Ges­tión del ries­go pre­ve­nir pa­ra no la­men­tar

Semana Sostenible - - IMPACTO -

El ci­clo de los desas­tres de ori­gen na­tu­ral se re­pi­te con fre­cuen­cia en Co­lom­bia: la con­se­cuen­cia de una tra­ge­dia es la in­dig­na­ción y la con­cen­tra­ción de los es­fuer­zos en aten­der a las víc­ti­mas. Los cues­tio­na­mien­tos so­bre lo que se pu­do ha­ber he­cho pa­ra pre­ve­nir sue­len con­cluir con res­pon­sa­bi­li­da­des di­fu­sas y po­co con­sue­lo pa­ra quie­nes lo han per­di­do to­do.

La for­ma en la que se ocu­pa el te­rri­to­rio, más que el cam­bio cli­má­ti­co o las con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas, es la que de­ter­mi­na la vul­ne­ra­bi­li­dad al cli­ma, a los sis­mos e in­clu­so a los in­cen­dios. Se­gún el De­par­ta­men­to Na­cio­nal de Pla­nea­ción, el 97 por cien­to de los Pla­nes de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial (POT) del país no tie­nen es­tu­dios de ame­na­za y ries­go ur­bano. Esa en­ti­dad ase­so­ra hoy a 89 de ellos en el pro­gra­ma POT mo­der­nos. Esa ci­fra de­be­ría lle­gar a 100 mu­ni­ci­pios pa­ra 2019. Las inun­da­cio­nes, des­li­za­mien­tos, erup­cio­nes y sis­mos, sin em­bar­go, no es­pe­ra­rán pa­cien­te­men­te a que se ha­ga la ta­rea.

Se­gún la le­gis­la­ción co­lom­bia­na, pa­ra evi­tar las tra­ge­dias la so­cie­dad en su con­jun­to de­be in­vo­lu­crar­se en tres la­bo­res igual­men­te im­por­tan­tes: co­no­ci­mien­to del ries­go, re­duc­ción del ries­go y ma­ne­jo de los desas­tres. Co­mo fre­cuen­te­men­te lo ur­gen­te des­pla­za a lo im­por­tan­te, el ma­ne­jo de los desas­tres sue­le re­ci­bir la ma­yor aten­ción. En Se­ma­na Sos­te­ni­ble con­si­de­ra­mos im­pres­cin­di­ble ha­cer­le se­gui­mien­to a la ges­tión del ries­go más allá de las tra­ge­dias, por lo que bus­ca­re­mos in­cluir el te­ma en nues­tras pá­gi­nas de ma­ne­ra per­ma­nen­te.

En es­ta edi­ción pre­sen­ta­mos tres his­to­rias: El río Pu­tu­ma­yo cam­bió su cur­so y en Puer­to Asís un mu­ro de 6.000 mi­llo­nes de pe­sos que se cons­tru­yó pa­ra mi­ti­gar los ries­gos de inun­da­ción que­dó inú­til en me­dio del cau­ce. En­tre­vis­ta­mos tam­bién al al­cal­de de Ma­ni­za­les, la ciu­dad co­lom­bia­na que más me­di­das ha to­ma­do pa­ra pre­ve­nir el ries­go, pe­ro que si­gue sien­do vul­ne­ra­ble a even­tos co­mo el del pa­sa­do abril. En una no­ta po­si­ti­va, los in­dí­ge­nas de Páez en el Cau­ca fue­ron víc­ti­mas per­ma­nen­tes de las inun­da­cio­nes del río que lle­va su mis­mo nom­bre, has­ta que se or­ga­ni­za­ron pa­ra ges­tio­nar su pro­pio ries­go de la mano de las au­to­ri­da­des.

"Se­ma­na Sos­te­ni­ble" se pro­po­ne ha­cer un se­gui­mien­to per­ma­nen­te a la ges­tión del ries­go de desas­tres de ori­gen na­tu­ral que azo­tan a nues­tro país. Las tres pri­me­ras en­tre­gas en es­ta edi­ción re­ve­lan dis­tin­tas di­men­sio­nes de es­ta im­por­tan­te ta­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.