LI­BROS

La nue­va no­ve­la de Leo­nar­do Pa­du­ra, con su de­tec­ti­ve Ma­rio Con­de, com­bi­na no­ve­la his­tó­ri­ca y el re­la­to po­li­cial.

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Luis Fer­nan­do Afa­na­dor

El mis­te­rio de la Vir­gen Ne­gra

LEO­NAR­DO PA­DU­RA

LA TRANS­PA­REN­CIA DEL TIEM­PO TUSQUETS, 2018 440 PÁ­GI­NAS

EL DETECTIVEPRI­va­do Ma­rio Con­de se des­pier­ta una ma­ña­na de sep­tiem­bre de 2014 con la alar­man­te cer­ti­dum­bre de que es­tá pró­xi­mo a cum­plir se­sen­ta años. ¡Se­sen­ta años! “La evi­den­cia de una can­ti­dad ta­jan­te, in­clu­so de so­no­ri­dad obs­ce­na (se­sen­ta, se­sen­ta, al­go se des­in­fla y es­ta­lla, sse-ss­sen­ta-ta), se le ha­bía pre­sen­ta­do co­mo una ra­ti­fi­ca­ción in­con­tes­ta­ble de lo que su fí­si­co (ro­di­llas, cin­tu­ra y hom­bros oxi­da­dos; hí­ga­do en­vuel­to en gra­sa; pe­ne ca­da vez más pe­re­zo­so) y su es­pí­ri­tu (sue­ños, pro­yec­tos, de­seos mi­ti­ga­dos o pa­ra siem­pre extraviados) iban sin­tien­do des­de ha­cía al­gún tiem­po: la obs­ce­na lle­ga­da de la ve­jez”. Pe­ro bueno –di­rá él–, se­sen­ta tam­bién es una bue­na edad: pa­ra se­guir vi­vo o pa­ra mo­rir­se.Y lo que le lle­ga no es la muer­te, sino un nue­vo ca­so que de­be­rá resolver: el mis­te­rio de la Vir­gen Ne­gra.

Ma­rio Con­de es el de­tec­ti­ve de las no­ve­las po­li­cia­cas de Leo­nar­do Pa­du­ra –se­rían nue­ve si se in­clu­ye en la se­rie a He­re­jes– y du­ran­te vein­tio­cho años lo ha acom­pa­ña­do y ha ido en­ve­je­cien­do con él. Un no di­si­mu­la­do al­ter ego, ex­po­licía, ven­de­dor de li­bros usa­dos –o li­bros leí­dos– que se pa­sea por las ca­lles de una Ha­ba­na de­ca­den­te, em­po­bre­ci­da, pe­ro aún con bre­ves destellos de su an­ti­guo es­plen­dor e ines­pe­ra­das bo­nan­zas –gra­cias a sus eco­no­mías clan­des­ti­nas–, que per­mi­ti­rán banquetes y ce­le­bra­cio­nes con los ami­gos por­que Con­de cul­ti­va el ri­tual de la amis­tad con el Fla­co, Can­di­to el Ro­jo, el Co­ne­jo, y tam­po­co ha re­nun­cia­do al de­seo, co­mo lo pue­de tes­ti­fi­car su com­pa­ñe­ra Ta­ma­ra. Con­de, fi­nal­men­te, es un per­so­na­je que­ri­ble, ho­nes­to, un tes­ti­go crí­ti­co de la so­cie­dad cu­ba­na, que re­sis­te con dig­ni­dad “el ul­tra­je de los años” y los es­tra­gos del ré­gi­men.

La his­to­ria po­li­cial se po­ne en mo­vi­mien­to con la apa­ri­ción de Bobby, un ex­com­pa­ñe­ro de co­le­gio de Con­de,en ese en­ton­ces apo­ca­do y ma­to­nea­do, y aho­ra con­ver­ti­do en un or­gu­llo­so ho­mo­se­xual y bo­yan­te co­mer­cian­te de ar­te, que ha te­ni­do un des­agra­da­ble in­ci­den­te: su pa­re­ja, un jo­ven al que ama­ba y al pa­re­cer un sim­ple vi­vi­dor, le ha de­socu­pa­do la ca­sa. Sin em­bar­go, lo úni­co que le in­tere­sa a Bobby, y por lo cual acu­de a los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les de Con­de,es re­cu­pe­rar una Vir­gen de Re­gla que per­te­ne­cía a su fa­mi­lia y que tie­ne un gran va­lor afec­ti­vo. Lue­go se ve­rá que tam­bién lo tie­ne pa­ra más gen­te y no so­lo afec­ti­vo, sino eco­nó­mi­co. La Vir­gen de Re­gla no es lo que pa­re­ce. Bobby, des­de lue­go, ocul­ta in­for­ma­ción y el gre­mio de los co­mer­cian­tes es te­ne­bro­so.

La otra lí­nea ar­gu­men­tal de la no­ve­la es la his­to­ria de la Vir­gen Ne­gra, que nos lle­va­rá a épo­cas pa­sa­das (1936, 1472, 1314, 1308, 1291, 2014…), a tra­vés de un hom­bre y de un mis­mo nom­bre:An­to­ni Ba­rral. La no­ve­la po­li­cia­ca co­nec­ta con la no­ve­la his­tó­ri­ca o con la gran his­to­ria, otra de las pa­sio­nes de Pa­du­ra. El tiem­po se vuel­ve cir­cu­lar, el tiem­po his­tó­ri­co co­nec­ta con el tiem­po per­so­nal: “Afe­rra­do al pre­sen­te, es­cri­bías el pa­sa­do has­ta per­der el sen­ti­do de los lí­mi­tes de lo per­ma­nen­te y lo trans­cu­rri­do… un fan­tas­ma cu­yos con­tor­nos se te con­fun­dían co­mo si vie­ras la his­to­ria y el tiem­po a tra­vés del ve­lo trans­pa­ren­te de una lá­gri­ma”.

No­ve­la po­li­cial,no­ve­la his­tó­ri­ca, no­ve­la so­cio­ló­gi­ca y po­lí­ti­ca. El en­ve­je­ci­mien­to, la amis­tad, el re­bus­que, la ho­mo­se­xua­li­dad, la mi­gra­ción in­ter­na, el sin­cre­tis­mo cul­tu­ral, La Ha­ba­na y su mar­gi­na­li­dad y, en el me­dio, la re­so­lu­ción de un mis­te­rio, el mo­des­to de­ber que de­be cum­plir cual­quier re­la­to po­li­cial. Pa­re­ce­ría ex­ce­si­vo agre­gar­le a esos te­mas, que no son po­cos, el de la re­fle­xión his­tó­ri­ca y me­ta­fí­si­ca del tiem­po. Es cier­to: en li­te­ra­tu­ra to­do es po­si­ble y no hay gé­ne­ros pu­ros.Y el po­li­cial, co­mo lo he­mos vis­to en des­ta­ca­dos au­to­res, se en­ri­que­ce con los con­tex­tos so­cia­les y cul­tu­ra­les. To­do es po­si­ble y Pa­du­ra es un buen es­cri­tor y en ca­da pá­gi­na es un pla­cer leer­lo.Pe­ro la di­gre­sión his­tó­ri­ca, por mo­men­tos, ra­len­ti­za en ex­ce­so el hi­lo na­rra­ti­vo y nos ha­ce sen­tir que el mis­te­rio po­li­cial es un pre­tex­to pa­ra otras co­sas. Una pe­que­ña ob­je­ción a una no­ve­la que va­le la pe­na leer. Por­que Ma­rio Con­de, de nue­vo, so­bre­vi­ve.

t Leo­nar­do Pa­du­ra, re­co­no­ci­does­cri­tor cu­bano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.