ECO­NO­MÍA CO­LA­BO­RA­TI­VA

Mien­tras au­men­ta el éxi­to fi­nan­cie­ro pa­ra sus fun­da­do­res, cre­cen las que­jas con­tra las pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas por las con­di­cio­nes la­bo­ra­les y de se­gu­ri­dad so­cial que ofre­cen a sus co­la­bo­ra­do­res.

Semana (Colombia) - - Sumario -

¿So­cios sin de­re­chos?

LAS IMÁ­GE­NES DE PER­SO­NAS de pie fren­te a un res­tau­ran­te, jun­to a sus bi­ci­cle­tas, a la in­tem­pe­rie y a ve­ces ba­jo la llu­via y el frío mien­tras es­pe­ran que los lla­men pa­ra lle­var un do­mi­ci­lio han pues­to so­bre la me­sa la dis­cu­sión de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de la lla­ma­da eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va. Des­de Rap­pi, la más gran­de start-up de do­mi­ci­lios de Amé­ri­ca La­ti­na, has­ta De­li­ve­roo, la ma­yor en Eu­ro­pa, y Mei­tuan, la más gran­de del mun­do con se­de en Chi­na, ca­si to­das esas pla­ta­for­mas di­gi­ta­les en al­gún mo­men­to han re­ci­bi­do se­ña­la­mien­tos de in­jus­ti­cia la­bo­ral.

El año pa­sa­do Glo­vo, la se­gun­da pla­ta­for­ma de do­mi­ci­lios más gran­de de Eu­ro­pa, cap­tó 385 mi­llo­nes de dó­la­res en­tre in­ver­sio­nis­tas in­ter­na­cio­na­les, y sus di­rec­ti­vos re­par­tie­ron 13,5 mi­llo­nes de dó­la­res en ac­cio­nes en­tre sus em­plea­dos. Pe­ro co­mo los re­par­ti­do­res de los do­mi­ci­lios no lo son, no re­ci­bie­ron una so­la.

Rap­pi afron­tó dos pro­tes­tas es­te año en Bo­go­tá, pro­mo­vi­das por re­par­ti­do­res in­con­for­mes con los in­gre­sos que ob­tie­nen de­bi­do a cam­bios en la ta­ri­fa, pe­ro tam­bién por las con­di­cio­nes de tra­ba­jo. En Bue­nos Ai­res, ade­más,en­fren­ta un in­ten­to de sin­di­ca­li­za­ción. Ama­zon, el ma­yor co­mer­cio elec­tró­ni­co del mun­do, pa­de­ció es­te año huel­gas en Eu­ro­pa y se vio for­za­da a me­jo­rar los sa­la­rios del per­so­nal en­car­ga­do de los des­pa­chos y en­tre­gas, que re­cla­ma­ron por la mo­nu­men­tal bre­cha en­tre los sa­la­rios de los eje­cu­ti­vos de al­to ni­vel y los tra­ba­ja­do­res que re­par­ten las mer­can­cías. Ama­zon es la se­gun­da más prós­pe­ra de las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas y su pro­pie­ta­rio, Jeff Be­zos, es el hom­bre más ri­co del pla­ne­ta, por lo que re­sul­ta­ba di­fí­cil jus­ti­fi­car por qué la eco­no­mía di­gi­tal no be­ne­fi­cia a to­dos por igual.

El pro­ble­ma se ori­gi­na en el mo­de­lo de ne­go­cio.Uber es la más gran­de trans­por­ta­do­ra del mun­do y no tie­ne un so­lo vehícu­lo;Airbnb es la ma­yor com­pa­ñía de alo­ja­mien­tos y no tie­ne un so­lo ho­tel. Pro­pie­ta­rios par­ti­cu­la­res de vehícu­los o de apar­ta­men­tos amo­bla­dos los ofre­cen al pú­bli­co por me­dio de Uber y Airbnb, que so­lo son apli­ca­cio­nes te­le­fó­ni­cas. Es­ta idea in­no­va­do­ra, de per­so­nas que ha­cen ne­go­cios di­rec­tos, sin la in­ter­me­dia­ción de los mo­no­po­lios tra­di­cio­na­les, ga­nó po­pu­la­ri­dad. Pe­ro quie­nes pres­tan sus ser­vi­cios no se con­vier­ten en em­plea­dos, sino en “aso­cia­dos”.

Los mo­de­los de eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va no sur­gie­ron pa­ra re­em­pla­zar los em­pleos tra­di­cio­na­les ni pa­ra con­ver­tir­se en tra­ba­jos de tiem­po com­ple­to: bus­ca­ban ge­ne­rar in­gre­sos ex­tra a quie­nes dis­pu­sie­ran de au­to­mó­vi­les o bi­ci­cle­tas que de otro mo­do es­ta­rían in­mó­vi­les la ma­yor par­te del tiem­po. Pe­ro co­mo no son em­plea­dos y por tan­to no tie­nen de­re­cho a las pres­ta­cio­nes le­ga­les, la ver­dad es que en mu­chos ca­sos los “aso­cia­dos” de­ben so­por­tar du­ras con­di­cio­nes de tra­ba­jo y vi­ven ex­pues­tos a las con­tin­gen­cias de la in­se­gu­ri­dad ur­ba­na. Apor­tan sus pro­pios vehícu­los y smartp­ho­nes,y tie­nen que ha­cer­se car­go de su pro­pia aten­ción mé­di­ca. Por eso, ya han sur­gi­do vo­ces co­mo la del re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra Mau­ri­cio To­ro, quien con­si­de­ra que de­ben exis­tir unas ga­ran­tías mí­ni­mas de se­gu­ri­dad so­cial pa­ra los co­la­bo­ra­do­res­dees­tas­pla­ta­for­mas,sin­po­ne­ren ries­go la per­ma­nen­cia de los em­pren­di­mien­tos. En es­te sen­ti­do,To­ro ha con­vo­ca­do me­sas de tra­ba­jo pa­ra la ma­yo­ría de pla­ta­for­mas que ope­ran en el país, pe­ro has­ta aho­ra Rap­pi no ha par­ti­ci­pa­do.

En el ca­so eu­ro­peo, las que­jas so­bre De­li­ve­roo vie­nen de los mi­gran­tes que lle­gan al Vie­jo Con­ti­nen­te y no en­cuen­tran más al­ter­na­ti­va la­bo­ral que su­bir­se al ne­go­cio de los do­mi­ci­lios. So­lo que allá es aún más di­fí­cil al­can­zar, re­par­tien­do do­mi­ci­lios, los in­gre­sos pro­me­dio de un tra­ba­ja­dor for­mal.

¿La eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va ofre­ce una opor­tu­ni­dad pa­ra la so­cie­dad o so­lo es un ne­go­cio de em­pren­de­do­res ta­len­to­sos que apro­ve­chan el tra­ba­jo free­lan­ce pa­ra acu­mu­lar enor­mes ca­pi­ta­les? Pa­ra aque­llos que par­ti­ci­pan en es­tas apps co­mo fue­ron con­ce­bi­das ori­gi­nal­men­te, a fin de com­ple­men­tar sus in­gre­sos en sus ra­tos li­bres,el sis­te­ma fun­cio­na muy bien. Pe­ro los jó­ve­nes des­em­plea­dos o los mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos de La­ti­noa­mé­ri­ca o los re­fu­gia­dos afri­ca­nos de Eu­ro­pa, que so­lo tie­nen es­ta op­ción la­bo­ral, sin co­ber­tu­ra le­gal al­gu­na, tie­nen una per­cep­ción di­fe­ren­te.

Es­tá abier­ta la dis­cu­sión so­bre la del­ga­da lí­nea que di­vi­de al mo­de­lo de aso­cia­do a una pla­ta­for­ma con el em­pleo in­for­mal sin se­gu­ri­dad so­cial. La ley la­bo­ral cu­bre los tra­ba­jos for­ma­les y es­tos no lo son. Pe­ro las em­pre­sas de tecnología coin­ci­den en la ur­gen­cia de aten­der es­te pro­ble­ma pa­ra tra­tar a la par­te más dé­bil de su re­la­ción con más jus­ti­cia y, de pa­so, evi­tar un nue­vo fo­co de inconformidad so­cial.

tu Las pro­tes­tas de los ‘rap­pi­ten­de­ros’ han pues­to so­bre la me­sa uno de los prin­ci­pa­les desafíos de las pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas: res­pon­der a las de­man­das so­cia­les de me­jo­ras la­bo­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.