Quién man­da a quién.

Semana (Colombia) - - Sumario -

¿En qué con­sis­ten las nue­vas dis­cre­pan­cias de fon­do en­tre la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra Paz y la Fis­ca­lía, y quién tie­ne la ra­zón?

HA­CE APE­NAS DOS SE­MA­NAS la JEP y la Fis­ca­lía, a ins­tan­cias de la Co­mi­sión de Paz del Con­gre­so, ce­le­bra­ron un en­cuen­tro pri­va­do en el que ex­pu­sie­ron, de la­do y la­do, las di­fe­ren­cias que lle­va­ron a un agrio ti­re y aflo­je en­tre esos dos ór­ga­nos ju­di­cia­les. El epi­so­dio más re­cien­te ha­bía si­do una ins­pec­ción que la Fis­ca­lía hi­zo en los ex­pe­dien­tes re­ser­va­dos de la JEP, la cual des­au­to­ri­zó el pro­pio Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez .Tras es­to, con la reunión su­pe­raron el im­pa­se y se com­pro­me­tie­ron a pro­cu­rar una me­jor coor­di­na­ción en ade­lan­te. Sin em­bar­go, es­ta se­ma­na aflo­ra­ron nue­vas dis­cre­pan­cias aún más de fon­do, por lo que la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de­be in­ter­ve­nir.

Los pun­tos en con­tro­ver­sia, de gran en­ver­ga­du­ra, ten­drán al­to impacto po­lí­ti­co fren­te al éxi­to o fra­ca­so de la im­ple­men­ta­ción del acuer­do de paz. El pri­mer nu­do gi­ra en torno al cú­mu­lo de bie­nes que las Farc de­ja­ron de in­cluir en su in­ven­ta­rio al mo­men­to de re­in­cor­po­rar­se a la so­cie­dad, que se­gún la Fis­ca­lía pre­ten­den man­te­ner ocul­tos por me­dio de tes­ta­fe­rros.

Co­mo con­se­cuen­cia del acuer­do de paz, la gue­rri­lla mar­chó ha­cia va­rios pun­tos de con­cen­tra­ción en al­gu­nas re­gio­nes del país. En esas zo­nas hi­cie­ron el con­teo

¿En qué con­sis­ten las nue­vas dis­cre­pan­cias de fon­do en­tre la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz y la Fis­ca­lía, y quién tie­ne la ra­zón?

por­me­no­ri­za­do de los in­te­gran­tes, de su ar­ma­men­to y el “in­ven­ta­rio de bie­nes y ac­ti­vos que cons­ti­tu­ye­ron la eco­no­mía de gue­rra de las Farc”. En­tre­ga­ron el in­ven­ta­rio a Na­cio­nes Uni­das y por ese con­duc­to a la JEP pa­ra la re­pa­ra­ción de las víc­ti­mas.

En ese lis­ta­do apa­re­cen des­de gra­mos de oro, ca­rre­te­ras y va­cas has­ta vehícu­los, fin­cas, fa­jos de dó­la­res, es­co­bas y ex­pri­mi­do­res de na­ran­jas. Se­gún las Farc, se tra­ta de un cú­mu­lo de bie­nes ava­lua­dos apro­xi­ma­da­men­te en 132.325 mi­llo­nes de pe­sos, es de­cir, 0,13 bi­llo­nes. Por su par­te, Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez di­ce que no in­clu­ye­ron to­dos los ac­ti­vos: “Las Farc pre­sen­ta­ron un in­ven­ta­rio que no lle­ga al bi­llón de pe­sos. La Fis­ca­lía ya ha in­cau­ta­do bie­nes por más de 2,3 bi­llo­nes de pe­sos”. El lío es que el Tri­bu­nal pa­ra la Paz exi­ge a la Fis­ca­lía en­tre­gar­le el con­trol de ese cú­mu­lo de bie­nes no in­ven­ta­ria­dos, lo que pa­ra Mar­tí­nez cons­ti­tu­ye una “usur­pa­ción” de com­pe­ten­cias.

Es­ta se­ma­na la JEP le fi­jó a la Fis­ca­lía un tér­mino “im­pro­rro­ga­ble” de tres días pa­ra que por me­dio de un in­for­me pu­sie­ra a dis­po­si­ción del Tri­bu­nal pa­ra la Paz los bie­nes no de­cla­ra­dos de las Farc. El fis­cal, en el lí­mi­te de tiem­po, no se di­ri­gió a la JEP, sino a la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, don­de tra­bó un con­flic­to de com­pe­ten­cias. Por eso, ese tri­bu­nal de­fi­ni­rá quién tie­ne la ra­zón.

No se­rá la pri­me­ra vez que la cor­te ana­li­ce el asun­to del pa­tri­mo­nio de las Farc. Cuan­do eva­luó el acuer­do de paz y el de­cre­to con que el go­bierno na­cio­nal dis­pu­so el pro­ce­di­mien­to pa­ra rea­li­zar el in­ven­ta­rio, emi­tió una sen­ten­cia de 125 pá­gi­nas en la que fi­jó las re­glas al res­pec­to. Ese fa­llo, en uno de sus pá­rra­fos, di­ce que le co­rres­pon­de a la ju­ris­dic­ción or­di­na­ria co­no­cer los pro­ce­sos pe­na­les y de ex­tin­ción de do­mi­nio “res­pec­to a bie­nes no in­clui­dos en el in­ven­ta­rio”. Así las co­sas, el fis­cal ten­dría la ra­zón. Sin em­bar­go, esa sen­ten­cia se ocu­pa prin­ci­pal­men­te de lo re­la­cio­na­do con los bie­nes in­ven­ta­ria­dos, sin pro­fun­di­zar en qué ha­cer con los que no in­clu­ye­ron.

Y ahí sur­ge otra in­cer­ti­dum­bre, pues la gue­rri­lla en su in­ven­ta­rio agre­gó de for­ma ge­né­ri­ca “la to­ta­li­dad de bie­nes y ac­ti­vos que la Fis­ca­lía atri­bu­ye a las Farc”. Pa­ra Mar­tí­nez esa ju­ga­da es una gran bur­la al acuer­do de paz. Por su par­te, las Farc creen que si el fis­cal con­ser­va la com­pe­ten­cia, ma­ña­na pre­sen­ta­rá una cas­ca­da de pro­ce­sos de ex­tin­ción de do­mi­nio co­mo prue­ba de in­cum­pli­mien­tos, y que con ello bus­ca­rá que los ex­gue­rri­lle­ros pierdan los be­ne­fi­cios que

la jus­ti­cia tran­si­cio­nal con­tem­pla pa­ra ellos si cum­plen con la ver­dad y la re­pa­ra­ción de las víc­ti­mas. No es na­da sen­ci­llo el di­le­ma que de­be resolver la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal.

DE SAN­TRICH AL PAI­SA

Otra pa­pa ca­lien­te en­tre la JEP y la Fis­ca­lía tie­ne que ver con la even­tual ex­tra­di­ción de Je­sús San­trich a Es­ta­dos Uni­dos. Co­mo se sa­be, las au­to­ri­da­des cap­tu­ra­ron al ex­je­fe gue­rri­lle­ro ha­ce seis me­ses por so­li­ci­tud de la DEA. Des­de en­ton­ces per­ma­ne­ce en la cár­cel La Pi­co­ta, aguar­dan­do al trá­mi­te del re­que­ri­mien­to que le ha­ce una cor­te de Nue­va York por su­pues­ta­men­te ha­ber cons­pi­ra­do pa­ra en­viar dro­ga a ese país.

San­trich ha ale­ga­do que el pro­ce­so es un mon­ta­je y ha in­ter­pues­to to­do ti­po de re­cur­sos le­ga­les pa­ra im­pe­dir su ex­tra­di­ción. Has­ta aho­ra nin­guno le ha da­do re­sul­ta­do, si­gue tras las re­jas y en con­se­cuen­cia no pu­do po­se­sio­nar­se en una de las cu­ru­les que el acuer­do de paz le otor­gó a la Farc. La cap­tu­ra de San­trich mar­có el pun­to más crí­ti­co del pro­ce­so y pro­du­jo la es­tam­pi­da de dos fi­gu­ras cla­ve: Iván Már­quez y Her­nán Da­río Ve­lás­quez, más co­no­ci­do co­mo el Pai­sa. So­bre la com­pa­re­cen­cia de es­tos an­te la JEP, es de­cir, su con­ti­nui­dad en el pro­ce­so de paz, hay más pre­gun­tas que res­pues­tas.

Y la in­cer­ti­dum­bre de­pen­de de lo que ocu­rra con San­trich. La Fis­ca­lía in­sis­te en que es­te re­in­ci­dió en con­duc­tas cri­mi­na­les re­la­cio­na­das con n ar­co trá­fi­co, co­mo sos­tie­ne la DEA, y que por tan­to de­be en­fren­tar la jus­ti­cia or­di­na­ria, en la que le aguar­da un bo­le­to de ex­tra­di­ción. Pe­ro to­do de­pen­de de lo que de­ter­mi­ne la JEP en su mi­sión de ve­ri­fi­car la “ga­ran­tía de no ex­tra­di­ción” que el Es­ta­do otor­gó a quie­nes de­ja­ron las ar­mas en el mar­co del acuer­do de paz.

Si la JEP com­prue­ba que San­trich re­in­ci­dió lue­go de la fir­ma for­mal de la paz (1 de di­ciem­bre de 2016), de­be de­jar el asun­to en ma­nos de la Cor­te Su­pre­ma pa­ra que lue­go, si es­ta lo aprue­ba, el pre­si­den­te de­ci­da la ex­tra­di­ción. Pe­ro el lío es­tá en que la Ju­ris­dic­ción pa­ra la Paz so­li­ci­ta las prue­bas que re­po­san en Es­ta­dos Uni­dos –au­dios y de­más– pa­ra eva­luar tan­to la fe­cha de los su­pues­tos he­chos co­mo la mis­mí­si­ma con­duc­ta atri­bui­da a San­trich. Plan­tea que so­lo con ello pue­de de­ci­dir. Y ese re­que­ri­mien­to rom­pe la tra­di­ción, pues la Cor­te Su­pre­ma, pa­ra apro­bar ex­tra­di­cio­nes, se ha li­mi­ta­do a re­vi­sar for­mal­men­te los pa­pe­les sin ocu­par­se de las prue­bas que so­por­tan el ca­so en la ju­ris­dic­ción fo­rá­nea.

El Tri­bu­nal pa­ra la Paz ad­mi­te que su pro­ce­der es “no­ve­do­so”, pe­ro a la vez lo jus­ti­fi­ca por la tras­cen­den­cia de lo que es­tá en jue­go: la paz. Aun así es muy po­co pro­ba­ble que Es­ta­dos Uni­dos en­víe las prue­bas, pues pa­ra los grin­gos eso sig­ni­fi­ca de­bi­li­tar la au­to­no­mía de su ju­ris­dic­ción. La JEP es­pe­ra lo­grar que coope­ren, pe­ro al mis­mo tiem­po fi­jó un pla­zo de 40 días. Si en ese tér­mino no co­no­ce las evi­den­cias, an­te la im­po­si­bi­li­dad de com­pro­bar el asun­to, man­ten­dría la ga­ran­tía de no ex­tra­di­ción. Con ello San­trich re­cu­pe­ra­ría la li­ber­tad, pues lo cap­tu­ra­ron “con fi­nes de ex­tra­di­ción”. Y el lío po­lí­ti­co no ten­dría pre­ce­den­tes.

No es na­da fá­cil la ma­nio­bra le­gal que in­ten­ta la JEP pa­ra so­li­ci­tar las prue­bas a Es­ta­dos Uni­dos. La ley de pro­ce­di­mien­to vi­gen­te, pro­pues­ta por el pro­pio tri­bu­nal y apro­ba­da con va­ria­cio­nes por el Con­gre­so, im­pi­de que en el aná­li­sis de ca­sos de ex­tra­di­ción la JEP de­cre­te prue­bas. El ar­tícu­lo que fi­ja esa li­mi­ta­ción tie­ne en su con­tra una de­man­da aún no re­suel­ta. Pe­ro la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, en un fa­llo de ma­yor ran­go, se­ña­la que la JEP sí pue­de de­cre­tar prue­bas. Pa­ra sor­tear la con­tra­dic­ción la JEP di­ce que “in­apli­ca” la ley de pro­ce­di­mien­to y abra­za el fa­llo por el que la cor­te le otor­ga tal po­tes­tad a fin de de­ci­dir co­mo co­rres­pon­da “con ba­se en los me­dios obran­tes en el pro­ce­so”. Una sa­la de cin­co ma­gis­tra­dos apro­bó la con­tro­ver­ti­da de­ci­sión: tres vo­ta­ron a fa­vor y dos se opu­sie­ron.

En pa­ra­le­lo, ron­da la pre­gun­ta por el pa­ra­de­ro de Iván Már­quez y el Pai­sa, ex­je­fe de la te­rro­rí­fi­ca co­lum­na Teó­fi­lo Fo­re­ro. Es­ta se­ma­na se cum­plió el pla­zo pa­ra que los ex­je­fes pre­sen­ta­ran a la JEP un in­for­me de­ta­lla­do de los apor­tes que has­ta aho­ra han he­cho al pro­ce­so de paz se­ña­lan­do qué, cuán­do, có­mo y dón­de. Iván Már­quez, de quien no se tie­ne no­ti­cia ha­ce me­ses, apa­re­ció so­lo en pa­pel. En su in­for­me anexó las ac­tas de las reunio­nes en que par­ti­ci­pó

LA JEP AD­MI­TE QUE SU PRO­CE­DER ES ‘NO­VE­DO­SO’, PE­RO LO JUS­TI­FI­CA POR LO QUE ES­TÁ EN JUE­GO: LA PAZ

cuan­do es­ta­ba en Bo­go­tá e hi­zo un re­cuen­to de los ac­tos de con­tri­ción que hi­zo an­te las víc­ti­mas. El Pai­sano en­vió in­for­me ni so­li­ci­tó pró­rro­ga al­gu­na pa­ra ha­cer­lo. Sim­ple­men­te na­da se sa­be de él. Lo más pro­ba­ble es que tan­to Már­quez co­mo su fiel ca­ma­ra­da es­tén ha­cien­do tiem­po, y que lo que ocu­rra con San­trich pro­ba­ble­men­te de­fi­ni­rá si se van o se que­dan en la paz. El pro­pio Ti­mo­chen­ko, lí­der má­xi­mo de la ex­tin­ta gue­rri­lla, lo di­jo cla­ra­men­te: “No sé de ellos, ten­go la mis­ma in­cer­ti­dum­bre, oja­lá se pro­nun­cia­ran. ¡Di­gan al­go, her­mano, por­que aun ole que­da be­rra­co ha­blar por us­te­des!”.

tu El pró­xi­mo mar­tes la pre­si­den­ta de la JEP, Pa­tri­cia Li­na­res, y el fis­cal ge­ne­ral, Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez, ins­ta­la­rán una me­sa de tra­ba­jo pa­ra tra­tar de resolver las dis­cre­pan­cias en torno a los lin­de­ros de ca­da ór­gano ju­di­cial.

Je­sús San­trich

Iván Már­quez

El Pai­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.