OBITUARIO

Es­ta pu­bli­ca­ción tie­ne un víncu­lo con el re­cién fa­lle­ci­do es­ta­dis­ta que po­cos co­no­cen. Él fue uno de los tres fun­da­do­res de re­vis­ta SE­MA­NA en su pri­me­ra eta­pa en 1946, cuan­do la di­ri­gía Al­ber­to Lle­ras Ca­mar­go.

Semana (Colombia) - - Sumario -

Ab­dón Es­pi­no­sa y SE­MA­NA

EN LOS MÚL­TI­PLES HO­ME­NA­JE S pós­tu­mos he­chos es­ta se­ma­na aAb­dón Es­pi­no­sa Val­de­rra­ma, que­dó cla­ro que fue uno de los pro­ta­go­nis­tas del si­glo XX.Fue mi­nis­tro de Ha­cien­da de Car­los Lle­ras y de Al­fon­so Ló­pez. En el pri­me­ro de esos car­gos mar­có un hi­to en la his­to­ria eco­nó­mi­ca del país co­mo au­tor del Es­ta­tu­to Cam­bia­rio 444 de 1967, que creó el con­trol de cam­bios. Tam­bién fue un in­te­lec­tual y pe­rio­dis­ta, no so­lo di­rec­tor y sub­di­rec­tor del dia­rio El Tiem­po, sino tal vez el más du­ra­de­ro de sus co­lum­nis­tas por me­dio de la ‘Es­pu­ma de los acon­te­ci­mien­tos’.

Pe­ro no es muy co­no­ci­do, sin em­bar­go, el pa­pel que ju­gó en la re­vis­ta SE­MA­NA. Fue uno de los tres fun­da­do­res de la mis­ma en 1946,en com­pa­ñía de Al­ber­to Lle­ras Ca­mar­go y Ben­ja­mín Vi­lle­gas Robledo. Cuan­do Lle­ras se re­ti­ró de la pre­si­den­cia a me­dia­dos de 1946, de­ci­dió fun­dar una re­vis­ta de opinión, gé­ne­ro que has­ta ese mo­men­to no exis­tía en Co­lom­bia.

El ex pre­si­den­te ad­mi­ra ba­la re­vis­ta Ti­me de Es­ta­dos Uni­dos y de­ci­dió imi­tar la. Con­si­de­ró que pa­ra que el ex­pe­ri­men­to fue­ra un éxi­to re­que­ría dos so­cios: un gran ad­mi­nis­tra­dor y un im­pre­sor. Pa­ra la pri­me­ra res­pon­sa­bi­li­dad es­co­gió a Ab­dón Es­pi­no­sa, quien a pe­sar de te­ner so­lo 24 años, ya se ha­bía des­ta­ca­do co­mo una de las pro­me­sas del fu­tu­ro. Co­mo buen san­tan­de­reano, tan pron­to se gra­duó de doc­tor en de­re­cho y cien­cias po­lí­ti­cas, ha­bía tra­ba­ja­do co­mo se­cre­ta­rio de Ha­cien­da de ese de­par­ta­men­to. El go­ber­na­dor se impresionó tan­to con él, que cuan­do tu­vo que au­sen­tar­se por un tiem­po lo nom­bró go­ber­na­dor en­car­ga­do.

Tan pron­to re­nun­ció, ce­rró su ca­sa en Bu­ca­ra­man­ga y se vino a vi­vir a Bo­go­tá. El pre­si­den­te Lle­ras Ca­mar­go lo in­vi­tó en­ton­ces a tra­ba­jar co­mo su se­cre­ta­rio pri­va­do en la Ca­sa de Na­ri­ño. Eran los úl­ti­mos me­ses de su go­bierno, y al per­der el Par­ti­do Li­be­ral las elec­cio­nes, los dos co­men­za­ron a pla­near la re­vis­ta SE­MA­NA.

Lle­ras le ofre­ció a su jo­ven com­pa­ñe­ro el 20 por cien­to de las ac­cio­nes si lo acom­pa­ña­ba en esa aven­tu­ra. Ben­ja­mín Vi­lle­gas Robledo,

ES­PI­NO­SA CON­TA­BA QUE POR LAS TEN­SIO­NES PAR­TI­DIS­TAS DE LA ÉPO­CA TAN­TO ÉL CO­MO LLE­RAS TE­NÍAN QUE IR A LA IM­PREN­TA CON RE­VÓL­VER

por su par­te, era el pro­pie­ta­rio de Li­to­gra­fía Co­lom­bia, que iba a im­pri­mir la pu­bli­ca­ción. Co­mo no ha­bía res­pal­do fi­nan­cie­ro, Lle­ras le ofre­ció el 40 por cien­to de las ac­cio­nes. Él se que­dó con el otro 40 y, de ese mo­do, el 28 de oc­tu­bre de 1946, con tres so­cios fun­da­do­res, sa­lió al pú­bli­co la pri­me­ra edi­ción.

Lle­ras era el di­rec­tor y Es­pi­no­sa Val­de­rra­ma el ge­ren­te. El ejem­plar va­lía 20 cen­ta­vos y el nom­bre de la re­vis­ta ge­ne­ró pro­ble­mas. Co­mo en esa épo­ca no ha­bía te­le­vi­sión, pu­sie­ron avisos en los ci­nes con el es­lo­gan: “Lea us­ted SE­MA­NA, la re­vis­ta de Al­ber­to Lle­ras”. Es­ta­ban tan emo­cio­na­dos que Val­de­rra­ma con­ta­ba que se la pa­sa­ban en­tran­do a los ci­nes con Ir­ma, su es­po­sa, y Bert­ha Puga, la es­po­sa de Al­ber­to Lle­ras, pa­ra “aplau­dir fre­né­ti­ca­men­te” ca­da vez que sa­lía el avi­so. Con eso con­ta­gia­ban al res­to de los pre­sen­tes, en su ma­yo­ría eran li­be­ra­les.

El pro­ble­ma es que no ha­bían re­gis­tra­do la mar­ca y otra per­so­na ya la ha­bía so­li­ci­ta­do. Con la re­vis­ta en la ca­lle, esa omi­sión era gra­ví­si­ma. Des­pués de un plei­to, Lle­ras y Es­pi­no­sa ga­na­ron con el ar­gu­men­to de que te­nían pre­la­ción por ha­ber­lo he­cho pú­bli­co pri­me­ro. Sin du­da al­gu­na, el he­cho de que el pre­si­den­te fue­ra una de las par­tes tu­vo mu­cho que ver. Otro in­con­ve­nien­te sur­gió por­que la dia­gra­ma­ción era idén­ti­ca a la de Ti­me. De he­cho, esa pu­bli­ca­ción re­cla­mó y to­có ha­cer­le al­gu­nos cam­bios al di­se­ño.

Ini­cial­men­te, eran so­lo cua­tro per­so­nas: Lle­ras, Es­pi­no­sa, Ali­cia Ur­di­ga­moa –la se­cre­ta­ria– y un men­sa­je­ro. Tra­ba­ja­ban con las uñas y mien­tras el ex­pre­si­den­te es­cri­bía prác­ti­ca­men­te to­da la re­vis­ta, Es­pi­no­sa ma­ne­ja­ba la con­ta­bi­li­dad, la ca­ja y ma­le­tea­ba por los avisos. El éxi­to fue in­me­dia­to. Im­pri­mían 20.000 ejem­pla­res, que pa­ra un país de 10 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes era muy im­pre­sio­nan­te. Se­gún de­cla­ra­cio­nes del jo­ven ge­ren­te, al lle­gar a esa ci­fra pen­sa­ron que iban a “devorar” a El Tiem­po. Pe­ro el dia­rio de los San­tos tri­pli­ca­ba esa cir­cu­la­ción y ese sue­ño no se cum­plió. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, Ab­dón pa­só a ser even­tual­men­te la mano de­re­cha de Eduar­do San­tos y con­tri­bu­yó a la con­so­li­da­ción de ese pe­rió­di­co co­mo el pri­me­ro del país.

La re­vis­ta se im­pri­mía en unas ofi­ci­nas en fren­te al edi­fi­cio de Avian­ca que ha­bía pres­ta­do Car­los Pé­rez Nor­za­ga­ray, quien ha­bía si­do se­cre­ta­rio del con­se­jo de mi­nis­tros de Lle­ras. Val­de­rra­ma cuen­ta que en mu­chas oca­sio­nes Al­ber­to Lle­ras, des­pués de ce­rrar la re­vis­ta a las cua­tro de la ma­ña­na, se que­da­ba a dor­mir en una col­cho­ne­ta en la im­pren­ta. Y co­mo da­to cu­rio­so agre­ga que, por las ten­sio­nes par­ti­dis­tas de la épo­ca, tan­to él co­mo el ex­pre­si­den­te te­nían que an­dar con re­vól­ver. Des­pués de 15 años de go­bier­nos li­be­ra­les, ese par­ti­do ha­bía caí­do por la di­vi­sión en­tre Jor­ge Elié­cer Gai­tán y Ga­briel Tur­bay. El nue­vo pre­si­den­te era el con­ser­va­dor Ma­riano Os­pi­na Pé­rez, quien re­pre­sen­ta­ba a un par­ti­do mi­no­ri­ta­rio en me­dio de unas ma­yo­rías li­be­ra­les que se sen­tían des­po­ja­das.

Al­ber­to Lle­ras y Ab­dón Es­pi­no­sa se con­vir­tie­ron en una de las prin­ci­pa­les vo­ces de ese par­ti­do huér­fano a tra­vés de SE­MA­NA. Ese ex­pe­ri­men­to, sin em­bar­go, no du­ró mu­cho. A Al­ber­to Lle­ras le ofre­cie­ron ser el pri­mer se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA y la pro­pues­ta era de­ma­sia­do im­por­tan­te pa­ra re­cha­zar­la. Es­pi­no­sa con­si­de­ró que sin su je­fe, que ha­bía si­do el al­ma del pro­yec­to, no te­nía sen­ti­do que­dar­se y tam­bién se re­ti­ró. Abrió su ofi­ci­na de abo­ga­dos y po­co tiem­po des­pués lo lla­mó el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Fran­cis­co de Pau­la Pé­rez, pa­ra for­mar par­te del Co­mi­té de Ex­per­tos Eco­nó­mi­cos de ese mi­nis­te­rio. A par­tir de en­ton­ces des­pe­gó su lar­ga ca­rre­ra co­mo es­ta­dis­ta de pri­me­ra lí­nea.

Los dos fun­da­do­res le ven­die­ron sus ac­cio­nes a un gru­po en­ca­be­za­do por Her­nán Echa­va­rría y Mau­ri­cio Obre­gón. Co­mo di­rec­tor nom­bra­ron a Juan Lo­zano y Lo­zano. Pos­te­rior­men­te, pa­sa­ron bre­ve­men­te por ese car­go per­so­na­jes co­mo Her­nan­do Té­llez y Ma­rio La­ser­na. En una épo­ca fue je­fe de re­dac­ción Be­li­sa­rio Be­tan­cur.

Al fi­nal de los años cin­cuen­ta la re­vis­ta Vi­sión, la más im­por­tan­te de Amé­ri­ca La­ti­na en ese mo­men­to, ad­qui­rió el con­trol de SE­MA­NA. Co­mo di­rec­tor pa­ra esa eta­pa nom­bra­ron a Al­ber­to Za­la­mea. Fi­del Cas­tro ha­bía to­ma­do el po­der en Cu­ba el 1 de enero de 1959 y su pa­so gra­dual a una re­vo­lu­ción de iz­quier­da ate­mo­ri­zó al con­ti­nen­te. Za­la­mea, un pe­rio­dis­ta au­daz y pro­gre­sis­ta, le dio en 1961 la ca­rá­tu­la de SE­MA­NA al jo­ven co­man­dan­te, pre­sen­tán­do­lo co­mo un ex­pe­ri­men­to

EN ESA ÉPO­CA LA PREN­SA ERA PAR­TI­DIS­TA Y ‘SE­MA­NA’ SE CON­VIR­TIÓ EN UNA DE LAS VO­CES MÁS IN­FLU­YEN­TES DEL PAR­TI­DO RO­JO

in­tere­san­te que ame­ri­ta­ba ese cu­bri­mien­to. Eso pro­du­jo pá­ni­co en el es­ta­ble­ci­mien­to co­lom­biano y los anun­cian­tes se re­ti­ra­ron. La re­vis­ta ce­rró en 1961.

Esa pri­me­ra eta­pa du­ró 15 años. En 1982 revivió con un nue­vo equi­po ba­jo la di­rec­ción de Pli­nio Apu­le­yo Men­do­za. Eso pa­só ha­ce 36 años y des­de eso mo­men­to se ha con­ver­ti­do en re­fe­ren­te de la opinión en Co­lom­bia. Na­da de esa his­to­ria hu­bie­ra si­do po­si­ble si no fue­ra por­que ha­ce 72 años, un jo­ven san­tan­de­reano de 24 años de­ci­dió echar­se al hom­bro la res­pon­sa­bi­li­dad de crear la pri­me­ra re­vis­ta de opinión en Co­lom­bia.

p Es­ta fue la pri­me­ra ca­rá­tu­la de SE­MA­NA en oc­tu­bre de 1946, cuan­do Es­pi­no­sa de­bu­ta­ba co­mo so­cio y ge­ren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.