Pu­bli­ci­dad, la ma­dre de la obe­si­dad in­fan­til

Semana Sostenible - - IMPACTO -

En cin­co años la obe­si­dad en los ni­ños y ado­les­cen­tes, en­tre 5 y 17 años, au­men­tó un 25 por cien­to. Gran par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad es­tá en el au­men­to del con­su­mo de co­mi­da cha­ta­rra. Un te­ma difícil de con­tro­lar.

Que cre­ce­rán sa­nos y fuer­tes, que ten­drán su­per­po­de­res o que es­tá lleno de vi­ta­mi­nas, que te cam­bia la vi­da o que te ha­ce más fe­liz. Es­tos son al­gu­nos de los men­sa­jes que ca­lan ca­da día en la men­te de los ni­ños y jó­ve­nes del país. Lle­gan a tra­vés de la pu­bli­ci­dad: en co­mer­cia­les, avi­sos, cu­ñas de ra­dio o vi­deos de in­ter­net.

Pa­re­cie­ra que no hay ma­yor pro­ble­ma, pues la pu­bli­ci­dad se vol­vió par­te de nues­tras vi­das. Se vol­vió cos­tum­bre co­mer cho­co­la­tes, pa­pas, dul­ces, ju­gos, pon­qués o he­la­dos. Y es aún más co­mún ver un co­mer­cial que in­ci­ta a con­su­mir­los.

Sin em­bar­go, las ci­fras son cla­ras. Se­gún la En­cues­ta Na­cio­nal de la Si­tua­ción Nu­tri­cio­nal en Co­lom­bia, la obe­si­dad en los ni­ños y jó­ve­nes del país au­men­tó en un 25,9 por cien­to en­tre 2005 y 2010; lo que quie­re de­cir que uno de ca­da seis pre­sen­ta so­bre­pe­so. ¿La res­pon­sa­ble? Una ali­men­ta­ción que es­tá lle­na de pro­duc­tos co­mes­ti­bles ul­tra­pro­ce­sa­dos.

“Es­ta­mos en con­tra de que esos pro­duc­tos se di­ri­jan a ni­ños y que la pu­bli­ci­dad pro­pi­cie es­tos pro­ble­mas de sa­lud pú­bli­ca. Ade­más, no apo­ya­mos esa ac­ti­tud es­ta­tal de creer que no tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad fren­te a es­te pro­ble­ma”, di­ce Juan Car­los Mo­ra­les, di­rec­tor de Fian Co­lom­bia, una or­ga­ni­za­ción ads­cri­ta a Na­cio­nes Uni­das que de­fien­de el de­re­cho a la ali­men­ta­ción.

Y es que, aun­que en Co­lom­bia las em­pre­sas tie­nen una cier­ta li­ber­tad de ex­pre­sión pu­bli­ci­ta­ria, tam­bién es cier­to que se­gún la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca se de­ben res­pe­tar los de­re­chos de los ni­ños a “la in­te­gri­dad fí­si­ca, la sa­lud y la ali­men­ta­ción equi­li­bra­da”.

El gran pro­ble­ma es que, des­pués de que un ni­ño prue­ba un ul­tra­pro­ce­sa­do por pri­me­ra vez, la pro­ba­bi­li­dad de que se vuel­va adic­to a es­te es muy al­ta. Así lo re­fle­ja el au­men­to del con­su­mo anual de es­tos pro­duc­tos por per­so­na, que pa­só de 73,7 ki­lo­gra­mos en 2000 a 92,2 ki­lo­gra­mos en 2013, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud.

UNA DAÑINA ADICCIÓN

Los ul­tra­pro­ce­sa­dos se con­vir­tie­ron en par­te de la co­ti­dia­ni­dad y, por eso, es difícil per­ca­tar­se de los da­ños que pue­den cau­sar. Lo pri­me­ro que de­jan cla­ro los ex­per­tos, co­mo

Her­nan­do Sal­ce­do, mé­di­co ci­ru­jano de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal y coor­di­na­dor de la Lí­nea de Nu­tri­ción de Fian, es que la obe­si­dad es so­lo un signo, la mues­tra de que al­go preo­cu­pan­te ocu­rre den­tro del cuer­po.

Es­tos ali­men­tos sue­len con­te­ner gra­sas sa­tu­ra­das que no se me­ta­bo­li­zan y, co­mo no tie­nen una puer­ta pa­ra sa­lir del cuer­po, de­ben ser pro­ce­sa­dos co­mo to­xi­nas.

Con el pa­sar del tiem­po, el con­su­mo dia­rio de ul­tra­pro­ce­sa­dos se pue­de ver re­fle­ja­do -ex­pli­ca Sal­ce­do- en en­fer­me­da­des co­mo dia­be­tes, pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res y has­ta cán­cer.

“Un ni­ño que se co­me de uno a tres ul­tra­pro­ce­sa­dos al día au­men­ta sus fac­to­res de ries­go de en­fer­me­da­des cró­ni­cas, des­de ese mo­men­to y has­ta su vi­da adul­ta, en una pro­por­ción de cin­co o seis ve­ces”, ex­pli­ca Sal­ce­do.

De acuer­do con el mé­di­co, en una be­bi­da ener­gi­zan­te pue­den exis­tir de ocho a diez mo­lé­cu­las que cam­bian el me­ta­bo­lis­mo, y en un sus­ti­tu­to de la le­che ma­ter­na pue­den exis­tir has­ta 50.

Y aña­de: “Cuan­do yo es­tu­dié me­di­ci­na la dia­be­tes era una en­fer­me­dad de adul­tos que se diag­nos­ti­ca­ba a los 40 años, lue­go pa­só el tiem­po y uno sa­bía que los jó­ve­nes –en­tre 18 y 30tam­bién po­dían su­frir­la, y aho­ra hay ni­ños con dia­be­tes ti­po dos des­de los 4 y 5 años”.

SIN CON­TROL

La pre­gun­ta que sur­ge es: ¿Quién con­tro­la la pu­bli­ci­dad di­ri­gi­da a los ni­ños? “El go­bierno no fun­cio­na en be­ne­fi­cio de la ciu­da­da­nía. Hay una cap­tu­ra cor­po­ra­ti­va del Es­ta­do, don­de los to­ma­do­res de de­ci­sio­nes han te­ni­do o tie­nen con­flic­tos de in­tere­ses con el sec­tor pri­va­do y van to­man­do de­ci­sio­nes en fa­vor de ellos”, ano­ta Juan Car­los Mo­ra­les, di­rec­tor de Fian.

Se­gún él, na­die con­tro­la. El In­vi­ma de­be­ría te­ner una sa­la es­pe­cia­li­za­da que vi­gi­le la pu­bli­ci­dad de es­tos pro­duc­tos, sin em­bar­go, no exis­te. Se­ma­na Sos­te­ni­ble se co­mu­ni­có con esa en­ti­dad pa­ra co­no­cer su opinión del te­ma, pe­ro no en­con­tró res­pues­ta.

Aun así, Mo­ra­les es­pe­ra que se em­pie­ce a ge­ne­rar con­cien­cia, tal co­mo ha pa­sa­do con el con­su­mo de ta­ba­co. Ese te­ma es una mues­tra de que, si el go­bierno to­ma me­di­das, se pue­de me­jo­rar la si­tua­ción. De acuer­do con el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, de 2008 a 2016 la pre­va­len­cia de fu­ma­do­res en Co­lom­bia ba­jó del 17 por cien­to al 12,9 por cien­to.

Pe­ro en el ca­so de los ul­tra­pro­ce­sa­dos el In­vi­ma no es el úni­co que de­be­ría in­ter­ve­nir. En el de­ba­te ha sa­li­do a re­lu­cir que otras ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do tam­bién de­be­rían to­mar car­tas en el asun­to, co­mo los Mi­nis­te­rios de Edu­ca­ción y Sa­lud y el Ins­ti­tu­to de Bie­nes­tar Fa­mi­liar –pues los ni­ños es­tán re­co­no­ci­dos co­mo su­je­tos de especial pro­tec­ción de de­re­chos hu­ma­nos–.

Jus­ta­men­te ya hay un pro­yec­to de ley en cur­so que bus­ca re­gu­lar es­ta pu­bli­ci­dad. “Que­re­mos pro­po­ner una re­gu­la­ción más fuer­te, co­mo la del eti­que­ta­do fron­tal. Ga­ran­ti­zar que la in­for­ma­ción so­bre qué se es­tá con­su­mien­do en un ul­tra­pro­ce­sa­do sea más cla­ra”, ex­pli­ca el re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra Víc­tor Co­rrea.

Pa­ra él, ac­tual­men­te no hay una po­lí­ti­ca de Es­ta­do que pre­ten­da so­lu­cio­nar es­ta si­tua­ción que pa­re­ce sa­lir­se de las ma­nos. Aun­que ha sur­gi­do una preo­cu­pa­ción por la obe­si­dad en los ni­ños, es­to se es­tá con­vir­tien­do en un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca, ya que se es­ti­ma que uno de ca­da dos co­lom­bia­nos pre­sen­ta ex­ce­so de pe­so –se­gún Fian–.

El In­vi­ma de­be­ría te­ner una sa­la es­pe­cia­li­za­da que vi­gi­le la pu­bli­ci­dad de pro­duc­tos ul­tra­pro­ce­sa­dos. Sin em­bar­go, no exis­te

DES­DE EL ORI­GEN

Es­tá cla­ro que el go­bierno de­be em­pe­zar a to­mar me­di­das, sin em­bar­go, el pa­pel de las fa­mi­lias tam­bién jue­ga un rol fun­da­men­tal. Pa­ra el ex­per­to en nu­tri­ción Her­nan­do Sal­ce­do, es un pro­ble­ma que ac­tual­men­te “a los ni­ños se les pre­mie con azú­car, tri­go y gra­sas sa­tu­ra­das” y se les cas­ti­gue con co­mer­se las ver­du­ras.

To­da­vía, las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes es­tán a tiem­po de cam­biar la si­tua­ción. De acuer­do con el in­ves­ti­ga­dor, es­tá com­pro­ba­do que si un ni­ño no tie­ne un con­tac­to pre­coz con los ul­tra­pro­ce­sa­dos, nun­ca los va a pre­fe­rir.

“Se de­ben to­mar de­ci­sio­nes ya, pues es­ta­mos ins­tau­ran­do las ba­ses pa­ra acer­car­nos al per­fil adul­to, en 10 o 15 años, de paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos”, pun­tua­li­zó Sal­ce­do.

Se­gún la OMS, el con­su­mo anual por per­so­na de pro­duc­tos ul­tra­pro­ce­sa­dos pa­só de 73,7 ki­lo­gra­mos en 2000 a 92,2 en 2013.

Ac­tual­men­te hay un pro­yec­to de ley en el Con­gre­so co­lom­biano que bus­ca re­gu­lar la pu­bli­ci­dad di­ri­gi­da a ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.