Crian­do la Paz

Semana Sostenible - - IMPACTO - Por: Ma­ria­na Res­tre­po Gó­mez*

En es­ta exi­to­sa cam­pa­ña ma­dres de Bo­go­tá y Ca­li le en­tre­ga­ron a ma­dres ges­tan­tes de las Farc ar­tícu­los im­pres­cin­di­bles pa­ra el na­ci­mien­to de sus be­bés. Una cró­ni­ca de la ar­qui­tec­ta Ma­ria­na Res­tre­po so­bre el acer­ca­mien­to con lo más hu­mano del pos­con­flic­to: la opor­tu­ni­dad.

Ha­ce unas se­ma­nas es­tu­ve re­par­tien­do mo­rra­les y co­rra­les en La Fran­cia, Cau­ca, co­mo par­te de la cam­pa­ña Crian­do la Paz. Dia­na Ro­drí­guez, crea­do­ra de la ini­cia­ti­va, me lla­mó al fi­nal de enero pa­ra in­vi­tar­me a par­ti­ci­par y de una le di­je que sí. A to­do es­te pro­ce­so le he di­cho sí de una. La idea era en­tre­gar­les a las ex­gue­rri­lle­ras una pa­ña­le­ra con pro­duc­tos bá­si­cos pa­ra el cui­da­do del be­bé.

Dia­na so­lo pen­sa­ba en que oja­lá la ini­cia­ti­va fue­ra bien re­ci­bi­da, te­nía­mos que ser pru­den­tes. Yo no ha­bía pen­sa­do que una idea co­mo es­ta pu­die­ra ge­ne­rar re­sis­ten­cia. A mí la so­la po­si­bi­li­dad de paz me da­ba ga­nas de abra­zar al mun­do. Par­ti­ci­pé en es­te pro­yec­to por­que la paz es pre­ma­tu­ra. La paz es­tá en una in­cu­ba­do­ra en cui­da­dos in­ten­si­vos neo­na­ta­les. Hay que cui­dar­la y con­fiar. Re­co­no­cer nues­tra hu­ma­ni­dad y la de los otros. ¿Qué más hu­mano que la ma­ter­ni­dad?

Los via­jes de ida siem­pre son in­cier­tos. Em­pe­za­mos a an­dar por las ca­rre­te­ras del Va­lle: in­fra­es­truc­tu­ra sub­si­dia­da por la ca­ña. Ro­ton­das, ore­jas, tren­ci­tos ca­ñe­ros y bue­na se­ña­li­za­ción. Una ho­ra des­pués cam­bia­ron las vías y cam­bió la ve­ge­ta­ción. Mon­ta­ña, bos­que, un va­lle aba­jo con su río. Apa­re­cie­ron unos cam­pos ver­des fluo­res­cen­tes que de­du­ji­mos se­rían man­da­ri­nas del Cau­ca.

En el pri­mer pues­to de con­trol nos es­pe­ra­ba Fer­nan­do, el en­la­ce del go­bierno. Es emo­cio­nan­te oír­lo con su len­gua­je op­ti­mis­ta: te­ne­mos, es­ta­mos, po­de­mos… “Es­te cam­pa­men­to es de los gran­des, hay 320 per­so­nas. Te­ne­mos ocho ges­tan­tes. Una aca­ba de dar a luz es­ta se­ma­na. Hay otra, Evelyn, que es­tá aba­jo en Bue­nos Ai­res por­que tie­ne un te­ma de ries­go. Los nue­ve mo­rra­les es­tán bien”.

Se­gui­mos por la ca­rre­te­ra des­ta­pa­da. Pa­ra ese día es­ta­ba pro­gra­ma­da la ce­du­la­ción, pe­ro la Re­gis­tra­du­ría es­ta­ba re­tra­sa­da. Fer­nan­do se­guía ex­pli­can­do, “To­dos tie­nen seu­dó­ni­mo, ellos lo lla­man nom­bre de gue­rra. To­dos lo tie­nen, has­ta el más ra­so. Pe­ro yo los em­pie­zo a lla­mar por su nom­bre, un po­co pa­ra na­tu­ra­li­zar­los. Es­tu­ve tres años en la Agen­cia Co­lom­bia­na pa­ra la Rein­te­gra­ción (ACR) y uno va vien­do el pro­ce­so, có­mo se va des­mi­li­ta­ri­zan­do el len­gua­je, la ca­be­za, el sa­lu­do, el tra­to con los otros. Mi­rar a los ojos y dar la mano”.

Nos con­ta­ba que las mu­je­res se re­in­te­gran con ma­yor fa­ci­li­dad. Si tie­nen ni­ños pue­de ser difícil es­tu­diar, pe­ro jus­ta­men­te se co­nec­tan con la ne­ce­si­dad de pro­veer y arran­can. Ade­más son las que mon­tan ne­go­cio: cos­tu­ra, ali­men­tos, ma­ne­jo de ali­men­tos o aseo, que es lo más rá­pi­do.

Con el re­gis­tro en­tran a la Nue­va EPS por dos años y ya per­te­ne­cen al sis­te­ma. Vie­ne un sa­la­rio mí­ni­mo y a pa­gar agua, luz, te­lé­fono, gas, co­mi­da, trans­por­te. Mu­chas de ellas, que en su vi­da se han te­ni­do que preo­cu­par por es­tas co­sas, en­tran a

Es ne­ce­sa­rio criar es­ta paz neo­na­ta e im­per­fec­ta, co­mo al­gu­na vez lo fue­ron nues­tros hi­jos

sen­tir la im­po­ten­cia que ge­ne­ra la bu­ro­cra­cia de cual­quier trá­mi­te. Fren­te al po­der que al­guien de­be sen­tir des­pués de car­gar un fu­sil, adap­tar­se a es­to tie­ne que ser muy du­ro.

Es­ta­mos a dos ho­ras y 13 mi­nu­tos de Ca­li, en la ve­re­da in­me­dia­ta­men­te an­te­rior a la zo­na. Pre­gun­ta­mos qué tal han reac­cio­na­do los ha­bi­tan­tes de la re­gión con la zo­na tran­si­cio­nal. “Pues no ha si­do tan emo­ti­vo co­mo uno qui­sie­ra, ¿vie­ron to­dos los cul­ti­vos ilí­ci­tos que hay?”. Nues­tra man­da­ri­na re­sul­tó ser co­ca.

Al lle­gar a La Fran­cia nos re­ci­ben Cris­ti­na y otro par de ca­be­ci­llas. Ha­bían dis­pues­to una me­sa pa­ra pa­ne­lis­tas, con man­tel, bo­te­llas de agua, ga­seo­sa y fru­tas. Por un mo­men­to pen­sé que si mi his­to­ria hu­bie­ra si­do dis­tin­ta, po­dría ser yo la que es­tu­vie­ra del otro la­do de esa me­sa con man­te­les y ba­na­nos. Sa­lu­da­mos, nos sen­ta­mos e hi­ci­mos én­fa­sis en que es­ta no era una ini­cia­ti­va del go­bierno. “Es­ta­mos acá pa­ra co­no­cer­las, por­que que­re­mos mos­trar­les nues­tro de­seo de vi­vir en paz. Mu­chos co­lom­bia­nos sa­lie­ron de sus ca­sas a com­prar pa­ña­les y ju­gue­tes que aho­ra les trae­mos a us­te­des”.

Yo es­toy in­có­mo­da. ¿Có­mo les voy a dar ilu­sio­nes a es­tas mu­je­res? Có­mo de­cir­les que sus hi­jos son los hi­jos de la paz y que son bien­ve­ni­dos, cuan­do real­men­te no sé a qué país es­tán lle­gan­do. Aquí se sien­te aún más la fra­gi­li­dad del pro­ce­so.

Em­pie­zo por ha­blar­les de lo que yo co­noz­co: la neu­ra, las hor­mo­nas que son muy duras, que da mu­cho mie­do ser res­pon­sa­ble por otra vi­da, que uno no sa­be qué ha­cer. Que los hom­bres tie­nen que te­ner pa­cien­cia y ellas tam­bién.

Una per­so­na de la ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do nos de­cía que es­ta­ba muy con­mo­vi­da con que es­tas mu­je­res tan lis­tas pa­ra la gue­rra es­tu­vie­ran tan abru­ma­das con la ma­ter­ni­dad. Yo mi­ra­ba a los pa­pás que las acom­pa­ña­ban y que reían tra­tan­do de ar­mar los co­rra­les. Las Farc han lo­gra­do sos­te­ner­se du­ran­te 52 años y ellas vi­ven co­mo en fa­mi­lia, son prác­ti­cas, fle­xi­bles y sa­ben có­mo or­ga­ni­zar­se. Ca­da una tie­ne un rol en la re­gión.

Va­mos sa­can­do co­lo­nias pa­ra be­bé, so­na­je­ros, pi­ja­mi­tas lin­das que di­cen lu­nes a vier­nes, go­rros de ni­ña o de ni­ño, re­pe­len­te y cre­ma pa­ra la co­la. Son co­sas que so­bre to­do les dan dig­ni­dad. Co­mo mí­ni­mo uno de­be­ría lle­gar al mun­do y te­ner un te­cho, una ali­men­ta­ción dig­na, ac­ce­so a la sa­lud y oja­lá a la edu­ca­ción. Pe­ro no. No se pue­de por­que so­mos po­bres de al­ma, de es­pí­ri­tu y de bi­lle­te­ra. El Es­ta­do no tie­ne ni si­quie­ra có­mo ac­ce­der a las zo­nas que más lo ne­ce­si­tan.

Nos des­pe­di­mos de Cris­ti­na. Con ca­ri­ño en su voz nos pi­de que vol­va­mos, oja­lá con nues­tros hi­jos pa­ra que jue­guen con los su­yos. Có­mo me gus­ta­ría hon­rar es­ta in­vi­ta­ción. Me subí al ca­rro emo­cio­na­da, agra­de­ci­da y tam­bién con la ca­be­za dan­do vuel­tas, re­co­no­cien­do las se­cue­las de la gue­rra y los re­tos de la paz.

Los que no vi­vi­mos el con­flic­to vo­ta­mos sí o no. Opi­na­mos con un pul­gar pa­ra arri­ba, co­ra­zón, son­ri­sa, llan­to, ra­bia o cual­quier otro emo­ti­cón y sen­ti­mos que ejer­ce­mos nues­tro de­re­cho co­mo ciu­da­da­nos. Pe­ro no par­ti­ci­pa­mos, no nos es­ta­mos vien­do. Due­le mu­cho y exi­ge mu­cho ver­nos los unos a los otros en to­da nues­tra com­ple­ji­dad. Es­ca­sa­men­te te­ne­mos ca­be­za pa­ra no­so­tros y los nues­tros. Pue­de que esa le­ja­nía e in­ca­pa­ci­dad ha­gan in­via­ble la paz, pe­ro si la asu­mi­mos des­de la em­pa­tía de pron­to hay al­go que sal­var. Na­cen sus be­bés y na­cen los nues­tros, y con ca­da vi­da la ilu­sión de una nue­va opor­tu­ni­dad, co­mo es­ta, que na­ce con mi­les de gue­rri­lle­ros que se in­cor­po­ran a la so­cie­dad vo­lun­ta­ria­men­te. Crian­do la Paz se pro­pu­so con la es­pe­ran­za de que los co­lom­bia­nos nos en­car­gue­mos de criar es­ta paz neo­na­ta e im­per­fec­ta, tal co­mo lo fue­ron to­dos nues­tros hi­jos al­gu­na vez.

Pa­ra mu­chas ma­dres re­sul­ta to­da una no­ve­dad en­fren­tar­se a la bu­ro­cra­cia del Es­ta­do.

A mu­chas mu­je­res, ins­trui­das du­ran­te años pa­ra la gue­rra, les pa­re­ce más abru­ma­do­ra la ma­ter­ni­dad que es­tar pre­pa­ra­das pa­ra en­trar en ba­ta­lla ines­pe­ra­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.