CI­NE

Es­te do­cu­men­tal, de­di­ca­do al fo­tó­gra­fo de pren­sa Je­sús Abad Co­lo­ra­do, sub­ra­ya los as­pec­tos más co­yun­tu­ra­les de su obra, al or­ga­ni­zar en­cuen­tros con al­gu­nas de las per­so­nas que ha re­tra­ta­do. ½

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Ma­nuel Kal­ma­no­vitz G.

El tes­ti­go

PAíS: CO­LOM­BIA AñO: 2018

DI­REC­TOR: KA­TE HOR­NE

PRO­TA­GO­NIS­TA: JE­SúS ABAD

CO­LO­RA­DO

DU­RA­CIóN: 76 MIN

JE­SÚS ABAD CO­LO­ra­do ha si­do un ob­ser­va­dor ex­cep­cio­nal de la gue­rra en Co­lom­bia. Sus fo­to­gra­fías tie­nen un va­lor in­men­so tan­to des­de lo no­ti­cio­so, al cap­tu­rar mo­men­tos cla­ve de la vio­len­cia de es­tos años, co­mo des­de lo ar­tís­ti­co, dán­do­le un gi­ro poé­ti­co y sim­bó­li­co que per­mi­te vis­lum­brar al­go más allá del ho­rror de turno.

Con­ju­gar es­tos dos as­pec­tos es uno de los gran­des lo­gros de Co­lo­ra­do (y de to­da la tra­di­ción de fo­tó­gra­fos no­ti­cio­sos, des­de Ro­bert Ca­pa has­ta Se­bas­tião Sal­ga­do),aun­que es­te do­cu­men­tal pre­fie­re cen­trar­se en los as­pec­tos más co­yun­tu­ra­les de su tra­ba­jo.

La pre­mi­sa es sen­ci­lla: re­unir al fo­tó­gra­fo con al­gu­nas de las per­so­nas cu­yas imá­ge­nes ha cap­tu­ra­do en su lar­ga ca­rre­ra pa­ra ver qué ha pa­sa­do con ellos des­de ese mo­men­to fa­tí­di­co en el que lle­gó la vio­len­cia (y el fo­tó­gra­fo con ella) a cam­biar­les la vi­da.

Si aca­so hay una sor­pre­sa acá es que las co­sas no cam­bian mu­cho. La gen­te del cam­po si­gue en el cam­po, ma­yo­res aun­que re­co­no­ci­bles, ase­dia­dos por la po­bre­za, el ais­la­mien­to y el ol­vi­do es­ta­tal. Hay cam­bios ob­vios en los ni­ños (unas de las fi­gu­ras re­cu­rren­tes en la obra de Abad Co­lo­ra­do que a me­nu­do sir­ven de puen­te pa­ra que el es­pec­ta­dor ci­ta­dino, el pú­bli­co ma­yo­ri­ta­rio de las pu­bli­ca­cio­nes pa­ra las que ha tra­ba­ja­do, ten­ga una fi­gu­ra con la que com­par­tir la in­tri­ga, la fres­cu­ra de la mi­ra­da y,en úl­ti­mas, el ho­rror de lo su­ce­di­do) que han pa­sa­do de ser cria­tu­ras inocen­tes y re­cep­ti­vas a ser adul­tos con la mi­ra­da me­nos bri­llan­te, co­mo si se hu­bie­ran acos­tum­bra­do a to­do.

En es­tos en­cuen­tros, Co­lo­ra­do le ha­ce in­sis­ten­te­men­te un par de pre­gun­tas a sus re­tra­ta­dos. Que si es po­si­ble la paz, que si es po­si­ble el per­dón. Las pre­gun­tas son bá­si­cas y las res­pues­tas tam­bién, y el rit­mo ace­le­ra­do de un in­te­rro­ga­to­rio que a du­ras pe­nas es­pe­ra las res­pues­tas ha­ce pen­sar que se tra­ta de unas re­la­cio­nes ex­tra­ñas, más abrup­tas que flui­das, más apu­ra­das que tran­qui­las.

Y, cla­ro, son pre­gun­tas apre­mian­tes de cu­ya res­pues­ta de­pen­de el pre­sen­te y el fu­tu­ro de to­dos, pe­ro, al mis­mo tiem­po, re­sul­ta inofi­cio­so creer en un sí o un no ver­bal o es­pe­rar que esos síes y noes ofrez­can un diag­nós­ti­co con­fia­ble por­que lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te es có­mo, en la co­ti­dia­ni­dad, se res­pon­de a si­tua­cio­nes es­pe­cí­fi­cas: a un ro­bo de ga­lli­nas, a unas au­to­ri­da­des in­efi­cien­tes, al de­seo de ha­cer lo que sea pa­ra te­ner hec­tá­reas y hec­tá­reas de tie­rra.

Dar­les tan­to es­pa­cio a es­tas in­ter­ac­cio­nes ha­ce que el do­cu­men­tal se sien­ta co­mo una opor­tu­ni­dad per­di­da, sin tiem­po ni ca­be­za pa­ra con­tem­plar el pro­ce­so de edi­ción de las fotos (es ape­nas ló­gi­co que es­tas imá­ge­nes tan me­mo­ra­bles ha­yan si­do to­ma­das jun­to a otras que lo son me­nos) o el pe­so emo­cio­nal que le im­po­ne a Co­lo­ra­do y a sus re­tra­ta­dos la erran­cia mis­ma del ofi­cio de re­por­te­ro.

Pe­ro la ex­pe­rien­cia de vol­ver a ver es­tas imá­ge­nes si­gue sien­do fuer­te y des­ga­rra­do­ra, y, gra­cias a es­ta ex­cur­sión por lo co­yun­tu­ral, man­tie­nen su mis­te­rio y su ca­pa­ci­dad de in­ter­pe­lar­nos. Al fi­nal que­da re­no­va­da la pa­ra­do­ja de la re­por­te­ría de gue­rra: qué pri­vi­le­gio te­ner a un ti­po del ta­len­to de Co­lo­ra­do pa­ra cap­tu­rar lo su­ce­di­do, pe­ro qué con­de­na se­guir en es­tos ci­clos de vio­len­cia que pa­re­cen no te­ner fin. Fun­cio­nes: 25 a 28 de oc­tu­bre

pu Las fotos que el re­por­te­ro grá­fi­co an­tio­que­ño ha to­ma­do a lo lar­go de su ca­rre­ra se cen­tran en el con­flic­to ar­ma­do y en te­mas so­cia­les. Así, ha do­cu­men­ta­do par­te de la his­to­ria del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.