Ener­gía con li­cen­cia so­cial

Semana Sostenible - - RESPONSABILIDAD SOCIAL -

El pro­yec­to hi­dro­eléc­tri­co Por­ve­nir II ya cuen­ta con los per­mi­sos am­bien­ta­les del go­bierno, pe­ro tam­bién con el apo­yo de las co­mu­ni­da­des ale­da­ñas a su zo­na de in­fluen­cia. La cer­ca­nía y la co­mu­ni­ca­ción con la gen­te han si­do cla­ves en el pro­ce­so.

Por­ve­nir II es uno de los po­cos me­ga­pro­yec­tos en Co­lom­bia que no en­fren­ta la re­sis­ten­cia de las co­mu­ni­da­des que lo ro­dean. En un en­torno de cris­pa­ción ge­ne­ra­li­za­da fren­te a es­te ti­po de ini­cia­ti­vas, es­ta cen­tral hi­dro­eléc­tri­ca que cons­trui­rá Cel­sia ha lo­gra­do el mi­la­gro de ga­nar­se el apo­yo ma­yo­ri­ta­rio de los ha­bi­tan­tes de San Car­los, San Luis y Puer­to Na­re, los tres mu­ni­ci­pios an­tio­que­ños en los cua­les se desa­rro­lla­rá el pro­yec­to.

Se­gún Omai­ra He­rre­ra, una ha­bi­tan­te de la ve­re­da La Cum­bre de San Luis, la cla­ve ha es­ta­do en la co­mu­ni­ca­ción cons­tan­te que ha he­cho Cel­sia de los por­me­no­res del pro­yec­to. "Des­de que em­pe­za­ron los es­tu­dios, en 2009, he­mos com­par­ti­do mu­cho con ellos. Ca­da ocho días nos vi­si­tan pa­ra con­tar­nos en qué va la co­sa. Me han ge­ne­ra­do con­fian­za por­que es­tán ha­cien­do las co­sas bien, co­mo man­da la ley", ex­pli­ca.

Es­ta mu­jer y su hi­ja de 7 años son una de las 48 fa­mi­lias que se­rán re­lo­ca­li­za­das por­que sus ac­tua­les vi­vien­das es­tán en el área del em­bal­se y sus obras com­ple­men­ta­rias. He­rre­ra cuen­ta que "a los que nos van a re­ubi­car nos mos­tra­ron los pla­nos de nues­tras nue­vas ca­sas y nos ga­ran­ti­za­ron que iban a ser me­jo­res que la que te­ne­mos. Tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de que­dar­se en la ve­re­da o bus­car en otro la­do".

Con es­te ti­po de ac­cio­nes, Cel­sia se ha ga­na­do la bue­na vo­lun­tad de quie­nes se­rán sus ve­ci­nos en Por­ve­nir II, pues en to­do mo­men­to ha te­ni­do en cuen­ta a la co­mu­ni­dad. En San Luis el tra­ba­jo ha si­do re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo, pues allí es la pri­me­ra vez que se va a cons­truir un pro­yec­to hi­dro­eléc­tri­co y la gen­te no ha ex­pre­sa­do de­ma­sia­das pre­ven­cio­nes. A di­fe­ren­cia de San Car­los, don­de las dos hi­dro­eléc­tri­cas que exis­ten en su te­rri­to­rio no han de­ja­do los me­jo­res re­cuer­dos en sus ha­bi­tan­tes.

Wil­son Mu­ri­llo, con­ce­jal de San Car­los, ex­pli­ca que en su mu­ni­ci­pio ha­bía mie­do de que vol­vie­ran las épo­cas de la cons­truc­ción de las dos re­pre­sas. "Ha­ce 50 años no exis­tían tan­tas le­yes pa­ra pro­te­ger a la gen­te y al am­bien­te. En­ton­ces las otras em­pre­sas no tu­vie­ron esa con­cer­ta­ción, la gen­te ven­dió sus tie­rras ba­ra­tas y mu­chas per­so­nas fue­ron sim­ple­men­te des­alo­ja­das. Hay quie­nes pien­san que de pron­to va a vol­ver a pa­sar,

pe­ro uno se da cuen­ta de to­da la so­cia­li­za­ción que ha he­cho Cel­sia y en­cuen­tra una di­fe­ren­cia muy gran­de".

En palabras de la al­cal­de­sa de San Car­los, Luz Ma­ri­na Ma­rín, "el con­tac­to per­ma­nen­te con la co­mu­ni­dad y la in­for­ma­ción que se les va dan­do del pa­so a pa­so del pro­yec­to han ga­ran­ti­za­do la tran­qui­li­dad y el apo­yo a Por­ve­nir II. En eso hay que re­co­no­cer que la em­pre­sa ha he­cho una gran la­bor, pues ha pues­to el te­ma so­cial en el cen­tro. Lo que to­dos en es­ta re­gión es­pe­ra­mos es que se tra­duz­ca en bie­nes­tar y desa­rro­llo pa­ra la gen­te".

Mien­tras que pa­ra los ha­bi­tan­tes de la zo­na de in­fluen­cia de Por­ve­nir II la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción son los im­pac­tos so­cia­les, en una es­ca­la más na­cio­nal los cues­tio­na­mien­tos que han sur­gi­do se re­fie­ren so­bre to­do a as­pec­tos am­bien­ta­les. El pro­yec­to va a apro­ve­char el cau­dal del río Sa­ma­ná Nor­te, un afluen­te que se­pa­ra a San Car­los y San Luis, cu­ya cuen­ca se en­cuen­tra en un buen es­ta­do de con­ser­va­ción fren­te a otros ríos de la re­gión y del país, aun­que no ha si­do aje­na a la de­fo­res­ta­ción.

Ac­tual­men­te, Por­ve­nir II cuen­ta con li­cen­cia am­bien­tal apro­ba­da por la Agen­cia Na­cio­nal de Li­cen­cias Am­bien­ta­les pa­ra in­ter­ve­nir 1.075 hec­tá­reas en la cuen­ca me­dia del río Sa­ma­ná. De ellas, 975 se­rán ocu­pa­das por el em­bal­se y las 100 res­tan­tes al­ber­ga­rán las obras com­ple­men­ta­rias. El pro­yec­to se cons­trui­rá en un tra­mo de 27 ki­ló­me­tros, me­nos de la quin­ta par­te de la lon­gi­tud to­tal del río, y co­mo me­di­da de com­pen­sa­ción se con­ser­va­rán 5.600 hec­tá­reas de bos­que al­re­de­dor del mis­mo, cin­co ve­ces el área que ocu­pa­rá el em­bal­se.

"Mu­cha gen­te ha ve­ni­do de otras par­tes a pre­gun­tar­nos que có­mo va­mos a per­mi­tir que ha­gan eso, que van a aca­bar con el río y con el eco­sis­te­ma. Pe­ro la ver­dad es que no­so­tros ya le he­mos cau­sa­do mu­chos im­pac­tos en to­dos es­tos años. Abrien­do fin­cas, ta­lan­do bos­ques, des­ta­pan­do cuen­cas hí­dri­cas, que­man­do y fu­mi­gan­do cau­sa­mos un desas­tre am­bien­tal peor que cual­quie­ra. Yo creo que la em­pre­sa pue­de ayu­dar a me­jo­rar eso por­que ellos cui­dan mu­cho el agua por­que ese es el ne­go­cio. Pa­ra ellos el agua es sa­gra­da", afir­ma He­rre­ra.

En efec­to, en la re­gión hay fo­cos de mi­ne­ría in­for­mal y una cre­cien­te ta­la de ár­bo­les pa­ra la co­mer­cia­li­za­ción de sus ma­de­ras pre­cio­sas, así co­mo pa­ra la am­plia­ción de fin­cas ga­na­de­ras y agrí­co­las. Fo­to­gra­fías aé­reas to­ma­das co­mo par­te del se­gui­mien­to que Cel­sia le ha­ce a la zo­na del pro­yec­to mues­tran que en­tre 2013 y 2016 se de­fo­res­ta­ron 299 hec­tá­reas de bos­que na­ti­vo. Ade­más, 288 hec­tá­reas de la zo­na que ocu­pa­rá el em­bal­se ya no cuen­tan con co­ber­tu­ra fo­res­tal. Por eso, se­gún la em­pre­sa, "el área de pro­tec­ción y re­ser­va que apor­ta Por­ve­nir II se­rá un agen­te or­de­na­dor y amor­ti­gua­dor de es­ta si­tua­ción".

En su­ma, Por­ve­nir II es­tá tra­ba­jan­do pa­ra con­ver­tir­se en una cen­tral hi­dro­eléc­tri­ca con ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar 352 MW, una can­ti­dad de ener­gía su­fi­cien­te pa­ra alum­brar ca­si 500.000 ho­ga­res (los mis­mos que tie­ne una ciu­dad co­mo Ca­li). El pró­xi­mo año co­men­za­rá la eta­pa de cons­truc­ción que tar­da­rá al me­nos cin­co años, du­ran­te los cua­les se crea­rán cer­ca de 5.000 em­pleos di­rec­tos e in­di­rec­tos.

La ex­pec­ta­ti­va en las co­mu­ni­da­des de San Car­los, San Luis y Puer­to Na­re es gran­de. "To­dos acá que­re­mos el pro­yec­to por­que es nues­tra opor­tu­ni­dad pa­ra sa­lir ade­lan­te acom­pa­ña­dos por la em­pre­sa", di­ce Or­fi­lia Ho­yos, la pre­si­den­ta de la Jun­ta de ac­ción co­mu­nal del co­rre­gi­mien­to El Pro­di­gio, de San Luis. El he­cho de que has­ta el mo­men­to el pro­ce­so se ha­ya desa­rro­lla­do con to­tal nor­ma­li­dad les da ra­zo­nes pa­ra el op­ti­mis­mo. "Cel­sia siem­pre ha cum­pli­do con lo que ha pro­me­ti­do. Lo úni­co que es­pe­ra­mos es que si­gan co­mo van y que to­da es­ta his­to­ria ten­ga un fi­nal fe­liz", con­clu­ye He­rre­ra.

Por­ve­nir II ha es­tre­cha­do la­zos con las co­mu­ni­da­des ve­ci­nas des­de ha­ce más de seis años

Por­ve­nir II ha en­fo­ca­do sus in­ver­sio­nes so­cia­les en el me­jo­ra­mien­to de la in­fra­es­truc­tu­ra edu­ca­ti­va de los mu­ni­ci­pios del área de in­fluen­cia del pro­yec­to.

Diez es­cue­las ru­ra­les de los mu­ni­ci­pios del área de in­fluen­cia de Por­ve­nir II han re­ci­bi­do me­jo­ras en sus sis­te­mas eléc­tri­cos y de sa­nea­mien­to bá­si­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.