Cuan­do res­pi­rar ma­ta

Semana Sostenible - - PORTADA AIRE TÓXICO -

Co­lom­bia aún no cuen­ta con es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos acep­ta­dos a ni­vel na­cio­nal que per­mi­tan iden­ti­fi­car la re­la­ción di­rec­ta en­tre la con­ta­mi­na­ción del aire y las en­fer­me­da­des que es­ta pue­da cau­sar. Es­te era un ob­je­ti­vo del Plan De­ce­nal de Sa­lud Pú­bli­ca 2012-2021, que no se cum­pli­rá.

Has­ta ha­ce muy po­co aso­ciar la con­ta­mi­na­ción del aire con en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias y car­dio­vas­cu­la­res era una ra­re­za. A lo mu­cho se con­si­de­ra­ba que res­pi­rar una bo­ca­na­da de hu­mo del exos­to de un ca­rro en la ca­lle po­dría ge­ne­rar irri­ta­ción en los ojos y tos mo­men­tá­nea. Sin em­bar­go, emer­gen­cias co­mo la vi­vi­da a co­mien­zos de año en Me­de­llín y su área me­tro­po­li­ta­na de­mos­tra­ron que el te­ma ame­ri­ta to­tal aten­ción, so­bre to­do en las zo­nas ur­ba­nas.

A fi­na­les del año pa­sa­do la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud con­fir­mó que el 92 por cien­to de la po­bla­ción mun­dial vi­ve en lu­ga­res don­de la ca­li­dad del aire ex­ce­de los lí­mi­tes fi­ja­dos de 10 mi­cras pa­ra el ma­te­rial par­ti­cu­la­do PM2,5 y de 20 mi­cras pa­ra el PM10 (ver re­cua­dro). Unas 3 mi­llo­nes de muer­tes al año es­tán re­la­cio­na­das con la ex­po­si­ción a la con­ta­mi­na­ción del aire y el 90 por cien­to de ellas se pro­du­ce en paí­ses de in­gre­sos ba­jos y me­dios.

En­tre las prin­ci­pa­les fuen­tes de con­ta­mi­na­ción del aire se en­cuen­tran el trans­por­te, la que­ma de com­bus­ti­ble y desechos, las cen­tra­les eléc­tri­cas y las ac­ti­vi­da­des in­dus­tria­les. En el ca­so de Co­lom­bia, ci­fras del Ob­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Sa­lud in­di­can que en 2015 mu­rie­ron 15.749 per­so­nas por cau­sas re­la­cio­na­das con la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal. Es­to re­pre­sen­ta el 7,5 por cien­to del to­tal de muer­tes en ese año y es una preo­cu­pa­ción na­cio­nal ya que se en­cuen­tra muy cer­ca del ta­ba­quis­mo y la obe­si­dad, que cau­sa­ron el 8,74 y el 8,22 por cien­to de los fa­lle­ci­mien­tos, res­pec­ti­va­men­te. Cer­ca de 10.892 muer­tes se aso­cian a la po­lu­ción por ma­te­rial par­ti­cu­la­do, 4.427 a la que­ma de com­bus­ti­bles só­li­dos y 430 a la po­lu­ción am­bien­tal de ozono.

Las en­fer­me­da­des que cau­sa­ron la de­fun­ción de es­tas per­so­nas fue­ron las car­dio­vas­cu­la­res en 8.882 ca­sos, res­pi­ra­to­rias cró­ni­cas en 3.863, in­fec­cio­sas en 2.074 y cán­cer en 930.

Así mis­mo, el Ins­ti­tu­to de Hi­dro­lo­gía, Me­teo­ro­lo­gía y Es­tu­dios Am­bien­ta­les (Ideam), pu­bli­có a fi­na­les de 2016 el In­for­me del Es­ta­do de la Ca­li­dad del Aire en Co­lom­bia 2011-2015. En di­cho es­tu­dio se reali­zó una com­pa­ra­ción en­tre las tendencias de PM10 y 2,5 y el nú­me­ro de per­so­nas aten­di­das por in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias agu­das, en la que se de­mues­tra la in­fluen­cia de la con­ta­mi­na­ción del aire en la sa­lud de la po­bla­ción. A ma­yor con­cen­tra­ción de ma­te­rial par­ti­cu­la­do en el am­bien­te, ma­yo­res ca­sos re­por­ta­dos de en­fer­me­da­des.

A pe­sar de es­to, se ha­ce én­fa­sis en que di­cha con­clu­sión es so­lo una apro­xi­ma­ción al aná­li­sis de la re­la­ción exis­ten­te en­tre la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca y los efec­tos en la sa­lud.

El pro­ble­ma del aire es que no es el úni­co fac­tor que pue­de aso­ciar­se a una en­fer­me­dad

UNA VARIABLE DIFÍCIL DE ME­DIR

La sa­lud es el úl­ti­mo es­la­bón de la ca­de­na y es el re­fle­jo de lo que se ha he­cho bien o no en las eta­pas an­te­rio­res. Es por eso que la ca­li­dad del aire so­lo em­pe­zó a te­ner ma­yor eco cuan­do se anun­ció que mu­chas en­fer­me­da­des po­drían aso­ciar­se a ella.

A pe­sar de es­to, es ca­si im­po­si­ble ase­gu­rar­le a una per­so­na que

su en­fer­me­dad res­pi­ra­to­ria fue cau­sa­da ex­clu­si­va­men­te por el aire que res­pi­ra. “Se­gún la evi­den­cia cien­tí­fi­ca ac­tual el aire no se con­si­de­ra co­mo un fac­tor cau­sal di­rec­to de en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias cró­ni­cas y agu­das, sino co­mo un fac­tor de ries­go aso­cia­do. Es de­cir, cuan­do ana­li­zo la re­la­ción en­tre la ca­li­dad del aire y la sa­lud de­bo te­ner pre­sen­te otros fac­to­res en los cua­les la po­bla­ción es­tá in­mer­sa, ta­les co­mo el con­su­mo de le­ña en el ho­gar, el ha­ci­na­mien­to, la des­nu­tri­ción, el ta­ba­quis­mo, el ba­jo pe­so al na­cer, en­tre otros”, ase­gu­ra Adria­na Es­tra­da, di­rec­to­ra de Sa­lud Am­bien­tal del Mi­nis­te­rio de Sa­lud.

Se­gún la fun­cio­na­ria, ac­tual­men­te una per­so­na pue­de ir a con­sul­ta por una in­fec­ción res­pi­ra­to­ria agu­da, pe­ro es ca­si im­po­si­ble que el mé­di­co pue­da de­ter­mi­nar con cer­te­za que la en­fer­me­dad se ori­gi­nó de­bi­do a un con­ta­mi­nan­te en el aire que su­pera los ni­ve­les per­mi­ti­dos por la OMS.

Y es que si exis­ten pro­ble­mas pa­ra que los co­lom­bia­nos se­pan en qué me­di­da la con­ta­mi­na­ción del aire afec­ta su sa­lud, tam­bién exis­ten al­gu­nas fa­len­cias en la for­ma mis­ma co­mo se mi­den los con­ta­mi­nan­tes del aire.

De acuer­do con Ós­car Ju­lián Gue­rre­ro, uno de los in­ves­ti­ga­do­res del Ideam que reali­zó el In­for­me del Es­ta­do de la Ca­li­dad del Aire, la ma­yo­ría de sis­te­mas de vi­gi­lan­cia en el país son ma­nua­les y es ne­ce­sa­rio ha­cer la ges­tión pa­ra que to­dos sean au­to­ma­ti­za­dos. Es­to per­mi­ti­ría, co­mo en el ca­so de Bo­go­tá, que las es­ta­cio­nes de me­di­ción brin­den re­por­tes ca­da ho­ra pa­ra que sea po­si­ble emi­tir aler­tas opor­tu­nas.

Ade­más, no es po­si­ble ha­blar de que la ca­li­dad del aire de un de­par­ta­men­to o mu­ni­ci­pio sea bue­na o ma­la. Los da­tos que otor­ga el Ideam se mi­ran es­ta­ción por es­ta­ción y no son pro­me­dia­bles. “Una es­ta­ción en cier­ta área de la ciu­dad pue­de mos­trar una con­ta­mi­na­ción de aire muy ba­ja, pe­ro otra en el ex­tre­mo opues­to pue­de in­clu­so po­ner en aler­ta a to­do un sec­tor”, ex­pli­ca Gue­rre­ro.

UNA META INCUMPLIDA

Has­ta el mo­men­to hay al­gu­nos es­tu­dios que han per­mi­ti­do cuan­ti­fi­car las en­fer­me­da­des y muer­tes aso­cia­das a la con­ta­mi­na­ción del aire. Sin em­bar­go, nin­guno de es­tos se con­si­de­ra su­fi­cien­te pa­ra tra­zar una po­lí­ti­ca pú­bli­ca na­cio­nal, “eso se ade­lan­ta a tra­vés de es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos que pue­den du­rar va­rios años, pe­ro en el mo­men­to no los te­ne­mos”, ase­gu­ra Adria­na Es­tra­da.

Du­ran­te mu­cho tiem­po Co­lom­bia ha to­ma­do co­mo lí­nea de ba­se el es­tu­dio pu­bli­ca­do por el Ban­co Mun­dial en 2007 y otro pu­bli­ca­do en 2014. Co­lom­bia no cuen­ta con una me­to­do­lo­gía pro­pia y se­gún Es­tra­da, al­gu­nos de los pa­rá­me­tros pro­pues­tos por el Ban­co no son apli­ca­bles en la mis­ma es­ca­la pa­ra Co­lom­bia, pe­ro se tra­ba­ja con ellos por­que es la me­jor apro­xi­ma­ción que se tie­ne has­ta el mo­men­to.

Por ejem­plo, se­gún el in­for­me de 2014, du­ran­te 2010 los cos­tos en sa­lud por con­ta­mi­na­ción del aire co­rres­pon­dían al 1,12 por cien­to del PIB de ese año. Así mis­mo, es­ta variable co­bró la vi­da de 5.000 per­so­nas y cau­só tres ve­ces más muer­tes que la fal­ta de abas­te­ci­mien­to y sa­lu­bri­dad del agua.

En un es­fuer­zo más re­cien­te, el De­par­ta­men­to Na­cio­nal de Pla­nea­ción (DNP) reali­zó la ac­tua­li­za­ción a 2015 del es­tu­dio de cos­tos en sa­lud aso­cia­dos a la de­gra­da­ción am­bien­tal. La con­ta­mi­na­ción del aire ge­ne­ró 15,4 bi­llo­nes de pe­sos en cos­tos de sa­lud aso­cia­dos a 10.527 muer­tes y 67,8 mi­llo­nes de sín­to­mas y en­fer­me­da­des.

Por otra par­te, el mi­nis­tro de Am­bien­te, Luis Gil­ber­to Mu­ri­llo, le di­jo a Se­ma­na Sos­te­ni­ble que es ne­ce­sa­rio me­jo­rar el mo­ni­to­reo del aire. “Te­ne­mos un con­ve­nio con el go­bierno de Co­rea del Sur pa­ra mo­der­ni­zar las es­ta­cio­nes, ya que de las 170 que te­ne­mos so­lo 70 son au­to­ma­ti­za­das. Es pro­ba­ble que mu­chas ciu­da­des ten­gan una si­tua­ción gra­ve pe­ro no es­tén mi­dien­do bien”. De igual for­ma ase­gu­ró que en agos­to, en con­ve­nio con el Ban­co Mun­dial, se ex­pe­di­rá una nue­va nor­ma con es­tán­da­res más exi­gen­tes pa­ra la ca­li­dad del aire.

A pe­sar de to­dos es­tos es­fuer­zos, el go­bierno si­gue con una gran deu­da en sa­lud, fac­tor que preo­cu­pa a to­dos los co­lom­bia­nos. El Plan De­ce­nal de Sa­lud Pú­bli­ca 2012-2021 se com­pro­me­tió a que “en 2021 el país con­ta­rá con es­tu­dios de la car­ga am­bien­tal de la en­fer­me­dad y cos­tos en sa­lud de los even­tos prio­ri­za­dos re­la­cio­na­dos con el agua, el aire, el sa­nea­mien­to bá­si­co, la se­gu­ri­dad quí­mi­ca, el ries­go bio­ló­gi­co y tec­no­ló­gi­co, con es­tra­te­gias de in­ter­ven­ción en el ám­bi­to te­rri­to­rial”. Han pa­sa­do seis años y aún no hay una po­lí­ti­ca pú­bli­ca na­cio­nal coor­di­na­da pa­ra al­can­zar esa meta. Es­tá cla­ro que se­rá uno de los tan­tos com­pro­mi­sos que no se cum­pli­rá y se pos­ter­ga­rá, pe­ro que era vi­tal pa­ra el pro­gre­so del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.