Ges­tión an­ces­tral

Semana Sostenible - - IMPACTO -

La ava­lan­cha que des­tru­yó es­te mu­ni­ci­pio cau­cano en 1994 ha si­do uno de los desas­tres más gran­des del país. Sin em­bar­go, los in­dí­ge­nas crea­ron su pro­pio plan de ges­tión del ries­go, evi­ta­ron una ca­tás­tro­fe en 2008 y tie­nen una gran red de coope­ra­ción con or­ga­nis­mos de so­co­rro. Hoy son un ejem­plo a ni­vel na­cio­nal.

El mu­ni­ci­pio de Páez en el de­par­ta­men­to del Cau­ca es­tá ubi­ca­do en la re­gión de Tie­rra­den­tro en las fal­das del vol­cán ne­va­do del Hui­la y ha te­ni­do que apren­der a vi­vir con el pe­li­gro. Lo co­no­cen de pri­me­ra mano des­de ha­ce 23 años, cuan­do el 6 de ju­nio de 1994 a las 3:47 de la tar­de una ava­lan­cha del río Páez y sus prin­ci­pa­les afluen­tes de­jó al­re­de­dor de 1.100 muer­tos, 1.600 fa­mi­lias des­pla­za­das, 40.000 hec­tá­reas de tie­rra des­trui­das y el 75 por cien­to de la in­fra­es­truc­tu­ra edu­ca­ti­va y de sa­lud afec­ta­das.

El ne­va­do del Hui­la es, ade­más de una im­po­nen­te fi­gu­ra en el pai­sa­je mon­ta­ño­so de la re­gión, un re­cor­da­to­rio cons­tan­te del ries­go pa­ra las po­bla­cio­nes que se han es­ta­ble­ci­do en sus cer­ca­nías. Sin em­bar­go, pa­ra los in­dí­ge­nas na­sa de los 15 res­guar­dos de la zo­na ru­ral del mu­ni­ci­pio es tam­bién, des­de su cos­mo­vi­sión, “la gran ca­sa don­de ha­bi­tan se­res in­dis­pen­sa­bles co­mo el agua y el fue­go, que cum­plen un pa­pel de en­ti­da­des re­gu­la­do­ras de la ar­mo­nía y el equi­li­brio en­tre el hom­bre y la na­tu­ra­le­za”.

Ba­jo la mi­ra­da de los the’ wa­las, tér­mino na­sa yu­we con el que se de­no­mi­na a los ma­yo­res o mé­di­cos tra­di­cio­na­les in­dí­ge­nas, even­tos co­mo el de 1994 co­bran un sen­ti­do que tras­cien­de la tra­ge­dia. De acuer­do con el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Ice­si Die­go Ca­güe­ñas, quien tu­vo un acer­ca­mien­to con los ha­bi­tan­tes de Páez gra­cias a su tra­ba­jo de doc­to­ra­do so­bre los efec­tos de las ava­lan­chas del río Páez en la re­gión, pa­ra es­tas co­mu­ni­da­des lo que su­ce­dió es un lla­ma­do de aten­ción.

“Fue una es­pe­cie de abor­to. Así co­mo los ca­ci­ques na­cen de las aguas es­te era un na­ci­mien­to pa­ra el cual la co­mu­ni­dad no es­ta­ba pre­pa­ra­da, al­go que los the’ wa­las no pu­die­ron pre­ver”, ex­pli­ca Ca­güe­ñas. Es de­cir, lo en­tien­den co­mo una aler­ta oca­sio­na­da por el aban­dono de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal, la siem­bra de cul­ti­vos no pro­pios de la re­gión y las re­la­cio­nes com­pli­ca­das con los ac­to­res ar­ma­dos. To­do es­to rom­pió el equi­li­brio na­tu­ral.

Lue­go del desas­tre, las po­bla­cio­nes em­pren­die­ron un acer­ca­mien­to au­tó­no­mo a la ges­tión y mi­ti­ga­ción del ries­go des­de sus creen­cias y tra­di­cio­nes, lo cual se pu­so a prue­ba en 2007 —año en que se reac­ti­vó el vol­cán ne­va­do

del Hui­la—. El re­sul­ta­do de es­te ejer­ci­cio fue la ela­bo­ra­ción de un Plan de Pre­ven­ción Te­rri­to­rial por par­te de los res­guar­dos in­dí­ge­nas con la coor­di­na­ción de la Aso­cia­ción de Ca­bil­dos Na­sa Çx­hâçx­ha.

Los na­sa crea­ron su pro­pio plan de ges­tión del ries­go. En una reivin­di­ca­ción de su au­to­go­bierno, es­ta­ble­cie­ron for­mas de ver, sen­tir, es­cu­char, in­ter­pre­tar y mo­ni­to­rear las se­ña­les del te­rri­to­rio y la per­cep­ción de los ries­gos, a tra­vés de ele­men­tos que van des­de una in­ves­ti­ga­ción de cam­po en la que se aden­tra­ron los res­guar­dos pa­ra ela­bo­rar lo que de­no­mi­na­ron co­mo una car­to­gra­fía so­cial, has­ta la es­pi­ri­tua­li­dad y el re­la­to de los sue­ños, par­te im­por­tan­te de su sis­te­ma de creen­cias cons­trui­do des­de la ora­li­dad.

Es­te tra­ba­jo fue des­ta­ca­do en 2009 en un do­cu­men­to del Co­mi­té An­dino pa­ra la Pre­ven­ción y Aten­ción de Desas­tres (Ca­pra­de), en el que se reunie­ron ini­cia­ti­vas lo­ca­les de paí­ses de la su­bre­gión an­di­na que con­tri­buían a la dis­mi­nu­ción de las con­di­cio­nes de ries­go.

El plan con­si­de­ra es­tra­te­gias de re­duc­ción de con­tin­gen­cias co­mo la aler­ta tem­pra­na a tra­vés de la ob­ser­va­ción de bio­in­di­ca­do­res: el com­por­ta­mien­to de la fau­na sil­ves­tre fren­te a los even­tos vol­cá­ni­cos y for­mas de re­si­lien­cia co­mo la siem­bra de cul­ti­vos re­sis­ten­tes a la emi­sión de ce­ni­zas.

Ade­más, re­fle­xio­nan so­bre el ma­ne­jo ade­cua­do de la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria pa­ra re­du­cir los efec­tos co­la­te­ra­les ad­ver­sos que se pue­den oca­sio­nar. Por ejem­plo, la de­pen­den­cia, el ocio y el cam­bio de há­bi­tos ali­men­ti­cios. Es­tas si­tua­cio­nes los pue­den ha­cer más vul­ne­ra­bles, se­gún ex­pli­có Car­los Ja­vier Bri­ce­ño, se­cre­ta­rio del Con­se­jo Mu­ni­ci­pal de Ges­tión del Ries­go, or­ga­nis­mo que cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de los re­pre­sen­tan­tes de la Aso­cia­ción de Ca­bil­dos.

TRA­BA­JO CON­JUN­TO

A pe­sar de tra­tar­se de una ex­pe­rien­cia que na­ció des­de la co­mu­ni­dad in­dí­ge­na, su desa­rro­llo im­pli­có la re­la­ción con es­pe­cia­lis­tas de en­ti­da­des co­mo In­geo­mi­nas (hoy Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co Co­lom­biano) y el Ob­ser­va­to­rio Sis­mo­ló­gi­co del Su­roc­ci­den­te (Os­so), au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les, de­par­ta­men­ta­les y la so­cie­dad ci­vil.

El sa­ber an­ces­tral no es­ta­ba tan ale­ja­do del sa­ber cien­tí­fi­co. Se­gún Bri­ce­ño, los mo­de­los de flu­jo de lo­dos oca­sio­na­dos por el vol­cán, rea­li­za­dos por las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, mues­tran gran­des se­me­jan­zas con los diag­nós­ti­cos téc­ni­cos y cien­tí­fi­cos. “Son muy cer­ca­nos a los aná­li­sis del Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co tres años des­pués. Hay unas coin­ci­den­cias ca­si cal­ca­das fren­te a am­bos es­ce­na­rios”, ase­gu­ra.

Pe­ro es­to no es lo úni­co, ha­ce nue­ve años cuan­do la ac­ti­vi­dad del vol­cán au­men­tó y una nue­va erup­ción era in­mi­nen­te, los the’ wa­las di­ri­gían cien­tos de ri­tua­les de ar­mo­ni­za­ción ener­gé­ti­ca des­de las mon­ta­ñas, mien­tras la guar­dia in­dí­ge­na ha­cía mo­ni­to­reo y se co­mu­ni­ca­ba por ra­dio con el sis­te­ma de aler­tas tem­pra­nas, lis­ta pa­ra dar el avi­so de una ava­lan­cha cuan­do fue­ra ne­ce­sa­rio.

Ber­nar­dino Achi­cué, coor­di­na­dor lo­cal de la guar­dia in­dí­ge­na del res­guar­do, fue el pri­me­ro en dar la alar­ma de ava­lan­cha la no­che del 20 de no­viem­bre de 2008 des­de el res­guar­do de Tá­la­ga, uno de los más cer­ca­nos al ne­va­do.

Achi­cué es­ta­ba co­nec­ta­do a la red de emer­gen­cia que se ha­bía ins­ta­la­do en­tre el mu­ni­ci­pio y la Uni­dad Na­cio­nal de Aten­ción y Pre­ven­ción de Desas­tres, con la ayu­da del Pro­gra­ma de Pre­pa­ra­ción an­te Desas­tres de la Unión Eu­ro­pea (Di­pe­cho), pa­ra la co­mu­ni­ca­ción de las po­bla­cio­nes del ca­ñón del Páez. Es­te avi­so se con­vir­tió en el ini­cio de una ca­de­na de alar­mas que sal­va­rían cien­tos de vi­das esa no­che.

Así lo re­cuer­da Ja­mes Yas­nó, go­ber­na­dor del res­guar­do de Ri­caur­te y quien era el al­cal­de de Páez en aque­lla épo­ca. “No­so­tros te­nía­mos vi­gías en el ca­ñón del Sím­bo­la y en el ca­ñón del Páez. In­me­dia­ta­men­te ex­plo­tó el vol­cán em­pe­za­ron las na­rra­cio­nes y aler­tas por la ra­dio”, ase­gu­ra.

La ava­lan­cha de ese año arras­tró 600.000 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de lo­do, 200.000 más que la de 1994. La gran di­fe­ren­cia es que el re­cuen­to de víc­ti­mas mor­ta­les fue so­lo de diez. Pa­ra Jor­ge Elié­cer Quin­te­ro, pre­si­den­te de la Uni­dad Mu­ni­ci­pal de la Cruz Ro­ja en Páez, la di­fe­ren­cia la mar­có la ca­pa­ci­ta­ción de los or­ga­nis­mos de so­co­rro, la co­mu­ni­dad in­dí­ge­na y la po­bla­ción ci­vil.

“An­tes no es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos. No ha­bía en­cuen­tros in­te­ri­ns­ti­tu­cio­na­les. El tra­ba­jo en equi­po de la Al­cal­día, las Igle­sias, los or­ga­nis­mos de so­co­rro, los res­guar­dos in­dí­ge­nas, la red sis­mo­ló­gi­ca na­cio­nal y de­par­ta­men­tal fun­cio­nó mu­cho me­jor. La gen­te es­ta­ba ca­pa­ci­ta­da, te­nía­mos las ru­tas de eva­cua­ción ade­cua­das y te­nía­mos los al­ber­gues tem­po­ra­les”. Hoy la sin­cro­ni­za­ción del sis­te­ma de aler­ta in­dí­ge­na en Páez es un ejem­plo a ni­vel na­cio­nal. “La gen­te ya sa­be qué ha­cer”, con­clu­ye Quin­te­ro.

La ava­lan­cha del río Páez en 1994 cau­só uno de los desas­tres más gran­des en la his­to­ria re­cien­te de Co­lom­bia. De­jó 1.100 muer­tos y 1.600 fa­mi­lias des­pla­za­das.

La Cruz Ro­ja rea­li­za di­fe­ren­tes jor­na­das de ca­pa­ci­ta­ción con los 15 res­guar­dos in­dí­ge­nas na­sa de la zo­na ru­ral del mu­ni­ci­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.