Es­tu­diar en Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te la era Trump

Semana Sostenible - - RESPONSABILIDAD SOCIAL - Por: An­dres F. Ar­di­la*

Con Do­nald Trump al man­do de una de las prin­ci­pa­les po­ten­cias cien­tí­fi­cas del mun­do y con­si­de­ran­do al mis­mo tiem­po sus po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias, in­cre­men­ta el mie­do de al­gu­nos co­lom­bia­nos pa­ra rea­li­zar sus es­tu­dios en EE.UU.

La era Trump ha traí­do con­si­go una gran in­tri­ga con res­pec­to a los pro­ce­sos mi­gra­to­rios en ese país. Pa­ra 2015 (da­tos más re­cien­tes del Ins­ti­tu­to de Es­ta­dís­ti­ca de la Unes­co) so­lo a ni­vel uni­ver­si­ta­rio, 6.831 es­tu­dian­tes co­lom­bia­nos es­co­gie­ron a Es­ta­dos Uni­dos co­mo su des­tino edu­ca­ti­vo, con­vir­tién­do­lo en la op­ción nú­me­ro uno pa­ra es­tu­dian­tes co­lom­bia­nos a es­te ni­vel.

Así mis­mo, pa­ra en­ti­da­des com­pro­me­ti­das con la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo cien­tí­fi­co, co­mo Col­cien­cias y Col­fu­tu­ro, el país nor­te­ame­ri­cano tam­bién es el des­tino nú­me­ro uno pa­ra el pro­gra­ma cré­di­to/ be­ca, cu­ya ci­fra de es­tu­dian­tes be­ne­fi­cia­dos ha au­men­ta­do de 267 a 280 en 2017.

Las re­ser­vas de al­gu­nos es­tu­dian­tes y pa­dres de fa­mi­lia a la ho­ra de con­si­de­rar a Es­ta­dos Uni­dos co­mo su des­tino edu­ca­ti­vo no han si­do in­jus­ti­fi­ca­das. Las de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te Trump, la res­tric­ción mi­gra­to­ria y al­gu­nos ca­sos ais­la­dos cu­bier­tos por los me­dios, lle­van a mu­chos a cues­tio­nar si es­te es el país in­di­ca­do pa­ra ir a la uni­ver­si­dad o per­fec­cio­nar el ni­vel de in­glés.

Una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes por par­te de la in­dus­tria edu­ca­ti­va es­ta­dou­ni­den­se, du­ran­te la cor­ta im­ple­men­ta­ción de la de­ci­sión eje­cu­ti­va que im­pe­día la en­tra­da al país de ciu­da­da­nos de Si­ria, Irak, Li­bia, So­ma­lia, Su­dán y Ye­men, es que so­lo en el sec­tor uni­ver­si­ta­rio po­drían per­der­se al­re­de­dor de 700 mi­llo­nes de dó­la­res en in­gre­sos. Des­pués de to­do, es­ta in­dus­tria re­pre­sen­tó ca­si 33.000 mi­llo­nes de dó­la­res en el año aca­dé­mi­co 2015-2016 y brin­dó al­re­de­dor de 400.812 em­pleos. Tras el fra­ca­so de la or­den eje­cu­ti­va que­dó cla­ro el da­ño po­ten­cial a una in­dus­tria cu­yos be­ne­fi­cios co­la­te­ra­les in­clu­yen, en­tre otras co­sas, atraer a los me­jo­res ta­len­tos del mun­do.

Por to­do lo an­te­rior es se­gu­ro afir­mar que na­da de­ben te­mer los co­lom­bia­nos que deseen es­tu­diar en Es­ta­dos Uni­dos. No exis­te a la fe­cha nin­gún de­cre­to o ac­to le­gis­la­ti­vo que afec­te la en­tra­da de es­tu­dian­tes in­ter­na­cio­na­les al país, ni un in­te­rés ma­ni­fies­to de la ad­mi­nis­tra­ción en con­tra de ellos.

Adi­cio­nal a es­to, en lo que va co­rri­do del año se ha es­pe­cu­la­do acer­ca de las de­por­ta­cio­nes de co­lom­bia­nos, otro pun­to que ate­mo­ri­za a mu­chos. Si bien Mi­gra­ción Co­lom­bia ha in­for­ma­do que el nú­me­ro de de­por­ta­cio­nes des­de los Es­ta­dos Uni­dos ha au­men­ta­do un 22 por cien­to en com­pa­ra­ción con el pri­mer tri­mes­tre del año pa­sa­do, es­tos ca­sos no in­vo­lu­cran a es­tu­dian­tes. Así mis­mo, ca­sos me­diá­ti­cos co­mo el de Ma­ría Fer­nan­da Gar­dea­zá­bal han obe­de­ci­do a erro­res por par­te del in­di­vi­duo y no a una per­se­cu­ción por las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias de Trump.

Así las co­sas, una mi­ra­da ob­je­ti­va a la at­mós­fe­ra mi­gra­to­ria pa­ra es­tu­dian­tes en el país nor­te­ame­ri­cano, in­di­ca que no exis­te nin­gu­na afec­ta­ción pa­ra ellos. Es­ta­dos Uni­dos si­gue y pro­ba­ble­men­te se­gui­rá sien­do un des­tino que re­ci­be es­tu­dian­tes de to­do el mun­do, en­tre ellos a los co­lom­bia­nos, da­das su ex­ce­len­te ca­li­dad aca­dé­mi­ca, cer­ca­nía y la gran co­mu­ni­dad co­lom­bia­na pre­sen­te en ese país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.