El con­su­mo res­pon­sa­ble no es igual en to­dos los paí­ses

Semana Sostenible - - RESPONSABILIDAD SOCIAL - Por Je­sús Per­do­mo-or­tiz*

En las es­cue­las de ne­go­cios se ha­ce én­fa­sis en el ada­gio: “Lo que no se mi­de, no exis­te”, pe­ro es­ta con­sig­na par­te de un prin­ci­pio más com­ple­to del fí­si­co y ma­te­má­ti­co Lord Kel­vin que dic­ta: “Lo que no se de­fi­ne, no se pue­de me­dir. Lo que no se mi­de, no se pue­de me­jo­rar. Lo que no se me­jo­ra, se de­gra­da siem­pre”.

Por es­ta ra­zón en las es­cue­las de ne­go­cios el con­su­mo res­pon­sa­ble es un con­cep­to arrai­ga­do, de­fi­ni­do, me­di­do y que ha me­jo­ra­do la ges­tión de mer­ca­dos. Fre­de­rick Webs­ter de­fi­nió her­mo­sa­men­te el con­su­mo res­pon­sa­ble co­mo aquel que to­ma en con­si­de­ra­ción las con­se­cuen­cias pú­bli­cas que sur­gen del con­su­mo pri­va­do, o aquel que se ha­ce a con­cien­cia pa­ra pro­mo­ver cam­bios en la so­cie­dad. Con ba­se en es­te con­cep­to, la li­te­ra­tu­ra aca­dé­mi­ca ha bus­ca­do cal­cu­lar el con­su­mo res­pon­sa­ble a tra­vés de es­ca­las de me­di­da ac­ti­tu­di­na­les y las em­pre­sas han re­cu­rri­do a es­tos cálcu­los pa­ra pro­mo­ver po­lí­ti­cas de ges­tión de mer­ca­dos que per­mi­tan re­co­no­cer los per­fi­les del con­su­mi­dor res­pon­sa­ble.

En el mis­mo sen­ti­do, una re­cien­te lí­nea de in­ves­ti­ga­ción ha de­mos­tra­do que la me­di­ción del con­su­mo res­pon­sa­ble es con­tin­gen­te al con­tex­to de me­di­da. Es de­cir, el per­fil del con­su­mi­dor que sur­ge es di­fe­ren­te en Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia, Chi­na o Co­lom­bia.

Por ejem­plo, el de Es­ta­dos Uni­dos mues­tra sus va­lo­res cul­tu­ra­les cen­tra­dos en el in­di­vi­dua­lis­mo y pri­vi­le­gia un con­su­mo res­pon­sa­ble ami­ga­ble con el medioambiente, con me­nos po­lu­ción, más re­ci­cla­je y me­jor uso de re­cur­sos. Ade­más, pre­mia a em­pre­sas que no dis­cri­mi­nan a mi­no­rías, res­pe­tan los de­re­chos de gé­ne­ro y ha­cen fi­lan­tro­pía.

Lo in­tere­san­te es que la me­di­ción del con­su­mo res­pon­sa­ble en paí­ses co­mo Fran­cia, Chi­na o Co­lom­bia, mues­tra que, a pe­sar de que se man­tie­ne la es­truc­tu­ra bá­si­ca de la me­di­da es­ta­dou­ni­den­se, exis­ten otros te­mas emer­gen­tes y con­tex­tua­les aso­cia­dos al con­cep­to bá­si­co.

En Fran­cia, la me­di­ción mos­tró cuán im­por­tan­te es el res­pe­to por em­pre­sas que re­cha­cen el tra­ba­jo in­fan­til, el cas­ti­go a la sos­pe­cha de re­la­cio­nes em­pre­sa-ma­fia, el pre­mio a los es­fuer­zos en pro del medioambiente, y en especial, el apo­yo a pe­que­ños ne­go­cios y la com­pra de lo na­cio­nal. Mien­tras tan­to, en Chi­na se en­con­tró un con­su­mi­dor que ex­pre­sa sus preo­cu­pa­cio­nes so­cia­les y am­bien­ta­les, cas­ti­ga el uso de re­cur­sos con fuen­te ani­mal y la irres­pon­sa­bi­li­dad de las em­pre­sas en los mer­ca­dos, pe­ro pre­mia el res­pe­to de los de­re­chos del con­su­mi­dor y pro­fun­di­za la ra­cio­na­li­dad del con­su­mo de bie­nes y ser­vi­cios.

Fi­nal­men­te, en Co­lom­bia, la me­di­ción evi­den­ció un con­su­mi­dor aten­to y que pre­mia a las em­pre­sas con com­por­ta­mien­tos de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. El con­su­mi­dor co­lom­biano dis­tin­gue en­tre la res­pon­sa­bi­li­dad de las em­pre­sas con sus sta­kehol­ders ex­ter­nos e in­ter­nos y en ese sen­ti­do pre­mia la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial in­ter­na de las em­pre­sas, lle­gan­do a re­co­no­cer el va­lor de que las com­pa­ñías cuen­ten con pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos de in­cor­po­ra­ción de des­pla­za­dos y re­in­ser­ta­dos. A di­fe­ren­cia de la me­di­ción en Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia y Chi­na, el te­ma de res­pon­sa­bi­li­dad en Co­lom­bia sur­gió con el cui­da­do de la sa­lud y el re­co­no­ci­mien­to del otro, co­mo cuan­do se evi­ta con­su­mir en es­pa­cios ce­rra­dos don­de se ‘per­mi­te’ fu­mar.

En su­ma, el con­su­mo res­pon­sa­ble es un te­ma de in­ves­ti­ga­ción en el ma­na­ge­ment que ha lle­va­do a la pre­ci­sión en el con­te­ni­do del con­cep­to, el re­co­no­ci­mien­to de di­fe­ren­tes per­fi­les de con­su­mi­dor idio­sin­crá­ti­cos al te­rri­to­rio, y, por su­pues­to, a una per­ma­nen­te me­jo­ra de la ges­tión de mer­ca­dos.

En Co­lom­bia el con­su­mi­dor pre­mia a las em­pre­sas con com­por­ta­mien­tos de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.