El ar­tis­ta en blan­co y ne­gro.

San­tia­go Pa­rra, que pinta de for­ma au­to­má­ti­ca e ins­tin­ti­va, inau­gu­ra su ex­po­si­ción en la ga­le­ría Sex­tan­te. Sus obras em­pie­zan a te­ner gran aco­gi­da en el mer­ca­do.

Semana (Colombia) - - Sumario -

San­tia­go Pa­rra, que pinta de for­ma au­to­má­ti­ca e ins­tin­ti­va, inau­gu­ra su ex­po­si­ción en la ga­le­ría Sex­tan­te. Sus obras em­pie­zan a te­ner gran aco­gi­da en el mer­ca­do.

DES­CU­BRIÓ A LOS su­rrea­lis­tas en el co­le­gio,cuan­do te­nía 15 años. Lo impresionó, so­bre to­do,la idea del au­to­ma­tis­mo, un con­cep­to del es­cri­tor fran­cés An­dré Bre­tón se­gún el cual cual­quier ti­po de ar­te pue­de sur­gir gra­cias a un pro­ce­so ca­ren­te de con­trol ra­cio­nal, re­to­que y pla­nea­ción.

Du­ran­te esa mis­ma épo­ca, y en me­dio de un pro­ble­ma per­so­nal, San­tia­go Pa­rra hi­zo su pri­me­ra pin­tu­ra: aga­rró un pa­pel en blan­co y sin pen­sar en na­da con­cre­to (apar­te de su frustración) di­bu­jó al­gu­nos tra­zos con el pin­cel. La co­sa, sin em­bar­go, que­dó ahí.

Años des­pués, cuan­do es­tu­dia­ba ar­te en la Uni­ver­si­dad de lo­sAn­des,re­to­mó el te­ma.Es­ta­ba al­go can­sa­do de la aca­de­mia – te­nía dis­cre­pan­cias con­cep­tua­les con el cu­rrícu­lo del pro­gra­ma– y lle­gó a un acuer­do con sus pa­pás, due­ños de la ga­le­ría Sex­tan­te y del Ta­ller Ar­te Dos Grá­fi­co, de Bo­go­tá: se re­ti­ra­ría de la ca­rre­ra,ellos le da­rían el di­ne­ro que hu­bie­ran gas­ta­do du­ran­te tres me­ses de ma­trí­cu­la pa­ra com­prar ma­te­ria­les y él se de­di­ca­ría en ese mis­mo pe­rio­do a tra­ba­jar en sus pro­pias obras, a ver si sur­gía al­go que va­lie­ra la pe­na.

Vol­vió a uti­li­zar el mis­mo mé­to­do de su ado­les­cen­cia y cuan­do se cum­plió el pla­zo, le en­tre­gó a su pa­pá, Luis Án­gel Pa­rra, una obra de su au­to­ría. Es­te la col­gó en la ga­le­ría y una se­ma­na des­pués la ven­dió.

Nue­ve años más tar­de, ya ha par­ti­ci­pa­do en fe­rias y ex­hi­bi­cio­nes gru­pa­les en Mia­mi, Nue­va York, Li­ma, Ma­drid, Lon­dres, Bru­se­las, Ciu­dad de Mé­xi­co, Bue­nos Ai­res y São Pau­lo, y ha te­ni­do ex­po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les en San­tia­go de Chi­le, Lis­boa y Bo­go­tá. Su obra, ade­más, se mue­ve muy bien en­tre los gran­des co­lec­cio­nis­tas del mer­ca­do. Des­de el pa­sa­do jue­ves, de he­cho, es­tá pre­sen­tan­do en la ga­le­ría Sex­tan­te tres obras de gran ta­ma­ño co­mi­sio­na­das por Jor­ge M. Pé­rez, un mul­ti­mi­llo­na­rio em­pre­sa­rio es­ta­dou­ni­den­se que tam­bién es el ma­yor co­lec­cio­nis­ta de ar­te en Mia­mi. Tan­to que su ape­lli­do le da nom­bre al mu­seo de ar­te mo­derno y con­tem­po­rá­neo de esa ciu­dad: Pe­rez Art Mu­seum.

El tra­ba­jo de Pa­rra, ade­más, tie­ne iden­ti­dad: gran­des lien­zos blan­cos, con un so­lo tra­zo ne­gro, con­ti­nuo y an­cho, que de­ja una for­ma abs­trac­ta. Pa­ra pin­tar­los no so­lo fa­bri­ca sus pro­pios pin­ce­les –con co­la de ca­ba­llo y ca­bos lar­gos–, sino que ha desa­rro­lla­do un mé­to­do que lo acer­ca al au­to­ma­tis­mo que le impresionó cuan­do pe­que­ño: se pa­ra fren­te al lien­zo y so­lo cuan­do va­cía com­ple­ta­men­te su men­te y sien­te la ener­gía de pin­tar, lo ha­ce. Siem­pre con un so­lo tra­zo, nun­ca le­van­ta el pin­cel has­ta que aca­ba la obra. In­clu­so mu­chas ve­ces, lue­go de ter­mi­nar, desecha tra­ba­jos por­que sien­te que no lo­gró co­mu­ni­car o de­tie­ne el pro­ce­so

PA­RA PIN­TAR SUS LIEN­ZOS, PA­RRA FA­BRI­CA SUS PRO­PIOS PIN­CE­LES CON CO­LA DE CA­BA­LLO Y CA­BOS LAR­GOS

a la mi­tad por­que no es­tá lo su­fi­cien­te­men­te con­cen­tra­do o no tie­ne la men­te en blan­co.

“Es un mo­men­to muy in­ten­so –cuen­ta–. Yo co­mo que me sal­go de mí, es un tran­ce, al­go muy im­pre­sio­nan­te que re­quie­re mu­cha ener­gía men­tal y fí­si­ca por­que ma­nio­brar el pin­cel en la te­la es du­ro”. De he­cho, an­tes de pin­tar una de las obras co­mi­sio­na­das por Pé­rez, que mi­de 2,86 me­tros de lar­go por 4 me­tros de an­cho, el lien­zo en blan­co es­tu­vo en su ta­ller du­ran­te un año, pues no se atre­vía a co­men­zar. “Eso no se pue­de fal­sear, us­ted no pue­de men­tir. Lo que sa­le de ahí de­be ser lo más pu­ro y ver­da­de­ro”, di­ce Pa­rra, de 32 años.

Lo­grar eso le ha cos­ta­do mo­men­tos de su­fri­mien­to. Mu­chas ve­ces, so­bre to­do du­ran­te los pri­me­ros años de su ca­rre­ra, in­ten­tó pin­tar ba­jo pre­sión, pa­ra al­can­zar a lle­gar a las fe­rias, pe­ro no fun­cio­nó. Hoy sa­be que no pue­de ha­cer­lo por obli­ga­ción ni for­zar su pro­ce­so crea­ti­vo. Pa­ra sa­car ade­lan­te las tres obras co­mi­sio­na­das por Pé­rez, por ejem­plo, tar­dó dos años. Ade­más, desis­tió de usar co­lo­res di­fe­ren­tes al ne­gro pa­ra los tra­zos por­que sien­te que el re­sul­ta­do es una es­pe­cie de len­gua­je, un enun­cia­do que el es­pec­ta­dor va a in­ter­pre­tar a su ma­ne­ra, y que un co­lor lo pue­de li­mi­tar. Por eso mis­mo, no ti­tu­la sus obras, pues pien­sa que eso le da­ría una in­ter­pre­ta­ción ar­bi­tra­ria a una pin­tu­ra abs­trac­ta.

El re­sul­ta­do gus­ta. Las obras no so­lo se ven­den bien en el mer­ca­do y se mue­ven en las fe­rias, sino que han re­ci­bi­do elo­gios de ar­tis­tas co­mo Gus­ta­vo Za­la­mea Tra­ba, uno de los gran­des del si­glo XX en Co­lom­bia. “Pa­re­ce que el lien­zo fue­ra, pa­ra San­tia­go Pa­rra, un lu­gar de pu­ri­fi­ca­ción y re­ge­ne­ra­ción –es­cri­bió Za­la­mea an­tes de mo­rir–. Un te­rri­to­rio fuer­te y pro­pi­cio pa­ra el ges­to pic­tó­ri­co car­ga­do de ma­te­ria y lleno de ener­gía, des­po­ja­do de cual­quier ele­men­to dis­trac­tor. Co­mo si la pin­tu­ra se con­cen­tra­ra en sí mis­ma, aje­na a preo­cu­pa­cio­nes ex­ter­nas, des­pren­dién­do­se li­bre­men­te del fon­do que la con­tie­ne”.

Sus tres úl­ti­mas obras, que ac­tual­men­te es­tán en una ex­po­si­ción lla­ma­da Mo­nu­men­tal –por el ta­ma­ño de los lien­zos–, se po­drán ver has­ta el 13 de no­viem­bre en la ga­le­ría Sex­tan­te. Dos días des­pués inau­gu­ra­rá una ex­po­si­ción en la ga­le­ría JD Ma­llat, de Lon­dres, con el nom­bre Rai­sing ac­tions (Ac­ción en au­men­to, en es­pa­ñol), y a los tres me­ses es­ta­rá en Zo­na Ma­co, la fe­ria de ar­te más im­por­tan­te de Mé­xi­co. Ac­tual­men­te, ade­más, es­tá en con­ver­sa­cio­nes pa­ra una ex­po­si­ción in­di­vi­dual en Chica­go a fi­na­les del pró­xi­mo año.

Pe­ro más allá del éxi­to que su obra pue­de lle­gar a te­ner en el mer­ca­do, Pa­rra si­gue usan­do sus lien­zos co­mo una for­ma de ex­pre­sar lo que tie­ne guar­da­do en lo más re­cón­di­to de su men­te y de su co­ra­zón, muy me­ti­do en el sub­cons­cien­te, eso que di­fí­cil­men­te pue­de ex­pre­sar con pa­la­bras.

tp El co­lec­cio­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se Jor­ge M. Pé­rez co­mi­sio­nó ha­ce dos años las tres obras que Pa­rra ex­po­ne en Sex­tan­te. Mi­den 2,86 me­tros de an­cho y tie­nen di­fe­ren­tes al­tu­ras. La más gran­de lle­ga a los 4 me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.