¿Ace­le­rar o fre­nar el cre­ci­mien­to mi­ne­ro?

Semana Sostenible - - ECONOMIA - Por: Gui­ller­mo Ru­das*

An­tes de afir­mar que las co­mu­ni­da­des lo­ca­les que le han di­cho no a la mi­ne­ría se oponen al desa­rro­llo del país, es ne­ce­sa­rio ha­cer un aná­li­sis de­ta­lla­do de qué tan­to apor­ta es­te sec­tor a la economía co­lom­bia­na.

En ju­nio de 2013, cer­ca de 3.000 ciu­da­da­nos de Pie­dras se pro­nun­cia­ron en con­tra de la mi­ne­ría y cua­tro años des­pués, más de 6.000 per­so­nas de Ca­ja­mar­ca hi­cie­ron lo mis­mo. Hoy exis­ten otras 44 con­sul­tas po­pu­la­res en cur­so y es­to se es­tá con­vir­tien­do en un do­lor de ca­be­za pa­ra el Go­bierno. El mi­nis­tro de Mi­nas, Ger­mán Ar­ce, cri­ti­ca en los me­dios las con­sul­tas po­pu­la­res, con el ar­gu­men­to de que unas pocas per­so­nas no pue­den opo­ner­se al in­te­rés de to­dos los co­lom­bia­nos. Sos­tie­ne que van en con­tra del país, por­que más de la mi­tad de la in­ver­sión en los te­rri­to­rios de­pen­de del sec­tor ex­trac­ti­vo y ade­más, ase­gu­ra que fre­nan el cre­ci­mien­to de la economía na­cio­nal.

El pri­mer ar­gu­men­to po­ne en evi­den­cia erro­res de po­lí­ti­ca de las úl­ti­mas ad­mi­nis­tra­cio­nes, ya que no se apro­ve­chó la re­cien­te bo­nan­za pe­tro­le­ra pa­ra con­so­li­dar una economía só­li­da y di­ver­si­fi­ca­da. En con­se­cuen­cia, an­te la caí­da de pre­cios, el Es­ta­do en­tró en un dé­fi­cit fis­cal que pa­gan aho­ra los ciu­da­da­nos del co­mún, con el in­cre­men­to del IVA. Es muy im­por­tan­te ana­li­zar si los in­tere­ses mi­ne­ros coin­ci­den con los del país en su con­jun­to.

En Co­lom­bia, el rol de las me­dia­nas y gran­des em­pre­sas mi­ne­ras es to­tal­men­te dis­tin­to al de las pe­tro­le­ras. El Es­ta­do to­mó ha­ce dé­ca­das la de­ci­sión de par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en el ne­go­cio pe­tro­le­ro, pe­ro re­nun­ció a en­fren­tar de ma­ne­ra si­mi­lar los re­tos mi­ne­ros, de­jan­do el es­fuer­zo, y en con­se­cuen­cia los be­ne­fi­cios, en ma­nos del ca­pi­tal pri­va­do. De allí que la mi­ne­ría nun­ca ha­ya apor­ta­do a las fi­nan­zas pú­bli­cas un equi­va­len­te a los 10 bi­llo­nes de pe­sos anua­les de di­vi­den­dos que ge­ne­ró Eco­pe­trol en­tre 2012 y 2014.

Aún sin con­ta­bi­li­zar­los, y re­co­no­cien­do que la po­lí­ti­ca pe­tro­le­ra tie­ne mu­chas aris­tas que ame­ri­tan un de­ba­te, es cla­ro que sus apor­tes en im­pues­tos y re­ga­lías son mu­cho más fa­vo­ra­bles pa­ra el país que los de la mi­ne­ría, en re­la­ción al ta­ma­ño de ca­da ac­ti­vi­dad.

To­man­do co­mo re­fe­ren­cia las cuen­tas na­cio­na­les del De­par­ta­men­to Ad­mi­nis­tra­ti­vo Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (Da­ne) en­tre 2011 y 2015, so­bre­sa­len al­gu­nos asun­tos. Se­gún da­tos de la Di­rec­ción de Im­pues­tos y Adua­nas Na­cio­na­les de Co­lom­bia (Dian), por ca­da pe­so que las em­pre­sas mi­ne­ras apor­tan al PIB, pa­ga­ron me­nos de 4 cen­ta­vos de im­pues­to a la ren­ta, mien­tras que las pe­tro­le­ras pa­ga­ron por el mis­mo con­cep­to 19 cen­ta­vos (más de cin­co ve­ces lo pa­ga­do por las mi­ne­ras). Ade­más, se­gún ci­fras de las Agen­cias de Mi­ne­ría y de Hi­dro­car­bu­ros (ANM y ANH), por ca­da pe­so del PIB mi­ne­ro, el Es­ta­do re­ci­bió 11 cen­ta­vos de re­ga­lías, fren­te a 18 cen­ta­vos de las pe­tro­le­ras. Fi­nal­men­te, por ca­da pe­so apor­ta­do al PIB, la Dian les de­vol­vió a las pe­tro­le­ras 3,7 cen­ta­vos, fren­te a 4,4 cen­ta­vos que re­tor­nó a las mi­ne­ras.

Du­ran­te cin­co años el pe­tró­leo ge­ne­ró 2,5 ve­ces

Du­ran­te cin­co años el pe­tró­leo ge­ne­ró 2,5 ve­ces más va­lor agre­ga­do que la mi­ne­ría

más va­lor agre­ga­do que la mi­ne­ría (189 bi­llo­nes de pe­sos ver­sus 77 bi­llo­nes). Sin em­bar­go, so­lo por re­ga­lías e im­pues­tos, el pe­tró­leo trans­fi­rió al Es­ta­do más de ocho ve­ces lo ge­ne­ra­do por la mi­ne­ría (62,6 bi­llo­nes com­pa­ra­dos con so­lo 7,6 bi­llo­nes).

Si el Es­ta­do hu­bie­se ele­va­do los apor­tes de la mi­ne­ría a ni­ve­les si­mi­la­res a los del pe­tró­leo, los cua­les tam­bién ame­ri­ta­rían una re­vi­sión jui­cio­sa, hu­bie­ra re­ci­bi­do 18 bi­llo­nes de pe­sos adi­cio­na­les, es de­cir, 3,6 bi­llo­nes anua­les. Nos ha­bría­mos aho­rra­do por lo me­nos al­re­de­dor de uno de los tres pun­tos que subió el IVA.

¿UN MAL NE­GO­CIO PA­RA LAS RE­GIO­NES?

Los en­tes te­rri­to­ria­les don­de se lo­ca­li­za la ac­ti­vi­dad ex­trac­ti­va tam­bién su­fren efec­tos tri­bu­ta­rios ne­ga­ti­vos. A par­tir de 2012, con la re­for­ma al ré­gi­men de re­ga­lías, es­tos in­gre­sos se dis­tri­bu­yen aho­ra más equi­ta­ti­va­men­te y no se con­cen­tran en unas pocas re­gio­nes. Es­to se­ría vir­tuo­so, si las em­pre­sas hu­bie­sen pa­ga­do en las re­gio­nes los cos­tos so­cia­les y am­bien­ta­les ge­ne­ra­dos en el pa­sa­do, en el pre­sen­te y a fu­tu­ro. Pe­ro es­to no su­ce­de cuan­do, por ejem­plo, hay nor­mas co­mo la del Có­di­go de Mi­nas que prohí­be a los mu­ni­ci­pios co­brar a los mi­ne­ros los im­pues­tos que sí pa­gan las de­más ac­ti­vi­da­des (Ley 685, ar­tícu­lo 231).

Cu­brir los cos­tos so­cia­les y am­bien­ta­les no se­rá po­si­ble mien­tras se man­ten­gan unas au­to­ri­da­des am­bien­ta­les y mi­ne­ras tan dé­bi­les co­mo las ac­tua­les. So­lo por ci­tar dos ejem­plos, en lo am­bien­tal a las em­pre­sas se les co­bra una ta­sa sim­bó­li­ca por el uso del agua to­ma­da de fuen­tes na­tu­ra­les. Y en lo mi­ne­ro, se man­tie­ne un pre­ca­rio sis­te­ma de co­bro du­ran­te la fa­se de ex­plo­ra­ción de un tí­tu­lo mi­ne­ro.

Un ca­so em­ble­má­ti­co es An­glo­gold As­han­ti. Se­gún el Ca­tas­tro Mi­ne­ro, es el ti­tu­lar más gran­de del país, con 163 tí­tu­los y 344.000 hec­tá­reas ti­tu­la­das. Pe­ro los da­tos de la pro­pia ANM mues­tran que, en 2016, a es­ta em­pre­sa se le co­bró por so­lo 27.000 hec­tá­reas, mien­tras que en 2011 se le li­qui­dó so­bre 308.000. Ade­más, de 35.000 mi­llo­nes li­qui­da­dos en esos seis años, so­lo apa­re­ce re­gis­tra­do el pa­go de 25.000.

No pa­re­ce en­ton­ces ló­gi­co afir­mar, de ma­ne­ra apre­su­ra­da, que las co­mu­ni­da­des se oponen al desa­rro­llo. En lu­gar de es­to, el go­bierno de­be­ría mi­rar­se a sí mis­mo y con­vo­car a un am­plio de­ba­te pú­bli­co y bien in­for­ma­do, so­bre las con­di­cio­nes que ri­gen la mi­ne­ría. An­tes que des­ca­li­fi­car a las co­mu­ni­da­des lo­ca­les, la prio­ri­dad de­be ser un aná­li­sis se­rio y la im­ple­men­ta­ción de co­rrec­ti­vos es­truc­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.