La mú­si­ca de fon­do

Semana Sostenible - - OPINIÓN - Por: Ca­ro­li­na Sa­nín*

Uno pue­de ce­rrar los ojos. Pue­de re­traer­se al tac­to. Las ore­jas del hom­bre, en cam­bio, siem­pre es­tán des­ta­pa­das.

El oí­do es nues­tra co­ne­xión per­ma­nen­te, nues­tra dis­po­si­ción al ex­te­rior des­de el prin­ci­pio has­ta el fin. Por el oí­do es­ta­mos abier­tos a la edu­ca­ción y so­me­ti­dos al abu­so. Es fá­cil im­po­ner­le a otro, des­pre­ve­ni­do, que oi­ga cual­quier co­sa, y es fá­cil tam­bién im­po­nér­se­lo a to­dos. El rui­do es la ti­ra­nía o la ven­gan­za más in­me­dia­ta. En to­das las áreas co­mu­nes de un rús­ti­co ho­tel de los An­des sue­na una gra­ba­ción de can­cio­nes me­dio fol­kló­ri­cas en ver­sión sin­fó­ni­ca. So­mos los úni­cos en el co­me­dor, pe­ro cuan­do pe­di­mos que apa­guen la mú­si­ca, la en­car­ga­da di­ce que no es­tá per­mi­ti­do. En un ho­tel “eco­ló­gi­co” de una pla­ya sal­va­je del Ca­ri­be co­lom­biano hay que desa­yu­nar, al­mor­zar y co­mer con mú­si­ca elec­tró­ni­ca, que sa­le de par­lan­tes cla­va­dos a las pal­me­ras. Pa­re­ce­ría co­mo si el ho­tel pre­ten­die­ra fa­bri­car­le al hués­ped un am­bien­te que lo ale­ja­ra del aquel en el que es­tá. El ho­tel no aco­ge sino que ex­pul­sa; ha­ce que el hués­ped no es­té en nin­gún la­do. Por un sen­de­ro del par­que Tay­ro­na va un gru­po de mu­cha­chos del in­te­rior. Lle­van un par­lan­te con mú­si­ca a to­do vo­lu­men, que ha­ce que se sien­tan en su ha­bi­ta­ción mien­tras re­co­rren el ca­mino be­llo y ex­te­nuan­te, y ha­ce que allí nos sin­ta­mos tam­bién los de­más ca­mi­nan­tes, ex­clui­dos del pai­sa­je.

Quien tran­si­ta por una ca­lle co­mer­cial oye mez­cla­das las mú­si­cas que sa­len de to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos. En la ca­lle se es­ta­cio­na una fur­go­ne­ta. Mien­tras ha­ce su en­tre­ga en una por­te­ría, el con­duc­tor de­ja el ra­dio atro­nan­do pa­ra que lo oi­ga to­da la cua­dra. ¿En qué di­rec­ción apun­ta­rá su ne­ce­si­dad? ¿Se­rá que él quie­re ser es­cu­cha­do y quie­re te­ner al­go pa­ra de­cir, pe­ro en lu­gar de bus­car­lo op­ta por creer que esa mú­si­ca pre­fa­bri­ca­da es la ex­pre­sión de su de­seo? ¿O cree que es­tá com­pi­tien­do y ga­nan­do en al­go? ¿O es­tá obe­de­cien­do a un im­pul­so des­truc­ti­vo de la ma­ne­ra más im­pu­ne que ha en­con­tra­do (por­que arro­jar a la ca­lle una ca­mio­na­da de ba­su­ra, que qui­zá se­ría me­nos da­ñino, se­ría, en cam­bio, san­cio­na­ble)?

Los co­lom­bia­nos te­ne­mos que oír mú­si­ca en ca­da bus, ca­da bos­que, ca­da restaurante, ca­da pla­ya, ca­da ven­ta­na, ca­da mer­ca­do, ca­da tien­da, ca­da pla­za, ca­da ba­ño, ca­da con­sul­to­rio, ca­da par­que, ca­da can­cha, ca­da pis­ci­na, ca­da en­tra­da, ca­da sa­li­da, ca­da es­pe­ra, ca­da as­cen­sor, ca­da es­ca­le­ra, ca­da ca­rro, ca­da sen­da y ca­da es­qui­na del te­rri­to­rio na­cio­nal. Siem­pre hay al­guien que pien­sa que es bueno que nos atur­da­mos pa­ra que no aten­da­mos a na­da, pa­ra que no nos de­mos cuen­ta de na­da, pa­ra que, en úl­ti­mas, no di­ga­mos na­da.

La im­po­si­ción de la mú­si­ca cons­ti­tu­ye una apro­pia­ción cra­sa del es­pa­cio y una vio­la­ción de la li­ber­tad; es la pri­va­ti­za­ción del aire y es un mo­do de se­cues­tro. El país se con­vier­te en un con­fu­so bai­la­de­ro sin bai­le, o bien, en un mo­sai­co de vi­deos mu­si­ca­les al son de unas can­cio­nes que im­pi­den pen­sar e im­pi­den mi­rar. La mú­si­ca que se oye —de le­tras idio­tas, sin me­lo­día ni ar­mo­nía, con el rit­mo más sim­ple po­si­ble— no es ino­cua: se pe­ga, por­que es­tá he­cha pa­ra que se pe­gue, y al ha­cer­lo con­di­cio­na nues­tra ima­gi­na­ción, nos ha­ce des­ba­rrar, al­te­ra nues­tro pa­so, nos uni­for­mi­za. No es­toy pi­dien­do que nos la cam­bien por Mah­ler. Es­toy pi­dien­do que la qui­ten. Que nos de­jen oír el so­ni­do de to­das las de­más co­sas del mun­do, pues oír la reali­dad es ex­pe­ri­men­tar el pa­so del tiem­po.

Es­ta es una idea pa­ra el so­na­do post­con­flic­to: que, al tiem­po que “se ca­llen los fu­si­les”, apren­da­mos a apa­gar esa mú­si­ca de fon­do, for­zu­da y ne­ga­do­ra, que du­ran­te años se nos ha ve­ni­do im­plan­tan­do en el fon­do del ce­re­bro, ese rui­do que no de­ja sen­tir ni pre­sen­tir el ver­da­de­ro fon­do, ese fre­né­ti­co au­to­ri­ta­ris­mo de to­dos con­tra to­dos. Cuan­do al­guien oye la pa­la­bra “paz”, si­len­cio es lo pri­me­ro en lo que pien­sa. De mo­do que apa­gar el rui­do no es una idea des­ca­be­lla­da, sino ob­via, pa­ra que avan­ce­mos ha­cia nues­tra tal paz.

Que nos de­jen oír el so­ni­do de to­das las de­más co­sas del mun­do, pues oír la reali­dad es ex­pe­ri­men­tar el pa­so del tiem­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.