Ve­ne­zo­la­nos re­co­gen el ca­fé

Los mi­gran­tes lle­ga­ron a resolver la fal­ta de tra­ba­ja­do­res jó­ve­nes en las fin­cas ca­fe­te­ras del sur del To­li­ma. Pe­ro el país ne­ce­si­ta me­jo­rar sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les y las de to­dos los cam­pe­si­nos co­lom­bia­nos.

Semana (Colombia) - - Sumario -

ÁN­GEL DE JE­SÚS MAR­tí­nez lle­gó es­te año y des­de ha­ce dos me­ses re­co­ge ca­fé en una fin­ca de Rio­blan­co. Tie­ne 27 años y vie­ne de Puer­to Ca­be­llo. En Ve­ne­zue­la es­tu­dió pa­ra téc­ni­co en in­for­má­ti­ca y te­nía dos em­pleos: tra­ba­ja­ba en un mon­ta­llan­tas y re­pa­ra­ba compu­tado­res. Via­jó ha­cia Co­lom­bia jun­to con Jhonn Si­rit, de 26 años, quien an­tes de ve­nir tra­ba­ja­ba en cual­quier ofi­cio que le sa­lie­ra: vi­gi­lan­te,asea­dor,car­pin­te­ro,con­duc­tor.Hoy se de­di­ca a re­co­ger ca­fé de lu­nes a vier­nes, de seis de la ma­ña­na a cin­co de la tar­de. “El tra­ba­jo acá no me pe­ga du­ro por­que es­toy acos­tum­bra­do a dar­le du­ro.Pe­ro aún no me he adap­ta­do a re­co­ger ca­fé.To­da­vía no apren­do a co­ger­lo”, di­ce.

La mi­gra­ción de ve­ne­zo­la­nos no so­lo se sien­te en las ciu­da­des prin­ci­pa­les de Co­lom­bia, sino en el cam­po, a don­de es­tán lle­gan­do a la­bo­rar en las fin­cas. Des­de mar­zo del año pa­sa­do, en el ini­cio de la co­se­cha del grano, em­pe­za­ron a re­co­ger el ca­fé en la zo­na ca­fe­te­ra del sur del To­li­ma. Aún na­die sa­be cuán­tos son. Se­gún Oli­vo Ro­drí­guez, uno de los de­le­ga­dos del Co­mi­té de Ca­fe­te­ros de ese de­par­ta­men­to, to­da­vía no hay una es­ta­dís­ti­ca.

Aun­que mu­chos de los ve­ne­zo­la­nos que lle­gan a las zo­nas ru­ra­les del país no tie­nen ex­pe­rien­cia en la­bo­res del cam­po, son mano de obra jo­ven en un sec­tor al que le ha­ce fal­ta. “Las zo­nas cen­tra­les ca­fe­te­ras du­ran­te épo­ca de co­se­cha se sur­tían de re­co­lec­to­res de Na­ri­ño, del sur del Hui­la o del Ca­que­tá. Hoy en esas re­gio­nes au­men­tó la pro­duc­ción y las de­más se es­tán que­dan­do con me­nos can­ti­dad de mano de obra”, ex­pli­ca Ro­ber­to Vé­lez Va­lle­jo, ge­ren­te de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Ca­fe­te­ros.

LA IN­FOR­MA­LI­DAD

Luis Eduar­do Sán­chez re­co­ge ca­fé con Án­gel y Jhonn.Tie­ne 22 años y, a di­fe­ren­cia de sus com­pa­ñe­ros, en San­ta Ma­ría, un pue­blo del es­ta­do Fal­cón, se ha­bía de­di­ca­do a co­se­char maíz y frí­jol. Pe­ro es­to no le ha fa­ci­li­ta­do el tra­ba­jo.A dia­rio re­co­ge en­tre 30 y 40 ki­los, mien­tras que los tra­ba­ja­do­res co­lom­bia­nos al­can­zan los 200. Por ca­da ki­lo le pa­gan en­tre 400 y 500 pe­sos. Aun­que Luis ga­na

me­nos que otros, di­ce que de to­dos mo­dos es más de lo que con­se­guía en el ve­cino país. Di­vi­de el sa­la­rio de ca­da se­ma­na en tres par­tes: pa­ra los gas­tos de su hi­jo de 3 años, pa­ra ayu­dar a sus pa­dres (que cui­dan de su hi­jo) y pa­ra un pe­que­ño aho­rro pa­ra cuan­do re­gre­se a Ve­ne­zue­la.

Le pa­gan por ki­lo la mis­ma su­ma que a to­dos los re­co­lec­to­res de ca­fé, co­lom­bia­nos o ve­ne­zo­la­nos. Ade­más, en la ma­yo­ría de fin­cas ca­fe­te­ras les cos­tean la ali­men­ta­ción y el hos­pe­da­je. Pe­ro Luis, co­mo los de­más re­co­lec­to­res, no es­tá afi­lia­do al sis­te­ma de sa­lud, no aho­rra pa­ra una pen­sión ni cuen­ta con ce­san­tías. Es­to se de­be a la am­plia in­for­ma­li­dad la­bo­ral del cam­po.

Se­gún ci­fras del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, 52,5 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les son em­plea­dos por cuen­ta pro­pia y 11,7 por cien­to tra­ba­jan co­mo peo­nes o jor­na­le­ros. En la en­ti­dad re­co­no­cen que mu­chos de ellos tie­nen ba­jos in­gre­sos y des­pro­tec­ción en se­gu­ri­dad so­cial, por lo que vie­nen im­pul­san­do los Be­ne­fi­cios Eco­nó­mi­cos Pe­rió­di­cos (BEPS) pa­ra el sec­tor ru­ral. Se tra­ta de un es­que­ma fle­xi­ble de aho­rro que ase­gu­ra un in­gre­so pa­ra la ve­jez, un sis­te­ma pa­re­ci­do a la pen­sión. “Col­pen­sio­nes ad­mi­nis­tra es­te es­que­ma y ac­tual­men­te lo es­ta­mos pro­mo­cio­nan­do. Ha fun­cio­na­do muy bien con los ca­fe­te­ros; ade­más, par­ti­ci­pan ter­ce­ros pa­ra los apor­tes a las cuen­tas in­di­vi­dua­les de los ca­fi­cul­to­res”, in­di­ca una fuen­te de la en­ti­dad.

LO PEN­DIEN­TE

El país de­be for­ma­li­zar al tra­ba­ja­dor ru­ral, in­de­pen­dien­te­men­te de si son ve­ne­zo­la­nos o co­lom­bia­nos, si quie­re me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad del cam­po y gea­ne­rar un re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal.Y an­te la lle­ga­da de nue­va mano de obra co­mo los mi­gran­tes, se ne­ce­si­tan bue­nas con­di­cio­nes pa­ra in­te­grar­los al mer­ca­do la­bo­ral. El Mi­nis­te­rio de Agricultura bus­ca in­cluir es­te pun­to en la re­for­ma ru­ral in­te­gral que pre­sen­ta­rá el go­bierno en el Plan Na­cio­nal de De­sa­rro­llo 2018-2022.

“La re­for­ma ru­ral in­te­gral tie­ne tres pi­la­res: le­ga­li­dad, em­pren­di­mien­to y equi­dad. La for­ma­li­za­ción es im­por­tan­te en el pi­lar de em­pren­di­mien­to. Y pa­ra es­to es cla­ve que el tra­ba­ja­dor ru­ral es­té en el en­ca­de­na­mien­to pro­duc­ti­vo. Ahí es­ta­mos di­se­ñan­do los ins­tru­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra que el ha­bi­tan­te de cam­po es­té vin­cu­la­do a ca­de­nas pro­duc­ti­vas. Por ejem­plo, la agricultura por con­tra­to que con­sis­te en que lo pro­du­ci­do es­té ata­do a los pro­ce­sos de co­mer­cia­li­za­ción”, co­men­ta

SE­GÚN EL CO­MI­TÉ DE CA­FE­TE­ROS DEL TO­LI­MA, LOS MI­GRAN­TES EM­PE­ZA­RON A LLE­GAR EN MAR­ZO DE 2017

Ja­vier Pé­rez Bur­gos, vi­ce­mi­nis­tro de De­sa­rro­llo Ru­ral.

Ade­más,en el Con­gre­so cur­sa el pro­yec­to de ley 123 de 2017, que bus­ca dig­ni­fi­car al tra­ba­ja­dor ru­ral y crear un pi­so mí­ni­mo de pro­tec­ción so­cial me­dian­te con­tra­tos de tra­ba­jo o cual­quier otra mo­da­li­dad de vin­cu­la­ción. Si el Con­gre­so lo aprue­ba, ga­ran­ti­za­ría de­re­chos la­bo­ra­les co­mo el ac­ce­so a aten­ción en ries­gos pro­fe­sio­na­les o las ce­san­tías.

Pa­ra Án­ge­la Ma­ría Pe­na­gos, di­rec­to­ra del Cen­tro La­ti­noa­me­ri­cano pa­ra el De­sa­rro­llo Ru­ral, la mi­gra­ción de ve­ne­zo­la­nos al cam­po evi­den­cia­ría las fa­len­cias en las con­di­cio­nes la­bo­ra­les del tra­ba­ja­dor ru­ral co­lom­biano. Por eso, el go­bierno de­be abor­dar es­te te­ma des­de una mi­ra­da más in­te­gral que no so­lo res­pon­da a la co­yun­tu­ra. De lo con­tra­rio, no re­sol­ve­rá la deu­da his­tó­ri­ca con quie­nes tra­ba­jan en el cam­po. “Con la mi­gra­ción preo­cu­pa que es­ta deu­da crez­ca, mien­tras no ha­ce­mos na­da por ge­ne­rar las con­di­cio­nes pa­ra una ma­yor for­ma­li­za­ción la­bo­ral”. *Es­ta pu­bli­ca­ción ha­ce par­te del Pro­yec­to Mi­gra­ción Ve­ne­zue­la, una ini­cia­ti­va de SE­MA­NA RU­RAL con el apo­yo de SE­MA­NA y Usaid. Es­pe­re su lan­za­mien­to en no­viem­bre.

t Es la pri­me­ra vez que Luis Sán­chez tra­ba­ja co­mo re­co­lec­tor de ca­fé. Lle­va tres me­ses en ese ofi­cio, pe­ro to­da­vía se le di­fi­cul­ta co­ger el grano.

t Jhonn Si­rit aún no se acos­tum­bra al cli­ma frío de Rio­blan­co. Tam­po­co a tra­ba­jaren me­dio de las mon­ta­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.