Aire mor­tal

Semana Sostenible - - PORTADA AIRE TÓXICO -

“En Me­de­llín mue­re una per­so­na ca­da tres ho­ras por cau­sas re­la­cio­na­das con la con­ta­mi­na­ción del aire”, afir­ma el pro­fe­sor El­kin Mar­tí­nez, in­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad Na­cio­nal de Sa­lud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia. Es­ta in­quie­tan­te ci­fra pro­vie­ne de un es­tu­dio en el que se con­ta­bi­li­za­ron los cer­ti­fi­ca­dos de de­fun­ción aso­cia­dos a en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias cró­ni­cas, cán­cer de pul­món y ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res re­gis­tra­dos en el Da­ne en­tre 1980 y 2012.

Ese ejer­ci­cio arro­jó que de las cer­ca de 15.000 muer­tes re­gis­tra­das en el úl­ti­mo año del in­for­me, al me­nos 3.000 fue­ron re­por­ta­das co­mo con­se­cuen­cia de esos fac­to­res. “Eso es diez ve­ces más que los fa­lle­ci­mien­tos que cau­san los ac­ci­den­tes de trán­si­to, por ejem­plo. Pe­ro a di­fe­ren­cia de es­tas, que sue­len ser más dra­má­ti­cas, las otras ocu­rren ‘si­len­cio­sa­men­te’ sin que na­die pue­da co­nec­tar­las con las ver­da­de­ras cau­sas”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Mar­tí­nez. Pa­ra él, sin em­bar­go, las ra­zo­nes son evi­den­tes.

En mar­zo pa­sa­do, Me­de­llín fue no­ti­cia por­que la ma­la ca­li­dad del aire en la ciu­dad se con­vir­tió en una con­tin­gen­cia am­bien­tal. Las au­to­ri­da­des res­trin­gie­ron la cir­cu­la­ción de vehícu­los ini­cial­men­te por una se­ma­na, pe­ro la me­di­da se le­van­tó a los tres días por­que las me­di­cio­nes de las es­ta­cio­nes de mo­ni­to­reo arro­ja­ron re­sul­ta­dos den­tro de los lí­mi­tes de lo per­mi­si­ble. Vo­ces crí­ti­cas tam­bién di­je­ron que la pre­sión de los co­mer­cian­tes ace­le­ró la de­ci­sión.

En cual­quier ca­so, el epi­so­dio de­mos­tró que la se­gun­da ciu­dad de Co­lom­bia tie­ne pro­ble­mas se­rios con su aire. La ur­ba­ni­za­ción ace­le­ra­da y, so­bre to­do, el cre­ci­mien­to inusi­ta­do del par­que au­to­mo­tor en un es­tre­cho va­lle de me­nos de sie­te ki­ló­me­tros, han cau­sa­do una con­ges­tión cró­ni­ca que, se­gún el pro­fe­sor Ra­mí­rez, se ha tra­du­ci­do en la muer­te de mi­les de per­so­nas con nom­bre pro­pio y cé­du­la de ciu­da­da­nía.

Pa­ra Ra­mí­rez, en Me­de­llín ha ocu­rri­do una epi­de­mia de fa­lle­ci­mien­tos que se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con la con­ta­mi­na­ción del aire. Se­gún el es­tu­dio, mien­tras que en 1980 mu­rie­ron 200 per­so­nas por en­fer­me­da­des obs­truc­ti­vas cró­ni­cas, en 2012 esa ci­fra as­cen­dió a 1.000. Lo mis­mo ocu­rre con el cán­cer de pul­món, cu­ya ta­sa de mor­ta­li­dad por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes pa­só de 11,8 a 21,4 en ese pe­rio­do. En Me­de­llín la ta­sa de mor­ta­li­dad por es­ta cau­sa es 3,4 ve­ces la de Bo­go­tá y 2,7 ve­ces la de Co­lom­bia.

“Las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias cró­ni­cas sue­len aso­ciar­se tam­bién a la ex­po­si­ción per­ma­nen­te al hu­mo del ci­ga­rri­llo o de la le­ña, pe­ro las ci­fras mues­tran que el ta­ba­quis­mo y la co­ci­na con car­bón han des­cen­di­do no­ta­ble­men­te en los úl­ti­mos años. Mien­tras tan­to, el nú­me­ro de vehícu­los se cua­dru­pli­có en la úl­ti­ma dé­ca­da y se­gún las au­to­ri­da­des el 80 por

Me­de­llín su­fre un pro­ble­ma cró­ni­co de con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, pe­ro las au­to­ri­da­des no co­no­cen las di­men­sio­nes de su impacto en la sa­lud pú­bli­ca. El úni­co es­tu­dio se­rio que exis­te ase­gu­ra que se tra­ta de una epi­de­mia que ma­ta a 3.000 per­so­nas ca­da año. La ta­sa de mor­ta­li­dad por cán­cer de pul­món es 3,4 ve­ces la de Bo­go­tá y 2,7 ve­ces la de Co­lom­bia

cien­to de las sus­tan­cias que con­ta­mi­nan el aire que res­pi­ra­mos pro­vie­nen de las fuen­tes mó­vi­les”, pre­ci­sa Ra­mí­rez.

APENAS UNA APRO­XI­MA­CIÓN

A pe­sar de la con­tun­den­cia con que el pro­fe­sor ex­po­ne sus con­clu­sio­nes, las au­to­ri­da­des am­bien­ta­les du­dan que las afec­ta­cio­nes de la ca­li­dad del aire a la sa­lud pú­bli­ca ten­gan esa mag­ni­tud. Eu­ge­nio Prie­to, di­rec­tor del Área Me­tro­po­li­ta­na del Va­lle de Abu­rrá, afir­ma que “es una es­pe­cu­la­ción que mue­ran ocho per­so­nas dia­ria­men­te por cuen­ta de es­te te­ma. Los es­tu­dios que hay al res­pec­to son de prin­ci­pios eco­ló­gi­cos, no epi­de­mio­ló­gi­cos y por tan­to no son con­clu­yen­tes”.

La in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, Luz Ya­neth Oroz­co, con­cuer­da con esa apre­cia­ción. Pa­ra ella, el su­bre­gis­tro y la ca­ren­cia de in­for­ma­ción de­ta­lla­da so­bre as­pec­tos cla­ves co­mo los tiem­pos de ex­po­si­ción y las ru­ti­nas de vi­da ha­cen que es­tos es­tu­dios sean me­ras apro­xi­ma­cio­nes a la di­men­sión del pro­ble­ma. “Es un he­cho que hay una ten­den­cia en el au­men­to de la in­ci­den­cia del cán­cer de pul­món y de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, así co­mo de los con­ta­mi­nan­tes en el aire. Pe­ro en re­tros­pec­ti­va no se pue­de sa­ber la re­la­ción en­tre am­bos fe­nó­me­nos por­que no se le hi­zo se­gui­mien­to des­de los pro­pios con­sul­to­rios mé­di­cos”.

Pa­ra lle­nar es­te va­cío de in­for­ma­ción, di­ce Oroz­co, se ne­ce­si­tan in­ves­ti­ga­cio­nes pros­pec­ti­vas que em­pie­cen por tra­zar una lí­nea ba­se de las re­la­cio­nes en­tre ca­li­dad del aire y sa­lud pú­bli­ca. Ella, por ejem­plo, es­tu­dió du­ran­te un año y en seis lu­ga­res di­fe­ren­tes de la ciu­dad el efec­to de la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal so­bre cé­lu­las in vi­tro. La con­clu­sión es igual de in­quie­tan­te que la del pro­fe­sor Ra­mí­rez.

“La ex­po­si­ción a es­te ti­po de agen­tes pro­vo­có mu­ta­cio­nes en el ADN de las cé­lu­las, lo que sig­ni­fi­ca que son po­ten­cia­les ge­ne­ra­do­res de múl­ti­ples en­fer­me­da­des, en­tre ellas el cán­cer. El ha­llaz­go más im­por­tan­te es que cues­tio­na los ni­ve­les per­mi­si­bles de los con­ta­mi­nan­tes por­que cau­sa efec­tos aun­que la con­cen­tra­ción de ma­te­rial par­ti­cu­la­do es­té por de­ba­jo de la nor­ma. Eso quie­re de­cir que el lí­mi­te tra­za­do por las au­to­ri­da­des am­bien­ta­les no es la úni­ca variable pa­ra de­ter­mi­nar el ries­go so­bre una per­so­na. Pe­ro ahí to­da­vía que­da mu­cho por in­ves­ti­gar”, ex­pli­ca.

Aun con sus li­mi­ta­cio­nes, los es­tu­dios de El­kin Mar­tí­nez son por aho­ra la pers­pec­ti­va más cer­ca­na a la reali­dad de los efec­tos de la con­ta­mi­na­ción del aire so­bre la sa­lud pú­bli­ca en Me­de­llín. Mien­tras que los da­tos del pro­fe­sor in­di­can que una de ca­da cin­co muer­tes es­tá re­la­cio­na­da con es­te fac­tor, el área me­tro­po­li­ta­na es­ti­ma que la pro­por­ción es de una a diez. Sin em­bar­go, es­ta úl­ti­ma ci­fra es un cálcu­lo de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud pa­ra ciu­da­des del mis­mo ta­ma­ño que la ca­pi­tal an­tio­que­ña, pe­ro que no tie­ne en cuen­ta las par­ti­cu­la­ri­da­des so­cia­les y am­bien­ta­les de la ciu­dad.

En di­ciem­bre del año pa­sa­do, no obs­tan­te, es­ta mis­ma en­ti­dad fir­mó un con­ve­nio de un año de du­ra­ción con la Fa­cul­tad Na­cio­nal de Sa­lud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia pa­ra de­ter­mi­nar el com­por­ta­mien­to de la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca y su re­la­ción con la mor­bi­li­dad y la mor­ta­li­dad de los ha­bi­tan­tes de Me­de­llín y los nue­ve mu­ni­ci­pios que con­for­man el Va­lle de Abu­rrá. So­lo has­ta ese mo­men­to se sa­brá con cla­ri­dad qué tan pe­li­gro­so es el aire que res­pi­ran to­dos los días los ha­bi­tan­tes de es­ta re­gión an­tio­que­ña.

El lí­mi­te tra­za­do por las au­to­ri­da­des no es la úni­ca variable pa­ra de­ter­mi­nar el ries­go so­bre una per­so­na

Los vehícu­los pro­du­cen el 80 por cien­to de las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes en Me­de­llín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.