Un via­je por las cul­tu­ras del río Pu­tu­ma­yo

Semana Sostenible - - CULTURA - Por: Pa­blo de Nar­váez/wwf Co­lom­bia

Es­te río que se abre pa­so por Co­lom­bia, Ecua­dor, Pe­rú y Bra­sil no so­lo es ho­gar pa­ra te­so­ros ama­zó­ni­cos, co­mo el del­fín ro­sa­do; sino tam­bién el hi­lo que in­te­gra mi­les de per­so­nas que ha­bi­tan sus ri­be­ras.

El río Pu­tu­ma­yo na­ce en las mon­ta­ñas del de­par­ta­men­to de Na­ri­ño, en el sur de Co­lom­bia. A me­di­da que sus aguas des­cien­den de los An­des, la fuer­za de su co­rrien­te au­men­ta y arras­tra to­ne­la­das de tron­cos, ho­jas y se­di­men­tos de tie­rra: to­do aque­llo que le con­fie­re su olor especial y el co­lor ocre a sus aguas. Es­ta ve­na flu­vial de Su­ra­mé­ri­ca, ade­más de avan­zar con de­ter­mi­na­ción por su cau­ce –ge­ne­ran­do un ru­mor si­len­cio­so por las no­ches–, es una es­pe­cie de hi­lo don­de con­flu­yen la ri­que­za cul­tu­ral, eco­ló­gi­ca y na­tu­ral ama­zó­ni­ca de cua­tro na­cio­nes: Co­lom­bia, Ecua­dor, Pe­rú y Bra­sil. Un te­so­ro en ese pa­tri­mo­nio es el del­fín, que vi­ve en es­te río ha­ce mi­llo­nes de años y que hoy, tris­te­men­te, se en­cuen­tra en es­ta­do de ame­na­za.

Esa es una de las con­clu­sio­nes de la ex­pe­di­ción ‘Un río, cua­tro paí­ses’, ter­mi­na­da re­cien­te­men­te y que tie­ne preo­cu­pa­dos a los cien­tí­fi­cos a bor­do. En ca­si 1.600 ki­ló­me­tros de re­co­rri­do, se re­gis­tra­ron so­lo 559 del­fi­nes de río, una ci­fra bas­tan­te in­fe­rior a la es­pe­ra­da. Aho­ra, bus­can las ra­zo­nes de­trás de la ba­ja pre­sen­cia de es­tos ma­mí­fe­ros acuá­ti­cos en el río Pu­tu­ma­yo. Sin em­bar­go, la ex­pe­di­ción li­de­ra­da por la Fun­da­ción Oma­cha, WWF, el Ins­ti­tu­to

Ama­zó­ni­co de In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca (SINCHI) y Cor­po­ra­ma­zo­nia, en­tre otras en­ti­da­des, tam­bién per­mi­tió con­fir­mar el gran va­lor de es­te im­por­tan­te afluen­te pa­ra las co­mu­ni­da­des ri­be­re­ñas en los cua­tro paí­ses.

A ori­llas del Pu­tu­ma­yo van apa­re­cien­do ca­se­ríos que sub­sis­ten bá­si­ca­men­te de la pes­ca, la ca­za y la agri­cul­tu­ra. “El río es un en­la­ce de to­das la co­mu­ni­da­des, sin im­por­tar en qué ori­lla te en­cuen­tres”, di­ce Lui­sa Po­rras, ha- bi­tan­te de Puer­to Ari­ca, un po­bla­do co­lom­biano sin ca­lles pe­ro con ca­sas de co­lo­res vi­vos, mu­chas ro­sa­das y ver­des, que re­fe­le­jan la in­ne­ga­ble ale­gría y vi­ta­li­dad de su gen­te. Es­te es uno de esos asen­ta­mien­tos cos­te­ros in­mer­sos, co­mo oa­sis en el de­sier­to, en­tre la gran sel­va. La ma­yo­ría de ellos es­tá in­te­gra­do por co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas que con­ser­van iden­ti­da­des co­mu­nes con sus ve­ci­nos.

“Al­gu­nas de esas co­mu­ni­da­des vi­ven del cam­po, de cul­ti­vos co­mo yu­ca y plá­tano. Otras del pes­ca­do, y al­gu­nas más de sus em­bar­ca­cio­nes de ba­jo ca­la­do, trans­por­tan­do mer­can­cía en­tre mue­lles”, di­ce Ben­ja­mín Ar­ci­nie­gas, ma­ri­ne­ro y na­ve­gan­te del río. “Si no hu­bie­ra una di­ná­mi­ca eco­nó­mi­ca sus­ten­ta­ble se­ría in­via­ble su asen­ta­mien­to”, afir­ma.

Ade­más de Puer­to Ari­ca, otro ca­so es el de Ma­ran­dúa, tam­bién en Co­lom­bia, un ca­se­río rús­ti­co pe­ro aco­ge­dor en el que vi­ven 130 co­lo­nos. Es­tá ubi­ca­do en el co­rre­gi­mien­to de San Ra­fael en Ama­zo­nas, y cuen­ta con un pe­que­ño al­ma­cén de ví­ve­res, una can­cha de fút­bol con ar­cos sin re­des y una es­cue­la pri­ma­ria con pu­pi­tres con bra­ce­ro. La hu­mil­dad de su gen­te sor­pren­de en to­do, des­de el ges­to que ofre­cen de bien­ve­ni­da, cá­li­do, has­ta en la for­ma en la que vi­ven, aus­te­ra y sen­ci­lla.

Del otro la­do del río, cu­yo an­cho es de unos 500 me­tros, se en­cuen­tra El Es­tre­cho, en Pe­rú, que pa­re­ce un pue­blo pu­jan­te con cons­truc­cio­nes de ce­men­to, en el que so­bre­sa­len unas es­ca­le­ras em­pi­na­das y lar­gas que jun­tan el mue­lle con el cas­co ur­bano. “Al­gu­nos ali­men­tos que cul­ti­va­mos en nues­tros pe­que­ños jar­di­nes los ven­de­mos aquí, en­tre ve­ci­nos y ami­gos; y otros, que son la ma­yo­ría, los ven­de­mos en El Es­tre­cho. Nos va­mos en lan­cha, cru­za­mos la ca­lle, que es el río, y los co­mer­cia­li­za­mos”, ex­pli­ca Gloria Mar­ques, una ha­bi­tan­te de Ma­ran­dúa quien agre­ga: “nos se­pa­ra el agua pe­ro es co­mo si fué­ra­mos del mis­mo ba­rrio”.

Ai­da­lí Na­ri­ño, por su par­te, tie­ne 32 años y per­te­ne­ce a la co­mu­ni­dad Mu­rui, asen­ta­da en Ma­ran­dúa, una de las 38 et­nias que vi­ve en el sur de la Ama­zo­nia co­lom­bia­na. “Tra­ba­jo en la agri­cul­tu­ra y tam­bién es­tu­dio. Es­toy en cuar­to de ba­chi­lle­ra­to. Veo ma­te­má­ti­cas, co­mu­ni­ca­ción, so­cia­les. Me gus­ta mu­cho”, di­ce or­gu­llo­sa y afe­rra­da a su cua­derno, co­mo si ate­so­ra­ra su des­tino. De lu­nes a vier­nes, Ai­da­lí atra­vie­sa el río en lan­cha pa­ra ir a es­tu­diar a El Es­tre­cho, ya que en Ma­ran­dúa no fun­cio­na el co­le­gio se­cun­da­rio. El tra­yec­to prác­ti­ca­men­te es en lí­nea rec­ta, el gran es­co­llo es la co­rrien­te del río. “Por ser tan pe­que­ño aquí don­de vi­vi­mos, los ser­vi­cios de edu­ca­ción y de sa­lud los en­con­tra­mos allá. Te­ne­mos una re­la­ción muy im­por­tan­te y fuer­te en­tre am­bos. Siem­pre nos apo­ya­mos”, sos­tie­ne.

LA­ZOS DE AGUA

So­bre el río ace­le­ra una lan­cha con mo­tor fue­ra de bor­da lle­na de ni­ños y ni­ñas ves­ti­dos lo más ele­gan­te­men­te po­si­ble y con sus mo­rra­les al pie. Al­gu­nos lle­van ros­tros se­rios, otros pen­sa­ti­vos y los de­más, con­ten­tos. Dos de ellos, ni­ño y ni­ña, se atre­ven a al­zar el bra­zo y me­near la mano pa­ra sa­lu­dar. La em­bar­ca­ción de­ja una es­te­la y el rui­do de su tur­bi­na cor­ta el aire, hú­me­do y den­so. Es un bo­te es­co­lar. Los pa­dres de fa­mi­lia con­tra­tan a una per­so­na de la co­mu­ni­dad pa­ra que to­dos los días los lle­ven y los trai­gan de la ca­sa al co­le­gio. “No so­lo su­ce­de en Ma­ran­dúa”, cuen­ta Ai­da­lí. “Se re­pi­te a lo lar­go del río, que ni­ños y jó­ve­nes va­yan a es­tu­diar en un país di­fe­ren­te por­que en el de ellos no hay co­le­gio, sin im­por­tar el pa­sa­por­te”, com­ple­men­ta. Com­bus­ti­ble, azú­car, sal o acei­te se con­vier­ten en la mo­ne­da co­rrien­te con la que se pa­gan los ser­vi­cios de trans­por­te pres­ta­dos.

El río Pu­tu­ma­yo no so­la­men­te in­te­gra un eco­sis­te­ma bio­ló­gi­co y eco­ló­gi­co co­lo­so. Tam­bién tie­ne un com­po­nen­te so­cial esen­cial, pues su­po­ne una pla­ta­for­ma de co­mer­cio y de tra­ba­jo vi­tal pa­ra los pue­blos que le ro­dean. “El flu­jo co­mer­cial es más que to­do de ca­cha­rre­ros y bo­de­gos am­bu­lan­tes, no hay un trá­fi­co pe­sa­do. Aquí exis­te un in­ter­cam­bio muy im­por­tan­te. Gra­cias al río po­de­mos tra­ba­jar y dar­les de co­mer a nues­tros hi­jos”, cuen­ta Mar­cos Me­ra, de voz ro­bus­ta, de tra­to cer­cano y mi­ra­da con­fia­ble. Es un co­mer­cian­te de ca­noas y bo­tes pe­que­ños de Puer­to Le­guí­za­mo. Su via­je com­pren­de de Puer­to Asís a Le­ti­cia, una ru­ta es­tra­té­gi­ca en la que se trans­por­ta ma­de­ra, com­bus­ti­ble, hie­rro y gra­nos.

En oc­tu­bre, en Puer­to Le­guí­za­mo, uno de los mu­ni­ci­pios del de­par­ta­men­to de Pu­tu­ma­yo, se desa­rro­lla una fies­ta mul­ti­cul­tu­ral: el Tri­fron­te­ri­zo. Co­lo­nias de Co­lom­bia, Pe­rú y Ecua­dor son con­vo­ca­das a par­ti­ci­par de un en­cuen­tro fes­ti­vo en el que se ex­po­nen la gas­tro­no­mía, los bai­les, las ar­te­sa­nías, tí­pi­cas de ca­da país. Na­za­reno, ha­bi­tan­te del asen­ta­mien­to pe­ruano de Pri­ma­ve­ral, de piel cur­ti­da por el tra­ba­jo de cam­po y el sol, da cuen­ta con gran sa­tis­fac­ción de

sus dos par­ti­ci­pa­cio­nes en es­te en­cuen­tro trans­na­cio­nal: “Ha si­do una gran ex­pe­rien­cia. He­mos via­ja­do con unos fa­mi­lia­res que tie­nen la cos­tum­bre de ir des­de ha­ce años, y la pa­sa­mos muy bien. Es la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a nues­tros ve­ci­nos, de in­ter­cam­biar tra­di­cio­nes y tam­bién de dia­lo­gar so­bre te­mas en co­mún co­mo la pes­ca, la edu­ca­ción y los ani­ma­les de la sel­va”, sos­tie­ne.

Es­tos tres paí­ses com­par­ten la­zos de agua, por ejem­plo en­tre las et­nias se­co­yas y qui­chuas. De Ecua­dor tam­bién acu­den per­so­nas del can­tón El Car­men y de Pe­rú de la mu­ni­ci­pa­li­dad Te­nien­te Ma­nuel Cla­vel (So­plin Var­gas). Otra de las ac­ti­vi­da­des que es­tre­cha los víncu­los y que nu­tre la her­man­dad en la que el río es la san­gre, es el mun­dia­li­to na­vi­de­ño de fút­bol en di­ciem­bre en Ta­ra­pa­cá, en la fron­te­ra en­tre Co­lom­bia y Bra­sil, dos paí­ses muy fut­bo­le­ros. Tam­bién jue­gan equi­pos de Pe­rú. El ga­na­dor se lle­va no­vi­llas o ma­rra­nos.

“Lo que su­ce­de en es­te río des­ba­ra­ta de ta­jo el con­cep­to de fron­te­ra in­ven­ta­do por el hom­bre mo­derno en el tiem­po de la crea­ción de las na­cio­na­li­da­des y de su di­vi­sión po­lí­ti­co- ad­mi­nis­tra­ti­va”, di­ce En­ri­que Cres­po, bió­lo­go e in­ves­ti­ga­dor. Con es­ta in­te­gra­ción en torno al río Pu­tu­ma­yo sus co­mu­ni­da­des reivin­di­can la idea de uni­dad y de uni­ver­sa­li­dad de su te­rri­to­rio.

En el mue­lle de Puer­to Le­gui­za­mo, un se­ñor des­car­ga un ra­ci­mo de plá­ta­nos, uno de los pro­duc­tos más co­mer­cia­li­za­dos en las ri­be­ras del río Pu­tu­ma­yo.

Va­rias ca­noas par­quea­das en el mue­lle de Pri­ma­ve­ra en Pe­rú. La pes­ca es uno de los mo­to­res eco­nó­mi­cos de es­te asen­ta­mien­to.

La ofi­ci­na de Mar­cos Me­ra, co­mer­cian­te, es el río Pu­tu­ma­yo, que na­ve­ga to­dos los días trans­por­tan­do mer­can­cía.

Una fa­mi­lia sur­ca el río, una au­to­pis­ta que co­nec­ta cen­tros po­bla­dos y paí­ses..

Al­fon­so Cué­llar, de la et­nia bo­ra, ma­dru­ga to­das las ma­ña­nas pa­ra lle­gar a su tra­ba­jo. Él vi­ve en Ta­ra­pa­cá y se de­di­ca al co­mer­cio de plá­ta­nos, maíz y ví­ve­res del Ama­zo­nas.

Je­sús atien­de un ta­ller me­cá­ni­co que no tie­ne nom­bre pe­ro que to­dos co­no­cen. Que­da en el cen­tro de Ta­ra­pa­cá, co­rre­gi­mien­to de Ama­zo­nas, en la mis­ma ca­lle de la ba­se mi­li­tar. Allí arre­gla elec­tro­do­més­ti­cos, pe­ro so­bre to­do mo­to­res de lan­chas y em­bar­ca­cio­nes de los na­ti­vos, que son usa­das pa­ra pes­car en los la­gos o co­mo vehícu­lo de tu­ris­mo..

Una mu­jer ha­bla con sus com­pa­dres so­bre la lle­ga­da del Ana­con­da y de los fo­rá­neos que se ba­ja­ron en Pri­ma­ve­ra, Pe­rú, a to­mar fotos. Mien­tras alis­tan el dron, les di­ce: “Es­tá ha­cien­do un día muy bo­ni­to pa­ra que us­te­des vue­len ese apa­ra­to. ¿Có­mo fun­cio­na eso?”, y lue­go suel­ta una car­ca­ja­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.