Con­ta­mi­na­ción He­cha en Yum­bo

Semana Sostenible - - PORTADA AIRE TÓXICO -

No es que en Ca­li no exis­tan fuen­tes de con­ta­mi­na­ción, sino que cuen­ta con una ven­ta­jo­sa po­si­ción geo­grá­fi­ca que ha­ce que sus vien­tos sean más fuer­tes, que el aire sea cam­bian­te y que por en­de, la con­ta­mi­na­ción se va­ya más rá­pi­do. “La to­po­gra­fía es bon­da­do­sa con no­so­tros. Pe­ro, ade­más, te­ne­mos tres cuen­cas en la ciu­dad y mu­chos vien­tos, que per­mi­ten re­cam­bios de la ca­li­dad del aire. A es­to se su­ma que ha­cia el orien­te no te­ne­mos ba­rre­ras fí­si­cas por­que es un va­lle, en­ton­ces eso tam­bién nos ayu­da a que la con­ta­mi­na­ción no se que­de, sino que se dis­per­se”, ex­pli­ca Gi­se­lla Ari­za­ba­le­ta, je­fe del Gru­po de Ca­li­dad del Aire del De­par­ta­men­to Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Ges­tión del Me­dio Am­bien­te (Dag­ma). Eso mis­mo pien­sa el mi­nis­tro de Am­bien­te, Luis Gil­ber­to Mu­ri­llo, quien ase­gu­ra que la geo­mor­fo­lo­gía de la ciu­dad per­mi­te una me­jor cir­cu­la­ción del aire.

Ca­li cuen­ta con nue­ve es­ta­cio­nes pa­ra me­dir la ca­li­dad del aire, dis­tri­bui­das por to­da la ciu­dad. De acuer­do con el Dag­ma, de 2013 a 2016 la ma­yo­ría de los días nun­ca su­pe­raron el lí­mi­te ‘mo­de­ra­do’ de ma­te­rial par­ti­cu­la­do PM10. En ese tiem­po, aun­que no pa­sa­ron el má­xi­mo per­mi­ti­do, la es­ta­ción de La Flo­ra (nor­te) tu­vo la me­di­ción más al­ta.

Eso no es ca­sua­li­dad. En es­ta zo­na de la ciu­dad, los ín­di­ces de­jan de ser ‘bue­nos’ y pa­san a ser ‘mo­de­ra­dos’. Aun­que con­ti­núan den­tro de la nor­ma, lle­gan al lí­mi­te y es mues­tra de que al­go es­tá pa­san­do.

Y es que ha­cia el nor­te el trá­fi­co au­men­ta y se es­tá ca­da vez más cer­ca de la zo­na in­dus­trial de Yum­bo. Es­te mu­ni­ci­pio, a tan so­lo diez mi­nu­tos de Ca­li, ya pre­sen­ta ci­fras preo­cu­pan­tes de con­ta­mi­na­ción.

Ger­mán Res­tre­po, ex­per­to en ges­tión de la ca­li­dad del aire de la Cor­po­ra­ción Au­tó­no­ma Re­gio­nal del Va­lle del Cau­ca (CVC) ase­gu­ra que la con­ta­mi­na­ción del aire en Yum­bo re­pre­sen­ta un ries­go y que a pe­sar de que los ín­di­ces se­ña­len que el pe­li­gro es mo­de­ra­do, es­to no es así. “En pri­mer lu­gar de­pen­de de con qué se mi­da. No­so­tros usa­mos una nor­ma ob­so­le­ta, pe­ro si lo mi­dié­ra­mos con la em­plea­da por la OMS, el re­sul­ta­do se­ría alar­man­te. Por eso pre­fie­ro no ha­blar de ín­di­ces. Es­toy con­ven­ci­do de que la ca­li­dad del aire en la zo­na in­dus­trial re­pre­sen­ta un ries­go”.

En Yum­bo, se­gún el in­for­me de ca­li­dad del aire del pri­mer tri­mes­tre de 2017, la con­cen­tra­ción pro­me­dio men­sual de ma­te­rial par­ti­cu­la­do (PM10) su­peró el má­xi­mo per­mi­si­ble en la zo­na de Aco­pi, co­mo se co­no­ce al sec­tor in­dus­trial, que se man­tu­vo por en­ci­ma de 75, aun cuan­do el má­xi­mo acu­mu­la­do per­mi­ti­do es 50. “En el sec­tor de Aco­pi se ex­ce­de en nue­ve opor­tu­ni­da­des la nor­ma dia­ria es­ta­ble­ci­da pa­ra el PM10”, di­ce el in­for­me.

Pe­ro es­to no es lo más gra­ve. En el ca­so del PM2.5, par­tí­cu­la sus­pen­di­da en el aire aún más pe­que­ña y ries­go­sa pa­ra la sa­lud, Aco­pi su­pera la nor­ma con cre­ces. Se­gún la CVC, el 14,6 por cien­to de los días mo­ni­to­rea­dos se cla­si­fi­có al aire co­mo “da­ñino a la sa­lud”. Un ni­vel al que nun­ca ha lle­ga­do Ca­li.

Es­tas di­mi­nu­tas par­tí­cu­las so­lo pue­den de­tec­tar­se con mi­cros­co­pio y se en­cuen­tran en el ho­llín de dié­sel, el pol­vo de las vías, el pol­vo de pro­ce­sos agrí­co­las y las par­tí­cu­las de pro­ce­sos pro­duc­ti­vos. La ex­ce­si­va con­cen­tra­ción de es­te ma­te­rial par­ti­cu­la­do im­pli­ca –se­gún el in­for­me- “un au­men­to de ries­go de sín­to­mas res­pi­ra­to­rios, agra­va­mien­to de en­fer­me­dad del co­ra­zón o de pul­món y mor­ta­li­dad pre­ma­tu­ra en per­so­nas con en­fer­me­da­des car­dio­pul­mo­na­res y adul­tos ma­yo­res”. Se­gún ex­pli­có Ger­mán Res­tre­po, de la CVC, es­tá com­pro­ba­do que por ca­da 10 mi­cro­gra­mos que se in­cre­men­te la pre­sen­cia de ma­te­rial par­ti­cu­la­do, se afec­ta­rá un 6 por cien­to de la po­bla­ción.

Y es que en Yum­bo se une to­do. Ade­más de la con­ta­mi­na-

Aun­que Ca­li se ca­rac­te­ri­za por te­ner un aire más lim­pio que las otras ciu­da­des prin­ci­pa­les del país, el mu­ni­ci­pio de Yum­bo –a me­nos de 15 ki­ló­me­tros– emi­te y re­ci­be la ma­yor par­te de la con­ta­mi­na­ción. La zo­na in­dus­trial de Yum­bo sue­le ex­ce­der los ni­ve­les má­xi­mos de PM10

ción que pro­du­ce la in­dus­tria au­to­mo­triz, hay con­cen­tra­ción de em­pre­sas, chi­me­neas y ac­ti­vi­dad mi­ne­ra en la zo­na de la­de­ra. Y co­mo si es­to fue­ra po­co, se su­ma un asen­ta­mien­to de fa­mi­lias que pro­du­ce car­bón ve­ge­tal.

“En la prác­ti­ca to­dos cum­plen la nor­ma. Sin em­bar­go, es­pe­cial­men­te en el ca­so de las chi­me­neas, al ha­ber tan­tas, au­men­ta la con­cen­tra­ción de con­ta­mi­nan­tes en el aire por­que hay ba­ja dis­per­sión”, ex­pli­ca Ger­mán Res­tre­po.

UN PRO­BLE­MA A DURAS PENAS IDENTIFICADO

En las pri­me­ras 20 se­ma­nas de es­te 2017, se pre­sen­ta­ron 260 ca­sos de in­fec­ción res­pi­ra­to­ria agu­da en Ca­li. Es así co­mo, se­gún las es­ta­dís­ti­cas que re­po­san en la Se­cre­ta­ría de Sa­lud de­par­ta­men­tal, por ca­da 1.000 ha­bi­tan­tes de la ca­pi­tal va­lle­cau­ca­na 79 asis­ten al mé­di­co por esa cau­sa. En Yum­bo la ci­fra es de 51, pe­ro es­to es gra­ve pues la po­bla­ción de es­te mu­ni­ci­pio es cer­ca de 23 ve­ces me­nor a la de Ca­li.

En 2014, se­gún un in­for­me del Dag­ma, en la ca­pi­tal del Va­lle se pre­sen­ta­ron 653 muer­tes en per­so­nas ma­yo­res de 30 años que po­dían ser atri­bui­bles a la con­ta­mi­na­ción. Allí se re­cal­ca que, si bien la con­cen­tra­ción de par­tí­cu­las en la ciu­dad es ‘bue­na’ y, en al­gu­nos ca­sos, ‘mo­de­ra­da’, si­guen exis­tien­do ries­gos pa­ra la sa­lud. Es­to quie­re de­cir que tal vez la con­ta­mi­na­ción del aire pue­da lle­gar a aso­ciar­se a en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y res­pi­ra­to­rias, las cua­les es­tán den­tro de las diez cau­sas prin­ci­pa­les de mor­ta­li­dad en Ca­li. De­bi­do a ellas, unas 33.500 per­so­nas, en pro­me­dio, acu­den anual­men­te a las sa­las de ur­gen­cias en la ca­pi­tal del Va­lle.

Por otro la­do, la Se­cre­ta­ría de Sa­lud de Yum­bo no tie­ne muy cla­ras las en­fer­me­da­des que pue­den oca­sio­nar­se de­bi­do a la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal. En 2016 so­lo se no­ti­fi­ca­ron 12 ca­sos de in­fec­ción res­pi­ra­to­ria agu­da en el mu­ni­ci­pio. “No po­de­mos de­cir que la con­ta­mi­na­ción no cau­se na­da, pe­ro tam­po­co po­de­mos con­cluir que los even­tos que se es­tán pre­sen­tan­do sean de­bi­do a ella. Y ca­be acla­rar que tam­po­co se pue­de con­cluir que es­tos sean to­dos los even­tos pre­sen­ta­dos, pues hay un su­bre­gis­tro”, ex­pli­ca Clau­dia Abreu, epi­de­mió­lo­ga de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud de Yum­bo.

La se­cre­ta­ria de Sa­lud del Va­lle, Cris­ti­na Les­mes, re­co­no­ce que hay un pro­ble­ma his­tó­ri­co con Yum­bo, “so­bre to­do por la fá­bri­ca de ce­men­tos, que pro­du­jo en­fer­me­da­des pul­mo­na­res ha­ce va­rios años. (…) No te­ne­mos es­tan­da­ri­za­da la re­la­ción de con­ta­mi­na­ción del aire con la en­fer­me­dad ac­tual, pe­ro se sa­be, por ejem­plo, que hay pro­ble­mas as­má­ti­cos”.

La con­ta­mi­na­ción del aire si­gue sien­do un acer­ti­jo. Es difícil de­ter­mi­nar que sea la úni­ca cau­sa de una en­fer­me­dad y ade­más el país no cuen­ta aún con pro­ce­sos que fa­ci­li­ten re­la­cio­nar la ca­li­dad del aire con di­ver­sas va­ria­bles de sa­lud pú­bli­ca y am­bien­tal. Por ejem­plo, en Yum­bo se han pre­sen­ta­do va­rios ca­sos de de­fec­tos con­gé­ni­tos: ocho en 2016 y seis en 2015. Aun­que, tal co­mo di­ce Abreu, no se pue­de afir­mar que sean pro­duc­to de la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, tam­po­co se pue­de des­car­tar. Se­gún la OMS, las ano­ma­lías con­gé­ni­tas pue­den te­ner un ori­gen ge­né­ti­co, in­fec­cio­so o am­bien­tal, aun­que en la ma­yo­ría de los ca­sos re­sul­ta difícil iden­ti­fi­car su cau­sa.

El al­to flu­jo vehi­cu­lar, la gran can­ti­dad de in­dus­trias y la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra en la la­de­ra, in­flu­yen en los ín­di­ces de con­ta­mi­na­ción de Yum­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.