La es­ta­fa del si­glo.

Un co­lom­biano y un bri­tá­ni­co lo­gra­ron des­fal­car al go­bierno da­nés por 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Es­ta es la in­creí­ble his­to­ria.

Semana (Colombia) - - Sumario -

Un co­lom­biano y un bri­tá­ni­co lo­gra­ron des­fal­car al go­bierno da­nés por 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Es­ta es la in­creí­ble his­to­ria.

EN SU MÁS RE­cien­te incursión en Fa­ce­book, el bri­tá­ni­co San­jay Shah pu­bli­có, en no­viem­bre de 2017, un ar­tícu­lo so­bre la im­por­tan­cia de la fi­lan­tro­pía y las do­na­cio­nes ca­ri­ta­ti­vas pa­ra las em­pre­sas exitosas. Tra­ta­ba un te­ma al me­nos cu­rio­so si se tie­ne en cuen­ta que las au­to­ri­da­des da­ne­sas lo acu­san de de­san­grar el era­rio de su país con la ayu­da del co­lom­biano Ca­mi­lo Var­gas Man­za­ne­ra, en el ma­yor gol­pe en la his­to­ria fi­nan­cie­ra de Di­na­mar­ca.

Shah pa­re­cía in­to­ca­ble has­ta ha­ce me­ses y sus re­des lo mues­tran se­reno. Pe­ro la Po­li­cía del país eu­ro­peo es­tá al ace­cho de un des­cui­do su­yo que per­mi­ta lle­var­lo a la jus­ti­cia y él lo sa­be. Mien­tras eso su­ce­de, Shah ase­gu­ra des­de Abu Da­bi, don­de vi­ve ha­ce ca­si 10 años, que no de­tie­ne su mar­cha.Di­vi­de su tiem­po en­tre su es­po­sa e hi­jos,uno de los cua­les es au­tis­ta, y sus facetas de in­ver­sio­nis­ta, fi­lán­tro­po y pro­mo­tor de es­pec­tácu­los en esa ciu­dad, una la­bor que com­bi­na con el ac­ti­vis­mo en su fir­ma Au­tism Rocks. Des­de es­ta ha ges­tio­na­do es­pec­tácu­los de be­ne­fi­cen­cia de su ído­lo Prin­ce, de Lenny Kra­vitz y, se­gún su pá­gi­na ofi­cial, otros de Jen­ni­fer Ló­pez y Ed Shee­ran. En su ca­nal de YouTu­be, Shah ex­pli­ca su cru­za­da fi­lan­tró­pi­caem­pre­sa­rial y su his­to­ria de vi­da en cin­co vi­deos, pe­ro, co­mo era de es­pe­rar­se, de­ja fue­ra la par­te os­cu­ra. No cuen­ta que es el enemi­go pú­bli­co de Di­na­mar­ca y que sus ciu­da­da­nos pi­den su ca­be­za, pues con­si­de­ran que les ro­bó una enor­me ta­ja­da de sus re­cur­sos pú­bli­cos.

Pa­ra lo­grar­lo, Shah sa­có par­ti­do de un es­que­ma fi­nan­cie­ro que des­cu­brió en sus días de apren­diz en KPMG, BDO y Ra­bo­bank, que apli­có en So­lo Ca­pi­tal, la fir­ma que fun­dó en 2012. Se tra­ta de ope­ra­cio­nes cum-ex, crea­das pa­ra evi­tar la do­ble tri­bu­ta­ción de ciu­da­da­nos en paí­ses que tie­nen acuer­dos pa­ra ese efec­to. Ya exis­tían an­te­ce­den­tes de las con­se­cuen­cias ne­fas­tas de es­tas ope­ra­cio­nes en Ale­ma­nia, pues le cos­ta­ron al era­rio teu­tón 11.000 mi­llo­nes de dó­la­res has­ta que, en 2012, la Jus­ti­cia las de­tec­tó. Pe­ro las au­to­ri­da­des ale­ma­nas no aler­ta­ron a na­die, y los res­pon­sa­bles apun­ta­ron a na­cio­nes co­mo Es­pa­ña y Di­na­mar­ca. Al país ibé­ri­co no al­can­za­ron a lle­gar, pe­ro en el nór­di­co vol­vie­ron a ha­cer es­tra­gos.

Se­gún plan­tea quien re­ve­ló el asun­to, el in­ves­ti­ga­dor Da­vid Se­gal, del dia­rio The New York Ti­mes, Shah y su cóm­pli­ce co­lom­biano,Ca­mi­loVar­gas Man­za­ne­ra, ajus­ta­ron esas ope­ra­cio­nes cu­mex pa­ra ges­tio­nar y ac­ce­der a de­vo­lu­cio­nes de im­pues­tos fic­ti­cias. De ese mo­do, se­gún Se­gal y sus fuen­tes, dre­na­ron 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res del era­rio da­nés. Se es­ti­ma que Shah se em­bol­si­lló la mi­tad de esos di­ne­ros, pe­ro no se sa­be cuán­to le co­rres­pon­dió al co­lom­biano y a otros ac­to­res fun­da­men­ta­les que se pres­ta­ron pa­ra re­cla­mar di­cha de­vo­lu­ción de im­pues­tos.

Shah aún pa­re­ce gozar de su li­ber­tad, a sus 48 años, con un ya­te de 1,3 mi­llo­nes de dó­la­res (se ru­mo­ra que se lla­ma Cum/ Ex) y una man­sión de 930 me­tros cua­dra­dos con sa­li­da al mar. Fren­te a las acu­sa­cio­nes se ha li­mi­ta­do a exal­tar su cru­za­da en car­tas re­dac­ta­das a mano, co­mo la de 14 pá­gi­nas que le en­vió al dia­rio neo­yor­quino pa­ra in­cluir su voz en el ar­tícu­lo que es­ta­ba por de­nun­ciar sus prác­ti­cas frau­du­len­tas al mun­do. En esas pá­gi­nas es­qui­va to­do vi­so de po­lé­mi­ca y di­ce que so­lo sa­có pro­ve­cho de una bre­cha del sis­te­ma.

Los da­ne­ses no dan con la fór­mu­la pa­ra ha­cer­lo caer y, si no sa­le de Abu Da­bi, les se­rá ca­si im­po­si­ble atra­par­lo, pe­ro no se han que­da­do quie­tos. Han de­man­da­do a otros ac­to­res que se pres­ta­ron a su jue­go y le per-

mi­tie­ron sa­lir­se con la su­ya: los 17 ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses con una can­ti­dad ab­sur­da de pla­nes pen­sio­na­les, que en la ma­yo­ría de los ca­sos ni si­quie­ra te­nían ac­cio­nes de las em­pre­sas da­ne­sas por las que apli­ca­ban a la de­vo­lu­ción tri­bu­ta­ria. La in­ves­ti­ga­ción ci­ta 277 de­man­das con­tra va­rias per­so­nas co­mo Ro­ger Leh­man, que a sus 30 años te­nía a su nom­bre 44 pla­nes de pen­sión.En teo­ría,es­tos hom­bres tam­bién po­seían ac­cio­nes de em­pre­sas da­ne­sas y por eso cla­si­fi­ca­ban a las de­vo­lu­cio­nes de im­pues­tos en Di­na­mar­ca. En el pa­pel la ma­nio­bra evi­ta­ba la do­ble tri­bu­ta­ción. Pe­ro co­mo en el ca­so de mi­les de des­em­bol­sos en­tre 2012 y 2015, se pres­ta­ba pa­ra de­vo­lu­cio­nes sin sus­ten­to. La cau­sa: la ofi­ci­na de im­pues­tos da­ne­sa, SKAT, una en­ti­dad en pro­ce­so de re­es­truc­tu­ra­ción, no siem­pre ve­ri­fi­ca­ba la reali­dad de las ope­ra­cio­nes. Ahí en­tran en el jue­go el co­lom­biano Var­gas y el da­nés Sven Niel­sen.

Gra­dua­do del Co­le­gio San Car­los de Bo­go­tá (se­gún su pá­gi­na de Lin­ke­dIn), el eco­no­mis­ta unian­dino Ca­mi­lo Var­gas Man­za­ne­ra, de 44 años, re­sul­tó ins­tru­men­tal pa­ra el es­que­ma. Di­rec­tor del Syn­tax GIS Ltd,una fir­ma que ope­ra­ba des­de 2014 en Lon­dres y pro­veía ser­vi­cios de ali­vios tri­bu­ta­rios y ges­tión de la do­cu­men­ta­ción, Var­gas se en­car­gó de en­trar en con­tac­to con Niel­sen, la otra pie­za cla­ve del rom­pe­ca­be­zas. Es­te tra­ba­ja­ba en la la­bor de su­per­vi­sión de SKAT y car­ga­ba tam­bién con uno que otro an­te­ce­den­te de ma­las prác­ti­cas. Var­gas fue ama­ble, ser­vi­cial con Niel­sen, lo adu­ló y se ga­nó su con­fian­za pa­ra es­ta­ble­cer el ne­xo. En su país Niel­sen di­vi­de opi­nio­nes. Pa­ra al­gu­nos for­ma par­te del es­que­ma, pa­ra otros sim­ple­men­te fue el es­la­bón dé­bil de la ca­de­na que Shah y Var­gas su­pie­ron de­tec­tar y ex­plo­tar.

En 2014 Niel­sen le enseñó a Var­gas có­mo ges­tio­nar los for­mu­la­rios de re­cla­mo de de­vo­lu­cio­nes de im­pues­tos. Se­gún Niel­sen, hoy en pri­sión por otra ma­la pra­xis, com­par­tió lar­gas char­las con Var­gas al ca­lor de cer­ve­zas en las ta­ber­nas más fa­mo­sas de Co­pen­ha­gue. De ese mo­do, Var­gas per­fec­cio­nó la ges­tión de las so­li­ci­tu­des y la fór­mu­la de des­fal­co al­can­zó su má­xi­ma po­ten­cia. Me­ses des­pués, en 2015, al­can­zó a dre­nar al sis­te­ma da­nés a rit­mo de 3 mi­llo­nes de dó­la­res por ho­ra.

En el dia­rio El Es­pec­ta­dor Al­ber­to Do­na­dío com­par­tió da­tos so­bre el pa­sa­do de Var­gas y sus co­ne­xio­nes en Co­lom­bia. Di­ce que se gra­duó de eco­no­mis­ta en la Uni­ver­si­dad de los An­des en 1997 con una te­sis so­bre ‘La ten­den­cia ex­por­ta­ti­va de Amé­ri­ca La­ti­na en el pe­rio­do 1980-1993’. Tam­bién que va­rios miem­bros de su fa­mi­lia han ocu­pa­do car­gos de pe­so en la ra­ma ju­di­cial. “Su abue­lo Gon­za­lo Var­gas Ru­biano fue ma­gis­tra­do de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia; su pa­dre, Ca­mi­lo Var­gas Aya­la, fue se­cre­ta­rio del Con­se­jo de Es­ta­do;y su tío Gui­ller­moVar­gas Aya­la fue ma­gis­tra­do del mis­mo tri­bu­nal”, ase­gu­ra.

Cuan­do Do­na­dío con­tac­tó a su her­mano Juan Da­vid Var­gas Man­za­ne­ra, ase­sor de la Au­to­ri­dad Na­cio­nal de Te­le­vi­sión, es­te le res­pon­dió que no sa­bía na­da de su her­mano, ni su te­lé­fono, ni su co­rreo elec­tró­ni­co, ni mu­cho me­nos de sus ne­go­cios. Por úl­ti­mo, es­ta­ble­ce que no se sa­be en qué mo­men­to Var­gas Man­za­ne­ra se ins­ta­ló en In­gla­te­rra. Pe­ro aña­de que en la is­la vi­vía una tía su­ya que, des­de 1996, te­nía pa­sa­por­te bri­tá­ni­co. Cuan­do Var­gas Man­za­ne­ra creó Syn­tax, en Lon­dres en 2014, lo hi­zo con un pa­sa­por­te bel­ga.

Shah, por su par­te, siem­pre tu­vo una am­bi­ción des­bor­da­da. Tra­ba­jó en la City lon­di­nen­se don­de apren­dió los ve­ri­cue­tos del sis­te­ma fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal.Y cuan­do lle­gó la cri­sis in­ter­na­cio­nal de 2008 se que­dó sin em­pleo co­mo mi­les. Pe­ro a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría, re­do­bló la apues­ta. Que­ría ser el je­fe, con au­tos de ga­ma al­ta y due­ño de su tiem­po. Se mu­dó a Abu Da­bi y fun­dó So­lo Ca­pi­tal, des­de don­de or­ques­tó sus gol­pes fi­nan­cie­ros. En 2010

EN JU­LIO DE 2015, EN SU ÚL­TI­MO EN­VIÓN, EL DES­FAL­CO AL­CAN­ZÓ A DRE­NAR AL SIS­TE­MA DA­NÉS A RIT­MO DE 3 MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES POR HO­RA

ya ga­na­ba ci­fras as­tro­nó­mi­cas y ape­nas co­men­za­ba.

Y si bien él no re­co­no­ce que ya no vi­ve tan tran­qui­lo,los he­chos lo con­tra­di­cen. La pre­sión del go­bierno da­nés ha lle­va­do a va­rios paí­ses a con­ge­lar -no con­fis­car aún- sus cuen­tas, con ac­ti­vos por 660 mi­llo­nes de dó­la­res. Y So­lo Ca­pi­tal,en po­der de li­qui­da­do­res, pa­re­ce atra­ve­sar un de­fault fi­nan­cie­ro por 1.300 mi­llo­nes de dó­la­res. Las co­sas no pin­tan bien pa­ra Shah ni pa­ra Var­gas. Si bien aún Di­na­mar­ca no les for­mu­la car­gos pe­na­les, les ha­ce sa­ber que los tie­nen en la mi­ra.

tq El bri­tá­ni­co San­jay Shah se mu­dó a Abu Da­bi lue­go de la cri­sis eco­nó­mi­ca de 2008. Des­de allá pla­neó y eje­cu­tó la es­tra­ta­ge­ma fi­nan­cie­ra que le per­mi­tió des­fal­car al SKAT, la ofi­ci­na de im­pues­tos da­ne­sa.

En 2014 el co­lom­biano Ca­mi­lo Var­gas Man­za­ne­ra en­ta­bló con­tac­to con el es­la­bón dé­bil en Di­na­mar­ca, Sven Niel­sen. Gra­cias a lo que le apren­dió al tra­ba­ja­dor de la ofi­ci­na da­ne­sa de im­pues­tos (SKAT), Var­gas per­fec­cio­nó la ges­tión de los for­mu­la­rios que per­mi­tían cap­tar los di­ne­ros.

p

q Shah di­ce que so­lo apro­ve­chó un hue­co en el sis­te­ma. Se pre­sen­ta co­mo em­pre­sa­rio y ac­ti­vis­ta, y ges­tio­nó con­cier­tos de be­ne­fi­cen­cia en Abu Da­bi con Prin­ce, Lenny Kra­vitz, Jen­ni­ferLó­pez y Ed Shee­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.