CEN­SO

La po­bla­ción del país no lle­gó a los 50 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes pro­yec­ta­dos con ba­se en el cen­so de 2005, sino so­lo a 46 mi­llo­nes. Es­to po­dría te­ner fuer­tes im­pli­ca­cio­nes en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca, so­cial y has­ta em­pre­sa­rial.

Semana (Colombia) - - Sumario -

So­mos me­nos

CUAN­DO EL DA­NE DIVULGUE a par­tir de es­ta se­ma­na los re­sul­ta­dos del Cen­so 2018 so­bre cuán­tos son, dón­de es­tán y có­mo vi­ven los co­lom­bia­nos, la ci­fra to­tal re­sul­ta­rá bas­tan­te me­nor que los 50 mi­llo­nes pre­vis­tos pa­ra es­te mes de oc­tu­bre por las pro­yec­cio­nes ba­sa­das en el de 2005.Los re­sul­ta­dos in­di­can que en el país real­men­te hay 46 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, unos 4 mi­llo­nes de per­so­nas me­nos de lo es­pe­ra­do, lo que equi­va­le a ca­si la mi­tad de una ciu­dad co­mo Bo­go­tá o la to­ta­li­dad de la po­bla­ción de un de­par­ta­men­to co­mo el Va­lle del Cau­ca.

Se tra­ta de un des­ca­che im­por­tan­te, pues re­pre­sen­ta ca­si un 8 por cien­to de me­nos po­bla­ción, pe­ro al­gu­nos eco­no­mis­tas, de­mó gra­fos y has­ta ex­di­rec­to­res del Da­ne lo han jus­ti­fi­ca­do con el ar­gu­men­to de que se tra­ta de un pro­ce­so nor­mal, pues na­die es­pe­ra que las pro­yec­cio­nes sus­ti­tu­yan el cen­so mis­mo.Si fue­ran tan pre­ci­sas, no ha­bría que ha­cer cen­so, so­bre to­do, por­que es una ope­ra­ción cos­to­sa. So­lo en el ca­so del cen­so de 2018, cos­tó al­re­de­dor de 410.000 mi­llo­nes de pe­sos,cua­tro ve­ces el pre­su­pues­to de inversión anual del Da­ne. Por eso se rea­li­za so­lo ca­da 10 años o, co­mo en es­te ca­so, des­pués de 13.

Tam­po­co su­ce­de es­to por pri­me­ra vez.Tam­bién en el de 2005 el da­to de po­bla­ción arro­jó una ci­fra ca­si 10 por cien­to me­nor que las pro­yec­cio­nes he­chas con ba­se en el cen­so de 1993.Y así ha su­ce­di­do en to­dos los an­te­rio­res.

Pe­ro hay quie­nes han pues­to el de­do en la lla­ga.Ase­gu­ran que hu­bo fa­llas im­por­tan­tes co­mo el re­tra­so en la eje­cu­ción del Cen­so 2018, que no ha­bía que ha­cer­lo en pleno año elec­to­ral y que hu­bo va­rios erro­res en su im­ple­men­ta ción. Ade­más, con­si­de­ran gra­ve que el país ha­ya tra­ba­ja­do con in­for­ma­ción tan des­fa­sa­da du­ran­te tan­to tiem­po y que el Es­ta­do no ha­ya ajus­ta­do las pro­yec­cio­nes,lo cual ha­ce que au­men­te el error. Por es­to, men­cio­nan la ne­ce­si­dad de so­me­ter al cen­so de es­te año a una re­vi­sión muy téc­ni­ca y pro­fun­da.

El di­rec­tor del Da­ne,Juan Da­niel Ovie­do, com­par­te es­ta po­si­ción. Anun­ció que trae­rá a los ma­yo­res ex­per­tos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les pa­ra que ve­ri­fi­quen lo he­cho y les den cer­te­za a los co­lom­bia­nos so­bre las nue­vas ci­fras.“No va­mos a co­me­ter los erro­res del pa­sa­do. Más que da­tos ne­ce­si­ta­mos me­jor in­for­ma­ción pa­ra to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca”, afir­mo Ovie­do.

¿TO­DOS MÁS RI­COS?

Más allá de bus­car cul­pa­bles, ana­lis­tas co­mo Ca­mi­lo He­rre­ra, di­rec­tor de Rad­dar, creen que es­ta nue­va in­for­ma­ción cam­bia la for­ma de en­ten­der hoy el país. “No hay un sec­tor eco­nó­mi­co que no va­ya a ser impactado por es­ta ci­fra”, afir­ma el ex­per­to en aná­li­sis del con­su­mi­dor, quien agre­ga que es­te es un pun­to de in­fle­xión de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca.

Uno de los pri­me­ros efec­tos es que to­das las ci­fras que se mi­den por ha­bi­tan­te (per cá­pi­ta) cam­bian,pues aho­ra se ten­drán que di­vi­dir por un nú­me­ro me­nor.En te­mas co­mo el in­gre­so per cá­pi­ta, por ejem­plo, los co­lom­bia­nos se ve­rán ‘más ri­cos’. Con un PIB de 335.000 mi­llo­nes de dó­la­res y 50 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, el PIB per cá­pi­ta es de 6.700 dó­la­res por ca­be­za, pe­ro con 46 mi­llo­nes, el PIB per cá­pi­ta es­ta­rá al­re­de­dor de 7.250 dó­la­res.

Lo mis­mo su­ce­de con ci­fras de con­su­mo per cá­pi­ta o de la pe­ne­tra­ción de bie­nes y ser­vi­cios co­mo in­ter­net y trans­por­te. Se­gún Fe­na­vi, el con­su­mo por in­di­vi­duo de hue­vo al­can­zó las 279 uni­da­des, mien­tras que en po­llo

fue de 32,7 ki­los por per­so­na en 2017. Con el nue­vo da­to de po­bla­ción, el con­su­mo de es­tos ali­men­tos au­men­ta a 301 hue­vos y 34 ki­los por ha­bi­tan­te, res­pec­ti­va­men­te.

Te­mas de es­te es­ti­lo po­drían cam­biar las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to de las com­pa­ñías, pues los mer­ca­dos po­ten­cia­les se­rían más pe­que­ños, lo cual po­dría afec­tar las ex­pec­ta­ti­vas de ven­tas o inversión.Aun­que tam­bién po­dría mos­trar que los co­lom­bia­nos es­tán me­jor en te­mas co­mo ban­ca­ri­za­ción, pe­ne­tra­ción de in­ter­net y ser­vi­cios pú­bli­cos.

Pe­ro así co­mo hay co­sas en que pa­re­cie­ra que es­ta­mos me­jor, tam­bién hay te­mas que se po­drían ver peor co­mo las ta­sas de ac­ci­den­ta­bi­li­dad, muer­tes y has­ta la in­ci­den­cia de al­gu­nas en­fer­me­da­des. Por ejem­plo, la ta­sa de ho­mi­ci­dios en 2017 fue de 24 por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes. Con el cam­bio en po­bla­ción po­dría au­men­tar a 25,5 por ca­da 100.000.

Es­te sal­to de las es­ta­dís­ti­cas por el efec­to ba­se es tran­si­to­rio, es un ve­lo tem­po­ral de dos o tres me­ses mien­tras re­cal­cu­lan las ci­fras ha­cia atrás, afir­ma Ovie­do.Agre­ga que to­do es­to no sig­ni­fi­ca que el país cam­bió, sino que va a apa­re­cer de una ma­ne­ra más de­ta­lla­da la ver­da­de­ra Co­lom­bia. En otras pa­la­bras, va a exis­tir una me­jor fo­to­gra­fía de la reali­dad, una mi­ra­da más pre­ci­sa que per­mi­ti­rá una me­jor orien­ta­ción, fo­ca­li­za­ción y efec­ti­vi­dad de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Por ejem­plo, en ma­te­ria de edu­ca­ción ha­brá que de­jar de pen­sar en los pro­ble­mas de co­ber­tu­ra y cen­trar­se más en te­mas de ca­li­dad.

En es­to coin­ci­de el ex­mi­nis­tro de Ha­cien­da Mau­ri­cio Cár­de­nas, quien afir­ma que el país no cam­bia, si­gue sien­do el mis­mo, pe­ro las ci­fras mues­tran al­go más cer­cano a la reali­dad.

Sin em­bar­go, que ha­ya me­nos co­lom­bia­nos de lo es­pe­ra­do tie­ne im­pli­ca­cio­nes en te­mas tan sen­si­bles co­mo las trans­fe­ren­cias que la Na­ción en­vía a los mu­ni­ci­pios y de­par­ta­men­tos a tra­vés del Sis­te­ma Ge­ne­ral de Par­ti­ci­pa­cio­nes (SGP) y el de Re­ga­lías, pues bue­na par­te de es­tas se ha­cen en fun­ción del nú­me­ro de ha­bi­tan­tes. Pa­ra Cár­de­nas, si los cam­bios son uni­for­mes en el país las trans­fe­ren­cias se­gui­rán igual. Pe­ro si hay un cam­bio fuer­te y la po­bla­ción au­men­tó mu­cho en unas re­gio­nes y ba­jó en otras, ven­drá una fuer­te pu­ja por los re­cur­sos que gi­ra la Na­ción. Es el ca­so de un mu­ni­ci­pio co­mo Soa­cha, que se­gún las pro­yec­cio­nes te­nía al­re­de­dor de 545.000 per­so­nas, pe­ro de acuer­do con el nue­vo cen­so tie­ne más de 1 mi­llón de ha­bi­tan­tes.

Es­te ti­po de cam­bios tam­bién ten­drían un efec­to so­bre las elec­cio­nes te­rri­to­ria­les, pues al­gu­nas re­gio­nes po­drían exi­gir más es­pa­cio en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes o mo­di­fi­car el nú­me­ro de con­ce­ja­les en al­gu­nos mu­ni­ci­pios. Si bien el cen­so elec­to­ral, en prin­ci­pio, no cam­bia, hay te­mas co­mo los por­cen­ta­jes de abs­ten­ción o las cir­cuns­crip­cio­nes elec­to­ra­les que po­drían afec­tar los te­mas po­lí­ti­cos.

Tam­bién en te­mas so­cia­les po­dría te­ner un impacto, par­ti­cu­lar­men­te en el nú­me­ro de des­em­plea­dos e in­clu­so la can­ti­dad de po­bres. Pa­ra Ste­fano Far­né, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, pue­de que se afec­ten los da­tos ab­so­lu­tos pe­ro no las ci­fras re­la­ti­vas. Ade­más, re­cuer­da que pa­ra el mer­ca­do la­bo­ral lo más re­le­van­te es la po­bla­ción en edad de tra­ba­jar (PET) en la que pro­ba­ble­men­te ha­ya me­nos cam­bios.

Es cla­ro que con las nue­vas ci­fras del Da­ne se­rá po­si­ble cal­cu­lar me­jor cuán­tas vi­vien­das, co­le­gios, hos­pi­ta­les y has­ta cen­tros co­mer­cia­les se ne­ce­si­tan, y en dón­de exac­ta­men­te. Es­tos in­su­mos no so­lo son re­le­van­tes pa­ra las de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca pú­bli­ca, sino pa­ra los ne­go­cios y las in­ver­sio­nes em­pre­sa­ria­les. Sin du­da, el cen­so es uno de los ins­tru­men­tos de po­lí­ti­ca pú­bli­ca y asig­na­ción de re­cur­sos más po­de­ro­sos.

Con me­nor po­bla­ción, y mu­cha de ella más vie­ja, el cre­ci­mien­to po­ten­cial

de la eco­no­mía se­rá me­nor, pues el país ya no ten­drá ese ‘bono de­mo­grá­fi­co’. Por es­to, mu­chos ex­per­tos con­si­de­ran que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co fu­tu­ro ya no va a de­pen­der tan­to del cre­ci­mien­to de la mano de obra, sino del in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad.

An­te el ma­yor en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción tam­bién se­rá ne­ce­sa­rio re­vi­sar la co­ber­tu­ra y re­cal­cu­lar el pa­si­vo pen­sio­nal, asun­tos de gran en­ver­ga­du­ra que po­drían te­ner se­rias im­pli­ca­cio­nes fis­ca­les.Asi­mis­mo, afec­ta­rá sec­to­res co­mo los fon­dos de pen­sio­nes y las com­pa­ñías de se­gu­ros.

Las ci­fras del cen­so de 2018 con­fir­ma­rán el des­ca­che en las pro­yec­cio­nes po­bla­cio­na­les con las que ve­nía tra­ba­jan­do el país. Pe­ro cier­ta­men­te brin­da­rán una in­for­ma­ción más con­fia­ble y real so­bre los cam­bios en más de una dé­ca­da.Y en es­tas ma­te­rias, es me­jor sa­ber que no sa­ber.

t Con me­nos po­bla­ción, las ci­fras co­mo el in­gre­so y los con­su­mos per cá­pi­ta po­drían mos­trar que los co­lom­bia­nos es­tán me­jor. Pe­ro en otras co­mo las ta­sas de ac­ci­den­ta­li­dad, muer­tes vio­len­tas e in­ci­den­cia de en­fer­me­da­des, es­tán peor.

MAU­RI­CIO CÁR­DE­NAS Ex­mi­nis­tro de Ha­cien­da

STE­FANO FAR­NÉ Pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad delRo­sa­rio

JUAN DA­NIEL OVIE­DODi­rec­tor del Da­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.