La ‘in­com­pren­di­da’ re­ser­va Tho­mas Van der Ham­men

Es­te es un es­pa­cio ro­ta­ti­vo que Se­ma­na Sos­te­ni­ble les abre a quie­nes, des­de las re­des so­cia­les, ge­ne­ran opinión en te­mas de sos­te­ni­bi­li­dad.

Semana Sostenible - - +DE 140 - Por: Da­niel Ber­nal*

Cuan­do es­cu­cha­mos afir­ma­cio­nes co­mo “El área de la re­ser­va Van der Ham­men es una de las po­quí­si­mas don­de no hay ni una so­la que­bra­da”

“En esa zo­na no exis­te ni si­quie­ra un hu­me­dal” o “en la re­ser­va Van der Ham­men no hay ab­so­lu­ta­men­te na­da”, nos aden­tra­mos en uno de los con­flic­tos am­bien­ta­les más com­ple­jos que ha te­ni­do Co­lom­bia en su his­to­ria en es­te cam­po. Es­tos ar­gu­men­tos téc­ni­cos usa­dos por la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual de En­ri­que Pe­ña­lo­sa son exa­ge­ra­dos y fa­ta­lis­tas, pues en las 1.395 hec­tá­reas de la re­ser­va hay hu­me­da­les (8 na­tu­ra­les y 38 ar­ti­fi­cia­les se­gún su Plan de Ma­ne­jo Am­bien­tal –PMA–) y al­gu­nas que­bra­das.

En la re­ser­va Van der Ham­men so­bre­vi­ven dos lu­ga­res con gran­des va­lo­res am­bien­ta­les: el bos­que de Las Mer­ce­des, úl­ti­mo re­lic­to de bos­que pri­ma­rio de pla­ni­cie inun­da­ble de la sa­ba­na, y el bos­que de Las Le­chu­zas con su hu­me­dal. El res­to de la zo­na es­tá con­for­ma­da por cul­ti­vos y po­tre­ros, que ha­cen par­te del pai­sa­je tra­di­cio­nal de la Bo­go­tá ru­ral.

Si es­ta zo­na ca­re­ce de va­lor am­bien­tal, ¿có­mo fue que la idea del pro­fe­sor Tho­mas Van der Ham­men de crear una re­ser­va en el bor­de nor­te de Bo­go­tá lo­gró con­quis­tar a un pa­nel de ex­per­tos de al­to ni­vel? Ape­lli­dos co­mo Sal­mo­na, Sam­per Gnec­co, Ace­ve­do, Al­da­na, Ca­rri­zo­sa, Ro­drí­guez Be­ce­rra, Cuer­vo y Ma­ri­ño de Po­sa­da, la ma­yo­ría más cer­ca­nos al ur­ba­nis­mo que a lo am­bien­tal, die­ron un sí a esa pro­pues­ta, apo­ya­dos por los con­cep­tos téc­ni­cos de otro gran nú­me­ro de ex­per­tos a ni­vel mun­dial y na­cio­nal.

Pa­ra en­ten­der­lo hay que to­mar la fo­to con to­do su con­tex­to, the big pic­tu­re co­mo lo lla­man, y no so­lo el po­lí­gono ais­la­do lla­ma­do re­ser­va. Los ve­ci­nos ad­ya­cen­tes a ella dan pis­tas: hu­me­dal La Co­ne­je­ra, que­bra­da La Sa­li­tro­sa, ce­rro La Co­ne­je­ra y hu­me­dal Tor­ca–guay­ma­ral. To­dos es­tos po­seen gran­des va­lo­res am­bien­ta­les que an­te­rior­men­te fue­ron re­co- no­ci­dos por el Dis­tri­to y ya tie­nen me­di­das de pro­tec­ción, ra­zón por la cual no se in­clu­yen en el po­lí­gono de la re­ser­va.

Fer­nan­do Re­mo­li­na, ex­per­to bió­lo­go, geó­gra­fo y es­tu­dio­so del te­ma des­de su de­cla­ra­to­ria, afir­ma: “Es la pri­me­ra vez que Co­lom­bia co­mo so­cie­dad, des­pués de ha­ber en­co­gi­do y trans­for­ma­do bos­ques has­ta de­jar­los del ta­ma­ño de re­lic­tos, quie­re nue­va­men­te ha­cer un bos­que ori­gi­na­rio. Ahí ra­di­ca la im­por­tan­cia so­cio­eco­ló­gi­ca de la re­ser­va Tho­mas Van der Ham­men. Im­por­tan­cia no so­lo dis­tri­tal, sino de or­den re­gio­nal y na­cio­nal”.

Por pri­me­ra vez los co­lom­bia­nos de for­ma res­pon­sa­ble nos la ju­ga­mos por re­cu­pe­rar bos­ques pri­ma­rios des­pués de ha­ber­los en­co­gi­do y lle­va­do ca­si has­ta su ex­tin­ción. Tra­di­cio­nal­men­te las re­ser­vas evi­den­cian fá­cil­men­te sus ri­que­zas na­tu­ra­les y por ello son pro­te­gi­das; en es­te ca­so se de­cla­ra una re­ser­va pa­ra sal­var las pocas ri­que­zas que que­dan al­re­de­dor, pro­pa­gar­las y ga­ran­ti­zar su via­bi­li­dad a lar­go pla­zo. El pro­fe­sor Van der Ham­men ya de­mos­tró que se pue­de re­ge­ne­rar el bos­que, co­mo lo hi­zo en su fin­ca San­ta Cla­ra en Chía.

La im­por­tan­cia de re­cu­pe­rar es­te bos­que ra­di­ca en que re­ge­ne­ra­ría la co­nec­ti­vi­dad eco­ló­gi­ca en­tre los dis­tin­tos eco­sis­te­mas, sal­va­guar­dan­do el fu­tu­ro am­bien­tal de la ciu­dad. Ade­más, po­dría “ga­ran­ti­zar 100 años de agua pa­ra Bo­go­tá” co­mo lo han di­cho ex­per­tos en el te­ma. Es­ta co­nec­ti­vi­dad, que exis­tía ha­ce más de 70 años, se ha vis­to gra­ve­men­te in­te­rrum­pi­da por la ur­ba­ni­za­ción des­or­de­na­da y el re­em­pla­zo de la ve­ge­ta­ción na­ti­va por la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría en la sa­ba­na.

La pro­pues­ta de la ad­mi­nis­tra­ción dis­tri­tal ac­tual bo­rra 20 años de es­tu­dios, con­cep­tos de ex­per­tos, lu­chas ju­rí­di­cas, ciu­da­da­nía ac­ti­va y la ne­ce­si­dad apre­mian­te de ga­ran­ti­zar, aun­que mu­chos aún no lo com­pren­dan, la co­nec­ti­vi­dad eco­ló­gi­ca de es­ta zo­na.

Re­cu­pe­rar es­te bos­que re­ge­ne­ra­ría la co­nec­ti­vi­dad eco­ló­gi­ca en­tre los dis­tin­tos eco­sis­te­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.