El desafío del ‘Ener­gie­wen­de’ ale­mán

Semana Sostenible - - MUNDO -

En 2010 Ale­ma­nia de­ci­dió dar un gran pa­so ha­cia el fu­tu­ro. Aun­que el cam­bio cli­má­ti­co to­da­vía no era com­pren­di­do por to­dos, el Mi­nis­te­rio Fe­de­ral de Medioambiente tra­zó la nue­va po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca del país has­ta 2050, ba­sa­da en un in­cre­men­to de las ener­gías re­no­va­bles, el desa­rro­llo de las re­des de dis­tri­bu­ción y la me­jo­ra de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Un año más tar­de la tra­ge­dia de la plan­ta nu­clear en Fu­kus­hi­ma (Ja­pón), lle­vó a que la can­ci­ller Án­ge­la Mer­kel ce­rra­ra sie­te cen­tra­les nu­clea­res y anun­cia­ra el se­lla­mien­to de las de­más pa­ra 2022.

La des­co­ne­xión nu­clear y el im­pul­so de las ener­gías re­no­va­bles fue una de­ci­sión re­vo­lu­cio­na­ria ha­ce seis años, a la que los ale­ma­nes lla­ma­ron Ener­gie­wen­de (Trans­for­ma­ción ener­gé­ti­ca). Al­gu­nos de los ob­je­ti­vos de es­ta po­lí­ti­ca, que de lle­gar a te­ner éxi­to po­dría com­pa­rar­se al mi­la­gro eco­nó­mi­co de la pos­gue­rra, son: fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co y re­du­cir las emi­sio­nes de ga­ses efec­to in­ver­na­de­ro; re­du­cir la im­por­ta­ción de ener­gía y ob­te­ner una ma­yor se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca; fo­men­tar la economía del país y des­man­te­lar la ener­gía nu­clear.

Sin em­bar­go, es­ta de­ci­sión ra­di­cal le ha cos­ta­do crí­ti­cas al go­bierno ale­mán. La pri­me­ra ra­di­ca en el in­cre­men­to de los pre­cios que los usua­rios pa­gan por la ener­gía, ade­más de la in­ver­sión mi­llo­na­ria en sub­si­dios pa­ra po­ten­ciar el cre­ci­mien­to de las ener­gías re­no­va­bles. Por otra par­te, si bien se bus­ca me­jo­rar los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción, la ta­jan­te de­ci­sión de ce­rrar las plan­tas nu­clea­res pro­vo­có un au­men­to en la

Ale­ma­nia le apun­ta a una tran­si­ción ha­cia las ener­gías re­no­va­bles (Ener­gie­wen­de), pe­ro tam­bién asu­me gran­des re­tos con los com­bus­ti­bles fó­si­les. Cuan­do se tra­ta de gran­des pro­yec­tos mi­ne­ro-ener­gé­ti­cos, los pro­ble­mas con las co­mu­ni­da­des no dis­tan mu­cho de los que ocu­rren en Co­lom­bia.

pro­duc­ción de ener­gía a par­tir de com­bus­ti­bles fó­si­les, ya que los re­no­va­bles to­da­vía no te­nían la ca­pa­ci­dad de abas­te­cer la gran de­man­da eléc­tri­ca y tér­mi­ca de Ale­ma­nia.

Ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca era una prio­ri­dad y los pro­ble­mas so­cia­les no se hi­cie­ron es­pe­rar. La re­gión de Lu­sa­tia en el orien­te de Ale­ma­nia, muy cer­ca de Ber­lín y de la fron­te­ra con Po­lo­nia, es ri­ca en lig­ni­to, tam­bién lla­ma­do car-

bón ma­rrón. La pre­sión por el cie­rre de las plan­tas nu­clea­res im­pul­só la pro­duc­ción de ener­gía a par­tir de com­bus­ti­bles fó­si­les y la re­gión cap­tó to­da la aten­ción de las mi­ne­ras. En 2014, las co­mu­ni­da­des del pue­blo de At­ter­wasch se en­fren­ta­ron a las gran­des com­pa­ñías que te­nían in­tere­ses de ex­plo­ta­ción en la zo­na.

Y no era pa­ra me­nos, si el go­bierno au­to­ri­za­ba que en es­ta zo­na se ex­plo­ta­ra lig­ni­to, to­da la po­bla­ción de­be­ría ser reasen­ta­da y el pue­blo des­apa­re­ce­ría del ma­pa, co­mo ha ocu­rri­do con cer­ca de 136 po­bla­cio­nes des­de 1924.

PRO­BLE­MAS LO­CA­LES, PRO­BLE­MAS GLOBALES

Aun­que Ale­ma­nia y Co­lom­bia son dos paí­ses com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes en cuan­to a sus po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas, pro­duc­ti­vas y so­cia­les, los pro­ble­mas que en­fren­tan las co­mu­ni­da­des con al­gu­nos pro­yec­tos mi­ne­ro-ener­gé­ti­cos, ex­tra­ña­men­te, son muy si­mi­la­res.

En am­bos paí­ses uno de los do­lo­res de ca­be­za con obras de gran en­ver­ga­du­ra son los pro­ble­mas de so­cia­li­za­ción y el pos­te­rior reasen­ta­mien­to de las po­bla­cio­nes.

Esa pro­ble­má­ti­ca la ha vi­vi­do Tau­ben­dorf, un pue­blo ubi­ca­do a po­cos me­tros de la mi­na y la plan­ta de lig­ni­to Jänsch­wal­de, la cual fue cons­trui­da en­tre 1976 y 1989. Des­de en­ton­ces la mi­na ha ve­ni­do au­men­tan­do su ta­ma­ño y es pro­ba­ble que pa­ra 2023 se en­cuen­tre a so­lo 200 me­tros de la po­bla­ción.

A pe­sar de es­to, los po­bla­do­res ase­gu­ran que des­de ha­ce ya más de diez años no pue­den ha­cer uso de nin­gu­na fuen­te de agua cer­ca­na, pues se en­cuen­tran tan con­ta­mi­na­das que ni si­quie­ra son úti­les pa­ra re­gar los cul­ti­vos. Pa­ra te­ner agua po­ta­ble tie­nen que traer­la des­de otro asen­ta­mien­to ubi­ca­do a más de 20 ki­ló­me­tros.

La si­tua­ción es crí­ti­ca pues los tra­ba­jos en la mi­na han aca­ba­do con el agua sub­te­rrá­nea, la cual es usa­da pa­ra pro­ce­sos de en­fria­mien­to en la plan­ta de lig­ni­to. “Mu­chos ár­bo­les han muer­to por­que sus raí­ces ya no en­cuen­tran el lí­qui­do. Los la­gos se han em­pe­za­do a se­car y los que no, se han mi­ne­ra­li­za­do”, ase­gu­ra Karl-heinz Han­dreck, ha­bi­tan­te del pue­blo.

Tau­ben­dorf es pe­que­ño y la he­ge­mo­nía de sus ca­sas lo ha­ce pa­re­cer un re­sort cam­pes­tre. Sin em­bar­go, por den­tro, mu­chas de sus vi­vien­das se en­cuen­tran agrie­ta­das y los sue­los se han vuel­to ines­ta­bles. Los ha­bi­tan­tes afir­man que se de­be a los es­tra­gos in­di­rec­tos que ha cau­sa­do la mi­na de 60 ki­ló­me­tros cua­dra­dos que sur­te a una plan­ta con ca­pa­ci­dad pa­ra pro­du­cir 21 mi­llo­nes de me­ga­va­tios ho­ra al año. El gran desafío es de­mos­trar que los pro­ble­mas se de­ben a las ac­ti­vi­da­des mi­ne­ras.

Es un re­to enor­me ya que muy pocas per­so­nas se han atre­vi­do a lle­var el te­ma a la jus­ti­cia. Re­sul­ta bas­tan­te cos­to­so con­tra­tar ex­per­tos que reali­cen los es­tu­dios que per­mi­tan con­cluir que la afec­ta­ción se de­be a la mi­ne­ría. “Nos tran­qui­li­za­mos un po­co cuan­do LEAG, la em­pre­sa que ope­ra la mi­na y la plan­ta, anun­ció que no am­plia­ría su ope­ra­ción ha­cia el nor­te. Lo tris­te es que el go­bierno ale­mán no can­ce­ló los per­mi­sos. La in­cer­ti­dum­bre so­bre lo que pa­sa­rá per­sis­te”, ase­gu­ra Han­drek.

Si es­to es así, ¿por qué la gen­te in­sis­te en que­dar­se en el pue­blo? La res­pues­ta es sen­ci­lla: la ma­yo­ría de sus ha­bi­tan­tes son adul­tos ma­yo­res que de­pen­den de su pen­sión y su tie­rra, la cual hoy va­le so­lo el 15 por cien­to de lo que cos­ta­ba ha­ce unos años. Ade­más, na­die quie­re com­prar en un si­tio don­de abun­dan el rui­do, el pol­vo y las emi­sio­nes de ga­ses. La mi­ne­ra tam­po­co com­pra las tie­rras pues en los sue­los de Tau­ben­dorf no hay car­bón.

A pe­sar de to­do es­to hay un pro­ble­ma aún ma­yor: la afec­ta­ción a la sa­lud. Han­drek y otros ha­bi­tan­tes del pue­blo ase­gu­ran que las que­mas de la ter­mo­eléc­tri­ca ge­ne­ran pol­vo, que lue­go de ser as­pi­ra­do con fre­cuen­cia, des­en­ca­de­na en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias. Sin em­bar­go, el obs­tácu­lo es el mis­mo: no exis­ten es­tu­dios con­clu­yen­tes que de­mues­tren que las afec­ta­cio­nes de sa­lud se de­ban a la mi­na y a sus emi­sio­nes. Es­to a pe­sar de que uno de los mu­chos ele­men­tos con­ta­mi­nan­tes que se dis­per­san en el aire sea el mer­cu­rio y que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ase­gu­re que “prác­ti­ca­men­te la mi­tad de las emi­sio­nes at­mos­fé­ri­cas de mer­cu­rio pro­ce­den de cen­tra­les ter­mo­eléc­tri­cas ali­men­ta­das con car­bón, de cal­de­ras in­dus­tria­les y del uso do­més­ti­co pa­ra ca­len­tar­se y co­ci­nar”.

A pe­sar de que Ale­ma­nia y Co­lom­bia se en­cuen­tran a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia y que sus eco­no­mías no son com­pa­ra­bles, lo cier­to es que sus co­mu­ni­da­des ru­ra­les com­par­ten re­tos si­mi­la­res cuan­do se tra­ta de apo­yar o ne­gar­se a gran­des pro­yec­tos de in­te­rés na­cio­nal que im­pli­can afec­ta­cio­nes so­cia­les y am­bien­ta­les.

Los cam­pe­si­nos ase­gu­ran que las emi­sio­nes de la mi­na afec­ta­ron su sa­lud, pe­ro no han po­di­do pro­bar­lo

Jänsch­wal­de, mi­na de lig­ni­to (car­bón ma­rrón) a una ho­ra y me­dia de Ber­lín.

Tau­ben­dorf, un pe­que­ño pue­blo con me­nos de 60 ca­sas, ha su­fri­do las con­se­cuen­cias de la mi­ne­ría.

Karl-heinz Han­dreck es el vo­ce­ro de los 120 cam­pe­si­nos de Tau­ben­dorf que in­ten­tan de­mos­trar có­mo la ex­plo­ta­ción de car­bón ha afec­ta­do a su co­mu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.