El ham­bre ocul­ta

Semana Sostenible - - IMPACTO -

La de­fi­cien­cia de mi­cro­nu­trien­tes es un pro­ble­ma de sa­lud que de acuer­do con ci­fras del Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos afec­ta a 2.000 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do. Re­du­cir la des­nu­tri­ción se ha con­ver­ti­do en uno de los desafíos ali­men­ta­rios de paí­ses y or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

El ham­bre ocul­ta es uno de los pa­de­ci­mien­tos a los que se en­fren­tan mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do, mu­chas ve­ces sin sa­ber­lo. Y es que la ca­ren­cia de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les co­mo el hie­rro y el yo­do, no siem­pre se evi­den­cian a sim­ple vis­ta. Sin em­bar­go, ni­ve­les ba­jos de es­tos mi­cro­nu­trien­tes cau­san des­nu­tri­ción, es­pe­cial­men­te en ni­ños, ni­ñas, ado­les­cen­tes y mu­je­res en es­ta­do de em­ba­ra­zo.

El pro­ble­ma no es fá­cil de iden­ti­fi­car pues no pro­du­ce las mis­mas sen­sa­cio­nes que el ham­bre tra­di­cio­nal. La fal­ta de mi­cro­nu­trien­tes pue­de traer gran va­rie­dad de con­se­cuen­cias. Por ejem­plo, en ni­ños y ni­ñas im­pi­de que al­can­cen un pleno desa­rro­llo de su po­ten­cial fí­si­co, in­te­lec­tual y so­cial; su ca­pa­ci­dad cog­nos­ci­ti­va es de­fi­cien­te y a me­nu­do es gra­ve e irre­ver­si­ble. Ade­más, el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co se com­pro­me­te y en ca­sos ex­tre­mos se pue­de lle­gar a la ce­gue­ra e in­clu­so a la muer­te.

En Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be el gran pro­ble­ma es que no se sa­be cuán­ta co­mi­da con­su­men las per­so­nas y mu­cho me­nos si lo in­ge­ri­do apor­ta el va­lor nu­tri­cio­nal óp­ti­mo pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to fí­si­co y men­tal. Sin em­bar­go, da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), es­ti­man que al me­nos 22,3 mi­llo­nes de ni­ños en edad prees­co­lar y 33 mi­llo­nes de mu­je­res en edad fér­til tie­nen de­fi­cien­cia de zinc, yo­do y vi­ta­mi­na B12, com­po­nen­tes im­por­tan­tes en las eta­pas de desa­rro­llo y cre­ci­mien­to. Ade­más, se es­ti­ma que al me­nos 51 mi­llo­nes de per­so­nas en la re­gión no con­su­men las can­ti­da­des ne­ce­sa­rias de zinc.

De acuer­do con el di­rec­tor re­gio­nal en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be del Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos (PMA), Mi­guel Ba­rre­to, “en oca­sio­nes las per­so­nas co­men lo que pa­re­ce su­fi­cien­te en can­ti­dad, pe­ro si nos fi­ja­mos en la ca­li­dad de los ali­men­tos que con­su­men, en reali­dad no es­tán co­mien­do bien. Por eso, pa­ra­dó­ji­ca­men­te nues­tros paí­ses hoy en­fren­tan al­go co­no­ci­do co­mo la do­ble car­ga: obe­si­dad y so­bre­pe­so que co­exis­ten con una de­fi­cien­cia de mi­cro­nu­trien­tes”.

La cla­ve pa­ra su­pe­rar es­ta ca­ren­cia es con­cen­trar­se en ayu­dar a los más vul­ne­ra­bles a me­jo­rar la di­ver­si­dad y la ido­nei- dad ge­ne­ral de su ali­men­ta­ción. Amé­ri­ca La­ti­na tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad y una ven­ta­ja de­bi­do a que la die­ta de sus po­bla­do­res es di­ver­sa, en com­pa­ra­ción con paí­ses en Áfri­ca don­de se con­su­men gran­des can­ti­da­des de un úni­co ali­men­to.

ES­TRA­TE­GIAS PA­RA LA CURA

Ase­gu­rar que la po­bla­ción mun­dial ten­ga ac­ce­so a la can­ti­dad su­fi­cien­te de co­mi­da pue­de con­ver­tir­se en una uto­pía. Por eso, una al­ter­na­ti­va pa­ra tra­tar de ce­rrar la bre­cha de la malnu­tri­ción es la for­ti­fi­ca­ción de al­gu­nos de los ali­men­tos que es­tán más a la mano del bol­si­llo de la gen­te.

La es­tra­te­gia de bio­for­ti­fi­ca­ción pa­ra com­ba­tir el ham­bre ocul­ta, y de pa­so la des­nu­tri­ción, bus­ca cru­zar va­rios ejem­pla­res de se­mi­llas y me­jo­rar­las de ma­ne­ra con­ven­cio­nal, es de­cir, sin in­ter­ven­cio­nes en la­bo­ra­to­rios, pa­ra así ob­te­ner cul­ti­vos que apor­ten ma­yo­res mi­cro­nu­trien­tes y que a la vez sean re­sis­ten­tes a con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ad­ver­sas y pla­gas. Por es­ta ra­zón exis­ten desa­rro­llos e in­ves­ti­ga­cio­nes que tie­nen en cuen­ta las con­di­cio­nes agro­cli­má­ti­cas y de fer­ti­li­dad en los sue­los don­de se es­pe­ra cul­ti­var, ya que las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da país son di­fe­ren­tes.

De acuer­do con Ma­ri­lia Nut­ti, di­rec­to­ra de Amé­ri­ca La­ti­na de Har­vest­plus, or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal que tra­ba­ja en te­mas de bio­for­ti­fi­ca­ción, el ham­bre ocul­ta re­pre­sen­ta la de­fi­cien­cia de mi­cro­nu­trien­tes y por eso des­de ha­ce más de 30 años vie­nen tra­ba­jan­do en el me­jo­ra­mien­to de se­mi­llas de yu­ca, frí­jol, maíz y ca­mo­te, pa­ra adi­cio­nar­les vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les co­mo hie­rro y zinc.

Es­ta or­ga­ni­za­ción reali­zó es­tu­dios con­tro­la­dos en Ugan­da y Mo­zam­bi­que pa­ra com­pa­rar a un gru­po de per­so­nas que con­su­mía cul­ti­vos bio­for­ti­fi­ca­dos con otro que no lo ha­cía. Los re­sul­ta­dos arro­ja­ron que el con­su­mo de frí­jol me­jo­ra­do au­men­tó los ni­ve­les de vi­ta­mi­na A en la po­bla­ción.

En Áfri­ca tam­bién se apli­ca­ron es­tu­dios a po­bla­cio­nes en Ruan­da, don­de los cul­ti­vos bio­for­ti­fi­ca­dos apor­ta­ron ni­ve­les de hie­rro que au­men­ta­ron el desem­pe­ño cog­ni­ti­vo de ni­ños y ni­ñas. En el ca­so de Ke­nia se in­ter­vi­nie­ron los cul­ti­vos de yu­ca, lo cual in­ci­dió en me­jo­res ni­ve­les de vi­sión.

“La bio­for­ti­fi­ca­ción en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be na­ció en 2004, cuan­do el go­bierno de Ca­na­dá fi­nan­ció la ini­cia­ti­va a tra­vés de in­ves­ti­ga­ción y me­jo­ra­mien­to de se­mi­llas”, in­di­có Nut­ti. Los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cia­dos de es­te me­jo­ra­mien­to en cul­ti­vos de maíz, yu­ca y frí­jol, son los ni­ños me­no­res de 5 años y las mu­je­res en es­ta­do de em­ba­ra­zo.

Las cor­po­ra­cio­nes na­cio­na­les, cen­tros de agri­cul­tu­ra y uni­ver­si­da­des son los que re­ci­ben la asis­ten­cia téc­ni­ca pa­ra el me­jo­ra­mien­to de sus cul­ti­vos y se­mi­llas. Por ejem­plo, en el ca­so de Co­lom­bia, el Cen­tro de Agri­cul­tu­ra Tro­pi­cal (Ciat), cuen­ta con es­tra­te­gias de bio­for­ti­fi­ca­ción de frí­jol pa­ra com­ba­tir la des­nu­tri­ción. Es­tos avan­ces tec­no­ló­gi­cos se apli­can ac­tual­men­te en seis de­par­ta­men­tos del país: Va­lle del Cau­ca, Cau­ca, Na­ri­ño, Meta, San­tan­der, Cun­di­na­mar­ca y pró­xi­ma­men­te en Ca­que­tá.

Se­guir tra­ba­jan­do en di­fe­ren­tes he­rra­mien­tas que per­mi­tan me­jo­rar la ca­li­dad nu­tri­cio­nal de los más vul­ne­ra­bles de­be ser una prio­ri­dad pa­ra el país, más cuan­do se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Co­lom­biano de Bie­nes­tar Fa­mi­liar (ICBF), so­lo en 2015 más de 17.000 ni­ños se en­con­tra­ban en si­tua­ción de des­nu­tri­ción agu­da en pri­me­ra in­fan­cia.

Aun­que pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, mu­chas per­so­nas con obe­si­dad en­fren­tan de­fi­cien­cia de mi­cro­nu­trien­tes

La bio­for­ti­fi­ca­ción de ali­men­tos bus­ca au­men­tar los ni­ve­les de mi­cro­nu­trien­tes. Su ca­ren­cia es un pro­ble­ma po­co vi­si­ble, pe­ro que sue­le po­ner en ries­go el desa­rro­llo de los ni­ños.

En Co­lom­bia, el Ciat tra­ba­ja en la bio­for­ti­fi­ca­ción de fri­jol pa­ra com­ba­tir la des­nu­tri­ción. Tam­bién se ha­cen desa­rro­llos en cul­ti­vos de arroz, maíz y yu­ca, pa­ra me­jo­rar la ali­men­ta­ción de per­so­nas vul­ne­ra­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.