ENTREVISTA

A raíz de los po­lé­mi­cos nom­bres que han so­na­do pa­ra di­ri­gir el Cen­tro Na­cio­nal de Me­mo­ria His­tó­ri­ca, SE­MA­NA ha­bló con Gon­za­lo Sán­chez Gó­mez, su ex­di­rec­tor, acer­ca del fu­tu­ro de la ins­ti­tu­ción y sus preo­cu­pa­cio­nes so­bre su reemplazo.

Semana (Colombia) - - Sumario -

Con Gon­za­lo Sán­chez Gó­mez

SE­MA­NA: ¿Por qué re­nun­ció al Cen­tro de Me­mo­ria His­tó­ri­ca? GON­ZA­LO SÁN­CHEZ GÓ­MEZ: Creo que he du­ra­do de­ma­sia­do pa­ra mis pro­pias ex­pec­ta­ti­vas y se­gu­ra­men­te pa­ra las de mu­chos. Si le su­ma­mos to­do el tiem­po que tra­ba­jé con el Gru­po de Me­mo­ria an­tes de que se crea­ra el Cen­tro Na­cio­nal de Me­mo­ria His­tó­ri­ca (CNMH), cum­plo 11 años de­di­ca­do al te­ma. Eso es más de una dé­ca­da de es­tar es­cu­chan­do los do­lo­res y es­car­ban­do la tra­ge­dia de es­te país.

SE­MA­NA: En los úl­ti­mos días se han ven­ti­la­do nom­bres pa­ra su­ce­der­lo, de per­so­nas que pre­via­men­te han cri­ti­ca­do el acuer­do de paz. ¿Cuál per­fil de­be­ría te­ner su reemplazo? G.S.G.: En los es­ta­tu­tos del CNMH es­tán de­fi­ni­das las con­di­cio­nes que de­be te­ner el di­rec­tor. Aun­que la con­duc­ción del cen­tro im­pli­ca un diá­lo­go po­lí­ti­co per­ma­nen­te con las ins­ti­tu­cio­nes, el go­bierno, la opo­si­ción y con los ac­to­res ar­ma­dos, la cons­truc­ción de me­mo­ria ne­ce­si­ta, an­te to­do, un li­de­raz­go aca­dé­mi­co.

SE­MA­NA: ¿Qué ha lo­gra­do el CNMH y qué sig­ni­fi­ca es­ta ins­ti­tu­ción pa­ra el país? G.S.G.: El cen­tro he­re­dó el tra­ba­jo del Gru­po de Me­mo­ria His­tó­ri­ca (GMP) que co­men­zó a fi­na­les de 2006. El cam­bio de gru­po a cen­tro am­plió el aba­ni­co de preo­cu­pa­cio­nes y de ta­reas de la ins­ti­tu­ción. Ade­más de in­ves­ti­ga­cio­nes y es­tu­dios de ca­so, he­mos te­ni­do ta­reas en las que el víncu­lo con las co­mu­ni­da­des ha si­do muy im­por­tan­te. Nos he­mos ga­na­do la con­fian­za de to­dos los la­dos, te­ne­mos ar­chi­vos de víc­ti­mas de Es­ta­do, de la gue­rri­lla y de los pa­ra­mi­li­ta­res, al­go que ha­ce cin­co o diez años hu­bie­ra si­do im­po­si­ble pen­sar que ocu­rrie­ra. Mu­chas de es­tas per­so­nas se han acer­ca­do pa­ra con­ver­tir al cen­tro en de­po­si­ta­rio de me­mo­rias. El CNMH es en cier­to sen­ti­do una ano­ma­lía den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do. Se ha he­cho que­rer de la gen­te. Es una ins­tan­cia va­lo­ra­da y res­pe­ta­da por los más di­ver­sos sec­to­res. La gen­te ha he­cho su­yo el le­ga­do del cen­tro.

SE­MA­NA: Con el trán­si­to ideo­ló­gi­co de un go­bierno li­be­ral a uno de de­re­cha, ¿cuá­les son los re­tos pa­ra el cen­tro?

G.S.G.: Más allá del cam­bio ideo­ló­gi­co de go­bierno a go­bierno, el CNMH de­be con­ti­nuar desa­rro­llan­do sus ta­reas que, ade­más, es­tán de­fi­ni­das por ley co­mo ins­ti­tu­ción es­ta­tal. Su mi­sión no de­be so­me­ter­se a vai­ve­nes. Ade­más, hay nor­ma­ti­va in­ter­na­cio­nal de me­mo­ria que di­ce que el Es­ta­do no tie­ne el de­re­cho de im­po­ner su ver­sión. Per­mi­tir que ca­da go­bierno imponga una ver­sión ofi­cial so­bre la gue­rra se­ría aproximarnos muy pe­li­gro­sa­men­te a una vi­sión to­ta­li­ta­ria de la me­mo­ria.

SE­MA­NA: ¿Qué me­tas de­be al­can­zar el cen­tro en el cor­to pla­zo?

G.S.G.: El prin­ci­pal re­to con­sis­te en ma­te­ria­li­zar el Mu­seo Na­cio­nal de la Me­mo­ria. Ese mu­seo se­rá el lu­gar de re­co­gi­da de to­do lo que he­mos he­cho y un ágo­ra pa­ra to­da la so­cie­dad co­lom­bia­na. La idea es que el mu­seo sea un lu­gar de de­ba­te pú­bli­co y que en él no se imponga una so­la na­rra­ti­va de la so­cie­dad.

SE­MA­NA: ¿En qué es­ta­do se en­cuen­tra ese pro­yec­to?

G.S.G.: Ya hay un lu­gar es­tra­té­gi­co pa­ra el mu­seo en la ca­lle 26 de Bo­go­tá. Lo que lo ha re­tra­sa­do son los tí­tu­los de pro­pie­dad del te­rri­to­rio que han si­do un po­co en­re­da­dos, pe­ro el di­se­ño y el Con­pes ya es­tán apro­ba­dos. So­lo nos fal­tan esos pe­que­ños pro­ble­mas de or­ga­ni­za­ción de los tí­tu­los pa­ra po­ner­lo en mar­cha, la idea es co­men­zar obra el año en­tran­te. Es­pe­ra­mos que una vez cons­trui­do, sea un lu­gar de de­ba­tes sa­nos y no de los que es­tán aso­man­do la na­riz, que son los orien­ta­dos a ne­gar y su­pri­mir. SE­MA­NA: ¿A qué de­ba­tes se re­fie­re? G.S.G.: A al­gu­nos que son pro­duc­to de visiones que es­tán to­man­do fuer­za en Co­lom­bia y que tam­bién se pre­sen­tan

“PER­MI­TIR QUE CA­DA GO­BIERNO IMPONGA UNA VER­SIÓN OFI­CIAL SO­BRE LA GUE­RRA, SE­RÍA APROXIMARNOS MUY PE­LI­GRO­SA­MEN­TE A UNA VI­SIÓN TO­TA­LI­TA­RIA DE LA ME­MO­RIA”

en el con­tex­to in­ter­na­cio­nal, en el que pa­re­cen es­tar to­man­do fuer­za re­cur­sos ne­ga­cio­nis­tas y fas­cis­tas. En el mun­do es­ta­mos en­tran­do en una era muy com­ple­ja que ame­na­za to­das las ga­nan­cias de­mo­crá­ti­cas que se han te­ni­do en el úl­ti­mo si­glo.

SE­MA­NA: ¿Cree que esa nue­va era de la que ha­bla po­ne en ries­go el fu­tu­ro del CNMH? G.S.G.: La me­mo­ria y la ver­dad siem­pre es­tán ame­na­za­das, lo sa­be­mos por la ex­pe­rien­cia de mu­chas co­mi­sio­nes de la ver­dad y por cie­rres de­fi­ni­ti­vos de pro­ce­sos po­lí­ti­cos. Y aun­que la me­mo­ria siem­pre ha es­ta­do ase­dia­da por mu­chos demonios tam­bién hay mu­cha gen­te que la quie­re pro­te­ger, co­mo lo de­mues­tra la mo­vi­li­za­ción re­cien­te de los ciu­da­da­nos fren­te a la pos­tu­la­ción de al­gu­nos nom­bres pa­ra di­ri­gir el cen­tro. La ba­ta­lla po­lí­ti­ca por la me­mo­ria es de lar­ga du­ra­ción. SE­MA­NA: Aca­dé­mi­cos del con­ti­nen­te en­via­ron una car­ta al pre­si­den­te Du­que pi­dién­do­le que no de­sig­na­ra a Ma­rio Pa­che­co por ha­ber pro­fe­so­res e in­ves­ti­ga­do­res in­ter­na­cio­na­les que re­cha­za­ban el po­si­ble nom­bra­mien­to... G.S.G.: El cen­tro tie­ne una car­ga sim­bó­li­ca tre­men­da. Es la ma­te­ria­li­za­ción de un acuer­do de paz que bus­có el fin a un con­flic­to ar­ma­do pro­lon­ga­do co­mo nin­guno. Su la­bor la sien­ten co­mo pro­pia las re­des de lu­ga­res de me­mo­ria de Amé­ri­ca La­ti­na y el mun­do aca­dé­mi­co con el cual nos he­mos reuni­do. Ese re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal del cen­tro tie­ne que ver mu­cho con su mi­sión. El es­lo­gan has­ta aho­ra ha si­do “La me­mo­ria, una alia­da pa­ra la paz”, ¿cuál es el que vie­ne? Es­tá por ver­se. SE­MA­NA: ¿Tie­ne al­gu­na idea de qué nom­bres hay pa­ra su­ce­der­lo al fren­te del cen­tro? G.S.G.: No, pe­ro quie­ro ha­cer una in­vi­ta­ción a la aca­de­mia pa­ra que pos­tu­le nom­bres de ca­li­dad, que ten­gan una mi­ra­da in­te­gral del ca­rác­ter del con­flic­to. El cen­tro tie­ne sen­ti­do si su tra­ba­jo da cuen­ta de las res­pon­sa­bi­li­da­des de los ac­to­res de la gue­rra, in­clui­dos ob­via­men­te los del Es­ta­do.

SE­MA­NA: A pri­me­ra vis­ta pa­re­cie­ra que la Co­mi­sión de la Ver­dad va a rea­li­zar lo mis­mo que ha­ce el CNMH. ¿Cuá­les son sus di­fe­ren­cias? G.S.G.: Son dos ins­tan­cias que tie­nen di­fe­ren­cias por ley. El cen­tro res­pon­de al de­ber de cons­truir una me­mo­ria co­lec­ti­va fa­ci­li­tan­do los es­pa­cios pa­ra la re­con­ci­lia­ción, y la Co­mi­sión de la Ver­dad sur­ge de los acuer­dos y tie­ne una vi­da re­la­ti­va­men­te cor­ta. El úni­co es­pa­cio don­de coin­ci­den es en la cons­truc­ción del Mu­seo de Me­mo­ria His­tó­ri­ca. Sin em­bar­go, el cen­tro se­rá una pla­ta­for­ma pa­ra ayu­dar a vi­si­bi­li­zar las ver­da­des so­bre la gue­rra. Los in­for­mes es­tán a dis­po­si­ción de la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz, la cual ya los es­tá uti­li­zan­do.

SE­MA­NA: En la po­lí­ti­ca co­lom­bia­na hay dos ver­sio­nes so­bre el con­flic­to ar­ma­do, una que lo re­co­no­ce y otra que lo nie­ga, ca­li­fi­cán­do­lo de te­rro­ris­mo. Con visiones tan opues­tas so­bre lo que pa­só, ¿có­mo cons­truir me­mo­ria? G.S.G.: Hay unas nor­mas en la aca­de­mia y en la so­cie­dad so­bre la cons­truc­ción de lo que es ver­da­de­ro y lo que es fal­so. Hay he­chos e his­to­rias ve­ri­fi­ca­bles re­la­cio­na­das con la gue­rra. Sin em­bar­go, al­gu­nos cons­tru­yen re­tó­ri­cas con tram­pas pa­ra ju­gar en el te­rreno po­lí­ti­co y no en el de la re­con­ci­lia­ción. La aca­de­mia y quie­nes cree­mos en la de­mo­cra­cia, la trans­for­ma­ción y el re­co­no­ci­mien­to de lo que ha pa­sa­do te­ne­mos la ta­rea de ne­gar esas tram­pas que sim­pli­fi­can lo que pa­só o lo nie­gan.

SE­MA­NA: ¿Quié­nes cons­tru­yen las tram­pas que men­cio­na?

G.S.G.: Hay sec­to­res po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios in­tere­sa­dos en ata­jar la me­mo­ria y la ver­dad en es­te país. Mien­tras la cú­pu­la de las Farc y la cú­pu­la pa­ra­mi­li­tar se dan la mano, los azu­za­do­res de la gue­rra si­guen vi­vos en el te­rreno po­lí­ti­co.

SE­MA­NA: Hay quie­nes di­cen que ha­cer me­mo­ria so­bre el con­flic­to pue­de pro­fun­di­zar he­ri­das…

G.S.G.: Sí, ese ar­gu­men­to lo usan ac­to­res que le tie­nen mie­do a la me­mo­ria y que por eso pre­fie­ren el ol­vi­do. Lo que es­tá de­mos­tra­do en el ca­so co­lom­biano es que apos­tar­le al ol­vi­do se vol­vió per­ver­so. Des­de el si­glo XIX has­ta el Fren­te Na­cio­nal se hi­cie­ron pac­tos pa­ra ol­vi­dar to­das las gue­rras y en­fren­ta­mien­tos. Quie­nes pac­ta­ban eran los ac­to­res de la gue­rra, pe­ro no las víc­ti­mas. Aho­ra que es­tán las víc­ti­mas de por me­dio, lo jus­to es dar­les res­pues­ta a ellas y a to­da la so­cie­dad acer­ca de las ra­zo­nes que lle­va­ron a tan­tos ho­rro­res. En el ca­so co­lom­biano, dar cuen­ta de esas ex­pe­rien­cias vi­vi­das por per­so­nas de car­ne y hue­so pa­ra evi­tar que se re­pi­tan es el sen­ti­do de la me­mo­ria his­tó­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.