A de­cir ver­dad

Semana Sostenible - - EDITORIAL - Ca­ro­li­na Urru­tia Vás­quez, di­rec­to­ra de Se­ma­na Sos­te­ni­ble. @co­li­ni­ta

La ca­pa­ci­dad de los ciu­da­da­nos de co­mu­ni­car­se y com­par­tir in­for­ma­ción rá­pi­da­men­te ha in­cre­men­ta­do la im­por­tan­cia que las em­pre­sas otor­gan a su repu­tación. So­bran los ca­sos en que los as­pec­tos so­cia­les o am­bien­ta­les de ope­ra­ción de una em­pre­sa han ame­na­za­do su exis­ten­cia, o por lo me­nos su ren­ta­bi­li­dad

No es un mis­te­rio que las com­pa­ñías bus­can que los mer­ca­dos y los con­su­mi­do­res con­fíen en sus mar­cas y sus pro­duc­tos. Pa­ra mu­chos, esa con­fian­za tie­ne co­mo pun­to de par­ti­da la pul­cri­tud y la au­sen­cia de cues­tio­na­mien­to. En eso, caen en un error.

Las cor­po­ra­cio­nes son un fe­nó­meno re­la­ti­va­men­te nue­vo. La ex­pe­rien­cia hu­ma­na se ha cons­trui­do más bien a par­tir de dos fac­to­res esen­cia­les: las his­to­rias y la in­ter­ac­ción en­tre las per­so­nas. Las his­to­rias, par­te esen­cial de nues­tro pro­ce­so de apren­di­za­je des­de ni­ños, na­cen de pro­ce­sos de desa­rro­llo y trans­for­ma­ción. Una fá­bu­la, una le­yen­da o un cuen­to re­sul­tan per­fec­ta­men­te ol­vi­da­bles y ca­ren­tes de sen­ti­do si se tra­tan de có­mo to­do era per­fec­to, si­guió sien­do per­fec­to y aca­bó por ser per­fec­to. El fi­nal fe­liz re­quie­re de re­tos a ser su­pe­ra­dos, ad­ver­si­da­des por ser con­quis­ta­das, dra­go­nes por ser de­rro­ta­dos.

Lo mis­mo su­ce­de con las per­so­nas. Al­go re­sul­ta re­pe­len­te de quien ha­ce alar­de de su per­fec­ción. Lo in­tere­san­te, lo que nos per­mi­te re­la­cio­nar­nos con al­guien es su pro­ce­so de cre­ci­mien­to y apren­di­za­je. La su­pera­ción, fra­ca­sos in­clui­dos, nos ha­ce hu­ma­nos e in­tere­san­tes.

La reali­dad de cual­quier or­ga­ni­za­ción siem­pre tie­ne al­tos y ba­jos, pun­tos de cri­sis que lle­van a me­jo­ras y rein­ven­cio­nes. Si se cuen­ta el re­sul­ta­do pe­ro no la cau­sa, el triun­fo pe­ro no el obs­tácu­lo, se des­apro­ve­cha la opor­tu­ni­dad de ser creí­bles.

La asep­sia con la cual el mun­do cor­po­ra­ti­vo bus­ca ha­blar de sus pro­ce­sos e in­clu­so de sus pro­duc­tos re­sul­ta con­tra­pro­du­cen­te. Ser ho­nes­tos so­bre los re­tos no im­pli­ca afec­tar de en­tra­da la repu­tación; de­cir la ver­dad es la me­jor for­ma de cons­truir con­fian­za.

En el pe­rio­dis­mo im­pre­so, por ejem­plo, el uso de re­cur­sos na­tu­ra­les es re­la­ti­va­men­te me­nor y las hue­llas de car­bono e hí­dri­ca ca­da vez más fá­ci­les de neu­tra­li­zar. La hue­lla in­te­lec­tual es la que real­men­te tie­ne pe­so en nues­tra ope­ra­ción: las his­to­rias que de­ci­di­mos con­tar, la for­ma en que lo ha­ce­mos y las fuen­tes a las que re­cu­rri­mos con­tri­bu­yen a la cons­truc­ción, en las men­tes de nues­tra au­dien­cia, de una vi­sión de país y de mun­do.

En el ca­so es­pe­cí­fi­co de Se­ma­na Sos­te­ni­ble el re­to de ma­yor vi­gen­cia es ha­cer el pe­rio­dis­mo am­bien­tal y so­cial que el país ne­ce­si­ta sin de­jar de ser ne­go­cio. Y es que no es un mis­te­rio que el ne­go­cio de los avi­sos im­pre­sos atra­vie­sa por una trans­for­ma­ción. Pa­ra exis­tir, ha­ce­mos un es­fuer­zo por di­ver­si­fi­car nues­tras fuen­tes de in­gre­sos y ex­plo­rar nue­vos mo­de­los de ne­go­cio, que in­clu­yen nues­tra sus­crip­ción pro­pia. Lo ha­ce­mos con el fir­me com­pro­mi­so de no po­ner en jue­go nues­tra lí­nea editorial y es­ta­mos siem­pre dis­pues­tos a con­tar­les con quién y en qué tra­ba­ja­mos. Esa es la na­tu­ra­le­za de la evo­lu­ción de nues­tro ne­go­cio.

Te­ne­mos mu­cho que apren­der, pe­ro te­ne­mos la ab­so­lu­ta cla­ri­dad de que nues­tro com­pro­mi­so éti­co nos per­mi­ti­rá sor­tear los obs­tácu­los. So­bre to­do, sa­be­mos que si co­me­te­mos erro­res po­dre­mos co­rre­gir y apren­der de ellos. De nues­tras em­pre­sas y alia­dos es­pe­ra­mos la mis­ma ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je. Mal ase­so­ra­da o eje­cu­ta­da, la preo­cu­pa­ción por la repu­tación cru­za con fa­ci­li­dad la fron­te­ra con la cen­su­ra.

El re­sul­ta­do del lla­ma­do a la ver­dad co­mo ma­te­ria pri­ma de la co­mu­ni­ca­ción, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do se tra­ta de su­pe­rar re­tos, de­be­ría re­sul­tar no so­la­men­te en me­jo­rías en la con­fian­za, sino en me­jo­res his­to­rias que con­tar. Las es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción en sos­te­ni­bi­li­dad ne­ce­si­tan, co­mo los me­dios, au­dien­cia. Por eso, nues­tro de­ber con nues­tros anun­cian­tes y con nues­tras au­dien­cias es el mis­mo: en­con­trar his­to­rias que sean cier­tas y que val­ga la pe­na di­vul­gar. En eso, to­dos so­mos alia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.