Des­mi­ti­fi­can­do El reino ani­mal

Semana Sostenible - - TENDENCIAS -

La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ha­ce de­ce­nas de nue­vos des­cu­bri­mien­tos so­bre la na­tu­ra­le­za y el mun­do ani­mal ca­da día. Sin em­bar­go, es cu­rio­so có­mo por dé­ca­das han so­bre­vi­vi­do di­ver­sos pos­tu­la­dos que son to­tal­men­te fal­sos.

Mu­chos so­le­mos creer que a los ga­tos les en­can­ta la le­che, que los murciélagos son ciegos o que a los to­ros les mo­les­ta el co­lor ro­jo. In­clu­so, a lo lar­go de nues­tra vi­da y sin nin­gu­na ba­se cien­tí­fi­ca, qui­zás he­mos de­fen­di­do con to­tal con­vic­ción al­gu­nas de es­tas te­sis. Pe­ro es­to no ha ocu­rri­do for­tui­ta­men­te ya que fá­bu­las, le­yen­das, ca­ri­ca­tu­ras, di­bu­jos ani­ma­dos, la tra­di­ción oral y has­ta al­gu­nos li­bros aca­dé­mi­cos han per­pe­tua­do un sin­fín de ima­gi­na­rios so­bre el mun­do ani­mal.

En Se­ma­na Sos­te­ni­ble nos di­mos a la ta­rea de des­mi­ti­fi­car al­gu­nas de las nu­me­ro­sas in­ven­cio­nes, que aun­que pue­den ha­cer pa­re­cer in­tere­san­te el mun­do ani­mal, ge­ne­ran un des­co­no­ci­mien­to ma­yor so­bre la na­tu­ra­le­za que nos ro­dea.

¿LOS GA­TOS CAEN SIEM­PRE DE PIE?

Es cier­to que la ma­yo­ría de oca­cio­nes los ga­tos caen so­bre sus cua­tro pa­tas, pe­ro no to­das las ve­ces ocu­rre tan afor­tu­na­do desen­la­ce. Fac­to­res co­mo la ve­lo­ci­dad y una cor­ta dis­tan­cia de des­cen­so ha­rían que el ga­to ate­rri­ce de cos­ta­do. En caí­das más pro­lo­ga­das el ga­to ha­ce uso del lla­ma­do re­fle­jo de gi­ro de ga­to, es­to quie­re de­cir que mien­tras el cuer­po del fe­lino ro­ta en un sen­ti­do, sus pa­tas tra­se­ras lo ha­cen en el sen­ti­do con­tra­rio, per­mi­tién­do­le reac­cio­nar efi­cien­te­men­te.

¿LOS CAMELLOS Y DROMEDARIOS GUARDAN AGUA EN SUS JOROBAS?

Si bien es­tos ca­mé­li­dos pue­den al­ma­ce­nar gran­des can­ti­da­des de agua en su cuer­po, en reali­dad lo ha­cen en su to­rren­te san­guí­neo. Gra­cias a una ab­sor­ción len­ta de lí­qui­do en los ri­ño­nes y en el in­tes­tino, lo­gran per­ma­ne­cer hi­dra­ta­dos du­ran­te lar­gos pe­rio­dos de tiem­po. En sus jorobas se acu­mu­lan gran­des can­ti­da­des de gra­sa que les per­mi­te, en­tre otras co­sas, pa­sar cer­ca de tres se­ma­nas sin re­ci­bir ali­men­to.

¿A LOS GA­TOS LES EN­CAN­TA LA LE­CHE DE VACA?

A pe­sar de que no la odien, el cuer­po de es­tos ani­ma­les no cuen­ta con las en­zi­mas ade­cua­das pa­ra des­com­po­ner y pro­ce­sar ade­cua­da­men­te la lac­to­sa. Es de­cir, los ga­tos son in­to­le­ran­tes con ella y un buen pla­to de es­ta be­bi­da pue­de lle­gar a cau­sar­les dia­rrea y pro­ble­mas es­to­ma­ca­les.

¿A LOS TO­ROS LES MO­LES­TA EL CO­LOR RO­JO Y LOS PE­RROS SO­LO VEN EN BLAN­CO Y NE­GRO?

Es­te mi­to es do­ble­men­te fal­so. A los to­ros los atrae el mo­vi­mien­to mas no el ro­jo. La ra­zón por la que en las co­rri­das de to­ros el ca­po­te tie­ne di­cho co­lor es pa­ra que sea más fá­cil di­si­mu­lar la san­gre que pier­de el to­ro y, por con­si­guien­te, el su­fri­mien­to del ani­mal.

En el ca­so de los ca­nes, se ha de­mos­tra­do que es­tos tie­nen vi­sión di­cro­má­ti­ca y pue­den dis­tin­guir dos co­lo­res ade­más del blan­co y el ne­gro, que por lo ge­ne­ral sue­len ser el azul y el ver­de.

¿LAS AVESTRUCES ENTIERRAN LA CA­BE­ZA EN LA TIE­RRA AN­TE EL PE­LI­GRO?

Si el hom­bre ob­ser­va­ra con ma­yor de­te­ni­mien­to no le da­ría cre­di­bi­li­dad a es­te mi­to, que se ha per­pe­tua­do du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes. Cuan­do las avestruces es­tán en ver­da­de­ro pe­li­gro con­ser­van su cue­llo y ca­be­za a ras del sue­lo pa­ra que los de­pre­da­do­res pue­dan lle­gar a con­fun­dir­los con un ar­bus­to. Así mis­mo, sue­len ca­var ni­dos en la are­na pa­ra que sus hue­vos es­tén me­jor res­guar­da­dos. Dos com­por­ta­mien­tos que na­da tie­nen que ver con en­te­rrar la ca­be­za pa­ra ig­no­rar el pe­li­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.