José Ma­nuel Ace­ve­do:

Semana (Colombia) - - Sumario - Por José Ma­nuel Ace­ve­do M.

¿Có­mo se re­nue­va la po­lí­ti­ca?

RES­PE­TO Y AD­MI­RO A CLAU­DIA LÓ­PEZ Y LA RE­CO­NOZ­CO co­mo una de las lí­de­res ac­tua­les más po­ten­tes de la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Sin em­bar­go, se equivoca, ¡y mu­cho!, cuan­do des­ca­li­fi­ca a quie­nes no pien­san co­mo ella y con so­ber­bia mo­ral po­ne en el mis­mo cos­tal de los co­rrup­tos a quie­nes, sin ser­lo, se atre­ven a opo­ner­se a al­gu­nas de sus ini­cia­ti­vas.

Es­ta se­ma­na la em­pren­dió con­tra los que hun­die­ron el pro­yec­to que bus­ca­ba li­mi­tar la re­elec­ción de los con­gre­sis­tas a tres pe­rio­dos, y aun­que no du­do que al­gu­nos lo hi­cie­ron con cálcu­los elec­to­re­ros, otros más apor­ta­ron ar­gu­men­tos in­tere­san­tes pa­ra sus­ten­tar su opo­si­ción a es­ta idea. A fin de cuen­tas, no se tra­ta­ba de la ver­dad re­ve­la­da, ni si­quie­ra de una me­di­da real­men­te efi­cien­te pa­ra alen­tar nue­vos li­de­raz­gos ni mu­cho me­nos pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción.

Na­da ni na­die obli­ga­ba a los par­la­men­ta­rios a pu­pi­trear ese pro­yec­to, co­mo al­gu­nos pre­ten­dían. Aun­que 12 mi­llo­nes de vo­tos ha­yan si­do –en efec­to– mu­chos vo­tos, no fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra que la con­sul­ta po­pu­lar ge­ne­ra­ra efec­tos vin­cu­lan­tes y el Con­gre­so man­tu­vo su au­to­no­mía en di­cha de­ci­sión.

La ver­dad es que li­mi­tar a tres pe­rio­dos la elec­ción de se­na­do­res y re­pre­sen­tan­tes no so­lu­cio­na na­da y an­tes bien pue­de pro­mo­ver en el me­diano pla­zo con­duc­tas in­de­sea­bles.En un do­cu­men­ta­do aná­li­sis el pro­fe­sor de NYU Pa­blo Que­ru­bín re­cuer­da el ca­so de Fi­li­pi­nas en don­de se im­ple­men­tó una me­di­da exac­ta­men­te igual a la que aquí se pre­ten­día. El re­sul­ta­do: “Mu­chos go­ber­nan­tes tras cum­plir sus tres pe­rio­dos son re­em­pla­za­dos en el car­go por fa­mi­lia­res co­mo es­po­sos(as), her­ma­nos(as) o hi­jos(as), en­tre otros”. La me­di­da dis­pa­ró el fe­nó­meno de las ‘di­nas­tías’ con los efec­tos per­ver­sos que tie­ne ha­cer po­lí­ti­ca en cuer­po ajeno y que la pro­pia Clau­dia Ló­pez cen­su­ra­ba des­de sus épo­cas co­mo in­ves­ti­ga­do­ra elec­to­ral.

Pe­ro, ade­más, el pro­fe­sor Que­ru­bín se­ña­la que una ini­cia­ti­va de es­ta na­tu­ra­le­za “pue­de des­mo­ti­var a al­gu­nas per­so­nas ho­nes­tas y com­pe­ten­tes a par­ti­ci­par o for­mar­se en la po­lí­ti­ca pues preferirán de­di­car­se a tra­ba­jar en el sec­tor pri­va­do en don­de no hay lí­mi­tes ex­plí­ci­tos a la con­ti­nui­dad de su ca­rre­ra”.

Por el con­tra­rio, re­cuer­da el do­cen­te, “el ries­go es que en su ter­cer pe­rio­do los po­lí­ti­cos, ya sin in­cen­ti­vos de ser re­ele­gi­dos, aban­do­nen la adop­ción de po­lí­ti­cas desea­bles y/o abu­sen del po­der pa­ra su be­ne­fi­cio par­ti­cu­lar”.

La otra ra­zón que des­vir­túa la “ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa” de es­te pro­yec­to es­tá da­da en la prác­ti­ca por lo que su­ce­dió en la úl­ti­ma elec­ción del Con­gre­so. Más de la mi­tad de los re­pre­sen­tan­tes a la Cá­ma­ra han lle­ga­do por pri­me­ra vez al Le­gis­la­ti­vo y al­gu­nos de ellos es­tán lu­cién­do­se en es­tos tres me­ses que han trans­cu­rri­do des­de su po­se­sión, sin ne­ce­si­dad de re­for­ma al­gu­na.

Pa­ra la mues­tra va­rios bo­to­nes: Mau­ri­cio To­ro o Jua­ni­ta Goe­ber­tus de la Alian­za Ver­de, por ejem­plo. El pri­me­ro pro­po­ne un pro­yec­to pa­ra que la gran em­pre­sa le pa­gue a pla­zos jus­tos a las mipy­mes. La se­gun­da, ade­más de dar de­ba­tes se­re­nos pe­ro fir­mes en te­mas po­lí­ti­cos, es­tá pro­mo­vien­do una ini­cia­ti­va de trans­por­te ru­ral es­co­lar pa­ra las zo­nas más dis­per­sas del país. Qué de­cir de Da­vid Ra­ce­ro y Ma­ría José Pi­za­rro, en­tre los ‘de­cen­tes’, que co­mo coau­to­res de va­rios pro­yec­tos es­tán po­nien­do a pen­sar al Con­gre­so en re­du­cir los in­tere­ses del Ice­tex; o Ga­briel San­tos y Ga­briel Va­lle­jo, en el Cen­tro De­mo­crá­ti­co, que es­tán en­ri­que­cien­do con ar­gu­men­tos los de­ba­tes de con­trol po­lí­ti­co y José Da­niel Ló­pez, en Cam­bio Ra­di­cal, que avan­za con pro­yec­tos de in­te­rés ur­bano pa­ra la Bo­go­tá que re­pre­sen­ta en la Cá­ma­ra.

La re­no­va­ción es­tá su­ce­dien­do sin mu­cha al­ha­ra­ca y qui­zá por de­ba­jo del ra­dar de los me­dios tra­di­cio­na­les de co­mu­ni­ca­ción que se si­guen ocu­pan­do de los po­lí­ti­cos de siem­pre sin ad­ver­tir lo que es­tá pa­san­do en­tre los nue­vos. Ten­dre­mos que en­ten­der que no es con des­ca­li­fi­ca­cio­nes o ‘mu­ros de la ver­güen­za’ pa­ra quie­nes pien­san dis­tin­to, ni mu­cho me­nos con re­for­mas ta­qui­lle­ras pe­ro inú­ti­les co­mo va­mos a en­fren­tar la co­rrup­ción y a oxi­ge­nar nues­tras ins­ti­tu­cio­nes.

NI CON DES­CA­LI­FI­CA­CIO­NES NI CON MU­ROS DE LA VER­GÜEN­ZA NI MU­CHO ME­NOS CON RE­FOR­MAS TA­QUI­LLE­RAS PE­RO INÚ­TI­LES. AL­GU­NOS YA LO ES­TÁN HA­CIEN­DO SIN GRI­TOS Y CON AC­CIO­NES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.