Eco­lo­gía pres­crip­ti­va

Semana Sostenible - - OPINIÓN - Por: Bri­git­te Bap­tis­te* *Di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Ale­xan­der von Hum­boldt

Se les pi­de a las cien­cias am­bien­ta­les que con­tri­bu­yan a re­sol­ver las con­tra­dic­cio­nes que apa­re­cen en el de­ve­nir con­jun­to de los sis­te­mas so­cia­les y eco­ló­gi­cos.

Se les pi­de–con su po­der in­te­gra­dor de las dis­ci­pli­nas– que in­ter­pre­ten los efec­tos de la evo­lu­ción de las cul­tu­ras hu­ma­nas en el con­tex­to del fun­cio­na­mien­to cam­bian­te del pla­ne­ta, con la con­cien­cia de que es­la ex­pan­sión de nues­tra es­pe­cie la que lo ha trans­for­ma­do ra­di­cal­men­te. Tam­bién se les pi­de que eva­lúen la vul­ne­ra­bi­li­dad de la vi­da y el ni­vel de ries­go pa­ra la con­ti­nui­dad de los ex­pe­ri­men­tos so­cia­les, que per­sis­ten des­pués de unos po­cos mi­les de años de his­to­ria.

La pri­me­ra res­pues­ta que nos dan las cien­cias am­bien­ta­les es que to­do lo que he­mos he­cho al mun­do im­pli­ca un cam­bio en no­so­tros mis­mos, pues el pla­ne­ta fun­cio­na co­mo un sis­te­ma eco­ló­gi­co in­te­gra­do. La se­gun­da, que los efec­tos de las trans­for­ma­cio­nes se pro­du­cen y ma­ni­fies­tan a di­ver­sas es­ca­las, lo que nos da la po­si­bi­li­dad úni­ca de com­pa­rar­las en­tre sí, even­tual­men­te apren­der y guiar nues­tras de­ci­sio­nes ha­cia ca­mi­nos más ade­cua­dos. La ter­ce­ra, que esas de­ci­sio­nes, ur­gen­tes an­te la evi­den­cia de los ries­gos de co­lap­so, es­tán en ma­nos de las ins­ti­tu­cio­nes hu­ma­nas (tal vez un pleo­nas­mo): así re­co­noz­ca­mos la voz y los de­re­chos de las de­más es­pe­cies, de sus po­bla­cio­nes y de la bio­ta; de­be­mos asu­mir­las co­mo pro­pias en un ges­to de vo­lun­tad po­lí­ti­ca in­elu­di­ble.

Las tra­di­cio­nes re­li­gio­sas del mun­do nos re­co­mien­dan hu­mil­dad en ese pa­so, pues a me­nu­do la hu­ma­ni­dad ha creí­do te­ner el con­trol pa­ra en­con­trar­se an­te ca­mi­nos sin sa­li­da, lle­nos de do­lor. Pe­ro de ese ries­go in­he­ren­te a la con­di­ción hu­ma­na tam­po­co se li­bran ellas, pres­tas a con­tri­buir con po­lí­ti­cas sin sen­si­bi­li­dad cien­tí­fi­ca.

¿Qué ha­cer an­te el cam­bio cli­má­ti­co, el cre­ci­mien­to na­tu­ral de de­man­da de re­cur­sos aso­cia­da con el au­men­to de la po­bla­ción hu­ma­na o el cre­ci­mien­to cul­tu­ral de esa mis­ma de­man­da, co­di­fi­ca­do en los sis­te­mas so­cia­les y eco­nó­mi­cos de las so­cie­da­des? Las cien­cias am­bien­ta­les re­co­mien­dan, en­ton­ces, co­mo ha­ce el mé­di­co a la fa­mi­lia de un pa­cien­te gra­ve: ase­gu­rar los sig­nos vi­ta­les, ex­pe­ri­men­tar un tra­ta­mien­to y, si no fun­cio­na, en­sa­yar otro. La gen­te de­ses­pe­ra, el doc­tor no ga­ran­ti­za na­da y a ve­ces ni se de­ja ha­blar, ya que es­tá ocu­pa­do con otro ca­so, se­gu­ro de que na­da po­drá ace­le­rar su pres­crip­ción. Hay que te­ner pa­cien­cia.

Las pres­crip­cio­nes eco­ló­gi­cas ca­da vez se pa­re­cen más a las de los mé­di­cos y en los mis­mos ob­je­ti­vos de desa­rro­llo sos­te­ni­ble (ODS) se re­co­no­ce el man­te­ni­mien­to de la sa­lud del pla­ne­ta co­mo un he­cho ne­ce­sa­rio pa­ra su­pe­rar la cri­sis am­bien­tal. Pe­ro ello im­pli­ca re­co­no­cer que no hay re­ce­ta úni­ca ni má­gi­ca, pues no exis­te tra­ta­mien­to co­no­ci­do con­tra la in­to­xi­ca­ción de CO₂, no exis­te an­ti­bió­ti­co con­tra las es­pe­cies in­va­so­ras y no hay an­ti­de­pre­si­vo que re­gu­le la pér­di­da de sen­ti­do de las cul­tu­ras glo­ba­li­za­das.

Co­mer bien, no ex­po­ner­se a cam­bios ex­tre­mos de tem­pe­ra­tu­ra, des­can­sar. El tra­ta­mien­to es in­di­ca­ti­vo y a ve­ces se co­rres­pon­de con el ni­vel de com­ple­ji­dad de la do­len­cia, pe­ro la de­ci­sión de adop­tar­lo y se­guir­lo es po­lí­ti­ca, in­clu­so en el seno de la vo­lun­tad in­di­vi­dual, de la fa­mi­liar o del Es­ta­do. Nin­gu­na pres­crip­ción, leí­das las ad­ver­ten­cias y sal­va­guar­das ob­vias de to­do ex­pe­ri­men­to, ga­ran­ti­za la re­cu­pe­ra­ción. Se tra­ta de un he­cho pro­ba­bi­lís­ti­co que de­pen­de de mu­chos fac­to­res y es­tá lleno de in­cer­ti­dum­bres.

La his­to­ria del pla­ne­ta en­fer­mo nos di­ce que re­que­ri­mos cien­cias am­bien­ta­les con to­da la po­ten­cia del co­no­ci­mien­to hu­mano. Pe­ro mu­chos, co­mo el pre­si­den­te Trump, no les dan cré­di­to. Otros las ig­no­ran por­que sus pres­crip­cio­nes afec­tan sus in­tere­ses o sus pla­ce­res, aun­que –oja­lá– más tem­prano que tar­de la cri­sis los ha­ga re­ca­pa­ci­tar.

Sin em­bar­go, no son las cien­cias las que to­man las de­ci­sio­nes, así al­gu­nos cien­tí­fi­cos se con­vier­tan en to­ma­do­res de de­ci­sión. A me­nu­do no hay peor pa­cien­te que el pro­pio doc­tor. Por eso, ha de ser la so­cie­dad a tra­vés de sus ins­ti­tu­cio­nes, la que asu­ma la po­lí­ti­ca am­bien­tal y exi­ja su cum­pli­mien­to y desa­rro­llo, pues des­car­gar la res­pon­sa­bi­li­dad en el cien­tí­fi­co no arre­gla na­da. Cla­ro, tam­bién hay ma­las prác­ti­cas…

No exis­te tra­ta­mien­to con­tra la in­to­xi­ca­ción de CO₂ ni an­ti­bió­ti­co con­tra las es­pe­cies in­va­so­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.