El ‘Je ne sais quoi’ de la bio­ma­sa

Semana Sostenible - - ENERGÍA LIMPIA -

La bio­ma­sa re­pre­sen­ta la pri­me­ra fuen­te de ener­gía re­no­va­ble en Fran­cia. Co­lom­bia tie­ne un gran po­ten­cial, que jun­to a otras fuen­tes co­mo la so­lar, po­dría ayu­dar a lle­var elec­tri­ci­dad a zo­nas apar­ta­das y ol­vi­da­das por el país.

La ener­gía que se ori­gi­na de la bio­ma­sa es muy im­por­tan­te en una economía ba­ja en car­bono ya que se tra­ta de ma­te­rias or­gá­ni­cas de ori­gen ve­ge­tal o ani­mal. La bio­ma­sa ofre­ce va­rias ven­ta­jas: el re­si­duo se vuel­ve una fuen­te de ca­lor o elec­tri­ci­dad que re­pre­sen­ta aho­rros en el cos­to de la ener­gía. Am­bien­tal­men­te, re­du­ce las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro y ayu­da a los paí­ses a man­te­ner los com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les en ma­te­ria de cam­bio cli­má­ti­co. So­cial­men­te, pro­mue­ve la in­de­pen­den­cia y la fle­xi­bi­li­dad ener­gé­ti­ca y es fuen­te de em- pleo. Ade­más, pa­ra las zo­nas no in­ter­co­nec­ta­das y las áreas mar­gi­na­das pue­de sig­ni­fi­car el ac­ce­so a la elec­tri­ci­dad y el desa­rro­llo ru­ral pa­ra po­bla­cio­nes vul­ne­ra­bles.

En el ca­so de Fran­cia, el grue­so de su ener­gía es nu­clear y las ener­gías re­no­va­bles ocu­pan el se­gun­do lu­gar, con el 18,2 por cien­to. La bio­ma­sa re­pre­sen­ta la pri­me­ra fuen­te de ener­gía re­no­va­ble, con el uso de la ma­de­ra pa­ra ca­le­fac­ción do­més­ti­ca. La ex­plo­ta­ción fo­res­tal se ma­ne­ja de ma­ne­ra sos­te­ni­ble y es ca­si neu­tra en el ba­lan­ce de car­bono. So­lo en es­te sec­tor sil­ví­co­la exis­ten 440.000 em­pleos di­rec­tos.

El éxi­to de la bio­ma­sa en Fran­cia se de­be en par­te a un mar­co re­gu­la­to­rio só­li­do (la Ley Gre­ne­lle de 2009) que fi­ja co­mo meta au­men­tar el con­su­mo de las ener­gías re­no­va­bles del 10 por cien­to al 23 por cien­to pa­ra el año 2020. Pa­ra lle­gar a es­ta meta se ten­dría que du­pli­car el apor­te de la bio­ma­sa a la ma­triz ener­gé­ti­ca na­cio­nal. La ley ayu­da a la tran-

si­ción con fi­nan­cia­mien­to a las plan­tas de bio­ma­sa co­lec­ti­vas y co­bra ta­ri­fas pre­fe­ren­cia­les. Adi­cio­nal­men­te, el usua­rio pa­ga ta­ri­fas in­fe­rio­res a las de la elec­tri­ci­dad con­ven­cio­nal.

Otra ra­zón del éxi­to es la in­ver­sión en tec­no­lo­gía. La ‘red eléc­tri­ca in­te­li­gen­te’ es un sis­te­ma in­te­gra­do que ma­ne­ja con pre­ci­sión las fluc­tua­cio­nes del con­su­mo se­gún las es­ta­cio­nes del año y la in­ter­mi­ten­cia en el su­mi­nis­tro de ener­gías re­no­va­bles. El mar­co re­gu­la­to­rio, más las ac­tua­li­za­cio­nes en el sis­te­ma de re­des, ha ser­vi­do pa­ra es­ti­mu­lar al sec­tor pri­va­do a in­ver­tir en tec­no­lo­gía y hoy Fran­cia tie­ne unas de las com­pa­ñías más in­no­va­do­ras en ex­por­ta­ción de al­ta tec­no­lo­gía en el mun­do. Se­gún el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de CNIM, com­pa­ñía lí­der en el país en pro­duc­ción de bio­ener­gía, el li­de­raz­go en el sec­tor se lo de­ben a la in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo.

En Co­lom­bia pue­de ha­ber ma­yo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra es­te sec­tor, pe­ro pre­va­le­cen con­di­cio­nes preo­cu­pan­tes de in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. La Ley 1715 de 2014 se desa­rro­lló pa­ra au­men­tar el uso de los re­no­va­bles y tie­ne co­mo ob­je­ti­vo re­du­cir la de­pen­den­cia en las cen­tra­les hi­dro­eléc­tri­cas (pa­ra evi­tar el des­abas­te­ci­mien­to du­ran­te las se­quías gra­ves co­mo El Ni­ño), y dis­mi­nuir el con­su­mo de ener­gía de plan­tas tér­mi­cas tra­di­cio­na­les (y co­mo con­se­cuen­cia fre­nar las emi­sio­nes de CO2). Pe­ro la ley tam­bién tie­ne re­qui­si­tos que pa­ra mu­chos in­ver­sio­nis­tas ra­len­ti­zan la in­ver­sión pri­va­da en la bio­ener­gía; la fal­ta de cla­ri­dad ju­rí­di­ca re­du­ce la con­fian­za in­ver­sio­nis­ta en el sec­tor. Ade­más, la nor­ma­ti­va no per­mi­te ven­der a la red elec­tri­ci­dad que no ten­ga “con­fia­bi­li­dad” (su­mi­nis­tro con­ti­nuo), lo cual ex­clu­ye a los pe­que­ños pro­duc­to­res de bio­ma­sa por la in­ter­mi­ten­cia de es­ta ener­gía. Esas co­mu­ni­da­des que­da­rían por fue­ra de los be­ne­fi­cios tri­bu­ta­rios y fi­nan­cie­ros.

No obs­tan­te, Co­lom­bia tie­ne enor­mes opor­tu­ni­da­des y po­ten­cial. La bio­ma­sa pro­ve­nien­te de re­si­duos fo­res­ta­les y agrí­co­las (ca­ña, ba­nano, arroz, ca­fé y otros) y des­he­chos ur­ba­nos y de ani­ma­les, re­pre­sen­ta al­re­de­dor del 17 por cien­to de la ma­triz ener­gé­ti­ca na­cio­nal. Al ser uno de los paí­ses que más pro­du­cen ca­ña de azú­car y yu­ca se re­du­cen los cos­tos de pro­duc­ción. Ade­más, la al­ta com­pe­ti­ti­vi­dad es óp­ti­ma pa­ra la ex­por­ta­ción de la bio­ma­sa só­li­da y los bio­com­bus­ti­bles.

A pe­que­ña es­ca­la, el uso de mi­cro­plan­tas po­dría abas­te­cer a zo­nas mar­gi­na­das del país sin ac­ce­so a la elec­tri­ci­dad. Pre­ci­sa­men­te es en es­tas zo­nas don­de se re­gis­tra el ma­yor cre­ci­mien­to de las ener­gías re­no­va­bles en el país, de 8 por cien­to en el año 2012 se pa­só a 20 por cien­to en 2015, y se es­pe­ra lle­gar a 30 por cien­to en 2020.

Re­sul­ta im­pres­cin­di­ble re­for­zar la in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo en el país, una de las ra­zo­nes por la cual Fran­cia es­tá po­si­cio­na­da en­tre los lí­de­res de tec­no­lo­gía pa­ra la bio­ener­gía. Se­gún el Ban­co Mun­dial, en 2013 en Co­lom­bia se in­vir­tió el 0,26 por cien­to del PIB en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, mien­tras que en Fran­cia fue el 2,24 por cien­to. A pe­sar de la im­por­tan­cia que el país eu­ro­peo le ha da­do a la bio­ener­gía y de que es uno de los lí­de­res en tec­no­lo­gía, no es­tá en­tre los diez paí­ses que más in­vier­te. El pri­me­ro es Co­rea del Sur con 4,17 por cien­to, ca­si el do­ble de lo que in­vier­ten los fran­ce­ses. Con el gran po­ten­cial de Co­lom­bia, si de­ci­de apos­tar­le a es­te ca­mino los re­sul­ta­dos po­drían ser sor­pren­den­tes.

Fran­cia es mues­tra de que la bio­ma­sa pue­de re­pre­sen­tar un mo­de­lo de desa­rro­llo sos­te­ni­ble. El sec­tor agrí­co­la co­lom­biano po­dría di­na­mi­zar­se y tra­ba­jar en el prin­ci­pio “re­si­duo a re­cur­so”, a la vez que re­du­ce el con­su­mo de com­bus­ti­bles fó­si­les y las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Igual­men­te, sig­ni­fi­ca­ría ma­yor ac­ce­so a la ener­gía pa­ra to­dos los rin­co­nes del país. Sin em­bar­go, se ne­ce­si­ta ali­near la in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da, y la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y re­gu­la­to­ria que las sus­ten­tan. Sin eso, las ener­gías re­no­va­bles se se­gui­rán vien­do co­mo un es­pe­jis­mo en el sue­ño de lle­var al país por un ca­mino de desa­rro­llo sos­te­ni­ble, prós­pe­ro y du­ra­de­ro.

El éxi­to de la bio­ma­sa en Fran­cia se de­be en gran par­te a un só­li­do mar­co re­gu­la­to­rio

Los re­si­duos pue­den con­ver­tir­se en fuen­te de ca­lor o elec­tri­ci­dad y aho­rrar cos­tos en la pro­duc­ciòn de ener­gía.

In­cre­men­tar el uso de bio­ma­sa y otras fuen­tes re­no­va­bles ayu­da­ría a que Co­lom­bia re­duz­ca la de­pen­den­cia en las hi­dro­eléc­tri­cas y las plan­tas tér­mi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.