sir­van de ejem­plo a otros co­mo ellos. Eso hi­cie­ron Ga­lán y La­ra cuan­do se reunie­ron con el hi­jo de Pa­blo Es­co­bar, ase­sino in­te­lec­tual de sus pa­dres, a quien ellos con­si­de­ran más una víc­ti­ma que un victimario. “Es di­fí­cil res­pon­sa­bi­li­zar al hi­jo de Es­co­bar por al­go que hi­zo su pa­pá, pe­ro nos mo­vió a ha­cer eso la idea de mos­trar­le al país que las víc­ti­mas que han su­fri­do la vio­len­cia, co­mo mu­chos otros co­lom­bia­nos, pue­den in­ten­tar de­jar eso atrás”, se­ña­la Ga­lán. Pe­ro tal vez Cris­to vi­vió la prue­ba más du­ra cuan­do el ex­pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos lo es­co­gió pa­ra li­de­rar el pro­ce­so de paz con el ELN, el gru­po gue­rri­lle­ro que ha­bía ase­si­na­do a su pa­dre años atrás. Él acep­tó.“El acuer­do de paz con el ELN es muy im­por­tan­te por­que va a per­mi­tir co­no­cer la ver­dad y al me­nos yo, co­mo víc­ti­ma, pre­fie­ro mil ve­ces la ver­dad, sa­ber por qué su­ce­dió, por qué lo ase­si­na­ron a man­sal­va”, di­ce.

Es­te gru­po es ape­nas un re­fle­jo del dra­ma que vi­ven 8 mi­llo­nes de víc­ti­mas. Pa­ra Re­yes hay que se­guir tra­ba­jan­do por de­jar­les un me­jor país a las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes.De he­cho, con­si­de­ra que hoy Co­lom­bia es­tá en un me­jor lu­gar que en el que se en­con­tra­ba cuan­do su pa­dre mu­rió e in­clu­so cuan­do sa­lió de Cha­pa­rral des­pe­di­do por la vio­len­cia par­ti­dis­ta de los años cin­cuen­ta. Pe­ro no ha­brá paz si ca­da una de las víc­ti­mas, vi­si­bles o in­vi­si­bles, no tie­ne el es­pa­cio y el tiem­po pa­ra llo­rar y en­ten­der lo que per­dió.Ade­más de eso Co­lom­bia tam­bién ne­ce­si­ta ha­cer el due­lo co­lec­ti­vo, que, co­mo di­ce Ron­dón, no es la su­ma de los due­los in­di­vi­dua­les, sino su­frir to­do lo que

“CUAN­DO SE CLAUSUREN EL MIE­DO, EL TE­RROR Y TO­DO LO TE­RRI­BLE QUE NOS PA­SÓ, PO­DRE­MOS DE­CIR QUE TER­MI­NÓ LA GUE­RRA”

se ha per­di­do con la gue­rra. Pa­ra eso hay que ha­cer un in­ven­ta­rio de lo que per­dió la so­cie­dad. No so­lo fue­ron per­so­nas, sino co­sas co­mo la ma­ne­ra de ha­cer po­lí­ti­ca, la con­fian­za en el otro o ese al­go de ca­da uno que se es­fu­mó al to­le­rar tan­ta bar­ba­rie. Esa es, se­gún Ce­pe­da, la ta­rea pen­dien­te, y tal vez la úl­ti­ma fa­se del due­lo del con­flic­to. “En el mo­men­to en que po­da­mos clau­su­rar el mie­do, el odio, el te­rror y to­do aque­llo tan te­rri­ble que nos pa­só po­dre­mos de­cir que la gue­rra ter­mi­nó”.

Car­los Fer­nan­do Ga­lán Hi­jo me­nor de Luis Car­los Ga­lán, po­lí­ti­co y can­di­da­to pre­si­den­cial por el Par­ti­do Li­be­ral Co­lom­biano ase­si­na­do el 18 de agos­to de 1989, mi­nu­tos an­tes de co­men­zar un discurso en una ma­ni­fes­ta­ción en Soa­cha, Cun­di­na­mar­ca. Car­los Fer­nan­do ha si­do con­ce­jal de Bo­go­tá y se­na­dor de la re­pú­bli­ca.

Ro­dri­go La­ra Res­tre­po Hi­jo de Ro­dri­go La­ra Bo­ni­lla, ex­mi­nis­tro de Jus­ti­cia, ase­si­na­do el 30 de abril de 1984 en el nor­te de Bo­go­tá por si­ca­rios de Pa­blo Es­co­bar. Su pa­dre li­de­ra­ba la per­se­cu­ción a los nar­co­tra­fi­can­tes del car­tel de Me­de­llín. Tras su muer­te, y a sus 8 años, tu­vo que de­jar el país y tras­la­dar­se a Eu­ro­pa con su fa­mi­lia.

Ye­sid Re­yes Hi­jo de Al­fon­so Re­yes Echan­día, pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, muer­to el 6 de no­viem­bre de 1985 du­ran­te la re­to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia, uno de los ca­pí­tu­los de la vio­len­cia más dra­má­ti­cos de la his­to­ria del país. En la me­mo­ria de los co­lom­bia­nos que­dó gra­ba­da la lla­ma­da te­le­fó­ni­ca en la que Re­yes su­pli­có a los mi­li­ta­res y al go­bierno: “¡Por fa­vor, que nos ayu­den, que ce­se el fue­go. La si­tua­ción es dra­má­ti­ca!”, di­jo a Caracol Ra­dio.

Ma­ría José Pi­za­rro Su pa­dre, Car­los Pi­za­rro, era el má­xi­mo di­ri­gen­te del Mo­vi­mien­to 19 de Abril (M-19). Al mes y me­dio de ha­ber en­tre­ga­do las ar­mas pa­ra ini­ciar su vi­da po­lí­ti­ca, mu­rió ase­si­na­do en un avión co­mer­cial en la ru­ta Bo­go­tá-Ba­rran­qui­lla. Mi­guel Gó­mez Mar­tí­nez Hi­jo del ex­se­na­dor En­ri­que Gó­mez Hur­ta­do y so­brino del di­ri­gen­tecon­ser­va­dor y va­rias ve­ces can­di­da­to pre­si­den­cial Ál­va­ro Gó­mez Hur­ta­do, ase­si­na­do en un aten­ta­do el 2 de no­viem­bre de 1995 en el nor­te de Bo­go­tá. Li­de­ra­ba la opo­si­ción al go­biernodel pre­si­den­te Er­nes­to Sam­per.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.