El pro­ble­ma de los in­cen­ti­vos a la con­ser­va­ción

Semana Sostenible - - ECONOMIA - Por: Juan Pa­blo Ro­me­ro Ro­drí­guez*

Es­tas he­rra­mien­tas de­ben fun­cio­nar co­mo mo­de­los pa­ra evi­tar el de­rro­che de re­cur­sos na­tu­ra­les o ayu­dar a quie­nes pre­ser­van eco­sis­te­mas. En Co­lom­bia, lue­go de va­rias dé­ca­das, han de­mos­tra­do ser in­efi­ca­ces de­bi­do a pro­ble­mas de re­gla­men­ta­ción.

La de­man­da de re­cur­sos na­tu­ra­les en un mun­do ca­da vez más glo­ba­li­za­do e in­dus­tria­li­za­do no de­ja de ser un pro­ble­ma y por eso ca­da vez se ha­cen más fuer­tes los lla­ma­dos pa­ra cui­dar­los. Al­gu­nas de las he­rra­mien­tas pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo se co­no­cen co­mo in­cen­ti­vos a la con­ser­va­ción, que de acuer­do al in­for­me fi­nal del tra­ba­jo desa­rro­lla­do por el Fon­do Pa­tri­mo­nio Na­tu­ral en 2014, son “ins­tru­men­tos eco­nó­mi­cos o le­ga­les di­se­ña­dos pa­ra fa­vo­re­cer ac­ti­vi­da­des be­ne­fi­cio­sas (in­cen­ti­vos po­si­ti­vos) o des­alen­tar ac­ti­vi­da­des que afec­tan la con­ser­va­ción y usos sos­te­ni­bles de la di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca (in­cen­ti­vos ne­ga­ti­vos)”.

Es­te ti­po de he­rra­mien­tas lle­ga­ron a Co­lom­bia ha­ce 42 años con la ex­pe­di­ción del Có­di­go Na­cio­nal de Re­cur­sos Na­tu­ra­les. Una de las más im­por­tan­tes es la ta­sa por uso del agua, la cual es­ta­ble­ce que si al­guien uti­li­za el lí­qui­do vi­tal con fi­nes lu­cra­ti­vos de­be­rá ha­cer pa­gos que pos­te­rior­men­te se in­ver­ti­rán en la pro­tec­ción y re­no­va­ción de los re­cur­sos acuí­fe­ros.

El ob­je­ti­vo era co­rre­gir, en par­te, el pro­ble­ma eco­nó­mi­co que plan­tea la gra­tui­dad del agua con fi­nes de lu­cro. El aná­li­sis era sen­ci­llo: an­te un es­ce­na­rio de au­men­to en el pre­cio del agua, quien la uti­li­za de­ci­de si uti­li­za la mis­ma can­ti­dad o ha­ce más efi­cien­te su con­su­mo pa­ra aho­rrar di­ne­ro. Lo re­co­lec­ta­do, en teo­ría, se uti­li­za pa­ra ase­gu­rar en el tiem­po tan­to la can­ti­dad co­mo la ca­li­dad del agua. Por ejem­plo, en 2013 la Cor­po­ra­ción Au­tó­no­ma Re­gio­nal de las Cuen­cas de los Ríos Ne­gro y Na­re (Cor­na­re) re­cau­dó cer­ca de 928 mi­llo­nes de pe­sos que se in­vir­tie­ron en ac­cio­nes de res­tau­ra­ción de eco­sis­te­mas de­gra­da­dos y sa­nea­mien­to hí­dri­co y am­bien­tal.

Sin em­bar­go, es­te ca­so de éxi­to no es el co­mún de­no­mi­na­dor. Al ana­li­zar el impacto de es­ta he­rra­mien­ta 42 años des­pués de su crea­ción, el Fon­do Pa­tri­mo­nio Na­tu­ral en su pu­bli­ca­ción ‘Los in­cen­ti­vos a la con­ser­va­ción, una mi­ra­da des­de la prác­ti­ca’, ase­gu­ró que ha si­do des­apro­ve­cha­da, en esen­cia por­que la ta­ri­fa que se co­bra es mí­ni­ma de­bi­do al fuer­te lobby ejer­ci­do por un in­flu­yen­te sec­tor agroin­dus­trial co­lom­biano. Si la ta­ri­fa es muy ba­ja, quien ha­ce uso del agua no tie­ne ra­zo­nes pa­ra uti­li­zar me­nos. En otras palabras, el pa­go no afec­ta sus bol­si­llos y el des­pil­fa­rro con­ti­núa.

Lo an­te­rior es par­ti­cu­lar­men­te complicado, por­que en el lar­go pla­zo uno de los prin­ci­pa­les afec­ta­dos por la in­efi­cien­cia de la ta­sa por uso del agua se­rá, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el sec­tor agro que in­flu­yó en la irri­so­ria ta­sa. El Es­tu­dio Na­cio­nal del Agua de 2014 plan­teó que el sec­tor agrí­co­la co­lom- biano po­dría te­ner, pa­ra el año 2022, un con­su­mo pro­ba­ble de agua cer­cano a los 39 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos.

Otro in­cen­ti­vo que ca­da vez to­ma más fuer­za a ni­vel mun-

dial es el de es­que­mas de Pa­go por Ser­vi­cios Am­bien­ta­les (PSA). Es­te bus­ca re­co­no­cer eco­nó­mi­ca­men­te a aque­llas per­so­nas que res­trin­gen el uso de sus tie­rras pa­ra man­te­ner un me­dio na­tu­ral en buen es­ta­do, a pe­sar de que po­drían uti­li­zar­las en ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas.

En Co­lom­bia han exis­ti­do ini­cia­ti­vas pú­bli­cas, pri­va­das y de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal que im­ple­men­ta­ron es­que­mas de PSA en los úl­ti­mos años, pe­ro mu­chas de ellas se en­con­tra­ron con pro­ble­mas sis­te­má­ti­cos de sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. Co­mo res­pues­ta a ese pro­ble­ma, en 2013 se creó el de­cre­to que re­gla­men­ta, 20 años des­pués, el ar­tícu­lo de la Ley 99 de 1993 que ha­bi­li­ta­ba in­ver­sio­nes de al­cal­días y go­ber­na­cio­nes de por lo me­nos el 1 por cien­to de sus in­gre­sos pa­ra ad­qui­rir pre­dios en áreas de im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca pa­ra la con­ser­va­ción del re­cur­so hí­dri­co.

Los re­cur­sos eco­nó­mi­cos re­gla­men­ta­dos por el nue­vo de­cre­to po­dían in­ver­tir­se prio­ri­ta­ria­men­te en la com­pra de pre­dios, en el man­te­ni­mien­to de los mis­mos y adi­cio­nal­men­te en el desa­rro­llo de es­que­mas de PSA. Lo an­te­rior sig­ni­fi­ca­ba una opor­tu­ni­dad gi­gan­tes­ca pa­ra es­ta he­rra­mien­ta en Co­lom­bia en la me­di­da que, pa­ra 2014, ha­bi­li­ta­ba cer­ca de 300.000 mi­llo­nes de pe­sos.

De­sa­for­tu­na­da­men­te, a ma­yo de 2017, so­lo la Go­ber­na­ción de Cun­di­na­mar­ca ope­ra en to­da su ju­ris­dic­ción un PSA en el que, por con­ser­var áreas de co­ber­tu­ra na­ti­va en áreas de im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca pa­ra la con­ser­va­ción del agua, se re­co­no­ce a sus pro­pie­ta­rios un in­cen­ti­vo en di­ne­ro o en es­pe­cie. Las de­más go­ber­na­cio­nes y mu­ni­ci­pios sue­len in­ver­tir los di­ne­ros en com­pra de pre­dios.

La subuti­li­za­ción de los re­cur­sos re­gu­la­dos por el de­cre­to se de­be a que la nor­ma es­pe­ci­fi­ca que los es­que­mas que uti­li­cen esos re­cur­sos son so­lo un pa­so in­ter­me­dio an­tes de la com­pra de pre­dios por par­te de los en­tes te­rri­to­ria­les . Adi­cio­nal­men­te, se de­ter­mi­nó que la du­ra­ción de los PSA de­bía ser má­xi­mo de cin­co años. Es­tos dos pun­tos ge­ne­ra­ron gran des­con­fian­za en los en­tes te­rri­to­ria­les, las au­to­ri­da­des am­bien­ta­les y las per­so­nas.

Si la ta­ri­fa por usar el agua es de­ma­sia­do ba­ja, quien la uti­li­za no tie­ne ra­zo­nes pa­ra dis­mi­nuir su con­su­mo

EN BUS­CA DE UN RESURGIR

Se re­quie­re que tan­to la ta­sa por uso del agua co­mo los es­que­mas de PSA ope­ren me­jor. En el pri­mer ca­so es ne­ce­sa­rio in­cre­men­tar la can­ti­dad de di­ne­ro que se pa­ga por cap­tar agua con fi­nes co­mer­cia­les. No tie­ne sen­ti­do que por un me­tro cú­bi­co de agua se can­ce­len 0,88 pe­sos, pe­ro que es­te mis­mo me­tro cú­bi­co se ven­da en su­per­mer­ca­dos en cer­ca de 2 mi­llo­nes. El sec­tor pri­va­do po­dría pa­gar más por el cui­da­do de las fuen­tes hí­dri­cas sin afec­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te sus ga­nan­cias.

En el ca­so de los es­que­mas de PSA, la emi­sión de un nue­vo de­cre­to es­te año so­lu­cio­na el pro­ble­ma de la tran­si­to­rie­dad de los es­que­mas, pre­sen­te en el de­cre­to de 2013. Es­to se su­ma a nue­vas fuen­tes ha­bi­li­ta­das en el Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo que per­mi­ten el uso del 1 por cien­to del va­lor de los pro­yec­tos, su­je­tos a li­cen­cia­mien­to, que cap­ten agua; com­pen­sa­cio­nes por pér­di­da de bio­di­ver­si­dad y trans­fe­ren­cias del sec­tor eléc­tri­co.

El fu­tu­ro del PSA se­rá pro­mi­so­rio en la me­di­da en que el país y su ins­ti­tu­cio­na­li­dad en­tien­dan la im­por­tan­cia de es­tos te­mas. Si la re­gla­men­ta­ción del de­cre­to es cui­da­do­sa, se po­drá apor­tar a la so­lu­ción de pro­ble­mas am­bien­ta­les, con­tri­bu­yen­do a la vez a la ga­nan­cia de bie­nes­tar del sec­tor ru­ral co­lom­biano, as­pec­to cla­ve en el mar­co del po­sa­cuer­do.

Una de las gran­des crí­ti­cas que re­ci­be la Ta­sa por Uso del Agua es el irri­so­rio co­bro que se ha­ce: so­lo 88 cen­ta­vos de pe­so por me­tro cú­bi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.