Da­niel Co­ro­nell:

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Da­niel Co­ro­nell

El re­por­te­ro y el ar­zo­bis­po

JUAN PA­BLO BA­RRIEN­TOS, PE­RIO­DIS­TA DE LA W Ra­dio, en­con­tró la prue­ba rei­na de una men­ti­ra del ar­zo­bis­po de Me­de­llín, mon­se­ñor Ri­car­do To­bón Res­tre­po, quien ade­más es el vi­ce­pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Co­lom­bia. Lo gra­ve del ca­so es que la men­ti­ra del señor ar­zo­bis­po sir­vió pa­ra pro­te­ger y re­ubi­car por fue­ra de su dió­ce­sis a un cu­ra se­ña­la­do de pe­de­ras­tia y sus­pen­di­do de su mi­nis­te­rio sa­cer­do­tal co­mo con­se­cuen­cia de esos he­chos. Ba­rrien­tos, re­por­te­ro ri­gu­ro­so e in­sis­ten­te, ha pu­bli­ca­do qui­zás la in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca más com­ple­ta so­bre abu­sos de sa­cer­do­tes a ni­ños. Ba­jo el tí­tu­lo ‘De­jad que los ni­ños ven­gan a mí’, el pe­rio­dis­ta ha do­cu­men­ta­do de­ce­nas de ca­sos de pe­de­ras­tia co­me­ti­dos por sa­cer­do­tes.

Uno de esos su­pues­tos cri­mi­na­les es el pa­dre Ro­ber­to An­to­nio Ca­da­vid Arro­ya­ve, quien ha si­do ob­je­to de numerosas de­nun­cias por abu­so se­xual de me­no­res, du­ran­te su desem­pe­ño co­mo sa­cer­do­te, ca­pe­llán y rec­tor de co­le­gios pa­rro­quia­les en An­tio­quia.

La in­ves­ti­ga­ción de Ba­rrien­tos se­ña­la que en 2005 el pa­dre Ca­da­vid tu­vo que en­ce­rrar­se en la ca­sa cu­ral de la igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de Chi­quin­qui­rá, en Be­llo, a es­pe­rar a que vi­nie­ran a sa­car­lo es­col­tas ar­ma­dos por­que ha­bían sur­gi­do de­nun­cias por abu­sos se­xua­les con­tra dos ni­ños. Una de las víc­ti­mas era fa­mi­liar de un miem­bro de una ban­da de­lin­cuen­cial que ope­ra­ba en la zo­na y quien ofre­ció to­mar la jus­ti­cia por su pro­pia mano.

La Uni­dad In­ves­ti­ga­ti­va del dia­rio El Tiem­po si­guió el ca­so y en­con­tró el re­ve­la­dor tes­ti­mo­nio de una de las víc­ti­mas: “Yo era el mo­na­gui­llo de la pa­rro­quia de Nues­tra Se­ño­ra de Chi­quin­qui­rá, en Be­llo, An­tio­quia, y el pa­dre Ro­ber­to Ca­da­vid era el rec­tor del co­le­gio y pá­rro­co de la igle­sia. Él sa­bía de la ma­la si­tua­ción de mi fa­mi­lia y me di­jo que sir­vie­ra de me­se­ro en la ce­le­bra­ción del Día del Pro­fe­sor. Se ter­mi­nó muy tar­de y me di­jo que me que­da­ra: esa no­che abu­só de mí”.

Sin im­por­tar las de­nun­cias, el pa­dre Ca­da­vid fue nom­bra­do en otra pa­rro­quia, la de San­ta Ana en la zo­na de Man­ri­que, y en otro co­le­gio don­de con­ti­nua­ron los abu­sos. El Tiem­po pu­bli­ca co­pia de un che­que gi­ra­do de la cuen­ta del Co­le­gio Pa­blo VI a una de las pre­sun­tas víc­ti­mas, que ha­bría te­ni­do el pro­pó­si­to de ase­gu­rar su si­len­cio. Tam­bién hay una de­cla­ra­ción no­ta­rial en la que al­guien se com­pro­me­te a no de­nun­ciar al cu­ra a cam­bio de 88 mi­llo­nes de pe­sos.

Pe­se al ras­tro im­bo­rra­ble de sus abu­sos, el pa­dre Ca­da­vid apa­re­ció ejer­cien­do co­mo sa­cer­do­te en Es­ta­dos Uni­dos. En mar­zo de es­te año, Juan Pa­blo Ba­rrien­tos le pre­gun­tó al ar­zo­bis­po de Me­de­llín so­bre el ca­so:

–¿Có­mo ter­mi­nó en Es­ta­dos Uni­dos?

–No sé, por­que él es­tá des­vin­cu­la­do de la ar­qui­dió­ce­sis –res­pon­dió mon­se­ñor Ri­car­do To­bón.

–Pe­ro es­tu­vo has­ta el ve­rano (ju­nio) del año pa­sa­do en Es­ta­dos Uni­dos –in­sis­tió el pe­rio­dis­ta–. Uno se ima­gi­na­ría que ten­dría que ha­ber te­ni­do per­mi­so de la Ar­qui­dió­ce­sis de Me­de­llín o la de Brooklyn. ¿Có­mo es el pro­ce­so de un sa­cer­do­te que se va? Me ima­gino que us­ted lo tie­ne que au­to­ri­zar…

–No –ne­gó ta­jan­te­men­te mon­se­ñor– una per­so­na que es­tá des­vin­cu­la­da de la ar­qui­dió­ce­sis o sus­pen­di­da, co­mo fue la pri­me­ra eta­pa de él, pro­ce­de en li­ber­tad co­mo un ciu­da­dano que ac­túa se­gún lo que me­jor le con­vie­ne.

–¿Us­te­des nun­ca se en­te­ra­ron de que él es­ta­ba en Brooklyn ejer­cien­do en una pa­rro­quia? –in­sis­tió el re­por­te­ro. –No su­pe eso –ase­gu­ró el ar­zo­bis­po. Sin em­bar­go, dos do­cu­men­tos fir­ma­dos por el pro­pio ar­zo­bis­po To­bón y en­tre­ga­dos ha­ce unos días al pe­rio­dis­ta Ba­rrien­tos por la Dió­ce­sis de Brooklyn des­mien­ten elo­cuen­te­men­te a mon­se­ñor.

El pri­me­ro es una car­ta del 29 de no­viem­bre de 2012, en la que mon­se­ñor To­bón pre­sen­ta al cu­ra Ca­da­vid an­te el obis­po de Brooklyn, mon­se­ñor Ni­cho­las Ant­hony Di­mar­zio, en es­tos tér­mi­nos: “El Pa­dre Ro­ber­to me ha pe­di­do le per­mi­ta ejer­cer su mi­nis­te­rio en la Dió­ce­sis de Brooklyn. Le agra­dez­co la aco­gi­da y el acom­pa­ña­mien­to que le pue­da brin­dar. De mi par­te tie­ne li­cen­cia pa­ra ser­vir en la mi­sión que Us­ted le quie­re con­fiar”.

Tres años des­pués, en fe­bre­ro de 2015, el ar­zo­bis­po de Me­de­llín vol­vió a es­cri­bir­le a su par de Brooklyn, au­to­ri­zan­do la ex­ten­sión de la vi­sa es­ta­dou­ni­den­se del cu­ra Ca­da­vid. Allí di­ce: “Le agra­dez­co de co­ra­zón la benévola aco­gi­da a es­te sa­cer­do­te”.

Mien­tras mon­se­ñor To­bón ce­le­bra la benévola aco­gi­da al victimario, los ni­ños que su­frie­ron sus abu­sos no han en­con­tra­do jus­ti­cia.

Por ca­sos si­mi­la­res, el pa­pa Fran­cis­co ha re­mo­vi­do de sus pues­tos a al­tos je­rar­cas en Es­ta­dos Uni­dos y en Chi­le.

MIEN­TRAS MON­SE­ÑOR TO­BÓN CE­LE­BRA LA BENÉVOLA ACO­GI­DA AL VICTIMARIO, LOS NI­ÑOS QUE SU­FRIE­RON SUS ABU­SOS NO HAN EN­CON­TRA­DO JUS­TI­CIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.