ENTREVISTA

El al­to con­se­je­ro pa­ra el pos­con­flic­to, Emi­lio Ar­chi­la, ha­bló con SE­MA­NA so­bre la es­tra­te­gia del go­bierno en ma­te­ria de paz. Di­jo que el dé­fi­cit pre­su­pues­tal no es una ex­cu­sa pa­ra no cum­plir y que res­pe­ta­rán la re­in­cor­po­ra­ción de los ex­com­ba­tien­tes.

Semana (Colombia) - - Sumario -

Con Mi­guel Ar­chi­la

SE­MA­NA: ¿Cuál es la pos­tu­ra del nue­vo go­bierno fren­te al acuer­do de paz? EMI­LIO AR­CHI­LA: El pre­si­den­te sa­be que yo vo­té por el Sí en el ple­bis­ci­to de paz y eso él lo ve co­mo una ven­ta­ja. No me nom­bró por des­co­no­ci­mien­to, sino con un pro­pó­si­to: ma­ne­jar las preo­cu­pa­cio­nes que tie­ne el pre­si­den­te con el con­tex­to ge­ne­ral del acuer­do.Eso ha si­do de pú­bli­co co­no­ci­mien­to. Aho­ra,nin­gu­na­de­las­re­for­mas­cons­ti­tu­cio­na­les que Iván Du­que ha pre­sen­ta­do to­ca una so­la co­ma de lo pac­ta­do. El país de­be te­ner cla­ro que el pre­si­den­te no tie­ne una agen­da ocul­ta que afec­te la im­ple­men­ta­ción. De he­cho, du­ran­te la vi­si­ta de Luis Al­ma­gro a Car­ta­ge­na, ha­ce unas se­ma­nas, el pro­pio je­fe de Es­ta­do di­jo que el cum­pli­mien­to del acuer­do, en lo sus­tan­cial, se de­be ha­cer con o sin acuer­dos. SE­MA­NA: ¿Hay un nor­te cla­ro fren­te al rum­bo que de­be to­mar la ac­ci­den­ta­da im­ple­men­ta­ción? E.A.: El pre­si­den­te ha ex­pre­sa­do pú­bli­ca­men­te los desacuer­dos que tie­ne. Nin­guno de ellos, sin em­bar­go, afec­ta­ría la si­tua­ción de un ex­com­ba­tien­te o de las co­mu­ni­da­des más gol­pea­das por la vio­len­cia. Te­ne­mos cla­ro que es­tas zo­nas se es­ta­bi­li­za­rán en un lap­so más o me­nos de diez años. Ese tiem­po nos per­mi­ti­rá aca­bar con las con­di­cio­nes que per­mi­ten re­ci­clar la vio­len­cia, ese es nues­tro com­pro­mi­so. SE­MA­NA: Y ¿con los ex­com­ba­tien­tes?

E.A.: A quie­nes cum­plan, él les va a cum­plir. Cla­ro que hay di­fi­cul­ta­des, pe­ro el pre­si­den­te no ha de­ja­do de dar el apo­yo re­que­ri­do. SE­MA­NA: Ese fue el pri­mer en­cuen­tro del pre­si­den­te con ex­com­ba­tien­tes de las Farc en Pon­do­res. ¿Có­mo les fue y cuál es el ba­lan­ce?

E.A.: Fue una vi­si­ta es­pi­ri­tual­men­te muy im­pre­sio­nan­te. Aun­que no es­ta­ba pla­nea­do, al fi­nal el pre­si­den­te Du­que ter­mi­nó por res­pon­der to­das las 20 pre­gun­tas que te­nían los ex­gue­rri­lle­ros. Mu­chos de ellos no lo ha­bían vis­to nun­ca, en­ton­ces, al­gu­nos es­ta­ban pre­ve­ni­dos, al­go ner­vio­sos y des­con­fia­dos. Pe­ro eso cam­bió y al fi­nal ter­mi­na­ron aplau­dién­do­lo. Du­ran­te el en­cuen­tro Joa­quín Gó­mez le di­jo que era muy es­pe­ran­za­dor y que que­da­ban con gran ilu­sión.

SE­MA­NA: En el re­cien­te en­cuen­tro del par­ti­do de la Farc, el ex­co­man­dan­te del blo­que Sur y Ber­tul­fo Ál­va­rez fue­ron muy crí­ti­cos. Al­gu­nos sin­tie­ron que es­ta­ban con un pie aden­tro y otro fue­ra del pro­ce­so…

E.A.: No nos pa­re­ció. Fue­ron muy re­cep­ti­vos. SE­MA­NA: Pa­ra mu­chos ese en­cuen­tro mar­có un pun­to de quie­bre tras la lle­ga­da de los vo­ce­ros del No a la Pre­si­den­cia. Una se­ma­na des­pués, Du­que via­jó a Bru­se­las pa­ra ha­blar del acuer­do… E.A.: Pe­ro no so­lo via­jó por el te­ma de paz, ape­nas fue uno de los tan­tos asun­tos que se abor­dó. El men­sa­je que tras­mi­tió en su vi­si­ta él ya lo ha­bía he­cho pú­bli­co: se va a cum­plir el acuer­do de paz con las Farc.

SE­MA­NA: ¿Qué he­chos ra­ti­fi­can ese com­pro­mi­so del que us­ted ha­bla?

E.A.: Tan pron­to el pre­si­den­te se po­se­sio­nó, le dio con­ti­nui­dad al pro­ce­so e hi­zo la so­li­ci­tud an­te la ONU pa­ra que con­ti­núe la ve­ri­fi­ca­ción que vie­ne ha­cien­do ese or­ga­nis­mo so­bre la re­in­cor­po­ra­ción. Ade­más, quie­re cum­plir­le a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal con los com­pro­mi­sos que tie­ne el Es­ta­do.

SE­MA­NA: A us­te­des les to­có sor­tear el cor­te de cuen­tas de un año de ope­ra­cio­nes de la Mi­sión de Ve­ri­fi­ca­ción de la ONU. ¿Cuál es el ba­lan­ce? E.A.: Una vez más el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad apo­yó de ma­ne­ra uná­ni­me el pro­ce­so. Es una ma­ni­fes­ta­ción de con­fian­za en lo que vie­ne pa­san­do.El pro­ce­so tie­ne un sig­ni­fi­ca­do pa­ra los co­lom­bia­nos, pe­ro tam­bién pa­ra el mun­do.En to­das las in­ter­ven­cio­nes los vo­ce­ros se re­fi­rie­ron a la ma­ne­ra cla­ra co­mo el pre­si­den­te ex­pre­só la vo­lun­tad que hay de apo­yar el pro­ce­so en ge­ne­ral y la re­in­te­gra­ción. No hu­bo co­men­ta­rios di­so­nan­tes, de he­cho, las in­ter­ven­cio­nes in­di­vi­dua­les fue­ron más alen­ta­do­ras que el co­mu­ni­ca­do con­jun­to.

SE­MA­NA: ¿A qué se re­fie­re?

E.A.: Ellos, di­ga­mos, en las par­tes áci­das se re­fi­rie­ron a la ne­ce­si­dad de ma­yor ce­le­ri­dad en los pro­yec­tos pro­duc­ti­vos, hi­cie­ron un lla­ma­do pa­ra ga­ran­ti­zar la in­de­pen­den­cia de la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz (JEP) y pi­die­ron pro­te­ger a los lí­de­res so­cia­les. Aho­ra, va­mos por par­tes. Pri­me­ro, en el te­ma de los pro­yec­tos pro­duc­ti­vos, en la for­ma co­mo el re­pre­sen­tan­te del se­cre­ta­ria­do ge­ne­ral hi­zo su pre­sen­ta­ción, a mi gus­to hay una am­bi­va­len­cia. SE­MA­NA: Ex­plí­que­se…

E.A.: En la pri­me­ra par­te ellos ha­blan de po­ca agi­li­dad del go­bierno pa­ra apo­yar los pro­yec­tos pro­duc­ti­vos y en la se­gun­da mues­tran la gran agi­li­dad de las Na­cio­nes Uni­das ha­cien­do eso. Ahí hay un men­sa­je que de­be­mos co­rre­gir. SE­MA­NA: ¿Pe­ro no es así co­mo lo ven quie­nes si­guen de cer­ca el pro­ce­so y co­mo lo han de­nun­cia­do las mis­mas Farc? E.A.:En­lo­que­tie­ne­que­ver­con­rein­cor­po­ra­ción di­ce que no hay ac­cio­nes del go­bierno, de los pri­va­dos y de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.Eso no es así. Hay ac­cio­nes que to­dos es­ta­mos ha­cien­do pa­ra lo­grar un mis­mo pro­pó­si­to. Una de mis fun­cio­nes, por ejem­plo, es con­se­guir apo­yo in­ter­na­cio­nal o ayu­dar a ar­ti­cu­lar pro­yec­tos que vie­nen del ex­te­rior. En­ton­ces, no es que el go­bierno es­té fal­tan­do a su res­pon­sa­bi­li­dad. Una de sus fun­cio­nes es ar­ti­cu­lar. SE­MA­NA: ¿Có­mo ga­ran­ti­zar la in­de­pen­den­cia de la JEP co­mo pi­dió la ONU?

E.A.: Las dis­cu­sio­nes le­ga­les en­tre la JEP y la Fis­ca­lía no im­pli­can una in­ter­fe­ren­cia de un ter­ce­ro que no de­bie­ra es­tar ha­cién­do­lo. No hay pro­nun­cia­mien­to de la JEP que apun­te a que co­mo go­bierno he­mos in­ter­fe­ri­do en sus pro­ce­sos.

SE­MA­NA: ¿Y los lí­de­res so­cia­les?

E.A.: El te­ma de lí­de­res es muy preo­cu­pan­te. Las ci­fras son tris­tes, pe­ro en mi cri­te­rio

apa­re­cen abul­ta­das por­que se es­tán con­tan­do to­dos los lí­de­res y los ex­com­ba­tien­tes, sin te­ner en cuen­ta las cau­sas pro­ba­bles de esas muer­tes.

SE­MA­NA: Pe­ro eso ha­ce par­te de las ga­ran­tías de se­gu­ri­dad.

E.A.: Cla­ro, hay que pro­te­ger a to­do el mun­do, pe­ro pa­ra en­ten­der si eso tie­ne que ver con las res­pon­sa­bi­li­da­des del go­bierno, es re­le­van­te mi­rar las cau­sas po­si­bles. Ahí no se hi­zo ese tra­ba­jo. Pue­do es­tar equi­vo­ca­do, pe­ro ten­go en­ten­di­do que no ha ha­bi­do sino un ase­si­na­to en el que al­guien en­tró a un es­pa­cio de re­in­cor­po­ra­ción y ma­tó a al­guien.

SE­MA­NA: ¿Hay buen en­ten­di­mien­to con la Mi­sión de la ONU pa­ra resolver es­tas di­fe­ren­cias?

E.A.: No di­ría que te­ne­mos di­fe­ren­cias. La re­la­ción con las Na­cio­nes Uni­das o Jean Ar­nault es in­me­jo­ra­ble. Co­mo su­ce­de en cual­quier tran­si­ción, uno lle­ga, ob­ser­va y pro­po­ne mo­di­fi­ca­cio­nes.T odo es­to sir­ve pa­ra per­fi­lar las ru­tas de tra­ba­jo en torno a pro­yec­tos, sa­lud, edu­ca­ción, vi­vien­da y tie­rras. Es im­pe­rio­so que el go­bierno de­ter­mi­ne las ru­tas y una vez lo ha­ga to­do el mun­do se aco­mo­de a esas ru­tas.

SE­MA­NA: Pa­re­cie­ra que so­lo es­tán en­fo­ca­dos en la re­in­cor­po­ra­ción. ¿Y el res­to del acuer­do? E.A.: Abar­ca­re­mos to­do. La im­ple­men­ta­ción tie­ne un nú­me­ro de fren­tes muy am­plio. Aho­ra tra­ta­mos de en­ten­der has­ta dón­de lle­gó, mi­rar qué se de­be ha­cer en ca­da uno y pla­near eje­cu­cio­nes du­ran­te los pró­xi­mos años. SE­MA­NA: Al­gu­nos ana­lis­tas han sen­ti­do que con su len­gua­je quie­re dis­tan­ciar a la ba­se ex­gue­rri­lle­ra de la cú­pu­la…

E.A.: Eso es fal­so. No hay po­lí­ti­ca en nin­gu­na ma­ne­ra de crear nin­gu­na es­ci­sión.

SE­MA­NA: ¿Qué tan­to les preo­cu­pa que Iván Már­quez y el Pai­sa se ha­yan mar­gi­na­do de la im­ple­men­ta­ción?

E.A.: La Farc y sus di­ri­gen­tes tie­nen unas obli­ga­cio­nes. Ellos de­ben con­tri­buir ac­ti­va­men­te con laa­de­cua­daim­ple­men­ta­ción,po­re­jem­plo,de­los es­pa­cios de re­in­cor­po­ra­ción. En la me­di­da que ellos se apar­ten de ese li­de­raz­go, con­si­de­ra­mos que se es­tá in­cum­plien­do. En la me­di­da que ellos aban­do­nen sus po­si­cio­nes, afec­tan ese de­sa­rro­llo y eso me preo­cu­pa sus­tan­cial­men­te. En el ca­pí­tu­lo de las im­pli­ca­cio­nes pe­na­les, no ten­go na­da que de­cir.

SE­MA­NA: Se ha di­cho que el in­cum­pli­mien­to del Pai­sa an­te la JEP con su in­for­me fue por­que no te­nía abo­ga­do…

E.A.: Se­ma­nas des­pués de po­se­sio­nar­me ha­blé con la JEP so­bre la ar­qui­tec­tu­ra de la de­fen­sa. Me pi­die­ron eso, yo ha­blé con Ha­cien­da y rá­pi­da­men­te pu­si­mos a dis­po­si­ción los di­ne­ros ne­ce­sa­rios pa­ra el nú­me­ro de de­fen­sas re­que­ri­das. En­tien­do que la Farc y la JEP no que­rían es­que­mas de abo­ga­dos in­di­vi­dua­les, sino co­lec­ti­vos. Pe­ro ahí no­so­tros no in­ter­fe­ri­mos.

SE­MA­NA: Us­te­des han cri­ti­ca­do que las ex­pec­ta­ti­vas so­bre­pa­san lo que se pue­de cum­plir…

E.A.: La iden­ti­fi­ca­ción de di­fi­cul­ta­des pre­su­pues­ta­les no es una ma­ne­ra de ex­cu­sar que no se va a cum­plir. Po­ner de pre­sen­te las res­tric­cio­nes que hay es por­que se ha­cen evi­den­tes los es­fuer­zos que hay que ha­cer.

SE­MA­NA: ¿Tra­mi­ta­rán los pro­yec­tos que que­da­ron col­ga­dos en el ‘fast track’? E.A.: Sí, el pre­si­den­te Du­que ha si­do cla­ro en que uno de los pi­la­res de su go­bierno es la le­ga­li­dad. El acuer­do, las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les que se hi­cie­ron y las nor­mas que se ex­pi­die­ron son dis­po­si­cio­nes le­ga­les. Ade­más, el pre­si­den­te ha di­cho que es un hom­bre de pa­la­bra. Los desa­rro­llos le­ga­les que es­tán pen­dien­tes se van a ha­cer.

SE­MA­NA: ¿Qué tan­ta va­li­dez tie­ne pa­ra es­te go­bierno la ins­ti­tu­cio­na­li­dad que na­ció con el pos­con­flic­to? E.A.: Lo pri­me­ro que hay que de­cir es que exis­te una ne­go­cia­ción en­tre el Es­ta­do y las Farc, y cuan­do hay un acuer­do en­tre dos par­tes, cu­yo cum­pli­mien­to se ex­tien­de por 15 años en te­mas tan com­ple­jos, es in­dis­pen­sa­ble que exis­tan ins­tan­cias de diá­lo­go. En la Co­mi­sión de Se­gui­mien­to es­tá la mi­nis­tra del In­te­rior, el al­to co­mi­sio­na­do y yo.Ya te­ne­mos una me­to­do­lo­gía y eva­cua­mos las pe­ti­cio­nes que te­nía la Farc. En el Con­se­jo Na­cio­nal de Re­in­cor­po­ra­ción ya fue­ron nom­bra­dos los de­le­ga­dos del Es­ta­do y en la Co­mi­sión de Ga­ran­tías tam­bién soy yo. Día a día es­toy mi­ran­do es­que­ma de se­gu­ri­dad por es­que­ma de se­gu­ri­dad. Te­nía­mos re­pre­sa­da la re­vi­sión de 57 fo­lios, ya to­dos es­tán re­vi­sa­dos.

SE­MA­NA: Hay mu­chas crí­ti­cas al­re­de­dor del mo­de­lo de sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos que Ra­fael Par­do ate­rri­zó tras la ne­go­cia­ción en La Ha­ba­na. ¿Lo van a mo­di­fi­car?

E.A.: Yo no ten­go nin­gu­na ob­je­ción per­so­nal a las ac­tua­cio­nes in­di­vi­dua­les de Ra­fael Par­do. Aho­ra, en ese te­ma, el pre­si­den­te asu­mió el re­to de dis­mi­nuir el nú­me­ro de hec­tá­reas sem­bra­das y pa­ra lo­grar­lo va a uti­li­zar to­das las po­si­bi­li­da­des que hay: sus­ti­tu­ción, erra­di­ca­ción for­za­da y as­per­sión cum­plien­do con los pa­rá­me­tros de la cor­te. Le va­mos a cum­plir a las fa­mi­lias que han en­tra­do en el pro­ce­so de sus­ti­tu­ción vo­lun­ta­ria.

SE­MA­NA: ¿Qué fa­lló en es­te pro­ce­so?

E.A.: Nos he­mos en­con­tra­do con que no hay una co­rres­pon­den­cia en­tre los tiem­pos fi­ja­dos a las fa­mi­lias pa­ra la sus­ti­tu­ción y la ca­pa­ci­dad que te­nía con­tra­ta­da el Es­ta­do pa­ra cum­plir con ca­da una de ellas. Tam­po­co es al­go que se pue­da resolver con un de­cre­to, es com­ple­jo. Es­to va a lle­var a que al­gu­na de las eta­pas se de­mo­re. Pe­ro el com­pro­mi­so con las fa­mi­lias es cum­plir.

SE­MA­NA: ¿Tan­ta ‘ins­ti­tu­cio­na­li­tis’ en­re­dó al Es­ta­do? E.A.: Nos he­mos en­con­tra­do con que el úl­ti­mo es­la­bón que lle­ga­ba era el Es­ta­do.En sus con­tra­tos el Pro­gra­ma Na­cio­nal In­te­gral de Sus­ti­tu­ción de Cul­ti­vos Ilí­ci­tos (PNIS) ofre­cía que iba a lle­var el Es­ta­do, pe­ro ellos no te­nían ca­pa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal, ni for­ta­le­za, ni com­pe­ten­cia ni re­cur­sos pa­ra ha­cer­lo. En­ton­ces, es­ta­mos mi­ran­do có­mo ar­ti­cu­la­mos ese pro­gra­ma con la pro­vi­sión de ser­vi­cios. Mu­chos de ellos de­ri­van de los pla­nes de de­sa­rro­llo te­rri­to­ria­les (PDTS).

“NO HAY PRO­NUN­CIA­MIEN­TO DE LA JEP QUE APUN­TE A QUE CO­MO GO­BIERNO HE­MOS IN­TER­FE­RI­DO EN SUS PRO­CE­SOS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.